Niños desobedientes: ¿Cómo se trabaja en terapia infantil?

Niños desobedientes: ¿Cómo se trabaja en terapia infantil?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

¿Quieres información sobre nuestros servicios de Psicoterapia?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo en la mayor brevedad posible




    Niños desobedientes: ¿Cómo se trabaja en terapia infantil?. Muchas veces, lo que lleva a algunos padres y madres a buscar ayuda psicológica profesional para sus hijos o hijas no es que sospechen la presencia de una psicopatología, sino los problemas por desobediencia de los pequeños de la casa.

    A veces estos patrones de comportamiento tienen su origen en un trastorno psicológico, y a veces no. En todo caso, en terapia se trabaja para dar solución a este tipo de problemas de crianza y de convivencia, analizando cada caso con sus particularidades asociadas. Aquí encontrarás un resumen de cómo se trabaja en los niños desobedientes.

    Posibles causas por los que los niños se muestran desobedientes

    Ningún patrón de comportamiento tiene una sola causa, y esto se aplica también a los patrones de conducta que resultan problemáticos en los niños y niñas. Es decir que no existe un solo elemento que explique por qué a veces los pequeños de la casa se muestran desobedientes; esta clase de fenómenos siempre surgen a partir de una multiplicidad de causas, muchas variables interactuando entre sí.

    Ahora bien, eso no significa que no sea posible identificar factores que explican buena parte de esta manera de comportarse, ni que no sea posible ponerle solución, como veremos más adelante. De momento, veamos un resumen de las posibles causas que pueden estar detrás de esta tendencia a la desobediencia por parte de un niño.

    Problemas de la regulación de los impulsos

    Este es el concepto que resume mejor el motivo por el que muchos niños se muestran desobedientes: la poca habilidad a la hora de gestionar los impulsos. Y es que en el fondo, cuando no siguen las normas, lo que suele ocurrir es que no logran interiorizar la motivación por cumplir esas reglas y se limitan a orientar sus acciones a las fuentes de motivación que les ofrecen experiencias agradables de manera inmediata o a corto plazo.

    Todos los niños y niñas tienen la tendencia a centrarse más en el corto plazo que en el largo plazo en la mayoría de contextos de su día a día, entre otras cosas porque su cerebro aún está en desarrollo y no se le da demasiado bien controlar la influencia del sistema límbico (generador de emociones e impulsos) sobre otras áreas del sistema nervioso, y por otro lado las áreas del cerebro responsables del pensamiento abstracto (necesario para representar objetivos lejanos en el tiempo o relacionados con aportar cosas buenas a la convivencia y a la sociedad) aún están en construcción.

    Sin embargo, a la práctica, tanto las expectativas como el estilo educativo de los padres y madres se adaptan a esta realidad; por ejemplo, no se les obliga a seguir una gran cantidad de normas, ni se hace que estas sean muy complejas. Lo que ocurre es que la tendencia a la impulsividad es, como todos los rasgos psicológicos, algo que sigue una curva de distribución normal; y es por eso que es perfectamente esperable que a algunos niños se les dé muy bien acatar normas y aplicarlas, y a otros se les dé muy mal. Se trata tan solo de características de personalidad de tipo cuantitativo, no de psicopatologías que modifiquen de manera cualitativa la manera de comportarse de los pequeños.

    TDAH

    El TDAH (Trastorno por Déficit de Atención por Hiperactividad) es una de las alteraciones psicológicas más asociadas a la desobediencia. En realidad, en estos casos no destaca tanto la intención de los pequeños de oponerse frontalmente a estas reglas, como el hecho de que simplemente les cuesta mucho tenerlas en mente a la hora de interactuar con su entorno. Es decir, que en su día a día notan una gran cantidad de estímulos externos que les llaman la atención y que “tiran de ellos” llevándoles a olvidar momentáneamente todo lo demás.

