Pensamiento estratégico: Las 5 claves para desarrollarlo y aplicarlo

Pensamiento estratégico: 5 claves para desarrollarlo y aplicarlo
Compártelo!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Dentro de todas las capacidades cognitivas que podemos utilizar para conseguir nuestros objetivos y adaptarnos mejor a la vida, el pensamiento estratégico es una de las más importantes tanto en el trabajo como fuera de él. A lo largo de este artículo veremos qué es y qué podemos hacer para potenciarlo.

Nuestra Terapia Psicológica

¿Qué es el pensamiento estratégico?

Cuando decimos que el ser humano es un animal racional, ¿a qué nos referimos? Está claro que dentro del concepto de la nacionalidad se engloban muchos tipos de comportamiento, pero los más significativos, los que más nos distinguen del resto de seres vivos, tienen que ver con el pensamiento a largo plazo.

Por ejemplo, incluso los primates más inteligentes que pueden resolver rompecabezas buscando soluciones primero en su imaginación y luego aplicándolas al mundo real (por ejemplo, acceder a un cacahuete llenando con agua el tubo en el que está) difícilmente hallarán soluciones complejas basadas en muchas acciones realizadas secuencialmente; en cambio, los seres humanos somos capaces de realizar proyectos de varios meses de duración.

Esto nos da la clave acerca de qué es el pensamiento estratégico: consiste en la capacidad de realizar esfuerzos conscientes para buscar soluciones a problemas a través de la puesta en práctica de la razón en planes a largo plazo, y la búsqueda de variables que ayudan a llegar a metas mediante cadenas de acciones.

Características del pensamiento estratégico

El pensamiento estratégico tiene las siguientes características:

  • Está dirigido hacia la consecución de metas concretas y que no varían sin motivo.
  • La meta final a la que llegar no puede ser alcanzada de manera inmediata, con una o muy pocas acciones.
  • Establece objetivos y sub-objetivos de manera secuencial y a veces también en paralelo.
  • Implica realizar predicciones acerca de lo que ocurrirá cuando realicemos cada acción.
  • La realización de estas tareas implica una monitorización para comparar lo que ocurre con lo que habíamos previsto y planeado.
  • Se busca la eficiencia y la optimización de recursos: si es posible ahorrarse una acción, no se realiza.

Como hemos visto, el pensamiento estratégico puede englobar muchos patrones de comportamiento diferentes, y a la práctica, muchas veces lo estamos utilizando incluso si no le habíamos puesto ese nombre.

Sin embargo, uno de los ámbitos de la vida en los que se le da más importancia es el contexto profesional y empresarial, pues en él es muy frecuente plantearse metas ambiciosas a largo plazo, y por ello se diseñan estrategias complejas que implican ordenar y sistematizar comportamientos durante semanas, meses o años. Es por ello que el estudio del pensamiento estratégico es muy valorado en las investigaciones asociadas a la Psicología de las Organizaciones y la gestión del trabajo, así como en todo lo relacionado con el liderazgo, pues los líderes deben tener una visión global acerca de todo lo que hacen los equipos.

 

¿Cómo desarrollar el pensamiento estratégico?

Al igual que ocurre con muchas habilidades basadas en la búsqueda de soluciones, la capacidad de pensamiento estratégico puede ser pulido y entrenado a través de diferentes hábitos que ayudan a desarrollarlo. Aquí veremos varios de los más importantes y fáciles de aplicar al día a día.

 

1. Revisar los patrones de comportamiento “por defecto”

Muchas veces, los problemas vienen por no cuestionarnos aquello que nos hemos acostumbrado a hacer y que, por ello, puede pasar desapercibido a pesar de estar siempre ante nosotros. Por ejemplo, a veces las dificultades para obtener los resultados deseados no se producen por cambios fuera de una empresa o de un equipo, sino como consecuencia de la acumulación de fallos producidos por un workflow disfuncional y caótico que sigue existiendo tan solo porque nadie lo ha revisado.

 

2. Acostumbrarse a dividir los objetivos

Es mucho más fácil desarrollar y aplicar el pensamiento estratégico cuando las metas a las que hay que llegar no son abstractas, sino que han sido operacionalizadas y “concretadas” en objetivos muy específicos. De este modo resultará más fácil saber qué hacer en cada momento, y además dispondrá de referencias claras para saber si el ritmo de trabajo es el adecuado en cada fase de la estrategia a implementar.

