¿Cómo saber cuándo ir al psicólogo?

¿Cómo saber cuándo ir al psicólogo?

¿Cómo saber cuándo ir al psicólogo? ¿Estás teniendo dudas acerca de si los servicios ofrecidos por los psicólogos se ajustan a lo que buscas? Sigue leyendo para hacerte una idea sobre si te conviene recurrir a un profesional de la psicología.

Nuestra Terapia Psicológica

¿Cuál es el trabajo de los psicólogos?

Es muy habitual que las personas que buscan la ayuda de los psicólogos por primera vez no tengan muy claro el tipo de labores que estos realizan. Sin embargo, esto en sí no es un problema, dado que entra dentro del trabajo de esta clase de profesionales el hecho de informar y asesorar a quienes piden una primera sesión. Así, mediante una exploración del caso particular de quien busca ayuda, se determina si le hace falta iniciar un proceso de psicoterapia, si le conviene más algún otro tipo de servicio de intervención psicológica (por ejemplo, sesiones de información y asesoramiento), si requiere la atención de un profesional de la salud mental de otro tipo (por ejemplo, un psiquiatra o un neurólogo) o si realmente no necesita nada más que esa primera reunión.

En general, estas cuatro posibilidades que hemos comentado describen bien las situaciones que pueden darse cuando una persona acude a la consulta del psicólogo, o establece una reunión por videollamada, con dudas acerca de lo que necesita. Lo que está claro es que no hay que tener miedo a ir al psicólogo sin necesitar realmente todo un proceso de psicoterapia: los profesionales de este ámbito estamos también para resolver dudas y para orientar a quienes perciben que tienen una necesidad no cubierta.

Además, no hay que restarle importancia la hecho de informarse bien acerca de temas relacionados con la psicoterapia y la salud mental, dado que la desinformación en este ámbito puede dar lugar a situaciones peligrosas: desarrollar psicopatologías severas para las que uno mismo cree que no hay solución cuando sí hay tratamientos eficaces, desarrollar hábitos dañinos por desconocimiento acerca de cómo pedir ayuda, etc. Y es que incluso allí donde aún no hay un problema psicológico, pueden existir señales de que se está desarrollando uno.

Dicho esto, a modo de resumen podemos decir que los psicólogos son profesionales que intervienen no solo para ofrecer tratamiento ante psicopatología, sino que también abordan necesidades y problemas de tipo variado, como la mala gestión de las relaciones personales y de los estilos de comunicación (en terapia familiar y de pareja, por ejemplo), la crianza de los hijos (mediante el asesoramiento a padres y madres), el aprendizaje de técnicas de gestión del estrés de la ansiedad y del estrés, etc. En definitiva, todo lo que tenga que ver con mejorar los patrones de comportamiento, de comunicación y de gestión de las emociones es susceptible de ser tratado por psicólogos.

 

¿Cómo saber si necesitas ir al psicólogo?

Plantéate estas preguntas a la hora de decidir si te conviene asistir a una primera sesión con un psicólogo o psicóloga.

1. ¿Mi problema desgasta mi calidad de vida por las emociones que me produce?

Puede darse el caso en el que tengas una enfermedad física que ya esté siendo tratada desde el ámbito de la medicina. Sin embargo, si notas que además del malestar que te produce esta te sientes mal emocionalmente y necesitas ayuda, es recomendable que vayas al psicólogo. No subestimes el dolor emocional por el simple hecho de estar experimentando también una alteración de tipo orgánico.

2. ¿Mi problema me lleva afectando durante varias semanas?

Todo el mundo tiene un mal día, pero si tu malestar emocional lleva manteniéndose desde hace semanas, te compensa ir al psicólogo.

3. ¿Mi problema se expresa en acciones que realizo y que dañan a los demás?

Los problemas psicológicos no siempre tienen como única persona afectada al individuo que reproduce esos comportamientos problemáticos: también pueden perjudicar a los demás. En casos así puede ser conveniente, por ejemplo, iniciar un proceso de terapia familiar o de terapia de pareja.

4. ¿Mi problema podría ir a peor?

Si notas que hay una progresión ascendente en la intensidad del malestar que sufres y/o en la frecuencia de aparición de los momentos en los que ese problema se manifiesta, es mejor que vayas al psicólogo cuanto antes. La intervención psicológica también sirve para prevenir situaciones más complicadas que las que hay en el presente, y cuanto antes dispongas de apoyo, más sencillo será darle una salida satisfactoria a lo que te ocurre.

 

¿Estás buscando apoyo psicológico profesional?

Si te interesa asistir a psicoterapia o contar con la asistencia de un psicólogo en cualquiera de sus ámbitos de apoyo profesional, ponte ne contacto con nuestro equipo. En Avance Psicólogos llevamos más de dos décadas ofreciendo nuestros servicios a personas que necesitan superar problemas de todo tipo, y en la actualidad atendemos tanto de manera presencial en nuestro centro de Madrid, como a través de sesiones online por videollamada. Nuestro equipo de expertos en salud mental y bienestar psicológico está compuesto por profesionales de la psicoterapia, de la terapia familiar y de pareja, de la psiquiatría, del coaching y de la logopedia.

Nuestra Terapia Online

Referencias bibliográficas:

American Psychiatric Association (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Panamericana.
Blazer, D.G.; essler, R.C.; McGonagle, K.A.; Swartz, M.S. (1994). The prevalence and distribution of major depression in a national community sample: The National Comorbidity Survey. Am. J. Psychiat.
Cía, A. (2013). Las adicciones no relacionadas a sustancias (DSM-5, APA, 2013): un primer paso hacia la inclusión de las Adicciones Conductuales en las clasificaciones categoriales vigentes. Rev Neuropsiquiatr, 76(4): pp. 210 – 217.
National Collaborating Centre for Mental Health. Depression. (2009). The treatment and management of depression in adults (updated edition). National Clinical Practice Guideline Number 90. London: British Psychological Society and Royal College of Psychiatrists.
Lewis, M.; Haviland-Jones, J.M. (2000). Handbook of emotions. Nueva York: The Guilford Press.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
Abrir chat