    Trastorno Negativista Desafiante

    En los casos, más extremos podemos estar hablando de un Trastorno Negativista Desafiante, alteración psicológica asociada a las emociones negativas ligadas a la ira, la irritabilidad y el ahondamiento en conflictos con los demás. Es, en definitiva, un fenómeno que afecta a todas sus relaciones personales y que pone en jaque no solo las normas de convivencia sino todas las normas de socialización en general.

    Otros trastornos psicológicos

    Hay muchos otros trastornos psicológicos que se pueden dar en la infancia y que en ciertos casos llevan al incumplimiento de normas de convivencia. Por ejemplo, la fobia social hace que quien la sufre tienda a aislarse, el trastorno de ansiedad por separación hace que no quieran ir a la escuela, etc. Por ello, la revisión psicológica en terapia debe ser siempre individualizada.

    Elementos contextuales

    A veces, estos patrones de comportamiento problemáticos son una respuesta a experiencias por las que han pasado y que resultan problemáticas de por sí. Por ejemplo, conflictos familiares. En casos así, puede ser útil realizar un abordaje global a través de la terapia familiar.

    ¿Qué se hace en la terapia infantil para niños desobedientes?

    Estas son lagunas de las principales tareas que se llevan a cabo en la terapia infanto-juvenil aplicada a niños y niñas con tendencia a la desobediencia.

    • Examen psicológico en busca de posibles psicopatologías
    • Análisis de los posibles elementos contextuales y familiares que pueden estar alimentando el problema
    • Entrenamiento en técnicas de relajación
    • Entrenamiento en técnicas de manejo del estrés y la ansiedad
    • Entrenamiento en auto-instrucciones
    • Aplicación de programas de economía de fichas
    • Intervención mediante estrategias de mejora de la autoestima
    • Entrenamiento en desencadenantes de la acción
    • Entrenamiento en Inteligencia Emocional para detectar a tiempo los impulsos y los pensamientos-trampa
    • Asesoramiento a padres y madres, para que adapten su estilo de crianza

     

    Quizá te interese: Los 5 beneficios de la Terapia Psicológica Infantil

    ¿Te interesan los servicios de asistencia psicológica para padres y madres?

    Si buscas apoyo psicológico profesional ante los retos asociados a la crianza de un hijo o hija, ponte en contacto con nosotros. En Avance Psicólogos llevamos más de 20 años trabajando en el ámbito de la psicología y ofrecemos tanto psicoterapia infanto-juvenil y para adultos como asistencia para padres y madres que buscan ayuda en todo lo relativo a la eduación de niños y adolescentes y a la convivencia con ellos. Puedes contar con nosotros en sesiones presenciales en nuestro centro de Madrid, o bien a través del formato de terapia online.

    Referencias bibliográficas:

    Dickstein, D.P. (2010). Oppositional defiant disorder. Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, 49(5): pp. 435 – 436.

    Latimer. K.: Wilson. P., Kemp, J., et al. (2012). Disruptive behaviour disorders: a systematic review of environmental antenatal and early years risk factors”. Child: Care, Health and Development, 38(5): pp. 611 – 28.

    Patros, C.H.G., et. al. (2015). Choice-impulsivity in children and adolescents with attention-deficit/hyperactivity disorder (ADHD): A meta-analytic review. Clinical Psychology Review, 43: pp. 162 – 174.

    Pérez Pereira, M. (1995). Nuevas perspectivas en psicología del desarrollo. Un enfoque histórico crítico. Madrid: Alianza Editorial.

    Sroubek, A.; Kelly, M.; Li, X. (2013). Inattentiveness in attention-deficit/hyperactivity disorder. Neuroscience Bulletin, 29(1): pp. 103 – 110.

    Share on facebook
    Share on twitter
    Share on linkedin
    Share on whatsapp
    Share on telegram
    Share on email

    DESCUBRE NUESTRA TERAPIA PSICOLÓGICA ONLINE Y PRESENCIAL

    NUESTROS POSTS MÁS RECIENTES

    Ir arriba