Habilidades sociales

habilidades sociales

La asertividad, la empatía, iniciar una conversación, dar las gracias y la capacidad de escucha… son un conjunto de conductas emitidas por las personas en contextos sociales que llamamos Habilidades sociales (HHSS).

Saber expresar sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de un modo adecuado a la situación resuelve los problemas inmediatos y minimiza la probabilidad de problemas futuros. Las habilidades sociales son una importante fuente de autoestima y bienestar personal que deben desarrollarse y ampliarse a lo largo de toda la vida.

Componentes de las habilidades sociales

Al relacionarnos con otras personas podemos decir que utilizamos una serie de componentes que permiten establecer una relación con los demás. El componente mas importante es el conductual. La conducta es la manera que tiene la persona de comportase, actuar o dar respuesta en determinadas situaciones. Esta conducta puede ser asertiva (permite a una persona actuar con base a sus intereses mas importantes, defenderse sin ansiedad, expresar sentimientos honestos o ejercer los derechos personales sin negar los de los otros; o puede ser no asertiva (conducta pasiva como no ser capaz de defender sus derechos, pensamientos y sentimientos abiertamente o no saber decir no; conductas agresivas que violan los derechos de los demás, expresando pensamientos y opiniones imponiéndose, amenazando de manera
directa con insultos o indirecta a través de ironías y gestos no verbales).

Expresar sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de modo adecuado a la situación, respetando esas conductas en los demás y resolviendo los problemas inmediatos son habilidades sociales

También poseemos una serie de componentes cognitivos que son necesarios para desarrollar habilidades sociales. En la teoría del aprendizaje social, W. Mischel habla de los recursos que una persona tiene para adquirir y desarrollar estos aprendizajes. En este sentido habla de potencialidad de la conducta, es decir, la capacidad para construir y generar estrategias cognitivas y conductuales sociales. Incluye costumbres sociales, HHSS adecuadas (saber qué y cómo se debe hacer) y reconocer las señales de nuestros interlocutores y de la ejecución de la conducta, es decir, forma en que la persona piensa, percibe e interpreta el mundo que le rodea. Para ello necesario percibir correctamente a los demás (emociones y actitudes) a partir de elementos comunicativos; la previsión sobre las consecuencias de una conducta y el valor que la persona da a las consecuencias de su conducta.

    En el modelo de Ellis y Beck las emociones y conductas de las personas están influidas por su pensamiento, lo que determina es la manera en que se interpreta la situación.
    Cuando el pensamiento distorsiona la interpretación da lugar a pensamientos irracionales o distorsiones cognitivas (esquemas equivocados en la interpretación de los hechos que dan lugar a una visión simplista y negativa).

Distorsiones cognitivas que dificultan las habilidades sociales

  • Inferencia arbitraria: sacar conclusiones no respaldadas x la experiencia: como me va a decir que no, pues no le invito.
  • Abstracción selectiva: seleccionar solo detalles negativos de una situación (quedarse
    solo con lo malo)
  • Interpretación del pensamiento: interpretar los sentimientos de los demás (si hablan al oído es que hablan mal de mi)
  • Sobregeneralización: conclusiones generales de un hecho aislado (he dicho algo que no ha gustado esto es porque no valgo para ello)
  • Personalización: atribuirse la culpa
  • Pensamiento todo/nada: considerar como fracaso los logros que no responden a las
    expectativas previstas
  • Descalificación de los positivo: buscar las lecturas negativas
  • Estas distorsiones llevan a una percepción inadecuada de uno mismo y de los demás (baja autoestima, ansiedad, frustración…, etc.)

    Déficit de Habilidades sociales

    Hay déficit de HHSS cuando se tienen dificultades para iniciar una conversación, no saber qué decir o inhibirse, no atreverse a pedir un favor… Las causas de estos déficits de deben generalmente a una falta de aprendizajes y a la dificultad para ponerlos en práctica (aunque las conoce no las pone en práctica por diversos factores que pueden ser emocionales, conductuales o cognitivos).

      Algunas manifestaciones del déficit de HHSS se muestran en timidez, bloqueo (no hablar porque nos produce una situación de estrés) sobreadaptación (actuar en base a los deseos de los demás) agresividad (autoritaria) ansiedad social (miedo a la interacción) fobia social (nivel muy elevado de ansiedad que afecta a su vida diaria) aislamiento (evitación de situaciones sociales), entre otras.

    Mejorar las habilidades sociales

    Existen multitud de técnicas para mejorar las habilidades sociales ya que es un proceso de aprendizaje y solo requieren entrenamiento. La clave para mejorar las habilidades sociales es la gestión de las emociones. Conocer lo que sentimos y porqué lo sentimos nos dará mayor confianza en nosotros y afianzará el aprendizaje y el uso de las habilidades sociales. La terapia y los programas de formación en habilidades sociales son realmente eficaces en este sentido.