Los 14 beneficios de la masturbación femenina

Andrea Martínez

Andrea Martínez

Beneficios de la masturbación femenina
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Cuando hablamos de masturbación femenina, nos referimos a los hábitos de autoestimulación de la vulva. Este tema ha sido tabú hasta hace muy poco tiempo, ya que la mayoría de personas con vulva son socializadas como mujeres y tradicionalmente se ha asumido el hábito de la masturbación como “cosa de hombres”.

No obstante, el acceso a información veraz sobre la sexualidad en general y la masturbación en particular hace que cada vez más personas se animen a experimentar los beneficios de la autoestimulación.

Nuestra Terapia Psicológica

Los tabúes creados en torno a la masturbación

Muchas mujeres y personas con vulva han visto su autoplacer censurado. La mayoría de las sociedades han sido más permisivas con la sexualidad de los hombres. Además, las relaciones sexuales se han centrado tanto en el pene y en la penetración que se ha dado poco espacio a hablar sobre la masturbación. Pero, en realidad, es un hábito tan placentero como saludable y no debe ser relegado a una práctica secundaria.

Las ventajas de la masturbación femenina

El hábito de masturbarse es muy saludable, y en esta lista encontrarás 14 de los beneficios más importantes que ofrece.

1. Normaliza el autoerotismo

Lo primero de todo, si queremos que la autoestimulación de la vulva deje de ser un tabú… ¡tenemos que hablar de ella! Y qué mejor manera que poder experimentarla en primera persona y, si se quiere, poder compartir la experiencia con otras personas. Cada cual, por supuesto, tiene sus propios límites a la hora de hablar de su intimidad; pero naturalizar las conversaciones sobre la sexualidad y el autoerotismo es esencial para que nadie se sienta un “bicho raro” en sus experiencias.

2. Fomenta el autoconocimiento

La vulva está muy invisibilizada. En primer lugar, porque es anatómicamente menos accesible que el pene: no está tan expuesta a simple vista, no hay que tocarla al orinar… Y, en segundo lugar, porque la mayoría de personas nacidas con vulva, al ser socializadas como mujeres, se les asigna un papel más restrictivo en el autoerotismo (está muy normalizado que niños y adolescentes se toquen el pene, pero no que lo hagan las niñas).

La masturbación es un hábito estupendo para observar y tocar la vulva, y así tener un mejor conocimiento de los propios genitales.

3. Cambia actitudes previas

El autoplacer puede ayudar a modificar creencias previas y actitudes negativas inculcadas respecto a la propia sexualidad. Cuando hay una educación sexual deficiente, muchas personas sienten culpa por el mero hecho de sentir deseo o placer. Además, las mujeres se ven frecuentemente en la expectativa de ser complacientes en el sexo en pareja; la masturbación puede ayudar a fomentar el egoísmo, en el sentido positivo de la palabra.

4. Mejora la autoestima

El desconocimiento sobre la vulva hace que muchas personas sientan extrañeza o incluso rechazo hacia sus propios genitales. Los cánones de belleza también entran aquí, ya que existe el mito de que la vulva ha de tener un aspecto concreto: que sea simétrica, que los labios internos sean menores que los externos… cuando la realidad es que existe una gran diversidad. La autoestimulación es un paso importante para familiarizarse con los propios genitales y lograr una mayor aceptación corporal.

Incluso existen proyectos concretos en los que, por medio de juguetes eróticos, se propicia que los hombres trans que no desean someterse a cirugía genital encuentren vías alternativas de estimulación del clítoris para vivir su sexualidad y su cuerpo de manera más plena.

5. Aporta crecimiento erótico

El momento de masturbarse es perfecto para conocer lo que a cada cual le excita. Dedicarse un ratito de vez en cuando para fomentar el autoerotismo puede potenciar la habilidad para imaginar fantasías. Además, convertirlo en hábito hace que lo erótico esté más presente en el día a día y, por lo tanto, contribuye en buena medida al deseo sexual.

6. Empodera

¿Hay algo más emancipador que ocuparse del placer propio? Es algo común, especialmente en mujeres heterosexuales, que durante el sexo se adopte un rol pasivo, como esperando que sea la otra persona quien “le provoque” un orgasmo. Bueno, pues si quieremos quitar presiones cada cual ha de ser responsable de su propio placer… para después poder compartirlo libremente.

Con el reciente éxito de algunos juguetes eróticos, muchas mujeres han descubierto que pueden sentirse mucho más empoderadas respecto a su sexualidad. Por supuesto, el uso de juguetes es una gran idea aunque no es condición necesaria. Basta con usar las propias manos para experimentar y descubrir sensaciones.

7. Potencia la capacidad orgásmica

Hay muchas personas que se consideran anorgásmicas hasta que empiezan a masturbarse. Esto tiene que ver con que las relaciones sexuales en pareja, especialmente cuando se trata de parejas heterosexuales, están muy centradas en la penetración vaginal. En cambio, la masturbación permite una mejor estimulación del clítoris, lo que en la mayoría de los casos permite llegar al orgasmo con más facilidad.

Además, como los orgasmos se experimentan con contracciones de los músculos del suelo pélvico, los propios espasmos contribuyen al tono muscular de la zona. El tono y la fuerza de la musculatura pélvica es un factor que influye en el orgasmo así que, cuantos más orgasmos haya, más (y mejores) podrá haber en las siguientes ocasiones.

8. Mejora el sexo en pareja

Existe el mito de que la masturbación es un “sustituto” del sexo en pareja, una manera de “consolarse” cuando hay insatisfacción sexual. La realidad es que la masturbación es positiva para las relaciones ya que, cuanto más claro tengan los miembros de la pareja lo que les gusta, mejor podrán comunicárselo para disfrutar en compañía.

