Inseguridades: ¿Qué tipos hay y cómo superarlas?

Inseguridades: ¿Qué tipos hay y cómo superarlas?

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Muchas personas acuden a la consulta psicológica (y a la sexológica, también) porque dicen tener ciertas inseguridades en su vida que les impiden desarrollarse plenamente o disfrutar en un determinado ámbito de su vida. Algunas de esas personas vienen más preocupadas por debido a esas inseguridades no pueden dar la talla o no consiguen los resultados que les gustaría en un determinado aspecto de su vida. En cambio, otras, les preocupan las inseguridades porque no les permiten disfrutar y obtener diversión o placer en otros aspectos.

En este artículo te vamos a explicar qué son las inseguridades y qué tipos de inseguridades podemos tener, ya que es muy poco común que alguien sienta todas las inseguridades a la vez; habrá áreas donde nos sintamos con más destreza o comodidad y otras que menos.

Logo para botón de llamada a la acciónDescubre cómo te puede ayudar nuestra terapia online

¿Qué son las inseguridades?

Las inseguridades son síntomas de una falta de autoconfianza. Y la autoconfianza es la creencia de que tenemos recursos para enfrentar o resolver una determinada situación. Las inseguridades o la falta de autoconfianza vienen cuando creemos que no tenemos esas herramientas necesarias.

¿Y cómo se presentan las inseguridades? En estados emocionales, comúnmente los nervios o la ansiedad, y en pensamientos: “No soy suficiente”, “no voy a poder”, “no valgo para esto” y un largo etcétera. Los pensamientos y las emociones que se presentan cuando nos sentimos inseguros o inseguras son muy desagradables. La sensación de inseguridad hace que no queramos repetir una determinada experiencia incluso cuando sabemos que la experiencia puede ser algo divertido o que puede ayudarnos a conseguir otros objetivos, por ejemplo: tener una cita romántica, hablar en público, salir a bailar, jugar un partido, acudir a un evento con mucha gente.

A continuación, vamos a enumerar los tipos de inseguridades que consideramos que son los más comunes y algunos ejemplos de cómo plantarles cara. Ahora bien, lo más probable es que no sientas que cuadras con todas ellas, lo cual está bien. Tengamos presentes que todas las personas sentimos esa sensación de inseguridad en algunos aspectos de nuestra vida.

7 tipos de inseguridades y cómo superarlas.

A continuación describiré los tipos de inseguridades más frecuentes, así como la manera de superarlas:

1. Inseguridad personal

Se relaciona con la baja autoestima y una elevada autoexigencia. Igualmente, puede venir de una experiencia traumática o de una educación muy estricta. Consiste en sentir un alto nerviosismo, mucho miedo a lo que los demás piensen de ti y sentir desconexión con tu “yo interno”. La inseguridad es tal que se extiende a todos los ámbitos de tu vida y ello te impide ser y actuar como tú eres en realidad. Es de las más insidiosas y de las para erradicarla el primer paso es el autoconocimiento. Como la persona que la siente tiene miedo a que los demás le abandonen por cómo es, actúa en base a cómo cree que la gente de su alrededor espera que actúe. Como consecuencia, deja de desarrollarse personalmente y ni siquiera sabe describir su forma de ser o cuáles son sus gustos.

2. Inseguridad corporal

Esta es una de las inseguridades más comunes. Si preguntáramos a la gente “¿qué tal te llevas con tu cuerpo?”, ¿qué crees que respondería la mayoría? Probablemente, que mal o que regular. Tal es así, que no aceptamos nuestro cuerpo tal cual es y lo tapamos o lo modificamos. Para superar esta inseguridad con tu cuerpo, lo primero que debes hacer es aceptar que es muy difícil aceptar todas las partes de él. A partir de ahí empieza a mostrarlo tal cual es, pregúntate si las prendas que usas son las que te gustan o es para tapar los complejos.

3. Inseguridad social

Las personas con inseguridades en el terreno social no tienen problema para interactuar con sus vínculos más allegados y en los que pueden confiar, pero sí sienten mucha incomodidad cuando están rodeadas de personas que no son tan conocidas. En términos más clínicos esto se llama ansiedad social. Se produce, sobre todo, por el miedo al rechazo y a la crítica, hasta el punto de evitar eventos con gente nueva o no tan allegada. Para superarla, lo mejor es exponerte, precisamente, a las situaciones que evitas. Comprobarás que, aunque puedes no caerle bien a alguien, tampoco es para tanto y que esas críticas que tú temes, es realidad, vienen de tu propia cabeza.

4. Inseguridad profesional

Como su nombre indica, se produce en el contexto laboral. Este tipo de inseguridad, al contrario que otras, sí puede estar generada por una falta de recursos o de destreza real en el desempeño de la profesión. Si no tienes los conocimientos necesarios para desempeñar una determinada labor, lo normal es que sientas inseguridad. No obstante, esto no significa que no vayas a ser capaz nunca. Puedes aprender y poner de tu parte para adquirir los conocimientos que te faltan. Por otro lado, si sí tienes los conocimientos y las habilidades necesarias, pero crees que no son suficientes quizás estés a lo que comúnmente se conoce como Síndrome del impostor.  

