Cansancio mental: causas, consecuencias y cómo combatirlo

Cansancio mental: causas, consecuencias y cómo combatirlo

Cansancio mental: causas, consecuencias y cómo combatirlo. Últimamente te cuesta mucho concentrarte, no rindes igual en el trabajo, todo te molesta y te notas antipatía hacia las personas de tu entorno que más quieres. Además, todo se te hace un mundo e incluso percibes que te pesa el cuerpo y que el cansancio físico también te persigue, a pesar de no estar haciendo un sobre esfuerzo a nivel corporal.

Puede ser que estés pasando por una etapa de tu vida en las que las circunstancias te sobrepasan y eso se te está traduciendo en agotamiento o cansancio mental. Si es temporal, lo normal es pensar que cuando todo ese estrés acabe volverás a la normalidad y los síntomas remitirán. Por desgracia, a veces, a pesar de que las circunstancias estresantes ya no están, el cansancio mental no se ha ido.

En este artículo te explicaremos a qué nos referimos cuando hablamos de cansancio mental, cuáles son sus causas, sus consecuencias y, por último, te daremos algunas pautas que puedes poner en práctica para gestionarlo.

Nuestra Terapia Psicológica Online

¿Qué es el cansancio mental?

Sentimos cansancio mental cuando tenemos un flujo de pensamientos muy abundante, excesivo y continuado. Es la sensación de que la cabeza nos va a mil por hora y no conseguimos pararla. Esto conlleva que se genere un estrés insano y ello, a su vez, puede llevarnos a un estado de ansiedad generalizada.

Sentirse psicológicamente cansado es común en alguna ocasión. Sin embargo, estar continuamente dándole vueltas a un determinado pensamiento o preocupación, pensar en exceso, pensar en cosas que aún no han sucedido o pensar en el pasado exageradamente, genera mucha carga mental. En conclusión, agota. Esto es lo que se llama cansancio mental.

¿Cómo detectar el cansancio mental? ¿cuáles son sus causas?

Hoy en día, vamos corriendo a todos lados, queremos resolverlo todo a la de ya y no nos gusta dejar nada en el cajón de pendientes. Como ya hemos visto, esto nos genera mucho, pero que mucho, cansancio mental. Toda la carga de responsabilidades y preocupaciones que tenemos no nos deja pensar con claridad y todo ello nos aleja de lo que realmente nos importa en nuestras vidas. Cuando estamos en un nivel de estrés muy alto (por ejemplo, la amenaza de que nos pueden echar del trabajo), las preocupaciones y la incertidumbre generan que gastemos mucha energía mental en ellas.

El cansancio mental es ocasionado por una situación o situaciones adversas, difíciles de manejar sin interrupción en el tiempo. Ejemplos de circunstancias así pueden ser: una relación de pareja con dificultades, estrés laboral, mal ambiente en la familia o en el trabajo, carga excesiva de tareas y responsabilidades o situaciones de incertidumbre como lo ha sido la pandemia del covid-19.

Como vemos, las causas pueden ser de distinta índole, en resumen:

  • Sobrecarga. Sentir que podemos con todo y conseguirlo puede generar cierto nivel de satisfacción, sin embargo, con todas las tareas que tienes por delante no te da tiempo a apreciarlo.
  • Falta de conocimiento sobre el funcionamiento de nuestra mente. La atención tiene sus límites y el cerebro de un adulto no puede estar enfocado en la misma tarea más de 35 minutos.
  • Querer abarcarlo todo. La multitarea suena muy bien, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos tiende a ser contraproducente. Básicamente, porque estás en todo y a la vez no estás en nada, aunque estés con la total convicción de que tu productividad es la óptima o incluso más.
  • Falta de autocuidado y excesiva complacencia. Queremos hacer muchas cosas por los demás y nos olvidamos de los propios cuidados, del tiempo libre, de nuestras propias aficiones, en qué queremos de verdad invertir nuestro tiempo.

[amp-cta id=”72708″]

¿Cuáles son las consecuencias del cansancio mental?

Y todo esto, ¿qué síntomas acarrea? Seguidamente, te enumeramos algunos:

  • Tienes dificultades para conciliar el sueño. O te desvelas en medio de la noche. Empiezas a tener problemas para dormir porque entras en un círculo vicioso: la falta de descanso provoca cansancio mental que, a su vez, provoca insomnio.
  • Te cuesta concentrarte. Ya sea para leer un libro o durante tu jornada laboral. Percibes que cada vez rindes menos en el trabajo, en tus estudios o en cualquier otro ámbito, como puede ser también el físico o el deportivo.
  • Sientes apatía. O no sientes nada, ninguna emoción agradable en el día a día. Notas que todo el mundo te molesta sin saber bien porqué, estás irritable y, además, te sientes débil, sin fuerzas.
  • Tienes dificultades con la alimentación. O bien, notas como si se te hubiera cerrado el estómago, o bien, te da por comer mucho, a deshoras y sin hambre.
  • Notas algunos problemas emocionales. Además de la fácil irritabilidad y la apatía, no vives el momento presente, tu cabeza está en otro lugar, con otras preocupaciones, sientes que no estás en la realidad que te rodea y, por consiguiente, una sensación de angustia o de vacío.
  • Padeces dolores de cabeza y fatiga muscular. A nivel más físico, notas el cansancio mental también en el cuerpo y puedes llegar a somatizar.

