Trastornos de la Alimentación

Los trastornos de la alimentación son un conjunto de síntomas que aparecen cuando se establece una relación entre ansiedad y alimentación. La preocupación por la imagen, una elevada autoexigencia y perfeccionismo, junto a la presión social, influyen a la hora de desarrollar un trastorno de la alimentación.

La restricción de alimentos en la anorexia; la restricción con atracones en la bulimia, con o sin vómito o purga provocada en ambos casos; la ingesta compulsiva aun cuando se esté saciado, acompañada de una elevada ansiedad y culpa en el caso del trastorno por atracón, son algunos de los trastornos de la alimentación que tratamos en nuestro centro.

Los trastornos de la alimentación menos conocidos

trastornos de la alimentación menos conocidos

En anteriores artículos hemos hablado de los trastornos de la alimentación más conocidos. No queremos olvidarnos de otros trastornos más desconocidos pero no por ello menos importantes, ya que cualquier trastorno de la alimentación es causa de sufrimiento.

Nuestra Terapia para Trastornos de Alimentación

¿Cuáles son los trastornos de la alimentación menos conocidos?

La información es siempre posibilidad de superación, por ello publicamos este artículo, para quien pueda sentirse reconocido y quiera intentar superarlo.

 

1. Ortorexia

Es la obsesión por seguir una dieta sana. Como todo comportamiento resultante de una preocupación obsesiva, se acaba convirtiendo en desproporcionado y limitante, tanto a nivel social como de salud.

2. Megarexia

Al contrario que en el resto de trastornos de la alimentación, la autopercepción de quien sufre megarexia también está distorsionada pero en sentido inverso; la persona que la padece se ve muy por debajo de su peso real, por lo que puede tener obesidad y percibirse delgada.

3. Vigorexia

Este trastorno se está haciendo cada vez más frecuente, sobre todo en hombres jóvenes. La preocupación por el físico y apoyar la autoestima en la estética en una imagen de fortaleza corporal lleva a estas personas a un ejercicio extremo y compulsivo, con el consumo de anabolizantes y alimentos ricos en proteínas y carbohidratos. La autopercepción también está distorsionada; siempre se ven débiles y enclenques aunque estén fuertes y musculados.

La repercusión sobre su vida cotidiana y social es muy fuerte, ya que con el tiempo se van reduciendo más las relaciones sociales, trabajo y ocio por la obsesión de pasar el mayor tiempo posible en el gimnasio.

4. Pica

Este trastorno suele ir asociado a otras enfermedades mentales. Consiste en la necesidad de comer objetos en vez de alimentos, como yesos, goma, pelo, plásticos, etc. Este trastorno de la alimentación es más extraño y difícil de encontrar.

5. Sadorexia

Se trata de la restricción de la ingesta o anorexia unida a la autolesión como medio para bajar la ansiedad cuando se siente hambre. Es un trastorno muy dañino en el que la persona está seriamente disociada. Suele conllevar una delgadez extrema y el uso de laxantes y diuréticos además de la purga.

6. Potomanía

Se trata de la obsesión de beber agua de forma compulsiva y exagerada, buscando los supuestos beneficios de desintoxicar el cuerpo. La ingesta de agua es beneficiosa si se establece su toma entre los dos y tres litros al día, pero no su abuso.

7. Drunkorexia

Consiste en sustituir la alimentación, durante las salidas del fin de semana, por el alcohol, con la idea de que las calorías del alcohol compensarán los nutrientes y así evitar engordar. Hay un propósito, el de contrarrestar engordar cuando se toma alcohol, por lo que es una manifestación de la anorexia.

8. Permarexia

La obsesión por un cuerpo delgado y el miedo a engordar lleva en ocasiones a mantenerse en constantes dietas, que pueden derivar en anorexia o bulimia.

 

Nuestra Terapia Psicológica

 

Trastornos de la Alimentación: causas, síntomas y terapia

Trastornos de la Alimentación causas, síntomas y terapia

Trastornos de la Alimentación: causas, síntomas y terapia. Los trastornos de la alimentación están íntimamente relacionados con la auto imagen y la autoestima y qué decir con la ansiedad. La autopercepción suele estar distorsionada por lo que se suele acompañar de una elevada indefensión que acaba generando un estado depresivo.

Los estereotipos y presión social sobre la “belleza ideal” acaban haciendo mella sobre las personas con una baja valoración personal y elevados rasgos de perfeccionismo en su personalidad.

A continuación describimos los tipos más importantes de trastornos de la alimentación, para otro artículo dejamos los trastornos de la alimentación menos conocidos.

Nuestra Terapia para Trastornos de Alimentación

Tipos de trastornos de alimentación

Estadísticamente, los trastornos de la alimentación afectan más a las mujeres, aunque también hay muchos casos entre los hombres. Se suele presentar en la adolescencia y van asociados con frecuencia a trastornos de ansiedad y depresión.

