Cómo saber si alguien es pasivo agresivo

¿Cómo saber si una persona tiene un comportamiento pasivo agresivo?

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

La asertividad está en boca de mucha gente ahora mismo, pero ¿quién sabe realmente aplicarla? Se trata nada más de un tipo de comunicación que, a veces, la entendemos como una manera de comunicarnos que nos va a beneficiar. Tiene parte de verdad esto, pero no lo podemos confundir con manipulación: si hablo de manera asertiva, conseguiré lo que quiero de los demás. La asertividad va de que todo el mundo gane a la hora de llegar acuerdos o de comunicar cómo nos sentimos respecto a algo y de poner límites a tiempo en tus relaciones personales. Es un win-win.

Si imaginamos los tipos de comunicación como una línea continua, la asertividad, se establecería en el medio. En un extremo, tendríamos la comunicación pasiva y, en el otro, la agresiva. La primera sería típica de aquellas personas que comunican sin hablar, no suelen decir cómo se sienten, no ponen límites y tienden a ceder ante los demás por miedo al conflicto. La segunda, sería típica de aquellas personas que hablan sin filtro, sin tener en cuenta los sentimientos de a quien se dirigen y defienden sus opiniones sin escuchar y empatizar.

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS. SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Logo negativo Avance Psicólogos

Sin embargo, nos podemos encontrar con un cuarto tipo de comunicación que sería alguien que mezcla la comunicación pasiva con la agresiva: el pasivo agresivo. Este tipo de comunicación es difícil de detectar puesto que el pasivo agresivo intenta ser asertivo, pero camufla esa supuesta asertividad con una agresividad verbal y no verbal que parece que no, pero hiere. En este artículo te queremos hablar de este tipo de comunicación y contarte algunas características para que puedas detectar al pasivo agresivo.

¿Qué es ser pasivo agresivo?

Lo primero de todo, hemos de aclarar que las personas no se deben definir por la manera que en que se comunican o sienten. La comunicación que con frecuencia utiliza alguien puede ser de pasivo agresivo, pero ¿le convierte eso en una persona pasivo agresiva?

De todas maneras, ser pasivo agresivo consiste en tender a utilizar un tipo de comunicación en la que se expresan sentimientos u opiniones de manera indirecta pero disfrazada de frases cordiales, evitando expresiones agresivas como directas, insultos o palabrotas. El mensaje pasivo agresivo, básicamente, está camuflado de buenos modales, pero hiere a la persona que lo recibe igualmente.

A menudo, al pasivo agresivo lo que le ocurre es que no sabe expresar el enfado o la frustración hacia los demás. Viene siendo, como decimos, una mezcla entre la comunicación pasiva y la agresiva, con lo cual, nunca llega a ser asertiva. Tiene un poco de los dos tipos en el sentido de que no le gusta generar conflicto pero a la vez siente todo como un ataque, por lo que necesita defenderse y lo hace atacando de nuevo, sin ser consciente de ello. A continuación, te señalamos algunas características propias del pasivo agresivo.

7 características del pasivo agresivo

1. Emplea un lenguaje muy educado

Libera sin filtro cómo se siente, es decir, sin pensar que lo que dice puede tener consecuencias o, incluso, hacer daño a los demás, pero para ello utiliza un lenguaje muy cordial. Intentan hacer críticas a través de una falsa admiración; por ejemplo: “no sé cómo puedes ponerte esa ropa, yo no podría”.

2. Se contradice con lo que dice

Esto lo verás en su forma de expresar sus emociones. Por un lado, puede mostrar arrepentimiento (ej.: “siento si te he ofendido” o “lo siento si te duele, pero…”), pero, por el otro, sientes que te sigue desafiando y que no acaba de ver, entender o empatizar con lo que tratas de comunicar tú. No sientes que se te escuche e, incluso, puedes llegar a sentir cierta indefensión de que digas lo que digas no servirá de nada.

3. Sobreargumenta

También teñidos de un lenguaje aparentemente muy educado y lleno de buenas formas, lanza muchos argumentos con el único objetivo de demostrar que llevan razón. En realidad, esto es un signo de que el pasivo agresivo se siente inseguro y pretende transmitir seguridad a través de argumentos, contrargumentos, datos, experiencias basadas en un caso único (ej.: “lo sé porque yo una vez…”), etc.

4. Utiliza el sarcasmo

Sobre todo, cuando quiere argumentar algo a su favor tiende a utilizar el chiste y la ironía. Esto es porque así piensa que trata de ser agradable pero defendiendo a capa y espada su punto de vista. Sin embargo, con la ironía se corre el riesgo de ridiculizar y que, lógicamente, el otro se sienta ofendido.

5. Viven en la queja

Algún pasivo agresivo que otro (no todos) tiende a victimizarse. Tienden a culpar a la mala gestión de los demás o a la mala suerte de sus problemas o de lo negativo que les ocurre. No suelen responsabilizarse de lo suyo. Recordemos que no suelen admitir sus errores, pero lo que más detestan es quedar por debajo, con lo cual cuando ven que esto puede ocurrir culpan a factores externos de su posición.

