¿Cómo saber si tengo trastorno dismórfico corporal?

¿Cómo saber si tengo trastorno dismórfico corporal?

¿Cómo saber si tengo trastorno dismórfico corporal? En un mundo dominado por Internet y por lo audiovisual, parece como si la apariencia física de las personas fuese algo fundamental, uno de los criterios principales para establecer aquello a lo que debemos aspirar.

Esta presión social por acercarnos lo máximo posible a los cánones de belleza es algo que afecta a la mayoría de la población en mayor o menor medida, y que produce mucho malestar. Sin embargo, este malestar raramente da paso a una psicopatología. Cuando esto ocurre, una de las que tiene mayores probabilidades de surgir es el trastorno dismórfico corporal, una psicopatología que, según se estima, afecta a entre un 0,7% y un 2% de la población.

Pero… ¿en qué hay que fijarse para darnos cuenta de que hemos desarrollado esta alteración mental? El diagnóstico de este trastorno siempre es realizado por profesionales de la salud mental, pero es importante conocer algunas ideas básicas para detectar sus síntomas y buscar ayuda en terapia. Así pues, en este artículo veremos cómo saber si tienes trastorno dismórfico corporal.

Nuestra Terapia Online

¿Qué es el trastorno dismórfico corporal?

Tal y como indica su nombre, el trastorno dismórfico corporal es una psicopatología en la que el problema radica en la gestión de la percepción del propio cuerpo, y los patrones de comportamiento asociados a esta.

Quienes desarrollan este trastorno sienten la necesidad de modificar la apariencia de su cuerpo de manera radical, o mientras no puedan hacerlo, al menos intentan por todos los medios aplicarse cosméticos, maquillaje, etc. En los casos más extremos, el hipotético defecto a corregir ni siquiera existe bajo criterios objetivos, y en el resto de casos, aquellos rasgos que se alejan un poco de los cánones de belleza (o de los estándares de belleza que tenga la persona en particular) son percibidos de manera muy exagerada.

Es por consiguiente un problema en cierta manera similar a la anorexia y la bulimia, en los que también existe una fuerte preocupación por la imagen corporal de uno mismo. Sin embargo, como veremos, el trastorno dismórfico corporal tiene características propias y de hecho no forma parte de los trastornos de la conducta alimentaria, sino del espectro obsesivo-compulsivo.

¿Cómo saber si tengo trastorno dismórfico corporal?

Para distinguir el trastorno dismórfico corporal de los problemas de autoestima no psicopatológicos, fíjate en estas ideas clave. Para presentar esta alteración psicológica no hace falta que se den todas ellas, pero son pautas que te ayudarán a saber si necesitas acudir a un especialista en salud mental, quien realizará el diagnóstico final.

1. ¿Al relacionarte con los demás sientes incomodidad ante la idea de que se fijen en tus “defectos”?

La idea de que los demás dirijan su mirada hacia los supuestos defectos físicos de uno mismo hace que quienes presentan trastorno dismórfico corporal lo pasen mal muchas veces cuando interactúan cara a cara con otras personas.

2. ¿Te fijas en tu reflejo en el espejo solo para observar tus supuestas imperfecciones?

Si estás haciendo tareas de aseo y te encuentras delante del espejo, es normal que te estés mirando todo el rato. Pero las señales de alerta aparecen cuando estás haciendo otra actividad en otro lugar, y te mueves específicamente para ver tu reflejo, para luego retirarte del lugar y dedicarte a otra cosa.

Quienes presentan trastorno dismórfico corporal suelen desarrollar una relación de amor-odio con el espejo, ya que sienten la tentación de mirar su reflejo pero a la vez saben que eso les hará sentirse mal; por ello, es frecuente que se miren durante muy pocos segundos seguidos (o incluso durante fracciones de segundo).

3. ¿Sufres pensamientos intrusivos basados en tu aspecto?

El aspecto obsesivo de los pensamientos acerca de la propia apariencia es otra de las características destacables del trastorno dismórfico corporal. Los problemas de autoestima no suelen tener este efecto centrado fundamentalmente en rasgos físicos específicos, sino que se extienden a muchas otras particularidades de uno mismo, sin estar enfocadas en una o en unas pocas en concreto.

Así, quienes han desarrollado trastorno dismórfico corporal se ven perturbados habitualmente por pensamientos intrusivos sobre su aspecto, lo cual va asociado a lo que hemos visto antes, la tentación de mirarse en el espejo.

4. ¿Tu problema te ha llevado a pensar en modificar tu aspecto a costa de tu salud?

El malestar producido por la percepción de esos “defectos físicos” lleva a muchas personas a vulnerar el buen funcionamiento de su cuerpo con tal de disimular esos rasgos con los que no se sienten bien. Algunos ejemplos de esto los encontramos en medidas drásticas para blanquearse la piel con productos que la dañan, el uso de corsés muy ajustados, el uso excesivo de maquillaje durante muchas horas a la semana, etc.

5. ¿Tiendes a aislarte para evitar críticas, burlas o rechazo social?

El sentimiento de inferioridad y de inadecuación a los contextos sociales hace que las personas con trastorno dismórfico corporal suelan adoptar una actitud muy tímida en cuanto a la tendencia a evitar exponerse a la mirada de los demás cuando pueden hacerlo.

6. ¿La preocupación por tu aspecto te dificulta rendir bien al estudiar o al trabajar?

La angustia que genera esta incomodidad con la autoimagen lleva a tener dificultades para concentrarse en tareas complejas o moderadamente complejas.

¿Estás buscando servicios de psicoterapia?

Si te interesa empezar un proceso de psicoterapia aplicado a problemas comportamentales o emocionales relacionados con tu autoestima o cualquier otro aspecto de tu vida que te genera malestar, ponte en contacto con nosotros. En Avance Psicólogos contamos con un equipo de profesionales formados en las técnicas y estrategias de intervención más eficaces ante alteraciones como el trastorno dismórfico corporal, los trastornos de la conducta alimentaria y el resto de psicopatologías; llevamos más de dos décadas atendiendo pacientes en nuestro centro de Madrid. Si lo deseas, puedes empezar con nosotros en una sesión de terapia presencial u online.

Nuestra Terapia Psicológica

Referencias bibliográficas:

Berrios G.E., Kan Chung-Sing (1996). «A conceptual and quantitative analysis of 178 historical cases of dysmorphophobia». Acta Psychiatrica Scandinavica 94: 1-7.
Fang, A; Hofmann S.G. (2010). Relationship between social anxiety disorder and body dysmorphic disorder. Clinical Psychology Review, 30(8): pp. 1040 – 1048.

Ir arriba
Abrir chat