¿Cómo educar a tus hijos en el uso de redes sociales?

¿Cómo educar a tus hijos en el uso de redes sociales?

¿Cómo educar a tus hijos en el uso de redes sociales?. Las redes sociales se han convertido, en relativamente poco tiempo, en un elemento omnipresente en la vida de los más jóvenes.

Estas plataformas virtuales son un medio con el que el adolescente promedio se siente bastante familiarizado, y esto es así para lo bueno y también para lo malo. Y es que si bien las empresas que diseñan e impulsan estas redes sociales hacen esfuerzos por que el uso de estas sea lo más sencillo posible (para hacer que lleguen a todo el mundo, también a los más jóvenes), lo cierto es que para hacer una utilización adecuada de estos recursos digitales hay que aprender varias cosas que no vienen explicadas “en el manual de instrucciones”, por así decirlo.

Por eso, en este artículo te explicamos varias ideas clave a tener en cuenta para saber cómo educar a tus hijos en el uso de las redes sociales y favorecer así que no caigan en formas de malestar, hábitos y comportamientos problemáticos vinculados al manejo de estas plataformas.

Nuestra Terapia Infantil

Claves para educar en el uso adecuado de las redes sociales

Estas son varias lecciones importantes que, como padres, madres y/o educadores, conviene tener en cuenta al enseñar a los más pequeños a usar redes sociales como Instagram, Twitter o Tik Tok.

1. No dar por sentado que se posee la identidad digital

El hecho de sentir que se está en un mundo que conocemos bien y que podemos estar visitando de manera cotidiana no implica que, realmente, dominemos ese entorno. De hecho, las redes sociales son conocidas por crearnos la ilusión de que nos hemos adueñado de una parcela de Internet, la cual lleva nuestro nombre de usuario y avatar, pero que en realidad pertenece sobre todo a la empresa que está detrás de esa plataforma digital.

Por otro lado, también es bueno que los adolescentes comprendan hasta qué punto lo que publican no les pertenece: cada publicación es, en el fondo, información, y la información difícilmente puede tener dueños. Saber esto ayuda a que tengan en cuenta la posibilidad del ciberbullying, que en muchas ocasiones consiste en hacer circular información (original o modificada) en la que se ridiculiza a una persona o no se respeta su privacidad.

Estos dos aspectos, la pérdida del dominio de nuestra identidad en redes sociales a causa de la empresa propietaria de la página y del resto de usuarios, nos lleva a hablar del siguiente punto.

2. La importancia de la privacidad

Es fundamental pensárselo dos veces antes de publicar algo, y tener claro que en las redes sociales aquello que no se comparte abiertamente con todo el mundo no tiene por qué ser privado. Del mismo modo, merece la pena desconfiar de quienes nos pidan compartir información privada en exclusiva con ellos, y si no se les conoce en persona, es fundamental no hacerlo.

3. Las redes sociales son un filtro de la realidad

Las redes sociales están ideadas para filtrar los contenidos y hacer que lleguen a nosotros aquellos con más potencial para hacernos sentir sentimientos y emociones intensas. Por ejemplo, admiración, envidia, ilusión, rabia, etc. Esta tómbola emocional es parte de lo que hace que se cree una expectativa acerca de lo que veremos en los próximos segundos si seguimos haciendo “scroll” por la pantalla.

Pero esto no se aplica solo a los contenidos publicados por las empresas y las organizaciones con presencia en estas redes sociales, sino que se extiende también a los perfiles personales. Por eso, en estas plataformas virtuales miles de personas compiten por captar la atención de los demás y/o obtener la admiración y validación del resto. Incluso quienes no intentas entrar en esa dinámica de competición suelen verse obligados a posicionarse ante ella (por ejemplo, creándose una imagen pública de rebeldes, haciendo de la crítica a los demás una seña de identidad, etc.).

