Misofonía: la hostilidad a ciertos sonidos.

Vas en un autobús y a tu lado una persona está mascando chicle y comienzas a sentir un gran malestar e irritabilidad que va en aumento. Este sonido que te resulta molesto hasta el punto de sentir gran irritación y otros síntomas asociados a la ansiedad se conoce como Misofonía, y se define como una sensibilidad selectiva hacia ciertos sonidos que son de baja frecuencia pero que provocan una respuesta de rechazo en la persona que lo escucha.
    Por lo general, suelen ser sonidos cotidianos relacionados con actos humanos como alimentarse (masticar o deglutir), chascar la lengua, carraspear, besar, estornudar… etc., si bien otras personas padecen los mismos síntomas asociados a otros sonidos fuera del ámbito personal.
El más común de los síntomas de la misofonía es una respuesta física de irritabilidad hacia cierto tipo de sonidos
    El umbral de tolerancia a estos sonidos para una persona que sufre misofonía es muy bajo y se agudiza cuando se percibe este sonido, desencadenando un estado de estrés y ansiedad, con un fuerte grado de irritabilidad y malestar, hasta el punto de querer escapar de esa situación que lo provoca o agredir.
    En algunos casos el odio a estos sonidos es tan acusado que la persona ante ese estímulo sonoro puede cambiar su estado anímico de tal manera que incluso puede modificar e interferir en la realización de la vida cotidiana (estableciéndose conductas de evitación e incluso aislamiento) debido a la cantidad de emociones negativas que se manifiestan a nivel físico y psíquico.
Algunos síntomas que plantean los pacientes son:
  • - Irritabilidad, ira, desagrado, rechazo
  • - Taquicardias, sudores fríos, excitación
  • - Agresividad hacia la persona que lo produce
  • - Ganas de escapar o de huir
    • Síntomas que se amplifican cuando los sonidos provienen de personas que son cercanas creando problemas en las relaciones interpersonales y en la convivencia.
      Aunque aún no está muy claro cuál es el origen de la misofonía, existe una relación con los TOC y se vincula con experiencias negativas o traumáticas asociadas al sonido, lo que provoca la reacción de rechazo.
      A pesar de su complejidad, la terapia es eficaz: mejora los niveles de ansiedad con herramientas eficaces que te ayudan a controlarla. También resultan muy efectivas las técnicas de desensibilización, que mejoran la calidad de vida de los pacientes.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    pie.cookies Política de cookies
    pie.cookies.close