Logo Avance Psicólogos Madrid
¿Qué es la ansiedad y para que sirve? Síntomas y tratamiento

¿Qué es la ansiedad y para que sirve? Síntomas y tratamiento

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

La ansiedad es una experiencia que muchas personas se limitan a considerar un problema imposible de evitar, sin más, asumiendo que se trata prácticamente de un problema de salud mental ante el cual solo cabe resignarse. Pero esto es poco acertado por dos motivos diferentes.

El primero de ellos es que la ansiedad no es algo ante lo cual no podamos hacer nada. Y el segundo, relacionado con el anterior, es que la ansiedad suele resultar útil y, de hecho, incluso cuando no lo es, podemos cambiar las cosas para que regrese a la tarea de cumplir sus funciones beneficiosas para nosotros.

En este artículo hablaremos acerca de para qué sirve la ansiedad y qué relación tiene con determinados trastornos mentales que sí son un problema.

 

Logo para botón de llamada a la acciónDescubre cómo te puede ayudar nuestra terapia para la ansiedad

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una reacción natural en el ser humano, siempre que ésta sea proporcionada al estímulo que la desencadena. Sentiremos ansiedad antes de un examen, en una entrevista de trabajo o ante una situación objetivamente tensa. Por lo general la ansiedad es una respuesta adaptativa.

En cambio, cuando aparece de forma injustificada, sin razón aparente o ante estímulos o situaciones que no suponen una amenaza real, hasta el punto de interferir en nuestra vida diaria, se habla de una ansiedad des-adaptativa.

Quizá te interese: ¿Cómo nos protege de la ansiedad una buena alimentación?

Síntomas de la ansiedad

A continuación describimos los principales síntomas de la ansiedad:

Síntomas físicos

  • Taquicardia.
  • Sensación de falta de respiración u opresión en el pecho.
  • Tensión muscular.
  • Temblores.
  • Sudoración.
  • Alteraciones del sueño: dificultad para conciliarlo o despertarse sobresaltado en mitad de la noche.
  • Alteraciones de la alimentación: falta de apetito o comer en exceso.
  • Tensión o nudo en el estómago.
  • Sensación de mareo.

 

Síntomas cognitivos

  • Pensamientos catastrofistas.
  • Desorientación y sensación de pérdida de control.
  • Pensamientos recurrentes de miedo a la enfermedad, a alguna desgracia o a que aparezcan los síntomas físicos.
  • Pensamientos de anticipación al futuro o de anclaje al pasado.
  • Falta de concentración y dificultad para mantener la atención.
  • Miedo a volverse loco.

 

Síntomas conductuales

  • Evitar sitios concurridos o salir de casa solo.
  • Evitar las relaciones sociales.
  • Comprobar constantemente sobre nuestro estado de salud, tomándonos la tensión, palpándonos o preguntando a familiares o allegados qué tal aspecto tenemos.
  • Comprobando constantemente que todo está en orden, para sentir cierto control.

¿Para qué sirve la ansiedad?

Debido a su naturaleza como fenómeno ligado a la aversión (el impulso de querer evitar algo), se trata de una experiencia desagradable, y teniendo en cuenta esto, no sorprende que algunas personas asuman que es algo malo, un tipo de vivencia que hay que mantener lejos de uno mismo. Pero lo cierto es que, salvo casos excepcionales, la ansiedad no es un problema ni es algo malo, y de hecho, se trata de un recurso que nos ayuda en la mayoría de las ocasiones en las que se presenta.

De hecho, una pista de ello ya la encontramos en el hecho de que todos los animales vertebrados sienten ansiedad regularmente. Si se tratase de un rasgo problemático o contraproducente… ¿Cómo se explicaría que esta sea una característica compartida por formas de vida tan diversas y que no haya desaparecido en algún momento de la evolución de nuestro linaje durante millones de años. La selección natural hace que aquellas poblaciones de seres vivos que presentan una característica desfavorecedora tiendan a tener cada vez menos descendencia hasta desaparecer (y con ellas desaparece también ese rasgo que lastra las posibilidades de adaptación y supervivencia).

