Inteligencia fluida

¿Qué es la inteligencia fluida y cómo evoluciona con la edad?

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Inteligencia fluida: Definición, evolución y medición. La inteligencia está muy lejos de ser un elemento psicológico fácil de estudiar y comprender: agrupa muchos procesos mentales asociados al pensamiento abstracto y, además, por su propia naturaleza es cambiante y flexible.

Es por ello que si nos detenemos a ver de manera más detallada qué es lo que hay en esa clase de comportamientos que solemos considerar inteligentes, veremos que la inteligencia no es un todo homogéneo, sino que en ella hay una combinación de habilidades con sus propias características.

La inteligencia fluida es un ejemplo de ello, ya que en ella se encuentran varias predisposiciones y aptitudes útiles para adaptarnos a una gran variedad de retos y que, a la vez, son más útiles en ciertas situaciones que en otras. En este artículo veremos en qué consiste.

Favicon de botonesDescubre cómo te puede ayudar nuestra terapia psicológica

¿Qué es la inteligencia fluida?

El concepto de inteligencia fluida fue desarrollado inicialmente por el psicólogo Raymond Bernard Catell en los años 60. Este investigador se propuso encontrar diferentes grupos de habilidades cognitivas que hasta el momento habían estado mezcladas bajo el término paraguas de “inteligencia”; es decir, quiso tomar nota de los matices que existen entre los elementos de aquello que nos hace inteligentes.

En este sentido, si bien no negaba la existencia de una inteligencia general, señalaba que esta estaba compuesta por dos tipos de inteligencia principales: la inteligencia fluida y la cristalizada. La primera sería aquella asociada a la capacidad de razonar en abstracto y de adaptarse rápidamente a situaciones nuevas, y la segunda estaría más asociada a la capacidad de usar el conocimiento ya almacenado en la memoria para solucionar problemas prácticos cotidianos.

Así pues, tal y como su nombre indica, la inteligencia fluida es el tipo de inteligencia que nos permite pensar y razonar de manera ágil a pesar de no disponer de mucha información o experiencia previa útil ante el problema a solucionar. Por ejemplo, se ha comprobado que la inteligencia fluida tiene que ver con la facilidad para la lógica, las matemáticas y la manipulación de objetos tridimensionales en la imaginación (algo que hacemos, entre otras cosas, para orientarnos).

Algunos test de inteligencia como las matrices progresivas de Raven están especialmente pensados para medir el grado en el que la persona hace uso de la inteligencia fluida. Esta clase de herramienta de psicometría tienen la ventaja de que pueden ser aplicadas a personas de culturas diferentes sin que aspectos como el idioma o los valores distorsionen en un grado significativo la medición de la inteligencia, ya que los ejercicios que proponen tienen que ver con las matemáticas, la geometría y la lógica.

Por otro lado, medir la inteligencia fluida y la cristalizada ayuda a obtener información más detallada y rica acerca de las capacidades de la persona, lo cual es muy útil por ejemplo a la hora de realizar un diagnóstico.

¿Cómo va evolucionando a lo largo de la vida?

El grado en el que la inteligencia fluida contribuye a la facilidad de las personas para adaptarse a los retos de la vida va variando con la edad. Se trata de un conjunto de habilidades que se desarrolla rápidamente durante la infancia y la adolescencia y que llega a su máximo hacia los 25 años. A partir de ese punto de la vida se mantiene estable o decae ligeramente, y a partir de los 30 años va cayendo significativamente década tras década.

En comparación con la inteligencia cristalizada, la fluida es más efímera, aunque al complementarse con la otra, en la mayoría de situaciones cotidianas no se aprecia un desgaste cognitivo importante (salvo en casos excepcionales en los que hay patologías de tipo neuropsicológico).

Así pues, la inteligencia fluida llega a su mayor potencial en los jóvenes adultos, algo que tiene sentido teniendo en cuenta que es en este momento de la vida en el que las personas suelen exponerse a situaciones más nuevas y complejas (a diferencia de lo que ocurre en las últimas etapas de la adultez) asumiendo las responsabilidades de sus acciones sin recibir tanta protección de la familia o la sociedad (a diferencia de lo que ocurre con la infancia).

¿Buscas servicios de asistencia psicológica?

En Avance Psicólogos llevamos más de 20 años ofreciendo nuestros servicios en el ámbito de la psicoterapia, y atendemos a personas de todas las edades. Puedes contar con nosotros tanto en nuestro centro de psicología ubicado en Madrid como a través del formato de terapia online por videollamada.

Favicon de botonesDescubre cómo te puede ayudar nuestra terapia online

Referencias bibliográficas:

Cattell, R.B. (1963). Theory of fluid and crystallized intelligence: A critical experiment. Journal of Educational Psychology. 54: pp. 1 – 22.
Goldstein, S.; Princiotta, D.; Naglieri, J.A., Eds. (2015). Handbook of Intelligence: Evolutionary Theory, Historical Perspective, and Current Concepts. Londres: Springer.
Haier, R. (2016). The Neuroscience of Intelligence. Cambridge: Cambridge University Press.
Horn, J.L., & Cattell, R. B. (1967). Age differences in fluid and crystallized intelligence. Acta Psychologica, 26: pp. 107 – 129.
Thorsen, C.; Gustafssonand, J.E.; Cliffordson. C. (2014). The influence of fluid and crystallized intelligence on the development of knowledge and skills. British Journal of Educational Psychology, 84: pp. 556 – 570.

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

autora del artículo

Laura Palomares Pérez

PSICÓLOGA - SEXÓLOGA COLEGIADA M-15270

Laura Palomares (Madrid, 1973) se licenció en Psicología en la por la UAM, funda y forma parte de Avance Psicólogos desde el año 1999. Amplía su formación en los siguientes ámbitos de la psicología: Título de Formadora en Sexología por el Instituto de Ciencias Sexológicas (In.Ci.Sex) Universidad de Alcalá de Henarés. Master en Sexología por el Instituto de Sexología de Madrid (In.Ci.Sex) Universidad de Alcalá de Henares. Prácticum en la Sociedad Sexológica de Madrid-Fundación SEXPOL. Título de Especialista en Terapia Gestalt, por la Fundación Laureano Cuesta en la Universidad de Comillas. Especialista en Terapia de Pareja, por el Centro Psicológico Dr. De Francisco. Diploma en Técnicas de Integración Cerebral (TIC), por el Centro de Terapias de Avanzadas. Tras 25 años de experiencia como psicoterapeuta, ahora colabora como divulgadora para medios especializados en el ámbito de la Psicología y la salud.

Ver todos sus artículos y credenciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS.
SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Conecta con tu bienestar emocional
Contacta con tu psicólogo hoy mismo
Scroll al inicio