¿Para qué sirve ir a psicoterapia?

¿Para qué sirve ir a psicoterapia?

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

¿Para qué sirve ir a psicoterapia y qué problemas se abordan? Muchas personas tienen una visión muy simplista y limitada de lo que es la terapia psicológica, pero lo cierto es que este ámbito de trabajo es muy versátil, y el trabajo de los psicoterapeutas se adapta a una amplia variedad de problemas y necesidades.

Para ayudarte a entender cuál es la utilidad de la intervención del psicólogo en pacientes que recurren a sus servicios, en este artículo haremos un resumen de para qué sirve ir a psicoterapia, dividiendo los motivos de consulta en varias categorías.

Logo para botón de llamada a la acciónDescubre cómo te puede ayudar nuestra terapia online

¿Para qué sirve acudir a psicoterapia o terapia psicológica?

Lo que caracteriza a la psicoterapia y la distingue de otros tipos de intervenciones terapéuticas, es que en ella se trabaja ayudando a las personas a modificar sus propios patrones de comportamiento y sus maneras de gestionar sus sentimientos y sus relaciones personales. Es decir, se da un apoyo para que sean los propios pacientes quienes, mediante la realización de acciones deliberadas e integradas en sus hábitos y rutinas, mejoren su calidad de vida y desarrollen habilidades importantes.

En este sentido, la psicoterapia no se basa en recetar psicofármacos ni en realizar intervenciones quirúrgicas en el cerebro; todo tiene lugar a través de conversaciones o, en todo caso, de la realización de ejercicios y tareas a realizar entre sesión y sesión.

Precisamente debido a que este formato de terapia es muy flexible, puede ser utilizado ante una amplia variedad de problemas, y todos ellos tienen que ver con el lado cognitivo, emocional y social de los seres humanos. Veámoslo en la siguiente sección.

 

Problemas abordados a través de la psicoterapia

Estas son las principales necesidades y problemas que pueden ser abordados a través de la psicoterapia; como veremos, en algunos casos hay un trastorno y en otros no.

1. Tratamiento de trastornos psicológicos

Este es el motivo que por lo general nos viene a la mente cuando pensamos en alguien que va al psicólogo, y no es por casualidad; la psicoterapia pone a disposición de los pacientes una serie de técnicas y estrategias eficaces para superar y/o mitigar los síntomas de una psicopatología. Por ejemplo, la depresión clínica, la ansiedad generalizada, el TOC, el trastorno bipolar, la fobia social, la bulimia, etc.

2. Asistencia ante enfermedades médicas

Hay pacientes que acuden a psicoterapia para contar con apoyo profesional ante una enfermedad severa, como por ejemplo tras haber recibido un diagnóstico de cáncer. En estos casos no es necesario haber desarrollado lo que técnicamente puede ser considerado un trastorno psicológico.

3. Desarrollo personal y voluntad de mejorar en la vida

Hay personas que sin tener ningún trastorno psicológico específico ni problema real en sus vidas deciden acudir a un psicólogo para mejorar algún aspecto de sus vidas, convertirse en mejores personas o conocerse mejor a sí mismas.

Para estos casos, un profesional de la psicología siempre nos ayudará en todo lo que necesitemos, brindándonos apoyo y también herramientas y técnicas prácticas que pueden sernos de gran utilidad para mejorar en cualquier aspecto de nuestras vidas en el que no estemos del todo satisfechos. Este tipo de intervención se centra en dar apoyo a lo largo de procesos de desarrollo personal, lo cual implica ayudar a las personas a comprenderse mejor a sí mismas, a elegir proyectos y actividades que estén en consonancia con su escala de valores e intereses, y a potenciar habilidades de automotivación y establecimiento de rutinas en las que pueda apoyarse un modo de vida alineado con esos proyectos.

4. Crisis de pareja

La terapia de pareja es también un tipo de psicoterapia muy común, y cada vez más popular. En este caso, no se interviene en un paciente sino en una dinámica de convivencia y comunicación entre dos personas que están en un noviazgo o matrimonio en crisis.

5. Conflictos familiares

La terapia familiar es otro ejemplo de cómo la psicoterapia puede adaptarse a los problemas experimentados por más de dos personas a la vez. En este caso, se atiende a familias que han entrado en crisis debido a un conflicto, a un acontecimiento traumático que ha sacudido a varios de sus miembros, etc. También es posible intervenir mediante terapia familiar en las familias de una persona que ha desarrollado una psicopatología y está asistiendo a psicoterapia individualizada en paralelo.

¿Buscas servicios de psicoterapia?

Si quieres disponer de asistencia psicoterapéutica, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales. En Avance Psicólogos atendemos a personas de todas las edades y contamos con más de 20 años de trayectoria profesional en el ámbito de la salud mental; podemos intervenir en las áreas de la terapia psicológica, la sexología, la logopedia, la neuropsicología, y la psiquiatría. Nos encontrarás en nuestro centro situado en el barrio de Goya de Madrid.

Logo para botón de llamada a la acciónDescubre cómo te puede ayudar nuestra terapia psicológica

Referencias bibliográficas:

American Psychiatric Association (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Panamericana.

Feixas, G. & Miró, M.T. (1998). Aproximaciones a la psicoterapia. Una introducción a los tratamientos psicológicos. Barcelona: Paidós.

Wampold, B.E., Flückiger, C., Del Re, A.C., Yulish, N.E., Frost, N.D., Pace, B.T., et al. (2017). In pursuit of truth: A critical examination of meta-analyses of cognitive behavior therapy. Psychotherapy Research. 27 (1): pp. 14 – 32. ¿Para qué sirve ir a psicoterapia y qué problemas se abordan?

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

autora del artículo

Picture of Por Laura Palomares Pérez

Por Laura Palomares Pérez

PSICÓLOGA - SEXÓLOGA COLEGIADA M-15270

Laura Palomares (Madrid, 1973) se licenció en Psicología en la por la UAM, funda y forma parte de Avance Psicólogos desde el año 1999. Amplía su formación en los siguientes ámbitos de la psicología: Título de Formadora en Sexología por el Instituto de Ciencias Sexológicas (In.Ci.Sex) Universidad de Alcalá de Henarés. Master en Sexología por el Instituto de Sexología de Madrid (In.Ci.Sex) Universidad de Alcalá de Henares. Prácticum en la Sociedad Sexológica de Madrid-Fundación SEXPOL. Título de Especialista en Terapia Gestalt, por la Fundación Laureano Cuesta en la Universidad de Comillas. Especialista en Terapia de Pareja, por el Centro Psicológico Dr. De Francisco. Diploma en Técnicas de Integración Cerebral (TIC), por el Centro de Terapias de Avanzadas. Tras 25 años de experiencia como psicoterapeuta, ahora colabora como divulgadora para medios especializados en el ámbito de la Psicología y la salud.

Ver todos sus artículos y credenciales
Artículos relacionados
Tendencia ahora
Conecta con tu bienestar emocional
Contacta con tu psicólogo hoy mismo
Scroll al inicio