5. Inseguridad sexual

Esta inseguridad es aquella que tiene que ver con cómo vivimos nuestra propia sexualidad, pero, en concreto, suele estar más bien dirigida a nuestro desempeño en la cama, es decir, tiene que ver con nuestras relaciones eróticas y sexuales. De nuevo, nos topamos con las expectativas sociales de lo que se supone que debemos hacer o dejar de hacer cuando tenemos sexo. Además de las presiones del tipo “tengo que aguantar mucho” o “tengo que llegar al orgasmo” o “tengo que satisfacer a mi pareja”, puede venir también de una primera mala experiencia que hayas ido encadenando con las siguientes. Trata de no evitar las relaciones sexuales por ello y acude a una sexóloga especializada para superarlo.

6. Inseguridad externa

Este es un tipo de inseguridad más específico y no tan común que tiene que ver con una sensación de que te rodea un peligro constante. Todo te parece que tiene un riesgo que no puedes controlar y, al mismo tiempo, que no merece la pena permitírselo. Muchas son las situaciones que nuestra mente puede interpretar como peligrosas (un examen, conducir, coger un avión, etc.), el problema es cuando esos peligros no te dejan vivir experiencias que te gustarían. Esto se llama fobia específica o, en otros casos, ansiedad generalizada. Si crees que esto te está ocurriendo lo mejor es que comiences terapia para ayudarte a manejar todos estos miedos.

7. Inseguridad relacional

Esta tiene que ver con la pareja. Las inseguridades nos afloran cuando comenzamos a conocer o a salir con alguien. Los pensamientos sobre “no soy suficiente” o “me va a dejar” son más frecuentes que antes. Tienes miedo de perder a esa persona y sentir seguridad en pareja se te hace harto complicado porque estás todo el rato pensando. Para hacerle frente, debes trabajar la comunicación y la confianza con la persona que tienes al lado. Si ves que, aun así, no sientes esa seguridad que buscas, quizás no sea una relación sana.

Conclusiones

Todo el mundo tiene inseguridades. De un tipo de o de otro, da lo mismo. Pero todo el mundo siente inseguridad en algo, siempre va a ver ciertos ámbitos donde sintamos un mayor nivel de incomodidad por lo que sea o un menor nivel de destreza, por lo que sea también. Cuando decimos que una persona es insegura, ¿a qué nos referimos realmente? ¿por qué utilizamos esta palabra para definir a alguien con timidez o con poca desenvoltura?

Las inseguridades son pensamientos que se nos presentan cuando menos falta nos hacen. Las expectativas sociales tampoco es que nos lo pongan muy fácil. Por ejemplo, en cuanto a las inseguridades con nuestro cuerpo, ¿cómo nos las vamos a tener si el canon de belleza que se nos impone es prácticamente imposible de alcanzar? El perfeccionismo está a la orden del día y la mediocridad muy mal vista. Ser el amante perfecto, el amigo perfecto, el trabajador perfecto, el padre perfecto… es demasiada presión y, al final, resulta lógico que nos vengan dudas del tipo: “No sé si lo estoy haciendo del todo bien”.

¿Buscas servicios de psicoterapia para superar tus inseguridades?

Si sientes una o varias de las inseguridades que hemos mencionado en este artículo y ves que te están impidiendo disfrutar de la vida que quieres vivir o que no te permiten llegar a tus objetivos, en Avance Psicólogos creemos que es momento de que pidas ayuda. En nuestro centro, contamos con un amplio equipo de psicólogos y psicólogas con formación en el desarrollo de una sana autoestima, la gestión emocional y en trastornos de ansiedad como la ansiedad social, la ansiedad generalizada y las fobias específicas. La primera consulta es gratuita y en ella podremos empezar a valorar si tu inseguridad necesita de tratamiento o no. Además, te podemos atender tanto de forma online como presencial.

Logo para botón de llamada a la acciónDescubre cómo te puede ayudar nuestra terapia psicológica

Referencias bibliográficas:

Tena, A. B. (2022). Fundamentos y aplicaciones clínicas de FACT: Una intervención para abordar el sufrimiento humano a través de las terapias contextuales. Psicosomàtica y Psiquiatría, (21).

Harris, R. (2010). La trampa de la felicidad. Barcelona: Planeta.

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

autora del artículo

Picture of Por Brenda Ruano Bodemer

Por Brenda Ruano Bodemer

PSICÓLOGA SEXÓLOGA COLEGIADA M-34490

Brenda Ruano Bodemer (Madrid, 1993) se graduó en Psicología por la UCM. Trabaja en la consulta privada desde 2016. Desde entonces, lleva formándose en distintos ámbitos de la psicología: Máster en Sexología, educación sexual, asesoramiento y terapia sexual (UCJC, IUNIVES), Máster en Psicología General Sanitaria (Universidad de Nebrija). Título en Psicología Afirmativa en Diversidad Sexual y de Género (COP). Además de la consulta privada, ha trabajado en centros de día de adicciones y, actualmente, imparte talleres de Educación Sexual en institutos y da formación a profesores sobre Educación Sexual.

Ver todos sus artículos y credenciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
Tendencia ahora
Conecta con tu bienestar emocional
Contacta con tu psicólogo hoy mismo
Scroll al inicio