La depresión en la infancia y adolescencia

En la adolescencia, los síntomas de la depresión se suelen parecer más a los de los adultos, sin embargo en la etapa infantil no sucede lo mismo. En los niños la tristeza se suele manifestar como irritabilidad y hay una mayor comorbilidad con otros trastornos. Es importante estar atentos cuando un niño o adolescente presente alguna de las siguientes características:

  • -Está triste o llora con facilidad.
  • -Pierde el interés por sus juegos preferidos.
  • -No desea ir a la escuela.
  • -Se aleja de sus amigos.
  • -Presenta una comunicación pobre.
  • -Se cansa o se aburre con facilidad.
  • -Presenta menos energía en las actividades diarias.
  • -Le cuesta concentrarse.
  • -Se muestra muy irritable ante pequeñas frustraciones.
  • -Tiene rabietas con más facilidad y regularidad.
  • -Expresa baja autoestima despreciando a otros o a él mismo.
  • -Elige finales tristes para sus juegos.
  • -Se comporta agresivamente.

     

  • -Se lastima, lastima a otros o lastima a animales.
  • -Se queja constantemente de dolores de cabeza.
  • -Come mucho o muy poco.
  • -Tiene problemas para dormir o desea dormir con los padres.
  • -Tiene actitudes como si “regresara” a una etapa anterior de su desarrollo, como chuparse el dedo u orinarse en la cama.
  • -Habla de muerte, de suicidio (esta característica no es habitual en niños).
  • -Deterioro en los estudios y ausencias frecuentes de la escuela.

Si detectas algunos de estos síntomas, lo mejor es hablar con el niño/a y estar alerta para ver qué puede estar pasando, pues también el acoso escolar, problemas en la familia etc, pueden ser sinónimo de que algo no marcha bien.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.