En cualquier caso, los comportamientos y la imagen de los usuarios quedan deformados por el mundo de extremos que es las redes sociales, y eso significa que, en parte, no se puede juzgar a las personas por lo que pasa en estos medios.

4. Hay que saber identificar la ansiedad generada por las redes sociales

Muchos de los problemas derivados del uso de las redes sociales tienen que ver con no saber reconocer bien las emociones que nos producen estas. Esto se cumple sobre todo en los más jóvenes, debido entre otras cosas a la falta de experiencia.

Como consecuencia de este fenómeno, por ejemplo muchos adolescentes confunden la ansiedad producida por la expectativa de saber el impacto que causarán en redes sus publicaciones, con sentimientos de culpa por no contar con la suficiente validación por parte de los demás. No hay que olvidar que el modo en el que se gestiona la ansiedad puede llegar a ser más problemático que el malestar producido por la ansiedad en sí misma.

Así pues, una lección importante que pueden aprender los más pequeños es que como las redes sociales están hechas para despertar en nosotros sentimientos constantemente, la ansiedad estará tarde o temprano entre ellos, y cuando llegue el momento hay que saber reconocerla como lo que es porque de no ser así corremos el riesgo de intentar solucionar desesperadamente problemas que solo existen en nuestras cabezas.

 

5. Hay vida más allá de los referentes “mainstream”

Las redes sociales suelen ser más diversas de lo que aparenta en su contenido “mainstream”. Eso significa, entre otras cosas, que los jóvenes no tienen por qué verse obligados a tener como referentes a las personas más populares en estos espacios a nivel nacional o internacional; también pueden descubrir otras figuras en las que verse reflejados y sentirse más identificados. Esto les evitará frustraciones por creer que no encajan con la sociedad.

6. Es necesario controlar los tiempos

Las redes sociales pueden llegar a absorber muchas de las horas del día si no se lleva un cierto control del tiempo que se les dedica. La mayoría de adolescentes no responden bien a las prohibiciones directas en este sentido, pero eso no significa que no se les pueda educar poniéndoselo fácil para moderar el uso de estas páginas y aplicaciones. Para conseguirlo, lo recomendable es poner énfasis en aquello que se estarían perdiendo si no procurar dejar tiempo de ocio para otras actividades, adaptándolo a sus adiciones específicas: deportes, excursiones, leer comics, etc.

Si les cuesta, siempre está la opción de crearse un horario en el que se indiquen dos o tres franjas del día en las que pueden usar las redes sociales, y permitirles que entre esos momentos puedan hablar a distancia con sus amigos mediante llamadas o chats de voz.

 

¿Estás buscando asistencia psicológica profesional?

Si te estás planteando recurrir a los psicólogos para superar problemas de tipo comportamental o emocional que se dan en ti y/o en personas de tu familia, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros. En Avance Psicólogos contamos con la experiencia de más de dos décadas ofreciendo terapia y asistencia psicológica, y atendemos a personas de todas las edades. De este modo, por ejemplo, te podemos ayudar si buscas psicoterapia infanto-juvenil o asesoramiento para padres y madres, y también trabajamos en áreas de la salud como la neuropsicología o la psiquiatría. Nos encontrarás en nuestro centro de psicología ubicado en el madrileño barrio de Goya, si bien ofrecemos además una modalidad de terapia online a través de videollamada. En [esta página] encontrarás más información sobre Avance Psicólogos.

 

Nuestra Terapia para Adolescentes

 

Referencias bibliográficas:

Burke, M.; Marlow, C. & Lento, T. (2010). Social network activity and social well-being. Postgraduate Medical Journal. 85. pp. 455 – 459.
YHMM & RSPH (2017). #StatusOfMind: Social media and young people’s mental health and wellbeing. Reino Unido. Royal Society of Public Health.
Varias ideas clave sobre cómo educar a tus hijos en el uso de las redes sociales; consejos dados desde el punto de vista de la Psicología para evitar problemas.

Ir arriba
Abrir chat