¿Cómo conseguir un nuevo trabajo? 12 claves fundamentales

como conseguir nuevo trabajo

Cómo conseguir un nuevo trabajo no es fácil. Ser capaz de encontrar un trabajo basado en una actividad que nos guste puede llegar a determinar gran parte de las experiencias positivas o negativas que viviremos. Sin embargo, este hecho va de la mano de una realidad incómoda: encontrar trabajo no es algo que se enseñe en las escuelas y universidades antes de lanzarse al mercado laboral.

En este artículo encontrarás una serie de consejos y claves psicológicas para saber cómo conseguir un nuevo trabajo, con algunos ejemplos para que sea fácil aplicar estas ideas.

Nuestra Terapia Psicológica

¿Cómo conseguir un nuevo trabajo?

Está claro que no podemos controlar totalmente si vamos a pasar un proceso de selección de personal o no, pero si nos lo proponemos y sabemos qué hacer, es posible mejorar nuestras probabilidades de éxito. En las siguientes líneas puedes ver varios consejos acerca de cómo conseguir un nuevo trabajo aplicando estrategias eficaces a tu búsqueda de un empleo.

1. Define tus metas

Por mucho que pueda parecer que no lanzarse a buscar trabajo inmediatamente es perder el tiempo, es importante hacerlo solo cuando tengas claros tus objetivos. Esto no solo hará disminuir el riesgo de encontrarte trabajando en algo que no te gusta; además, te dotará de mayor seguridad en lo que haces, y esto se notará tanto en las entrevistas de trabajo como en tu manera de rendir en el ámbito profesional una vez hayas accedido al puesto.

2. Ten en cuenta tus recursos

La búsqueda de un nuevo trabajo puede ser un proceso que dure semanas o incluso algunos meses, dependiendo de tus preferencias y de tu situación. Por eso, haz cálculos sobre tus posibilidades económicas y el tiempo con el que dispones.

3. Ten claras tus fortalezas y debilidades

Merece la pena que sepas en qué aspectos destacas más, y en cuáles te hace falta aprender más o seguir entrenándote. Esto te ayudará a encontrar las estrategias de búsqueda de empleo que mejor se adapten a tus características.

4. Plantéate el tipo de autonomía que buscas en tu trabajo

No hay que olvidar que hay mucho campo más allá del trabajo por cuenta ajena: también es posible auto-emplearse. Tomar esta decisión es muy importante, porque cada una de estas dos opciones definirá tu manera de conseguir un nuevo trabajo.

En general, si sientes que te falta experiencia y dinero, lo más probable es que trabajar con un sueldo como empleado o empleada de una empresa te compense más, pero considera los pros y los contras de cada posibilidad.

5. Si quieres que te contraten, elige bien el canal para comunicarlo

Hay que ser cuidadosos a la hora de presentar tu candidatura para conseguir trabajo. No inundes con mails y currículums a una misma empresa, elige el canal que tengan habilitado para ello (no lo hagas por canales menos importantes, como el chat de su página de Facebook), y manda una sola vez tu candidatura. Si te interesa mucho ese lugar y no te corresponden, deja pasar unos meses antes de volver a ponerte en contacto con ellos.

6. Realiza acciones por orden de prioridad

Establece una lista de nichos profesionales en los que te gustaría trabajar, y céntrate en los que más te importan. Muchas veces, la desorganización en este aspecto hace que nos volvamos demasiado dispersos y que las oportunidades nos lleguen desde ofertas de empleo que no nos interesan tanto, mientras que desatendemos otras oportunidades más interesantes sin ni siquiera explorarlas.

7. Cuida la imagen y la organización de tu CV

Si has optado por intentar que te contraten empresas, cuida mucho tu CV. Piensa que la mayoría de profesionales de selección de personal no tienen por qué leerse todos los currículums que reciben, y si les llega uno que es incómodo de leer, es probable que en cuanto lean algo que no encaja con lo que buscan, pasen a otro candidato.

Los currículums estéticamente atrayentes, por así decirlo, nos vuelven más propensos a que nos den “segundas oportunidades”, porque la lectura del CV es fluida y cómoda y seguir indagando en nuestro perfil no se siente como una pérdida de tiempo.

Así pues, asegúrate de que este documento contiene información dividida en bloques temáticos fáciles de identificar y de localizar en un vistazo, y expresa solo lo más importante, con los datos más relevantes al inicio de cada sección.

8. Cuida mucho la redacción

Es muy importante que tanto el CV como la carta de presentación o los posibles correos que mandes a potenciales socios e inversores tengan una buena ortografía y un uso correcto de la gramática. De lo contrario, estarás dando una mala imagen que en muchos sectores suele resultar inaceptable, sobre todo para trabajos cualificados.

9. Cuida tu imagen personal

Del mismo modo en el que la estética y el diseño de tu CV importan, cuida tu aspecto. Esto no significa que lleves trajes o vestidos elegantes, claro; simplemente evita dar un aspecto dejado, y adecua tu vestimenta al tipo de organización que vas a visitar, apostando por lo formal en unos casos y por lo natural en otros.

10. Practica la escucha activa

Esto te servirá en contextos muy diferentes a medida que avances casillas en la búsqueda de empleo: entrevistas personales, rondas de inversores, etc. La idea es no solo tratar de convencer emitiendo información, sino también aprender en tiempo real acerca de las expectativas y las necesidades de quienes pueden hacer posible que accedamos al tipo de trabajo que nos interesa.

11. Busca maneras de compensar tus defectos o hacer de ellos oportunidades

Todo el mundo tiene defectos, pero eso no tiene por qué significar que estemos predestinados a no encontrar trabajo en algo que nos guste. Simplemente, piensa en cómo hacer que no interfieran en tu trabajo, ya sea aprendiendo nuevas formas de trabajar o eligiendo estrategias en las que esos fallos no tengan un impacto significativo en tu rendimiento y en tu relación con los demás.

12. Aprende a controlar el estrés

Saber gestionar el estrés y la ansiedad de la búsqueda de empleo es clave para aumentar tus probabilidades de éxito y evitar que tu salud y calidad de vida sufran demasiado desgaste. Para ello, te puede resultar muy útil acudir a sesiones de psicoterapia: en la consulta del psicólogo, los pacientes reciben entrenamiento orientado a regular sus estados emocionales y a limitar el poder que los nervios tienen sobre uno mismo.

Referencias bibliográficas:

Lock, E.A., & Latham, G.P. (1990). A theory of goal setting and task performance. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.
Peeters, M. A., Van Tuijl, H. F., Rutte, C. G., & Reymen, I. M. (2006). Personality and team performance: a meta‐analysis. European Journal of Personality: Published for the European Association of Personality Psychology, 20(5), 377-396.

Nuestra Terapia Psicológica