¿Cómo puedo combatirlo? 8 consejos para tratar el cansancio mental

A continuación, te damos una serie de pequeñas pautas que puedes poner en práctica para que el cansancio mental vaya disminuyendo poco a poco:

1. Ten a mano una agenda

Puede parecer que hay determinadas tareas que no tenemos por qué apuntarlas, ya que creemos que cuando llegue lo necesitemos nos acordaremos. Nuestro cerebro no es una memoria RAM a la que podemos acudir cada vez que necesitemos recordar algo; la memoria falla, y mucho. Por eso, anotar las tareas pendientes y organizarte te va a permitir descargar toda la información que no necesitas y, al mismo tiempo, tener la seguridad de que vas poder recurrir a ella.

2. Márcate objetivos realistas

Este es uno de los principales criterios a la hora de establecer un objetivo. También, deber ser lo más especifico posible y a corto plazo. De manera que, al final del día, puedas hacer check comprobando que has realizado el objetivo. Por eso, es tan importante que te establezcas objetivos pequeños y alcanzables.

3. Respeta los descansos

Si estás en el entorno laboral, haz los descansos que necesites y no utilices estos para estar con el móvil. Desconecta también de las pantallas y permanece a solas unos cuantos minutos. Tu mente cansada te lo agradecerá. Recuerda que el cansancio mental no tiene como única causa la carga laboral, a veces, nos lo buscamos debido a la sobrecarga de estímulos a los que estamos sometidos y sometidas.

4. Cuida los momentos para ti

Al igual que los descansos, es de vital importancia que respetes los momentos de la semana que son única y exclusivamente para ti, para tus aficiones, para tus seres queridos o tu ocio.

5. Aprende a vivir en el presente

Mientras estás en esos descansos y en esos momentos de tiempo libre, de nada servirán si, en ese tiempo, tienes la mente en aquello que te lleva preocupando durante meses. Es normal que tus pensamientos se vayan una y otra vez a lo mismo, pero puedes entrenar la atención para que ocurra lo menos posible. Para ello, puedes practicar mindfulness informal o meditación.

6. Aprende a decir que no

En numerosas ocasiones, como ya hemos comentado, el cansancio mental viene de querer complacer a los demás. Por esa necesidad de aprobación proveniente del exterior nos cuesta poner límites. Poner estos límites también es una forma de autocuidado que no podemos pasar por alto.

7. Evita las comparaciones

La sociedad nos inculca un ritmo frenético que no todo el mundo puede llevar. No te dejes llevar por esos mandatos sociales sobre la productividad y el esfuerzo. Por supuesto, hay que esforzarse y poner de tu parte, pero todo tiene que tener un equilibrio y desvivirte por conseguir ciertas metas a base de tu salud mental es algo que te toca valorar y sopesar.

8. Pide ayuda psicológica

A veces, con todas estas pautas, no es suficiente para combatir el cansancio mental. Quizás estés pasando por un cuadro de ansiedad y necesites la evaluación de una psicóloga o un psicólogo para saberlo y tener el tratamiento correspondiente. Acudir a terapia solo te aportará beneficios.

Conclusiones…

Vivimos en una sociedad donde todo va muy rápido y parecer que si las persona no vamos a ese ritmo no vamos a conseguir nada en la vida. Son muchas las causas psicológicas del cansancio mental, pero también hay otras más culturales que no favorecen que cuidemos de nuestra salud tanto física como mental, en especial, esta última.

Cuidar de ti, respetando tu rutina, tanto de responsabilidad como el descanso en la mejor forma de combatir el cansancio mental. Es absurdo, dejarse llevar por los mandatos sociales o por esa cultura en la que nos han educado en la que “cuanto más trabajes, mejor”, “a más te esfuerces, más conseguirás”, pero, ¿a qué coste? Piensa en lo que es importante para ti.

¿Estás buscando ayuda para combatir el cansancio metal?

¿Crees que puedes estar padeciendo cansancio mental? ¿No sabes cómo combatirlo? En Avance Psicólogos podemos ayudarte en el proceso de gestionar el cansancio mental. Contamos con psicólogos y psicólogas con muchos años de experiencia en el campo de la salud mental y el desarrollo personal. Ayudamos a gente de diversas edades, tengan o no trastorno psicológico. Además, puede ser de forma presencial o, si lo prefieres por videollamada, en formato online.

Nuestra Terapia Psicológica

Referencias bibliográficas:

Fried, C. B. (2008). In-class laptop use and its effects on student learning. Computers & Education, 50(3), 906-914.

Rodríguez Suárez, P. A. (2012). Estrés y fatiga laboral (Bachelor’s thesis, Universidad de la Sabana).

Alarcón, F., Ureña, N., & Cárdenas, D. (2017). La fatiga mental deteriora el rendimiento en el tiro libre en baloncesto. Revista de psicología del deporte26(1), 33-36.

¡COMPARTELO!
Brenda Ruano Bodemer
Brenda Ruano Bodemer
Brenda Ruano Bodemer (Madrid, 1993) se graduó en Psicología por la UCM. Trabaja en la consulta privada desde 2016. Desde entonces, lleva formándose en distintos ámbitos de la psicología: Máster en Sexología, educación sexual, asesoramiento y terapia sexual (UCJC, IUNIVES), Máster en Psicoogía deportiva (UNED). Máster en Psicología General Sanitaria (Universidad de Nebrija). Título en Psicología Afirmativa en Diversidad Sexual y de Género (COP). Además de la consulta privada, ha trabajado en centros de día de adicciones y, actualmente, imparte talleres de Educación Sexual en institutos y da formación a profesores sobre Educación Sexual.
DESCUBRE NUESTRA TERAPIA PSICOLÓGICA PRESENCIAL Y ONLINE
NUESTROS POSTS MÁS RECIENTES
Ir arriba