La respuesta es que, precisamente, la ansiedad es un elemento muy útil para “amortiguar” los roces entre nosotros y los problemas y presiones del entorno en el que vivimos, porque nos pone en un estado que maximiza nuestras probabilidades de evitar daños y de aprovechar oportunidades de aparición fugaz. Y aunque la ansiedad no es un elemento puramente biológico o de causas genéticas, sino una combinación de genes expresándose y dinámicas de comportamiento que aprendemos a través de nuestra experiencia, no cabe duda de que no existiría sin ese proceso de selección natural.

Así pues, la ansiedad produce cambios en nosotros en cuestión de pocos segundos, y lo hace a través de dos vías principales: volviéndonos más sensibles a la detección y anticipación de situaciones negativas para nosotros (la vía de la percepción), y predisponiéndonos a reaccionar de una manera más rápida y “segura” ante la menor señal de peligro (la vía de la acción).

Lo primero lo hace evitando que nuestro foco atencional quede completamente dirigido hacia la introspección y haciendo que nos resulte más fácil detectar cambios sutiles en nuestro entorno, así como llevándonos a analizar recuerdos que nos podrían dar pistas sobre lo malo que quizás vaya a ocurrir.

Lo segundo lo hace mediante la liberación de hormonas que mantiene nuestros músculos tensos y preparados para generar movimientos rápidos y bruscos, y reduciendo la cantidad de sangre que fluye mediante vasos sanguíneos cercanos a la parte más exterior de la piel (la más vulnerable a posibles heridas).

¿Cuándo no es útil la ansiedad?

Tal y como pasa con cualquier característica de adaptación al medio, si se dan ciertas circunstancias, estos pueden convertirse en parte del problema; a fin de cuentas, la evolución no se encarga del bienestar de cada ser vivo como entidad individual, sino de las tendencias generales a la hora de transmitir y heredar rasgos y genes. Es por eso que a veces, si se dan ciertas circunstancias, gestionamos mal nuestra capacidad para modular la ansiedad, y a partir de ahí surgen algunos trastornos psicológicos.

Por ejemplo, las fobias, en las que interiorizamos una reacción de alta ansiedad ante estímulos que o están asociados a un peligro objetivo, o la ansiedad generalizada, que nos lleva a sobre-analizar constantemente lo que pensamos y lo que recordamos para buscar formas de mantenernos en un alto nivel de ansiedad.

Por suerte, en situaciones así, la terapia psicológica contra los problemas de ansiedad se ha mostrado muy eficaz.

Quizá te interese: ¿Cómo combatir la ansiedad anticipatoria?

Tratamiento

Cuando la ansiedad genera la sensación de indefensión y de no control sobre nuestro cuerpo y conducta, la autoestima y el estado de ánimo pueden verse seriamente dañados al aparecer un sentimiento de indefensión y de no control de nuestras vidas.

El estrés diario, la aparición de problemas o dificultades concretas, algún suceso traumático o la pérdida de un ser querido, ya sea por ruptura o fallecimiento, son algunas de las causas que se encuentran en ocasiones tras la ansiedad.

La psicoterapia, junto con las técnicas de des-aprendizaje de la ansiedad y superación de traumas a través de la psicología humanista o de las últimas técnicas desarrolladas a partir de los descubrimientos de la neuropsicología, como el EMDR o las Técnicas de Integración Cerebral, nos ayudan a superar la ansiedad.

El principal objetivo no es que la ansiedad desaparezca, sino en primer lugar perderle el miedo, para  después de aprender a identificar cómo se manifiesta en nuestro cuerpo, pensamiento y emoción dejar de luchar contra ella y entender la ansiedad no como un enemigo dispuesto a atacar, sino como una expresión desajustada y desproporcionada de nuestro cuerpo, que si sabemos cómo manejar se irá rebajando hasta desaparecer.

