Hipersensibilidad emocional: qué es características y rasgos

Hipersensibilidad emocional: qué es características y rasgos

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Gracias a la etiqueta PAS y al debate que se ha generado a partir de esta etiqueta (Persona Altamente Sensible) se habla mucho más de la hipersensibilidad emocional. Es cierto que hay persona que sienten con mucha intensidad y que lo que provoca esa reacción es algo que podemos calificar como normal o como “que no es para tanto”. Sin embargo, la hipersensibilidad emocional existe y puede hacer que quien tiene dicha hipersensibilidad se sienta muy invalidada cuando decimos que algo no existe.

Se puede decir que hay hipersensibilidad emocional cuando hay una reacción exagerada frente a un estímulo o situación. Quien percibe la reacción como exagerada es el resto, no la persona en sí, quien puede tener en su mochila una historia de trauma u otro aprendizaje sobre el dolor emocional.

No obstante, ¿existe este diagnóstico? ¿es un trastorno psicológico? En caso de que haya personas con hipersensibilidad emocional, ¿es algo que se pueda cambiar? en este artículo te explicaremos qué es la hipersensibilidad emocional, cuáles son sus rasgos y principales características, cuáles pueden ser sus causas y qué puedes hacer si tienes hipersensibilidad emocional.

Favicon de botonesDescubre cómo te puede ayudar nuestra terapia online

 

¿Qué es la hipersensibilidad emocional?

Podríamos decir que la hipersensibilidad emocional es un rasgo de la personalidad caracterizado por que la persona es muy sensible a actitudes, críticas o acciones de las personas que están a su alrededor. ¿Es esto una patología o implica trastorno de la personalidad? Rotundamente, no. Como decimos es un rasgo, es decir, algo que caracteriza una determinada forma de ser que no necesariamente tiene que ser negativa.

Entonces, ¿por qué se habla tanto de las personas altamente sensibles como un problema? Lo cierto es que la hipersensibilidad emocional puede tener un impacto en la vida diaria de la persona. Sin embargo, ese impacto en ocasiones será perjudicial y en otros será beneficioso.

Por otro lado, en especial si la persona no sabe lo que le ocurre o de donde viene, puede causar mucho sufrimiento que no sabe gestionar. Sobre todo, porque tiende a recibir comentarios del tipo “no es para tanto” o “no te pongas así”, lo cuales hacen que se sienta completamente invalidada y que no debería sentirse como se siente, cuando es lo que está sintiendo.

Rasgos y características de la hipersensibilidad emocional.

A continuación, nos gustaría describir con mayor detalle qué rasgos son característicos de la hipersensibilidad emocional. Patricia E. Zurita los llama superfeelers y en sus estudios y manuales describe algunas de estas características:

1. Sientes muy intensamente

You feel too much. Es cómo la autora y psicóloga Zurita describe esa reacción elevada de las emociones ante los estímulos. La interpretación que hacen de dicho estímulo suele estar distorsionada y las emociones que generan suelen ser desagradables.

2. Reaccionas muy pronto

You react too soon. La respuesta que genera en ti es, desde un punto de vita objetivo, desproporcionada a lo que ha sucedido o lo que te han dicho. Además, hay efusividad en tus reacciones, en tus emociones. Con facilidad te emocionas, te asustas o lloras.

3. Actúas muy rápido

You act too quickly. En lugar de parar y esperar a cómo reaccionar la intensidad de la emoción y el no saber cómo hacerle frente te lleva a actuar deprisa para quitarte de encima esa emoción tan desagradable e intensa.

4. Culpa desadaptativa

La intensidad con la que sientes y la efusividad de tus reacciones te pueden llevar a tomártelo todo de manera personal y a asumir que la culpa es tuya. Tiendes a juzgarte por querer cambiar la forma en la que sientes y reaccionas y no poder, sin embargo, no sabes cómo gestionarlo.

5. Mala gestión emocional

La impulsividad y la falta de autocontrol ante tus emociones te llevan a un círculo vicioso en el que actúas sin pensar, lo cual te lleva a recibir críticas que te tomas de manera muy personal y a las cuales reaccionas intensa y efusivamente.

6. Gran capacidad empática

Llegas a sentir las emociones de los demás como si las estuvieras sintiendo tú y eso te permite empatizar más y mejor con las personas que quieres. Esto lo puedes aprovechar para conectar más con ellas.

7. Gran capacidad sensorial

Aprovecha tus cinco sentidos. Nada te pasa desapercibido y aunque algunos estímulos sensoriales te pueden resultar molestos, otros pueden ser muy agradables. A parte de que tienes una gran capacidad para percibir estímulos que a otros les pasan desapercibidos.

Causas de la hipersensibilidad emocional.

El caso es que la hipersensibilidad emocional es un concepto que se ha estudiado poco y lo que se ha estudiado y/o escrito es sobre las personas altamente sensibles o PAS. Existe un extenso debate sobre si es un diagnóstico adecuado o no. Lo cierto es que es un rasgo de personalidad y, como tal, lo que podemos hacer es aprender a manejarlo de manera más saludable a la que se está haciendo (si es que la persona no lo está haciendo ya).

En cuanto a las causas, como decimos, no hay mucha literatura al respecto, pero algunos estudios señalan tres causas principales:

1. Ponle nombre a lo que estás sintiendo

Haber sufrido abandono durante la infancia o la adolescencia hace que sientas mucha soledad. Esta herida queda tras la experiencia traumática del abandono, que puede haber influenciado a tu sistema nervioso y, por ende, a la manera en la que te activas ante los estímulos.

