Problemas de ansiedad por el confinamiento ante el coronavirus

Problemas de ansiedad por el confinamiento ante el coronavirus

Problemas de ansiedad por el confinamiento ante el coronavirus. Más allá de los efectos físicos que el COVID-19 tiene en el cuerpo humano, no hay que olvidar el modo en el que la crisis del coronavirus está afectando psicológicamente a las personas.

Existen muchas formas en las que la propagación de un virus puede repercutir sobre la salud mental, pero tampoco hay que olvidar que muchas veces son las medidas que adoptamos para prevenir el contagio lo que más malestar nos produce. En concreto, la ansiedad generada por las cuarentenas es un fenómeno común en pandemias globales de estas características.

Por ello, en este artículo veremos cuáles son los principales problemas de ansiedad causados por el confinamiento en el hogar que muchas personas están experimentando a raíz de la expansión del SARS-CoV-2.

Coronavirus: los problemas de ansiedad causados por el confinamiento en el hogar

Estos son los principales problemas por exceso de ansiedad propiciados por el confinamiento en el hogar al que obligan varios gobiernos ante la crisis del coronavirus.

1. Obsesión por el contagio

Muchas personas sienten la necesidad de estar constantemente alerta para no exponerse al contagio, y el hecho de salir del hogar es visto como una tarea compleja que requiere poner mucha atención en todo lo que se hace. A la larga, esto genera un desgaste psicológico que se traduce en ansiedad.

2. Problemas por rumiación

La rumiación es la imposibilidad de quitarse de la cabeza ideas o pensamientos que a la larga producen un malestar psicológico persistente, normalmente ansiedad o un estado de ánimo depresivo.

Cuando surge la rumiación, las ganas en sí de quitarse esa idea de la cabeza hacen que esta gane más y más importancia, más poder de atraer nuestra atención hacia ella. En el caso del confinamiento por el coronavirus, estas ideas intrusivas pueden ser, por ejemplo, cómo están nuestros familiares de edad avanzada y a los que no podemos ver o ayudar acercándonos a ellos. Además, como hay muchas cosas a nuestro alrededor que nos recuerdan esta situación (por ejemplo, el hecho de no poder salir a pasear o las noticias que nos llegan acerca de la expansión del virus) y eso hace más complicado que centremos nuestra actividad mental en otras cosas más edificantes.

3. Problemas por desorganización

Al pasar mucho tiempo en casa, es fácil perder la noción del tiempo y empezar a malgastarlo en tareas poco productivas. Esto hace que corramos el riesgo de que las responsabilidades se nos vayan acumulando hacia el final del día o de la semana. Y esto, a su vez, no solo es una fuente de estrés; también favorece que se duerma poco, lo cual ya en sí nos vuelve aún más vulnerables a la ansiedad.

4. Hipocondría

La hipocondría es una alteración psicológica que aparece en personas propensas a creer que sufren una enfermedad a pesar de que no hay pruebas para asumir que la han desarrollado. A pesar de que es un concepto que aparece en manuales psiquiátricos y de la psicología clínica, versiones “subclínicas” (es decir, que no son tan intensas como para constituir un trastorno) están presentes en casi todas ls personas si se dan las condiciones adecuadas.

Teniendo en cuenta que el coronavirus tiene un periodo de incubación sin síntomas de unos 5 o 6 días de media, y que durante esta etapa es posible contagiar a más personas, esto puede llevar a muchas personas a obsesionarse con la posibilidad de tener la enfermedad COVID-19, interpretando como síntomas pequeños dolores de la garganta, el hecho de tener la nariz tapada, o incluso dolores de cabeza generados por la ansiedad en sí.

  • Te recomendamos: Crisis de Ansiedad

 

¿Qué hacer ante la ansiedad?

Estos son algunos consejos para gestionar estas situaciones de ansiedad.

1. Establece horarios

El simple hecho de seguir horarios de manera disciplinada ayuda a mantenerse siempre en marcha y alejados de la influencia de la rumiación y de la acumulación de tareas.

2. Aprovecha la luz solar

Si es posible, procura aprovechar lo máximo posible la luz que entra por las ventanas, dado que se ha demostrado que esto ayuda a combatir los afectos negativos (el bajo estado de ánimo y la ansiedad).

 

3. Haz ejercicio aeróbico

Estira los músculos y haz ejercicio regularmente en tu hogar, a poder ser aeróbico. Se ha comprobado que mitiga la ansiedad a corto y a largo plazo.

4. Practica Mindfulness

El Mindfulness te puede ayudar a mantener a raya los miedos infundados y a adoptar un punto de vista más objetivo y constructivo ante la crisis del coronavirus.

 

5. Recurre a la psicoterapia online

Finalmente, probablemente la medida más eficaz es acudir a psicoterapia; en el caso, desde casa, es decir, a través de la terapia online. En Avance Psicólogos contamos con muchos psicólogos con experiencia tratando la ansiedad y que estarán encantados de atenderte en esta modalidad.

Nuestra Terapia Online

Referencias bibliográficas:

McLaughlin, K.; Behar, E.; Borkovec, T. (2005). Family history of psychological problems in generalized anxiety disorder. Journal of Clinical Psychology 64 (7): 905 – 918.
Nickell LA, Crighton EJ, Tracy CS, et al. (2004). Psychosocial effects of SARS on hospital staff: survey of a large tertiary care institution. CMAJ. 170(5):793 – 798.
Paul, J.W.; Elizabeth, A.. Phelps, eds. (2009). The Human Amygdala. New York: The Guilford Press.
Warwick, H. M. C. (1989). A cognitive-Behavioural Approach to Hypochondriasis and Health Anxiety. Journal of Psychosomatic Research, 33 (6), 705 – 711.
Wu P., Fang Y., Guan Z., Fan B., Kong J., Yao Z., & Hoven C. W. (2009). The psychological impact of the SARS epidemic on hospital employees in China: Exposure, risk perception, and altruistic acceptance of risk. Canadian Journal of Psychiatry, 54(5), 302 – 311.

Ir arriba
Abrir chat