 

3. Poner énfasis en la predicción y no en el ensayo-error

Predecir nos ayuda a adelantarnos a los acontecimientos, a ahorrar recursos, y a comprender qué es lo que funciona y qué es lo que no. Por eso, allí donde se pueda es importante darle prioridad ante los métodos basados en el puro ensayo-error. Ten en cuenta que incluso si tu predicción falla, contarás con información valiosa acerca de qué es lo que ha podido fallar, mientras que si simplemente estabas trabajando a través de experimentaciones improvisadas, posiblemente tengas más problemas para entender lo que ha ocurrido. Tener una visión global de los hechos te permitirá orientarte mejor ante las posibles ramificaciones de lo que puedes hacer para llegar a tu meta.

 

4. Encontrar puntos claves de trabajo en paralelo

El pensamiento estratégico también consiste en hacer un uso eficiente del tiempo. Por eso, al planificar las cadenas de acciones a realizar para llegara tu objetivo, no te olvides que en muchos casos podrás realizar varios procesos en paralelo, de modo que ahorres tiempo. Si en un plan de muchas horas, semanas o meses estarás realizando siempre una acción tras otra siguiendo una sola secuencia de eventos, posiblemente algo falle.

 

5. Encontrar elementos de cambio cualitativo en una estrategia

Muchas veces, cambiar un solo elemento en un plan de acción permite dar un gran paso hacia adelante: no todas las mejoras son de carácter cuantitativo. Por eso, debes recordar que cada cierto tiempo es bueno ponerse en búsqueda de estos factores decisivos. Y por cierto, recuerda que el factor humano también es importante: tener en cuenta los sentimientos y las dinámicas de motivación vinculadas a un proyecto no solo es completamente racional, sino que es indispensable para desarrollar pensamiento estratégico.

 

¿Quieres contar con apoyo psicológico?

Si quieres disponer de asistencia psicológica profesional para impulsar tu potencial de pensamiento estratégico, ponte en contacto con nosotros. En Avance Psicólogos contamos con más de dos décadas de experiencia atendiendo a personas con todo tipo de necesidades en los ámbitos personal o profesional, y ofrecemos tanto servicios de terapia y tratamiento en salud mental, como de coaching para particulares o empresas. Ofrecemos servicios de manera presencial en la zona de Madrid, y también a través de la modalidad online por videollamada.

Nuestra Terapia Online

 

Referencias bibliográficas:

Bonn, I. (2001). Developing Strategic Thinking as a Core Competency.  Management Decision, 39(1): pp. 63 – 76.

Hussey, D. (2001). Creative strategic thinking and the analytical process: critical factors for strategic success. Strategic Change, 10(4): pp. 201 – 213.

Jeanne L.,(1998). Linking Strategic Thinking with Strategic Planning”, Strategy and Leadership, 26(4): pp. 30 – 35.

Mark C., (2005). With All This Intelligence, Why Don’t We Have Better Strategies?. Journal of Business Strategy, 26(1): pp.  26 – 33.

Laura Palomares
Laura Palomares

Laura Palomares (Madrid, 1975) se licenció en Psicología en la UAM, funda y forma parte de Avance Psicólogos desde el año 1999. Amplía su formación en los siguientes ámbitos de la psicología: Título de Formadora en Sexología por In.Ci.Sex. Universidad de Alcalá de Henarés. Master en Sexología por el In.Ci.Sex. Universidad de Alcalá de Henares. Prácticum en la Sociedad Sexológica de Madrid-Fundación SEXPOL. Título de Especialista en Terapia Gestalt, por la Fundación Laureano Cuesta. Universidad de Comillas. Especialista en Terapia de Pareja, por el Centro Psicológico Dr. De Francisco. Diploma en Técnicas de Integración Cerebral (TIC), por el Centro de Terapias de Avanzadas.

Compártelo!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Descubre nuestra Terapia Psicológica Presencial y Online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuestros Posts más leídos
¿Quieres información sobre nuestros servicios de Psicoterapia?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo en la mayor brevedad posible




    Ir arriba