2. Baja autoestima

Las experiencias traumáticas pueden dejar muy mermada nuestra autoestima, con lo cual se necesita más investigación para determinar si es la baja autoestima lo que propicia la hipersensibilidad emocional o si esta y sus consecuencias es la que repercute en la autoestima, perjudicándola.

3. Pobre gestión emocional

Ese abandono impidió que tus figuras de apego te enseñaran un buen manejo de las emociones y autocontrol ante ellas y que las aprendieras. De nuevo, no sabemos qué es antes, si el huevo o la gallina, pero todo apunta a que las experiencias traumáticas repercuten en nuestra forma de sentir en el futuro.

¿Cómo trabajar la hipersensibilidad emocional?

Describiré a continuación una serie de claves para tratar de paliar la hipersensibilidad

1. Ponle nombre a lo que estás sintiendo

Por norma general, las emociones son difíciles de identificar. No nos enseñan a identificarlas, solo nos dicen que no lloremos o que no nos pongamos así. Si empiezas a hacer un trabajo consciente de lo que estás sintiendo, con el tiempo y la práctica, aprenderás a identificarlas mejor.

2. Para y respira

Una vez le tengas el truco cogido a esto de identificar las emociones, antes de actuar, para. Es mejor que te quedes quieto o quieta a darle rienda suelta a esa impulsividad. Una vez hayas parado puedes hacer un par de respiraciones profundas para pensar cómo vas a actuar a continuación.

3. Piensa en cómo vas a actuar

Si no sabes cómo, no pasa nada si simplemente te retiras (lo cual también es una acción). Está bien si decides que en ese momento no sabes cómo reaccionar ante la emoción que has reconocido y que necesitas un tiempo.

4. Trabaja la apertura y la flexibilidad

Para tratar de no tomarte las cosas tan a pecho, piensa en otras alternativas a la creencia de que las conductas y emociones de los demás son tu culpa. Puede haber miles de contextos distintos y razones que no te impliquen a ti.

5. Practica mindfulness

El mindfulness es una herramienta que te ayuda a entrenar tu atención plena y estar presente. Ten en cuenta que la intensidad con la que sientes, no te permite estar en el aquí y ahora. Por el contrario, esa alta sensibilidad te será agradable a la hora de percibir aquello que quieras en el momento que quieras.

Conclusiones

¿Quién mide qué es demasiado? Decíamos que quien percibe que una reacción u otra es exagerada es el entorno de la persona y no la persona en sí. Sin embargo, no deja de ser una percepción subjetiva.

La sensibilidad es una cualidad y función del ser humano que nos permite sentir. Todo el mundo siente y, al mismo tiempo, pedimos que las cosas ojalá no nos afectaran tanto. Sin embargo, esto además de imposible sería disfuncional. Las emociones están ahí porque tienen una función, te están avisando de algo y es un trabajo personal saber distinguir si son útiles o están siendo una falsa alarma.

Igualmente, se ha hablado mucho de las personas altamente sensibles cuando también hay personas que parecen témpanos de hielo, que muestran que no sienten o que nada les repercute. Ningún extremo es bueno, pero parece que estamos idealizando la frialdad y el no comunicar nuestros sentimientos frente al compartir nuestras emociones y, por ende, nuestras vulnerabilidades.

Al contrario de lo que nos nace pensar, compartir vulnerabilidades nos une a las personas que están a nuestro alrededor. Aprender a regular cómo las compartimos es el trabajo de crecimiento personal que está detrás de quien lo consigue.

¿Estás buscando ayuda?

Si crees que tienes hipersensibilidad emocional, no sabes bien cómo manejarla y ves que te está afectando en diferentes áreas de tu vida es recomendable que pidas ayuda psicológica. La psicoterapia te ayudará a tener esa apertura que necesitas y te dará herramientas de manejo de las emociones y de autocontrol en caso de que las necesite. El equipo de Avance Psicólogos está formado y tiene experiencia en el tratamiento de gestión emocional. Ponte en contacto con nosotros si necesitas más información.

Favicon de botonesDescubre cómo te puede ayudar nuestra terapia psicológica

Referencias bibliográficas:

Ona, P. Z. (2018). Escaping the Emotional Roller Coaster. Exisle Publishing.

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

autora del artículo

Brenda Ruano Bodemer

PSICÓLOGA SEXÓLOGA COLEGIADA M-34490

Brenda Ruano Bodemer (Madrid, 1993) se graduó en Psicología por la UCM. Trabaja en la consulta privada desde 2016. Desde entonces, lleva formándose en distintos ámbitos de la psicología: Máster en Sexología, educación sexual, asesoramiento y terapia sexual (UCJC, IUNIVES), Máster en Psicología General Sanitaria (Universidad de Nebrija). Título en Psicología Afirmativa en Diversidad Sexual y de Género (COP). Además de la consulta privada, ha trabajado en centros de día de adicciones y, actualmente, imparte talleres de Educación Sexual en institutos y da formación a profesores sobre Educación Sexual.

Ver todos sus artículos y credenciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS.
SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Conecta con tu bienestar emocional
Contacta con tu psicólogo hoy mismo
Scroll al inicio