Los cambios psicológicos que se producen tras la maternidad

Los cambios psicológicos que se producen tras la maternidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

¿Quieres información sobre nuestros servicios de Psicoterapia?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo en la mayor brevedad posible




    Los cambios psicológicos que se producen tras la maternidad. La vivencia de tener un bebé comporta cambios físicos evidentes, pero no hay que subestimar los cambios psicológicos que también puede propiciar. Conocerlos puede ayudar a entenderlos de antemano y, en el caso de los que son más negativos, a gestionarlos mejor, pero en los casos más extremos es necesario disponer de apoyo psicoterapéutico para superar las malas experiencias que pueden surgir si la situación se complica (algo que ocurre raras veces).

    Por ello, en este artículo encontrarás un resumen de los cambios más importantes a los que puede dar lugar la maternidad o que puede facilitar, teniendo en cuenta que el hecho de tener un bebé en sí mismo no es causa suficiente para que una madre sufra complicaciones psicológicas.

    Nuestra Terapia Perinatal

    ¿Cuáles son los cambios psicológicos más habituales que se producen tras la maternidad?

    En la mayoría de los casos, el nacimiento de un bebé supone una proceso de transformación bio-psico-social para la madre, que experimenta una transición en su manera de relacionarse con el mundo y con los demás y, además, ve cómo su cuerpo cambia con relativa rapidez. Es decir, que se ve en la situación de adaptarse al rol de madre y, además, su cuerpo se reajusta a una situación en la que ya no hay un feto en su interior y debe empezar a segregar hormonas de otra manera.

    Estos dos tipos de cambios generan un efecto dominó que puede ar lugar a muchos otros, cuyos efectos se hagan notar en la manera en la que la madre se percibe a sí misma, gestiona sus emociones, afronta sus relaciones y establece prioridades. Algunos de estos cambios producen bienestar, mientras que otros van de la mano de experiencias más negativas o desagradables. A continuación veremos los más habituales, teniendo en cuenta que cada caso es único.

    1. Satisfacción e ilusión por el nuevo rol de madre

    Es muy común que las mujeres que han tenido un bebé pasen a sentirse muy ilusionadas justo después del nacimiento, al comprobar que el bebé está bien y no tiene problemas de salud. Esto hace que reorganicen sus valores y sus prioridades, pasen a ver el mundo con otros ojos (incluso cambiando su ideología política) y adopten el rol de madre como un componente nuclear de su identidad, capaz de ofrecerle todo tipo de incentivos y fuentes de motivación.

    2. Sentimiento de culpa por no sentir ilusión por la maternidad

    Este es el cambio opuesto al anterior. Algunas madres se sienten mal por no notarse significativamente más felices al tener un bebé, o incluso sentirse peor. Esto hace que entren en un círculo vicioso: el malestar atrae más malestar.

    3. Exceso de estrés

    No son pocas las madres que desarrollan problemas de salud mental causados por el desgaste que causa el estrés. Esto se ve acentuado cuando el reparto de tareas entre el padre y la madre es desigual, algo que por desgracia ocurre mucho a causa de los roles de género. Lo cual nos lleva al punto siguiente.

    4. Problemas de autoestima

    Muchas madres se sienten mal porque creen que son juzgadas por la sociedad por no esforzarse lo suficiente. Incluso si les ilusiona el hecho de haber tenido un bebé, y creen proveer todo lo que este necesita tanto en lo material como en lo afectivo, se compraran con formas idealizadas de maternidad y creen que no están a la altura.

    5. Malestar por los cambios físicos

    La maternidad puede ir de la mano de una obsesión por comprobar los cambios experimentados por el cuerpo a causa del embarazo, muchas veces sintiendo malestar por tener una apariencia en relativamente pocos meses. Esto puede dar lugar rutinas de autochequeos en el espejo y problemas de autoestima.

    6. Bajada del estado del ánimo

    La baja del estado del ánimo, que en los casos más pronunciados es conocida como depresión posparto, ocurre en aproximadamente un 10% de las mujeres tras haber dado a luz. Es una alteración emocional que en la mayoría de los casos se desvanece en cuestión de pocos días, pero que en algunos casos se alarga y puede requerir de intervención en terapia psicológica.

    7. Cambios en las amistades

    Muchas mujeres abrazan su identidad como madres de tal manera que en su tiempo libre más allá de la familia pasan a relacionarse principalmente con otras madres; esto puede hacer que sus amistades cambien o sean sustituidas por otras de pocos meses.

    ¿Buscas asistencia psicológica profesional?

    Si quieres disponer de apoyo psicoterapéutico, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales. En Avance Psicólogos contamos con más de dos décadas de experiencia en el sector, y trabajamos atendiendo a personas de todas las edades, dando sesiones de terapia presencial en nuestro centro de madrid y de terapia online mediante videollamada. Además, también intervenimos en las áreas de la logopedia, la sexología, la neuropsicología y la psiquiatría.

    Nuestra Terapia Perinatal

    Referencias bibliográficas:

    Nishi, D. & Usuda, K. (2017). Psychological growth after childbirth: an exploratory prospective study. Journal of Psychosomatic Obstetrics & Gynecology, 38(2): PP. 87 – 93.

    Rowlands, I.J.; Redshaw, M. (2012). Mode of birth and women’s psychological and physical wellbeing in the postnatal period. BMC Pregnancy and Childbirth, 12: 138.  cambios psicológicos maternidad

    Share on facebook
    Share on twitter
    Share on linkedin
    Share on whatsapp
    Share on telegram
    Share on email

    DESCUBRE NUESTRA TERAPIA PSICOLÓGICA ONLINE Y PRESENCIAL

    NUESTROS POSTS MÁS RECIENTES

    Ir arriba