1. Anorexia nerviosa

Es descrita por primera vez en 1873 por Lasege como “consunción nerviosa”. Gull la denominará “anorexia nerviosa” un año más tarde.

La anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria en la que predomina el miedo a ganar peso y una elevada ansiedad durante la ingesta. Se manifiesta con la restricción de comida, sobre todo de determinados alimentos como los ricos en hidratos de carbono, salsas, dulces y grasas, así como la necesidad de neutralizar los efectos de cualquier ingesta con ejercicio físico o conductas como comer de pie o mientras se está en movimiento.

También se da en ocasiones el vómito auto inducido y el uso de laxantes.

Suele aparecer en la adolescencia temprana y predomina en mujeres, si bien en los últimos años son cada vez más los hombres, incluso niños y niñas, que presentan este trastorno.

Criterios diagnósticos para la anorexia nerviosa

  • Miedo intenso a engordar, incluso aunque se esté perdiendo peso.
  • Alteración de la imagen corporal. Elevada distorsión de la imagen percibiéndose con mayor peso del real incluso aunque se esté extremadamente delgada/o. En ocasiones la percepción distorsionada se focaliza en una parte del cuerpo.
  • Intenso rechazo a mantener el peso mínimo normal, correspondiente a la edad y estatura, con un peso marcadamente bajo, es decir inferior al mínimo normal.
  • Ausencia de al menos tres ciclos menstruales en el caso de las mujeres. (DSM IV)

 

La anorexia nerviosa presenta dos subtipos:

  • Bulímico: durante el periodo de anorexia la persona presenta atracones con regularidad.
  • Restrictivo: no se dan atracones.

 

2. Bulimia nerviosa

Descrita por primera vez por Russell en 1979, la bulimia nerviosa se manifiesta con un extremo miedo a engordar y una elevada ansiedad que lleva a la sobre ingesta o atracones recurrentes seguidos en ocasiones del vómito autoinducido y el uso de laxantes o diuréticos.

También se da más en mujeres que en hombres, pero de mayor edad que la anorexia nerviosa.

Al no darse una pérdida de peso alarmante debido a los atracones y llevarse en secreto, suele pasar desapercibida.

Criterios diagnósticos para la bulimia nerviosa

  • Atracones recurrentes: sobre ingesta de una cantidad de comida superior a la que otra persona ingeriría en un tiempo concreto, que puede en ocasiones llegar a las dos horas,  con sentimientos de falta de control.
  • Conductas compensatorias como el vómito autoinducido, uso de laxantes y diuréticos o ejercicio excesivo.
  • Los atracones y conductas compensatorias se dan al menos una vez a la semana durante tres meses.
  • Autoestima basada en la imagen física y el peso.
  • El trastorno no ocurre únicamente durante los episodios de anorexia.

 

Subtipos de la bulimia nerviosa:

  • Purgativo: Vómito autoinducido y abuso de laxantes y diuréticos.
  • No purgativo: no se dan vómitos ni abuso de laxantes o diuréticos, pero se trata de compensar el aumento de peso con exceso de ejercicio físico o ayuno.

 

 

3. Trastorno por atracón

En el trastorno de atracón o sobre ingesta, la persona presenta una ingesta compulsiva de alimentos sin provocarse posteriormente el vómito ni usar laxantes o diuréticos. Se suele comer mucho más rápido de lo normal, hasta sentirse desagradablemente lleno y cuando no se siente hambre. Conlleva sentimientos de vergüenza y culpabilidad. Deriva en bajo estado de ánimo y a comer solo debido a la cantidad de alimentos que se ingieren.Se da también una percepción alterada del propio cuerpo y mucha preocupación por el aumento de peso.

Los trastornos de la alimentación derivan en importantes limitaciones sobre la vida de la persona; su vida social se ve seriamente afectada al evitar comer en público e incluso con la familia, los sentimientos de culpa tras los atracones derivan en una elevada ansiedad, mantener en secreto sus hábitos alimentarios condicionan también sus relaciones sociales añadiendo Fuertes sentimientos de soledad y bajo estado de ánimo.

 

El tratamiento psicológico para los trastornos de ansiedad

Acudir al psicólogo para el tratamiento de estos trastornos es fundamental ya que es muy difícil que remitan por sí solos. El papel del psicólogo se centra en cortar el círculo vicioso o compulsión de los episodios de restricción de comida- sensación de hambre acompañada de ansiedad-atracón- conductas compensatorias ante el sentimiento de culpa y vuelta a la restricción en el caso de la anorexia y bulimia nerviosa.

