Anhedonia: cuando no siento placer

En consulta ciertas personas hablan de que ya no disfrutan como antes de las cosas o no encuentran placer en las cosas que antes les producían disfrute. Esta sensación de pérdida de interés por las cosas o incapacidad de sentir placer se conoce como Anhedonia.   La anhedonia es uno de los primeros indicadores de la depresión y como tal, lo mejor es estar alerta. Hay que tener en cuenta que hay momentos en la vida en los que estamos menos receptivos a los estímulos por motivos de estrés, por trabajo o por cansancio mental lo que nos impide ver las cosas desde otra perspectiva más centrada en el disfrute y podemos tender a centrarnos más en las obligaciones pero no por ello hablaríamos de un cuadro anhedónico.  
La ansiedad o el estrés diarios es una de las causas más comunes de anhedonia y tienen solución
  En psicología se entiende como un trastorno cuando la persona es completamente incapaz de disfrutar de cosas que son agradables o de sentir placer, en este sentido hay muchos grados y diferentes áreas que se pueden ver afectadas: en lo social, en lo sexual, en lo personal… Lo importante es descubrir cuál es el grado de insatisfacción y cómo podemos reconvertirlo.   La reactividad ante los estímulos placenteros se mide entre la insatisfacción con nuestras capacidades y los resultados que obtenemos, junto con la forma en que afrontamos los acontecimientos que nos suceden. Muchas veces debido a otras situaciones que nos generan estrés o ansiedad no encontramos el momento para disfrutar, y sentimos apatía o desgana por las cosas. Entonces la anhedonia es temporal y no se entiende como patológica. Algunos síntomas de anhedonia son:  
  • Pérdida de interés por las cosas
  • Subidas o bajadas de peso
  • Desinterés por las relaciones sociales o actividades lúdicas
  • Sentimientos negativos o destructivos
  • Pérdida de la libido
  • Trastornos del sueño
  • Fatiga física crónica
  • Baja autoestima
    Es interesante buscar estímulos positivos cuando estamos apáticos: salir con amigos, dar paseos al aire libre, realizar aquello que nos motiva puede mejorar nuestra valoración de las cosas. Si sentimos preocupación acerca de lo que nos sucede en estos aspectos, lo mejor es acudir a una consulta con un profesional y conocer las causas para un diagnóstico acertado.


Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Procesamos tu información personal como las cookies para analizar nuestro tráfico y proporcionar experiencias personalizadas en tu navegación. Tu tienes el control sobre quién utiliza tu información personal y para que propósitos. Una vez has configurado tus preferencias puedes volver siempre que quieras para realizar cualquier cambio. Política de cookies
ACEPTO
Más información