6. Le cuesta reconocer sus errores

El temor interno del pasivo agresivo o de las personas que abusan de este tipo de comunicación es quedar mal, hacer el ridículo o que el resto le vea como alguien que no sabe o un farsante. Por eso, cuando comete errores, volverá la cascada de argumentos explicando el error acompañado de sarcasmo y victimización como hemos señalado en los puntos anteriores.

7. Abusa del “yo”

En cualquier libro de autoayuda que leas sobre asertividad te dirá que para ser asertivo debes hablar desde el yo. Lo que viene a decir este consejo es que, en lugar de acusar a quien te ha ofendido o quien te ha molestado, hables cómo te has sentido tú y de tus emociones. Aunque empezar las frases por “Yo…” es un buen truco (o una manera de empezar a mejorar tu comunicación), para el pasivo agresivo no deja de ser eso, un truco, para manipular, hacerte sentir culpable por lo que le has hecho sentir y que, se empieza a hacer evidente que no busca la resolución del conflicto, sino ganarlo.

Conclusiones

El pasivo agresivo parece asertivo en la superficie y va a hacer lo posible para que así sea, te argumentará que quiere el bien para todo el mundo a la par que te hará saber de manera indirecta que no se va a dejar pisar. Esto puede parecer que corresponde con la comunicación asertiva y, puede ser así, siempre y cuando el asertivo quiera que todas las partes salgan ganando y escuche activamente la visión y los sentimientos del otro.

Ser asertivo no es siempre fácil. Las emociones no han de controlarnos, pero es innegable que nos influyen a la hora de reaccionar, actuar o comunicar. Cuando nos sentimos atacados es normal ponerse a la defensiva y, además, es necesario un trabajo consciente y de autoconocimiento para ser asertivo al cien por cien. No siempre lo conseguiremos e, incluso, no siempre es conveniente ser asertivo, ya que muchas veces es necesario poner límites. Aunque, esto se puede hacer de manera asertiva, no siempre nuestros vínculos nos dejan.

En realidad, lo que se ve en la consulta psicológica detrás del pasivo agresivo es un gran problema para manejar sus conflictos internos, suelen sentirse incomprendidos y no saben expresarse de otra manera que no sea desde el ataque. Además, sienten mucho miedo de que los demás se aprovechen de ellos o sentirse inferiores al resto. Tiene que destacar a través de este tipo de comunicación, entre otras cosas.

¿Buscas servicios de psicoterapia?

Si te has sentido identificado con lo que hemos descrito en este artículo sería muy beneficioso para ti que trabajaras no solo en tu estilo de comunicación, sino también en lo que te mueve a comunicarte de esta manera. En Avance Psicólogos te podemos ayudar desde la corriente cognitivo-conductual y otras terapias más humanistas que te ayudarán a conocer la raíz de tus problemas. Pide cita o llámanos para más información. Podemos ayudarte gracias a la modalidad de la terapia presencial en nuestros centros de psicología en Madrid o bien gracias a la modalidad virtual con un psicólogo online.

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS. SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Logo negativo Avance Psicólogos

Referencias bibliográficas

Winer, S., Ramos Salazar, L., Anderson, A. M., & Busch, M. (2024). Resolving conflict in interpersonal relationships using passive, aggressive, and assertive verbal statements. International Journal of Conflict Management35(2), 334-359.

Schrodt, P., & Finn, A. N. (2010). Reconsidering the role of aggressive communication in higher education. Arguments, aggression, and conflict: New directions in theory and research, 159-176.

Castanyer, O. (2014). Aplicaciones de la asertividad. Editorial Desclée de Brouwer.

Aguilarte, I., Calcurián, I., & Ramírez, Y. (2010). La comunicación asertiva como estrategia para mejorar las relaciones interpersonales en los docentes (Doctoral dissertation).

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

autora del artículo

Picture of Por Brenda Ruano Bodemer

Por Brenda Ruano Bodemer

PSICÓLOGA SEXÓLOGA COLEGIADA M-34490

Brenda Ruano Bodemer (Madrid, 1993) se graduó en Psicología por la UCM. Trabaja en la consulta privada desde 2016. Desde entonces, lleva formándose en distintos ámbitos de la psicología: Máster en Sexología, educación sexual, asesoramiento y terapia sexual (UCJC, IUNIVES), Máster en Psicología General Sanitaria (Universidad de Nebrija). Título en Psicología Afirmativa en Diversidad Sexual y de Género (COP). Además de la consulta privada, ha trabajado en centros de día de adicciones y, actualmente, imparte talleres de Educación Sexual en institutos y da formación a profesores sobre Educación Sexual.

Ver todos sus artículos y credenciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
Tendencia ahora
Conecta con tu bienestar emocional
Contacta con tu psicólogo hoy mismo
Scroll al inicio