Las 10 parafilias más frecuentes

Laura Palomares

Laura Palomares

Las 10 Parafilias más frecuentes
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Las parafilias son un conjunto de tendencias sexuales que resultan atípicas y, en algunos casos, también problemáticas. Cuando cae en esta segunda categoría, se considera que las parafilias son un trastorno que debe ser tratado en terapia, sobre todo porque en muchos casos puede poner en riesgo la integridad física o psicológica de uno mismo y/o de los demás.

En este artículo veremos cuáles son las parafilias más frecuentes y cuáles son sus características.

Nuestra Terapia Sexológica

Quizá te interese: ¿Cuáles son los problemas sexuales más habituales?

Las 10 parafilias más comunes

Este es un breve listado con las parafilias más habituales, poniendo el foco en sus aspectos problemáticos.

1. Voyeurismo

El voyeurismo se basa en el placer sexual surgido de ver a otras personas en la intimidad, ya sea mostrando desnudez parcial o total o incluso manteniendo relaciones sexuales, sin que sean conscientes de que están siendo observadas. Por ello, satisfacer esta clase de impulsos constituye un delito al comprometer los derechos de los demás.

2. Exhibicionismo

Esta es una parafilia que consiste en obtener gratificación sexual al mostrar la propia desnudez a los demás sin que estas lo hayan solicitado o aceptado, y normalmente por sorpresa. Por ello, también comporta realizar una acción delictiva. Es algo más frecuente en hombres que en mujeres, y ocurre sobre todo en lugares públicos, ante desconocidos.

3. Frotismo o frotteurismo

El frotismo es la tendencia a experimentar placer sexual a través de la fricción con personas sin contar con el permiso de ellas. Suele realizarse en lugares públicos y a través de la ropa, intentando mantener un perfil bajo y sin llamar la atención. Comporta realizar una conducta considerada acoso sexual, como mínimo.

4. Masoquismo y sadismo sexual (BDSM)

El masoquismo y sadismo sexual se fundamenta en experimentar placer sexual realizando conductas que implican humillar o ser humillado/a, muchas veces incluyendo acciones que generan dolor físico. No se considera una parafilia dañina siempre que involucre prácticas sexuales consensuadas con personas capaces de dar su consentimiento por sí solas. Sin embargo, en algunos casos incluso en esos casos puede generar problemas si estrecha demasiado el abanico de posibilidades de situaciones que satisfacen sexualmente.

5. Pedofilia

La pedofilia es una parafilia en la que se experimenta placer sexual a través de la relación (real o imaginada) con menores de edad por parte de personas mayores de 18 años y con una amplia diferencia de edad con respecto al/la menor. Satisfacer esta parafilia supone caer en conductas criminales capaces de dañar profundamente a los menores víctimas de ello.

6. Fetichismo

El fetichismo lo podemos definir como el conjunto de conductas, fantasías y necesidades sexuales en las que es necesario el uso de algún objeto inanimado para sentir placer sexual. Algunos de los objetos más comunes dentro de la comunidad fetichista son el cuero, la goma, los zapatos y la lencería.

Cualquier práctica que se haga con el objeto y que genere placer sexual se considera fetichista, como por ejemplo masturbarse con él, que es de hecho la práctica más común, pero también robarlo o venderlo. El fetichismo es una parafilia tan sumamente común que no son pocas las webs especializadas en donde se pueden comprar objetos para satisfacer el fetiche.

7. Fetichismo travestista

El fetichismo travestista es una práctica bastante común en hombres heterosexuales y se define como el sentir placer sexual al usar vestuario de otro género. Es importante diferenciar el fetichismo travestista del travestismo, puesto que este último hace referencia a un sentido más general al hecho de vestirse con prendas asignadas al otro género. En muchos casos, esta parafilia reduce bastante las posibilidades de sentir placer sexual (si en caso de no vestir de esa forma no se es capaz de saciarse sexualmente).

8. Parcialismo

El parcialismo es la parafilia en la que se siente placer sexual hacia una parte concreta del cuerpo, exceptuando los genitales. Se podría decir que es parecida al fetichismo, solo que con el matiz de que en el parcialismo el objeto de atracción es algo que está en un ser vivo mientras que en el fetichismo el objeto es inanimado.

El parcialismo es bastante común y se manifiesta de muchas maneras diferentes: podofilia (pies), nasofilia (nariz), maschalagnia (axilas), oculofilia (ojos), alvinofilia (ombligo)…

9. Urofilia y coprofilia o scat

La urofilia y la coprofilia son parafilias fetichistas en las que el objeto que produce placer sale del cuerpo.

En el caso de la urofilia, el objeto de deseo es la orina, ya sea bebiéndosela o duchándose en ella (lluvia dorada). También se considera urofilia el sentir placer al tocar, ver o escuchar a alguien orinar.

La coprofilia viene a ser casi lo mismo que la urofilia, solo que aquí lo que provoca placer son las heces y todo lo que esté relacionado con ellas. En la mayoría de los casos la atracción sexual es hacia heces humanas, pero también hay quienes disfrutan de los excrementos de animales.

10. Knismolagnia o tickling

La knismolagnia, más conocida entre sus adeptos como “tickling” (“cosquillear”) es la práctica erótica en la que se siente placer sexual al hacer y/o recibir cosquillas. Se considera que una persona tiene esta parafilia siempre y cuando las cosquillas las haga/reciba como elemento importante para alcanzar el orgasmo.

Quizá te interese: Los 14 mitos sobre la sexualidad más famosos

¿Buscas servicios de psicoterapia?

Si te interesa disponer de apoyo psicoterapéutico, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales. En Avance Psicólogos atendemos a personas de todas las edades, y ofrecemos sesiones presenciales y online.

Nuestra Terapia Online

Referencias bibliográficas:

Asociación Americana de Psiquiatría. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. 5a edición. Washington, DC: Asociación Americana de Psiquiatría; 2013

Flores Colombino, A. (2002). Parafilias y variantes sexuales. Editorial AyM.

De Dios Blanco, E. (2017). Trastorno parafílico: características clínicas de pacientes masculinos atendidos por Sexología Clínica. Revista del Hospital Psiquiátrico de La Habana.

First, M.B. (2014). DSM-5 and paraphilic disorders. The journal of the American Academy of Psychiatry and the Law.

Morrison, J. (2015). DSM-5® Guía para el diagnóstico clínico. Manual Moderno.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin
Descubre nuestra Terapia Psicológica Presencial y Online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuestros Posts más leídos
Ir arriba