Te recomendamos: Trastorno de Ansiedad Generalizada: ¿qué es y cómo tratarlo?

¿Te interesa disponer de servicios de psicología?

Si buscas asistencia psicológica profesional, ponte en contacto con nuestro equipo. En Avance Psicólogos contamos con más de dos décadas de experiencia dedicándonos a la atención a pacientes en el contexto de la psicoterapia, y en la actualidad trabajamos ayudando a personas de todas las edades, familias y parejas. Además, las sesiones pueden ser hechas tanto presencialmente en nuestro centro de psicología en Madrid, como a través de la modalidad de terapia online.

Logo para botón de llamada a la acciónDescubre cómo te puede ayudar nuestra terapia para la ansiedad

Referencias bibliográficas:

Arce, E. A. (2000). El hombre del siglo XXI: ansiedad o plenitud? Buenos Aires: Editorial Argenta Sarlep.

Gottschalk, M.G.; Domschke, K. (2017). Genetics of generalized anxiety disorder and related traits. Dialogues in Clinical Neuroscience. 19(2), :159 – 168.

Root, B. A. (2000). Understanding panic and other anxiety disorders. Jackson: University Press of Mississippi.

Waszczuk, M.A.; Zavos, H.M.S.; Gregory, A.M.; Eley, T.C. (2014). The Phenotypic and Genetic Structure of Depression and Anxiety Disorder Symptoms in Childhood, Adolescence, and Young Adulthood. JAMA Psychiatry. 71(8): pp. 905 – 916.

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

autora del artículo

Picture of Por Laura Palomares Pérez

Por Laura Palomares Pérez

PSICÓLOGA - SEXÓLOGA COLEGIADA M-15270

Laura Palomares (Madrid, 1973) se licenció en Psicología en la por la UAM, funda y forma parte de Avance Psicólogos desde el año 1999. Amplía su formación en los siguientes ámbitos de la psicología: Título de Formadora en Sexología por el Instituto de Ciencias Sexológicas (In.Ci.Sex) Universidad de Alcalá de Henarés. Master en Sexología por el Instituto de Sexología de Madrid (In.Ci.Sex) Universidad de Alcalá de Henares. Prácticum en la Sociedad Sexológica de Madrid-Fundación SEXPOL. Título de Especialista en Terapia Gestalt, por la Fundación Laureano Cuesta en la Universidad de Comillas. Especialista en Terapia de Pareja, por el Centro Psicológico Dr. De Francisco. Diploma en Técnicas de Integración Cerebral (TIC), por el Centro de Terapias de Avanzadas. Tras 25 años de experiencia como psicoterapeuta, ahora colabora como divulgadora para medios especializados en el ámbito de la Psicología y la salud.

Ver todos sus artículos y credenciales

4 comentarios en “¿Qué es la ansiedad y para que sirve? Síntomas y tratamiento”

  1. Mª Jesus Moreno Cobos

    Tengo ansiedad desde hace mas de 40 años y unas veces mejor y otras he tenido episodios muy agudos.Tengo que tener tratamiento farmacológico para encontrarme medianamente bien

  2. La explicación conque realizan esta patología está muy clara para todo público,
    También se diría que a más de alteración de su conducta presentan llanto injustificado que en algunos casos hay hasta deshidratación
    Es necesario hacer acompañamiento en estos casos como prevención

  3. La ansiedad puede ser muy persistente. Te recomendamos terapia psicológica para tratar tu ansiedad si aún no lo has hecho, María Jesús. Los fármacos ayudan con los síntomas pero si no se abordan las causas o se profundiza en terapia junto con el aprendizaje de técnicas específicas para «desaprenderla», la ansiedad puedo volver a aparecer con el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
Tendencia ahora
Conecta con tu bienestar emocional
Contacta con tu psicólogo hoy mismo
Scroll al inicio