Cómo saber si tu pareja está contigo por estar o por amor

Cómo saber si tu pareja está contigo por estar o por amor

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

“A veces siento que no me quiere aunque me diga que sí”, “Es que no tiene detalles conmigo”, “Nos llevamos bien pero no tenemos nada en común”… Es relativamente habitual escuchar este tipo de frases en terapia. Tener este tipo de dudas e inseguridades puede ser algo normal, ya que no puedes “meterte en la cabeza” de tu pareja para averiguar si sentís lo mismo, ni ver el futuro para saber hacia dónde va vuestra relación. Es por eso que a las terapeutas de pareja nos preguntan mucho cómo saber si tu pareja está contigo por estar.

Esta es una pregunta difícil de responder, ya que no existen indicadores universales de que una relación de pareja vaya mejor o peor (salvo en casos extremos como el maltrato, por supuesto). Para dar respuesta a esta pregunta va a ser fundamental atender a las circunstancias de cada pareja: su historia de relación, su contexto cultural, el estilo de comunicación de cada miembro, las expectativas e ideas sobre el amor… por nombrar sólo unas pocas. Por eso vamos a ver en este artículo cómo de posible es saber si tu pareja está contigo por estar, y qué es lo que realmente está en tu mano hacer cuando te surge esta pregunta.

¿Mi pareja está conmigo por estar o por miedo a la soledad?

Las relaciones de pareja son uno de los tipos de vínculo que más se valoran en nuestra sociedad: muchas personas aspiran a crear y mantener una relación a largo plazo con el objetivo de satisfacer ámbitos como la intimidad afectiva, las relaciones sexuales, los cuidados, proyectos personales e incluso cuestiones económicas en muchas ocasiones. Si bien en la sociedad actual ha podido perder algo de peso la expectativa religiosa de “hasta que la muerte nos separe”, es común que muchas personas se preocupen por que su relación sea duradera; no obstante, nunca se pueden tener garantías absolutas de que vaya a ser así.

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS. SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Logo negativo Avance Psicólogos

A algunas personas puede generarles cierto temor el asumir el compromiso de trabajar en una relación a largo plazo, mientras que para otras puede ocurrir lo contrario. Existe la percepción (no del todo infundada) de que hay cosas en la vida que son más fáciles estando en pareja, lo cual puede actuar como caldo de cultivo para tenerle un cierto miedo a la soltería. De hecho, es común escuchar la expresión “estar sola/solo” para referirse a estar sin pareja, cuando se trata de cosas muy distintas. Esto puede hacer que algunas parejas sigan juntas “por inercia”, cuando quizás no se están aportando lo que en realidad buscaban. La cuestión es ¿cómo podemos darnos cuenta de si una de las dos partes de la pareja está cayendo en esto?

Las famosas “red flags” o señales de que «mi pareja esta conmigo por estar»

Es probable que hayas encontrado en medios o redes sociales referencias a las “banderillas rojas”, las señales con las que puedes identificar patrones desfavorables en una relación de pareja. Estas pueden ir desde “que use a menudo el sarcasmo” hasta “que mire mucho el móvil cuando está contigo”. Pero etiquetar comportamientos como si fuesen universalmente negativos es algo muy problemático (excepto en casos específicos, como la violencia), ya que haciendo eso estaríamos sacándolos del contexto en el que se producen. Por ejemplo, hay personas que no escriben a su pareja a menudo y sin embargo expresan amor de otras maneras (por ejemplo, físicamente o a nivel verbal), por lo que no tendría sentido tachar de “señal de alarma” que no haya mensajitos cariñosos para desear los buenos días o las buenas noches.

Algunos autores hablan de cuidar diferentes ámbitos de la relación (lo cual se puede hacer de maneras diferentes) en lugar de señalar comportamientos concretos. Un ejemplo muy popular es la Teoría Triangular del Amor de Sternberg, que afirma que las relaciones que generan mayor satisfacción a largo plazo son las que cuidan tres ámbitos: intimidad (compartir cercanía emocional), pasión (expresarse atracción mutuamente), y compromiso (implicarse de manera práctica en el mantenimiento del proyecto de pareja a la larga). Si bien no debemos tomar esto literal, ya que hay parejas que se encuentran felices con sólo uno o dos de esos componentes cubiertos, podemos tomarla como referencia para ver si falta algo importante en la relación.

Lo que sí puede llevarnos a “estar por estar”

Algunas investigaciones hacen referencia a conductas de evitación o de falta de implicación en algunos de estos ámbitos de la relación, especialmente aquellos que la sostienen a largo plazo: la intimidad y el compromiso. Ejemplos de esto serían resistirse a relacionarse con las personas que son significativas para ti, negarse repetidamente a hacer planes a largo plazo o la visión de un futuro o hablar del futuro en términos muy distintos a la realidad actual (y con una perspectiva que no parece incluirte). No hay que olvidar que estas conductas se han estudiado en parejas tradicionales monógamas,  mientras que en otros modelos relacionales podríamos encontrar diferencias.

Aún así, en cualquier tipo de relación puede darse el “estar por estar”. Una posible explicación sobre qué puede llevar a alguien a mantener una relación que no quiere realmente es la falacia del costo irrecuperable: los seres humanos experimentamos frecuentemente lo que se llama aversión a las pérdidas, es decir, a la hora de tomar decisiones somos por lo general más sensibles a lo que podríamos perder que a lo que podríamos ganar. Así que hay quienes tiran de la mentalidad de “más vale malo conocido que bueno por conocer” y se quedan con su pareja simplemente porque “ya llevan muchos años” o porque “sería muy complicado dejarlo ya”.

