Diferencias entre la terapia presencial y la terapia online

Diferencias entre la terapia presencial y la terapia online

La terapia online es una de las nuevas formas de intervención psicológica que se aprovechan de los avances tecnológicos ligados a Internet. Es el modo en el que mucha gente recurre a la ayuda profesional para tratar problemas psicológicos o mejorar su bienestar y sus habilidades para adaptarse a los retos.

Ahora bien… ¿cuáles son las diferencias entre la terapia online y la terapia presencial? ¿Cómo saber cuál de las dos es mejor o conviene más teniendo en cuenta las necesidades del paciente? Esto es lo que veremos a lo largo de este artículo.

Diferencias entre la terapia presencial y la terapia online

Si te interesa saber cuáles son los aspectos en los que la psicoterapia online difiere de la terapia presencial, aquí encontrarás un resumen de estas diferencias.

Sin embargo, seguramente te darás cuenta de que, en el fondo, el modo en el que estas formas de acudir al psicólogo son distintas se puede resumir en el canal que se establece entre el psicólogo y el paciente. Todo el resto de diferencias se derivan de esta.

1. El canal

Como hemos anticipado, el aspecto básico en el que podemos distinguir entre la terapia online y la terapia presencial es el canal a través del cual se establece la comunicación entre el psicoterapeuta y el cliente o paciente. En la gran mayoría de los casos se trata de la conexión a Internet, y más concretamente un programa de videollamadas en el que sea posible que profesional y paciente puedan verse y escucharse en tiempo real.

De esta manera, mientras que en la terapia presencial las sesiones se desarrollan en la consulta del psicólogo, en la terapia online el espacio de interacción entre las dos partes es un entorno virtual, creado solo para que dos personas puedan hablar independientemente de dónde estés. Estos servicios de videollamada son accesibles mediante dispositivos electrónicos como los PCs, los ordenadores portátiles o las tablets, asumiendo que disponen de micrófono, cámara y capacidad para conectarse a Internet.

2. La accesibilidad de la terapia online es mayor

Prácticamente todo el mundo puede acudir a la consulta del psicólogo para contar con los servicios de psicoterapia, pero es cierto que la terapia online resulta aún más accesible. Esto es así porque los problemas a la hora de desplazarse a la consulta que experimentan personas con poca capacidad para moverse por la ciudad se esfuman cuando la psicoterapia se realiza a través de Internet.

Así, gente mayor, personas con discapacidades motoras o pobladores de barrios o municipios mal conectados pueden contar con ayuda psicológica profesional. Incluso quienes no saben muy bien cómo funciona un ordenador pueden aprender fácilmente, ya que no se requieren muchos clics para establecer la conexión.

3. La flexibilidad horaria

El hecho de que se realice terapia online en vez de terapia presencial no significa que se pueda improvisar con la hora a la que se realiza, haciendo que varíe semana a semana. Sin embargo, es cierto que cuando se opta por la alternativa de terapia a distancia, es mucho más fácil hacer que la terapia encaje en los horarios, porque el paciente se ahorra el tiempo de desplazamiento en la ida y en la vuelta.

4. La familiaridad del espacio

La terapia online permite realizar la psicoterapia en entornos que le resultan familiares al paciente, como las diferentes habitaciones de su hogar. En muchos casos, esto hace que se relaje más durante las sesiones iniciales, en las que algunas personas están algo nerviosas o con propensión a estar a la defensiva.

5. El grado de anonimidad

En la terapia online hay mayor grado de anonimidad, ya que no hay que entrar al gabinete o clínica de psicología. Esto es algo que algunos pacientes aprecian, si bien actualmente hay mucho menos estigma acerca de lo que supone ir al psicólogo (sobre todo entre los más jóvenes). Además, los programas utilizados para hacer las videollamadas son seguros, y funcionan con protocolos para evitar que la información vertida en el dispositivo electrónico se disemine por la red.

Por supuesto, el código deontológico de los psicoterapeutas y la necesidad de ofrecerle confidencialidad al paciente están presentes tanto en la terapia presencial como en la terapia online, de manera que en este último formato no se pierde privacidad de ningún tipo, solo se gana justo antes y justo después de reunirse con el psicólogo.

¿Quieres saber más?

Si te interesa saber más acerca de la terapia online, ponte en contacto con nosotros y resolveremos todas las dudas que puedas tener acerca de este tema: cómo es la primera sesión, cómo funciona el programa de videollamadas, de qué manera se coordinan las sesiones, etc.

Nuestra Terapia Online

Referencias bibliográficas:

● Change, P.M. (2011). Effectiveness of cybertherapy in mental health: a critical appraisal. Stud Health Technol Inform 167: pp. 3 – 8.
● Change, D.J. (2010). Empirical evidence on the use and effectiveness of telepsychiatry via videoconferencing: implications for forensic and correctional psychiatry. Soc Sci Med 71: pp. 1308 – 1315.
● Gratzer, D. y Khalid-Khan, F. (2016). Internet-delivered cognitive behavioural therapy in the treatment of psychiatric illness. CMAJ, 188(4) pp. 263 – 272.
● González-Peña, P., Torres, R., Del Barrio, V., y Olmedo, M. (2017). Uso de la tecnología en la práctica psicológica en España. Infocop.

Ir arriba
Abrir chat