¿Cómo influye la autoestima a la hora de hacer amistades?

Avance Psicólogos

Avance Psicólogos

¿Cómo influye la autoestima a la hora de hacer amistades?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

¿Cómo influye la autoestima a la hora de hacer amistades? A la hora de hacer amigos, existe una gran variabilidad en el nivel de dificultad que experimentan las personas. Para algunas es algo fácil y que puede ser realizado de manera espontánea, casi sin pensar en ello, pero para otros, es todo un reto que requiere que impliquen en ello todos sus sentidos y capacidad de pensamiento estratégico.

¿A qué se debe esto? En parte, no sorprende que sea así: en cualquier rasgo psicológico hay personas que presentan características “extremas”, ya sea por presentar niveles bajos de esa cualidad o por niveles muy altos de esta. Sin embargo, al analizar las causas de los problemas a la hora de hacer amigos, hay una que destaca especialmente: la baja autoestima.

Y es que si bien el hecho de tener una elevada autoestima no garantiza que se nos vaya a dar bien hacer amigos, tener poca autoestima suele ir de la mano de encontrarse muchos obstáculos en este proceso. Veamos por qué.

Nuestra Terapia Online

¿Qué es la autoestima?

Cuando hablamos de autoestima, nos estamos refiriendo al conjunto de creencias y de emociones sobre el “Yo” que configuran la manera en la que nos percibimos y nos valoramos. Se trata de un marco de interpretación de nuestras propias acciones y de nuestra identidad que lleva a que nos sintamos de un modo determinado ante el hecho de ser nosotros mismos.

Debido a que la autoestima es un elemento central en prácticamente todos los procesos psicológicos, un problema en este aspecto de nuestra psique puede desencadenar una gran variedad de disfunciones en nuestro comportamiento y/o maneras de pensar y de gestionar las emociones. Por ello, en psicoterapia es muy habitual usar técnicas y estrategias orientadas a mejorar la autoestima de la persona, favoreciendo que llegue a ser más equilibrada.

La relación entre la autoestima y el reto de hacer amigos: ¿Cómo influye la autoestima al hacer amistades?

Ahora que ya hemos visto de manera resumida qué es la autoestima, pasemos a responder la pregunta: cómo se relaciona esta con el proceso de hacer amigos (o de intentarlo)? Estas son las principales maneras en las que lo hace.

1. La baja autoestima lleva a la evitación del rechazo

Las personas con un grado de timidez muy alto sufren ansiedad anticipatoria ante la idea de “romper el hielo” en una conversación y hacer amigos, porque dan por supuesto que las probabilidades de sufrir rechazo o de que se rían de ellas son muy elevadas. Es por ello que les cuesta mucho animarse a darle una oportunidad a conocer gente y empezar a conocerse mutuamente.

Muchas veces, incluso cuando dan los primeros pasos en la dirección de conectar con alguien con quien sienten afinidad, se aproximan a esa relación de una manera muy rígida y mecánica, guiándose por los convencionalismos y sin darle una oportunidad a la espontaneidad, lo cual puede hacer que esas interacciones sean poco agradables o poco estimulantes para la otra persona.

2. La baja autoestima genera hábitos de aislamiento social

Por otro lado, las personas con baja autoestima presentan una mayor predisposición a aislarse socialmente para no mostrar sus imperfecciones o vulnerabilidades, lo cual reduce sus probabilidades de entrar en contacto con nuevas personas y potenciales amigos.

Es decir, que a través de una serie de hábitos y rutinas asociadas a la soledad, minimizan su exposición situaciones en las que podrían conocer a alguien especial (quizás incluso a través de la iniciativa de esas otras personas). De este modo, se reducen las probabilidades tanto de implicarse en la tarea de hacer amigos, como de que los demás lo hagan con uno mismo.

3. El hecho de tener una buena autoestima genera más interés en los demás

Cuando una persona tiene un buen nivel de autoestima, esto se suele plasmar en su manera de comportarse: se nota que se valora y que no existe una desesperación por agradar, porque ya se sobreentiende que uno puede gustar a los demás o incluso lo hace con frecuencia sin invertir demasiado esfuerzo en ello.

Esto lleva a que en las interacciones sociales que mantienen con quienes están empezando a conocer, se cree la expectativa de que lo esperable es mostrar interés por esa persona con buena autoestima, es decir, que se le muestre el mismo nivel de respeto que esta mantienen consigo misma, dado que hacer lo contrario sería “salirse de la norma” o de la opción que viene dada “por defecto”.

4. La baja autoestima lleva a relaciones de dependencia

Finalmente, aunque una persona con baja autoestima haya logrado iniciar algo parecido una amistad con alguien nuevo, es probable que esta se transforme en una relación de dependencia basada en el miedo al abandono, el temor de ser una carga para el otro. En relativamente poco tiempo, esta manera de percibir la relación y de participar en ella genera una asimetría de poder que desgasta rápidamente esa amistad.

Quizá te interese: Los componentes de la autoestima y las claves para mejorarla

¿Buscas apoyo psicológico profesional?

Si quieres iniciar un proceso de psicoterapia, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales.

En Avance Psicólogos llevamos más de dos décadas ofreciendo nuestros servicios en el ámbito de la psicología, y atendemos a personas de todas las edades. Además, también intervenimos en las áreas del coaching, la sexología, la logopedia, la neuropsicología y la psiquiatría.

Programa ya una primera sesión de manera presencial (en nuestro centro ubicado en Madrid, en el barrio de Goya) o bien de manera online por videollamada.

Nuestra Terapia para la Autoestima

Referencias bibliográficas:

Bandura, A (1977). Self-efficacy: Toward a Unifying Theory of Behavioral Change. Psychological Review, 84(2): pp. 191 – 215. ¿Cómo influye la autoestima a la hora de hacer amistades?
Bianchi, R.; Schonfeld, I.S.; Laurent, E. (2015). Burnout-depression overlap: A review. Clinical Psychology Review, 36: pp. 28 – 41.
Castanyer, O. (2003). La asertividad: expresión de una sana autoestima. Bilbao: Descleé de Brouwer.
Iancu, I.; Bodner, E. & Ben-Zion, I.Z. (2015). Self esteem, dependency, self-efficacy and self-criticism in social anxiety disorder. Comprehensive psychiatry, 58: pp. 165 – 171.¿Cómo influye la autoestima a la hora de hacer amistades?
Jordan, C.H.; Spencer, S.J.; Zanna, M.P.; Hoshino-Browne, E.; Correll, J. (2003). Secure and defensive high self-esteem. Journal of Personality and Social Psychology, 85(5): pp. 969 – 978.
Shafran, R., Cooper, Z. y Fairburn, C.G. (2002). Clinical perfectionism: a cognitive behavioural analysis. Behaviour Research and Therapy, 40: 773 – 7791.

Suscríbete a nuestro blog de Psicología

¡Regístrate para recibir en tu bandeja de entrada información útil y estrategias para ser más feliz!

¡No enviamos spam! Los datos obligatorios que facilitas sólo se usaran para atender tu solicitud. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin
Descubre nuestra Terapia Psicológica Presencial y Online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuestros Posts más leídos
Ir arriba