Las inseguridades en pareja

Ya ves que es muy difícil llegar a la conclusión de cómo saber si tu pareja está contigo por estar. A veces estas sospechas surgen a raíz de diferencias en la pareja, pero en otras ocasiones puede ocurrir que se trate de miedos infundados. Cuando esto ocurre, puedes verte dando mil vueltas a los pensamientos de duda, buscando pruebas y usando estrategias de comprobación (como preguntar mucho a tu pareja si realmente te quiere)… y, todo esto, para tratar de alcanzar una certeza que es posible que no llegue nunca. Establecer un vínculo siempre requiere un grado de confianza, y confiar implica apostar por una relación sin saberlo absolutamente todo.

Por eso, más allá de la pregunta “¿Cómo saber si tu pareja está contigo por estar?” puede ser más interesante y útil que te plantees otro tipo de cuestiones, como ¿Qué tipo de relación quieres tener? ¿Estás a gusto con tu pareja? o ¿Qué es lo que buscas en una relación de pareja? Estas otras preguntas pueden ayudarte a evaluar cómo estás en tu relación, si necesitas que cambie algo o si estás en un proyecto de pareja en el que no ves que ambas personas estéis desarrollando el tipo de vínculo que os gustaría. En lugar de tratar de adivinar los motivos de tu pareja, examinar los tuyos puede ser más esclarecedor a la hora de tomar una decisión.

Conclusiones

Cada pareja es un mundo, así que para saber si tu relación va en la dirección que te gustaría necesitarás tener en cuenta todo lo que hemos enumerado previamente: los diferentes estilos y necesidades (tanto tuyos como de tu pareja), vuestro contexto, etc. Aún así, si te sirve como referencia, existen una serie de factores comunes a muchas investigaciones que han estudiado la satisfacción en relaciones de pareja. Estos factores de protección incluyen una comunicación abierta, habilidades para negociar de manera flexible, llevar a cabo acciones para mantener la relación (es decir, dedicar tiempo y otros recursos) y mantener una actitud colectivista en lugar de una mentalidad individualista (esto es, pensar en términos de “nosotros” y no sólo de “yo”).

Si bien es cierto que estos factores se han estudiado específicamente en el marco de las relaciones de pareja, cualquier vínculo podría beneficiarse de ellos. Al fin y al cabo, vivimos en una sociedad en la que la pareja y la familia nuclear adquieren una posición protagonista; sin embargo, podríamos aplicar todo lo que hemos comentado en este artículo a muchos tipos diferentes de relaciones sociales. El tener vínculos significativos es uno de los mayores factores de protección en salud mental, y por eso es fundamental cuidarlos.

Terapia de pareja

En los vínculos humanos en general y las relaciones de pareja en particular pueden surgir múltiples inseguridades y diferencias. El apoyo psicológico puede ser una herramienta a utilizar tanto si lo que se busca es cambiar comportamientos, aceptar lo que no puede modificarse o tomar una decisión con respecto al futuro de la relación. Esto es algo que, dependiendo de las circunstancias, puede trabajarse en pareja o de manera individual.

Es por esto que en Avance Psicólogos colaboramos con un equipo compuesto por profesionales cuyas especialidades incluyen la terapia individual y la terapia de pareja, entre muchas otras. En caso de necesitar orientación profesional, puedes llamarnos o escribirnos para que nuestro personal te informe sobre las opciones disponibles y te asesore sobre cuál podría ser la más indicada para ti. Ofrecemos sesiones individuales y de pareja tanto presenciales en Madrid como en formato online, para adaptarnos a tus necesidades.

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS. SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Logo negativo Avance Psicólogos

Referencias bibliográficas:

Askarpour, A. y Mohammadipour, M. (2016). Psychometric properties of Sternberg Love Scale. Journal of Fundamental and Applied Sciences, 8(4S), 2036-2047.

Kays, J. L. y cols. (2014). Relationship factors and quality among mixed-orientations couples. Journal of Sex and Marital Therapy, 0(0), 1-17.

Marion, L. y cols. (2014). Commitment and dyadic coping in long-term relationships. The Journal of Gerontopsychology and Geriatric Psychiatry, 27(4), 139-149.

Owen, J. y cols. (2014). Commitment uncertainty: a theoretical overview. Couple and Family Psychology Research and Practice, 3(4), 207-219.

Tait, V. y Miller, H. L. (2019). Loss aversion as a potential factor in the sunk-cost fallacy. International Journal of Psychological Research, 12(2), 8-16.

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

autora del artículo

Picture of Por Andrea Martínez Fernández

Por Andrea Martínez Fernández

PSICÓLOGA - SEXÓLOGA COLEGIADA M-28412

Andrea Martínez es licenciada en Psicología por la Universidad de Deusto. Posee un Máster en Psicología Clínica Basada en la Evidencia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Salud Sexual y Psicología Clínica por la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Especialista en Terapias Contextuales (ACT, FAP y técnicas Mindfulness) por el Madrid Institute of Contextual Psychology. También se ha formado en Psicología Afirmativa en Diversidad Sexual y de Género por el Colegio Oficial de la Psicología de Madrid. Desde 2019 forma parte del equipo colaborador de Avance Psicólogos ofreciendo terapia psicológica, sexológica y de pareja con perspectiva de género. Además, ejerce como divulgadora y formadora en varias plataformas relacionadas con la Educación Sexual.

Ver todos sus artículos y credenciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
Tendencia ahora
Conecta con tu bienestar emocional
Contacta con tu psicólogo hoy mismo
Scroll al inicio