De hecho, masturbarse en presencia de la pareja (siempre de manera consensuada, por supuesto) puede ser una actividad muy enriquecedora. Se puede hacer de manera individual o simultánea, y aporta muchas oportunidades para aprender, compartir y disfrutar.

9. Amplía el repertorio sexual

Tocar y conocer la vulva contribuye a idear nuevas técnicas de estimulación. Esto es de gran ayuda para reducir el coitocentrismo: la tendencia a centrar las relaciones sexuales en la penetración.

En situaciones como, por ejemplo, las parejas en las que existe algún tipo de disfunción sexual o diversidad funcional, el coito puede no ser una opción. Centrarse en prácticas no penetrativas como la masturbación puede enriquecer y aportar mucha variedad a las relaciones sexuales.

10. Es más segura

La masturbación femenina, siempre que se haga bajo unas condiciones de higiene adecuadas, es una de las prácticas más seguras que se pueden llevar a cabo. Evidentemente, cuando se hace en solitario la posibilidad de contraer algún tipo de infección es mínima.

Cuando se hace en pareja, sigue siendo una práctica muy segura. Es cierto que ninguna interacción sexual está totalmente libre de riesgos ya que hay ITS como el Virus del Papiloma Humano que se transmiten por el simple contacto piel con piel. No obstante, se puede aumentar todavía más la seguridad utilizando guantes o barreras de látex o preservativos vaginales.

11. Produce relajación

El orgasmo consiste en la liberación de tensión sexual, y le sigue un estado de relajación. Esto puede ser maravilloso para aliviar un poco el estrés que se puede sufrir en el día a día. Puede ayudar también a dormir mejor y con más facilidad, e incluso contribuir al alivio de los dolores menstruales.

Incluso aunque no haya siempre orgasmo, el mero hecho de dedicarse un ratito propio ya puede ser suficiente para crear un paréntesis entre los ajetreos y las exigencias de la vida cotidiana. Siempre se pone el ejemplo de darse un baño para relajarse, pero ¿por qué no una sesión de autoplacer? Y si se pueden tener ambos, ya es maravilloso. ¡La masturbación también es autocuidado!

12. Tonifica el suelo pélvico

Como ya he mencionado antes, gracias a los orgasmos en la masturbación femenina (además de aportar mucho placer) son de gran ayuda para mantener los músculos pubococcígeos en buena forma. Aparte del orgasmo, hay otros aspectos de la masturbación de la vulva que pueden contribuir a que el suelo pélvico tenga mejor salud.

El mejor ejemplo de esto es el uso de vibradores. La vibración tiene un efecto muy positivo sobre la musculatura pélvica, de manera que usar un juguete erótico puede aportar tanto disfrute como salud. Pasar lentamente un vibrador por los labios externos e internos, la entrada de la vagina y el glande del clítoris es un ejercicio muy placentero y muy saludable para cuidar el suelo pélvico.

13. Ayuda a prevenir problemas

El hábito de mirar y tocar el cuerpo es bueno no sólo para aceptarlo, sino para conocerlo también. La masturbación femenina permite estar en contacto con los genitales, aportando una mejor noción sobre cómo es la propia vulva. Tener una mayor familiaridad permite detectar antes cualquier tipo de cambio que pueda indicar infección o problemas de salud (por ejemplo, si aparecen verrugas o irritación, o si hay alteraciones en el flujo vaginal).

14. ¡Es divertido!

Después de todos estos beneficios, ¿Cómo iba a quedarse fuera el más importante? La masturbación femenina es salud, es empoderamiento… pero sobre todo, ¡es placer! La autoestimulación femenina ha estado muy estigmatizada, pero eliminando los tabúes y los mitos es posible disfrutar muchísimo del autoerotismo.

No existen ni maneras ni frecuencias “correctas o incorrectas” de masturbarse. Siempre y cuando se haga con higiene y seguridad y de manera libre, es una práctica completamente recomendable.

En resumen

Como podemos ver, la Derribar los tabúes existentes en torno al autoplacer es fundamental para disfrutar más libremente de la sexualidad.masturbación ofrece muchos beneficios a varios niveles. ¿Por qué no fomentar este hábito tan positivo? Hasta hace no mucho, era algo mal visto pero estos datos pueden ayudar a cambiar las percepciones erróneas. 

¿Buscas asistencia sexológica profesional?

Si necesitas asesoramiento, en Avance Psicólogos contamos con profesionales de la Sexología que pueden ayudarte en lo que te propongas.

Puedes beneficiarte de nuestras terapias tanto de manera presencial, en nuestro centro de Madrid, como de manera online. Será un placer atenderte en lo que necesites.

Nuestra Terapia Sexológica

 

Referencias bibliográficas:

Bowman, C. (2014). Women’s Masturbation: Experiences of Sexual Empowerment in a Primarily Sex-Positive Sample. Psychology of Women Quarterly, 38(3) 363-378.

Dodson, B. (1996). Sex for one: the joy of selfloving. Nueva York: Crown Trade Paperbacks.

Mayr, C. (2020). Symbolic vibration: A meaning-based framework for the study of vibrator consumption. Journal of Consumer Culture, 0(0) 1-19.

Rowland, D. L., Hevesi, K., Conway, G. R. y Kolba, T. N. (2020). Relationship Between Masturbation and Partnered Sex in Women: Does the Former Facilitate, Inhibit or Not Affect the Latter?. The Journal of Sexual Medicine, 17(1) 37-47.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin
Descubre nuestra Terapia Psicológica Presencial y Online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuestros Posts más leídos
Ir arriba