El psicólogo enseña a gestionar los pensamientos obsesivos orientados a la imagen por pensamientos más positivos basados en una valoración personal basada en la propia salud y valores relacionados con las propias capacidades en vez del culto al cuerpo, desde la reestructuración cognitiva. El psicólogo hace además hincapié en el restablecimiento de la red social y la exposición progresiva a situaciones sociales durante la ingesta además de enseñar a manejar los episodios de ansiedad y aparición de sentimientos de culpa.
Se va exponiendo a la persona, muy cuidadosa y progresivamente, a alimentos “prohibidos” o “peligrosos” de manera que se vayan integrando en la dieta sin causar ansiedad.

De este modo se consigue restablecer una autopercepción ajustada a la vez que se mejora la autoestima y el estado de ánimo.

 

Nuestra Terapia Psicológica

Referencias bibliográficas:

Rosa María Raich (2002). “Anorexia y bulimia: trastornos alimentarios”. Ediciones Pirámide.

Miguel Ángel Vallejo Pareja (1998). “Manual de Terapia de Conducta. Volumen II”. Dykinson-Psicología.

Bulimia: qué es, causas y síntomas

Bulimia

La bulimia (del griego βoυλιμíα que significa muy hambriento o con hambre de buey) es un Trastorno de la alimentación que hace referencia a la ingesta compulsiva con atracones.

Síntomas

En algunos casos, tras el atracón la persona se provoca el vómito o ingiere laxantes como conducta compensatoria para neutralizar los sentimientos de culpa y el miedo a engordar.

Se da un patrón de comportamiento en el cual, tras pasar un periodo de ayuno o escasa alimentación, la sensación de hambre acompañada de ansiedad lleva al atracón, para de nuevo tratar de compensar con el ayuno y la baja ingesta de alimentos. En ocasiones con otras conductas compensatorias además de la purga o uso de laxantes, como realizar ejercicio físico, que refuerzan y mantienen los síntomas.

Nuestra Terapia para Trastornos de Alimentación

¿Cuál es el perfil de la persona con bulimia?

Se da con mayor frecuencia en mujeres, con una historia de miedo a engordar y antecedentes familiares de obesidad. Suele aparecer en la adolescencia o al principio de la edad adulta.

La presión social y el culto por la imagen, que refieren constantemente a un ideal de belleza femenino de extrema delgadez, provocan la aparición de estos síntomas en chicas adolescentes que por lo general ya presentaban ansiedad y conductas compulsivas. Una baja valoración personal y un perfil dependiente, con tendencia a las atribuciones externas de los logros. Es decir, cualquier cosa que salga bien es gracias a los demás, junto a la preocupación por cumplir las expectativas de los otros y la necesidad de aprobación, facilita la aparición de este trastorno alimentario.

 

Secuelas y consecuencias

Repercusión psicológica: los sentimientos de indefensión ante la baja sensación de control sobre este círculo vicioso y los sentimientos de culpa unidos a una elevada ansiedad, con pensamientos recurrentes de miedo a engordar, suelen derivar en depresión.

Repercusión física: a medio-largo plazo se dan graves problemas de salud como insuficiencia renal, problemas digestivos, erosión dental debido a los vómitos, amenorrea (ausencia de menstruación) y baja densidad ósea entre otros.

 

Nuestra Terapia Psicológica

 

Anorexia nerviosa: causas y síntomas

anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa es un trastorno alimenticio que se caracteriza por la pérdida de peso debido a la restricción drástica y voluntaria de comer.

Nuestra Terapia para Trastornos de Alimentación

Causas de la Anorexia nerviosa

La excesiva preocupación por la imagen en nuestra sociedad actual, en la que la delgadez es un valor o requisito fundamental del actual canon de belleza, tiene como consecuencia, en algunos casos, el miedo desproporcionado a engordar. Este miedo aparece, en una alta frecuencia, durante la adolescencia. Esta etapa en la que la opinión de los demás y la aceptación social adquiere en ocasiones demasiada importancia, sobre todo en la mujer, culturalmente más expuesta a las exigencias estéticas.

En el tratamiento de la anorexia el principal reto del terapeuta es ayudar a la persona a reconocer que tiene una enfermedad

No obstante, en la actualidad, se está generando una tendencia similar, en cuanto a exigencias, hacia el modelo estético masculino. Es por lo que cada vez son más los hombres que pueden llegar a desarrollar una preocupación desproporcionada por el peso, con la consecuente restricción alimentaria. Factores ambientales y rasgos de personalidad, como una elevada auto exigencia y necesidad de control así como una tendencia al perfeccionismo, aumentan considerablemente la posibilidad de padecer este trastorno.

 

Nuestra Terapia Psicológica

 

Ir arriba
Abrir chat
1
Hola ¿Cómo puedo ayudarte?
Powered by