Ventajas e inconvenientes del uso de psicofármacos

Laura Palomares

Laura Palomares

Psicofármacos: Principales ventajas e inconvenientes de su uso
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Los psicofármacos forman parte de los recursos más útiles y utilizados en el ámbito de la atención a pacientes ante problemas de salud mental. Sin embargo, esta clase de vía de intervención ante trastornos mentales plantea algunos inconvenientes y riesgos a tener en cuenta; no todo son ventajas y aspectos positivos.

Por eso, a lo largo de este artículo haremos un breve recorrido por las ventajas e inconvenientes de los psicofármacos, para tener una visión más global acerca de cuál es su potencial y cuáles son sus limitaciones.

Nuestra Consulta en Psiquiatría

¿Qué son los psicofármacos?

Empecemos por resolver la incógnita más importante: ¿qué son exactamente los psicofármacos? Se trata de medicamentos que, debido a los efectos en el organismo que producen al interactuar con el sistema nervioso, se considera que tienen potencial como recurso terapéutico ante problemas abordados por la psiquiatría y, por extensión, la psicología clínica.

Así pues, un psicofármaco es una sustancia que, independientemente de su vía de administración, es capaz de ayudar a pacientes que sufren alteraciones como por ejemplo la depresión mayor, el Trastorno Obsesivo-Compulsivo, la fobia social, la esquizofrenia, etc.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que no todas las sustancias capaces de producir cambios a nivel psicológico son consideradas psicofármacos. Por ejemplo, las hay que no producen unos efectos lo suficientemente intensos como para ser considerados medicamentos (por lo que pueden ser usados fuera del contexto médico y sin la supervisión de un profesional de la salud mental) como por ejemplo el café, y otros sí generan efectos muy potentes, pero no tienen potencial como recursos de terapia y por ello no se consideran fármacos (por ejemplo, muchas drogas ilegales).

Ventajas del uso de psicofármacos en terapia

Aquí puedes encontrar un breve resumen de los aspectos positivos de utilizar psicofármacos en el tratamiento de las psicopatologías; en una sección posterior veremos cuáles son los inconvenientes de su uso.

1. Permiten prevenir la aparición de los síntomas más peligrosos de una psicopatología

Hay muchos trastornos mentales en los que existen una serie de síntomas especialmente peligrosos y que, más allá de las metas a corto y medio plazo, deben ser suprimidos. Por ejemplo, las crisis psicóticas que se dan en las enfermedades del espectro de la esquizofrenia (que pueden llevar a la persona a poner en riesgo su vida y/o la de los demás), las fases maníacas del trastorno bipolar, etc.

Los psicofármacos, bien utilizados, pueden ayudar a suprimir la aparición de estos síntomas, aunque para ello deben ser combinados con la adopción de otras medidas (por ejemplo, en el caso del trastorno bipolar, suele resultar importante mantener unos horarios de sueño controlados y estables).

2. Permiten obtener cambios muy significativos en poco tiempo

Mientras que la psicoterapia busca la obtención de resultados sobre todo a medio y largo plazo, el uso de psicofármacos permite ver resultados en cuestión de pocas semanas. De este modo, combinando ambas formas de intervención en salud mental, en un primer momento los psicofármacos pueden ser usados para estabilizar a la persona y motivarla ante la idea de superar su trastorno, para más tarde dejar que la psicoterapia le haga interiorizar patrones de comportamiento y de gestión de los pensamientos y las emociones que le aporte soluciones a largo plazo.

3. Su uso es relativamente simple

Aunque el uso de psicofármacos siempre debe ser realizado bajo las instrucciones del médico, teniendo en cuenta los momentos de administración y las cantidades indicadas por el profesional, más allá de eso su uso no tiene demasiado misterio: puede ser realizado en cuestión de segundos, simplemente tomando unas pastillas. Eso hace que, más allá del precio de estos fármacos (cosa que depende de cada país), este tipo de tratamiento sea muy accesible desde el principio y normalmente no sea necesario un “entrenamiento” especial.

Quizá te interese: ¿Cómo elegir un buen psiquiatra?

Inconvenientes del uso de psicofármacos

Estas son las principales desventajas de utilizar psicofármacos en un tratamiento.

1. Los efectos secundarios pueden ser graves

Los psicofármacos son sustancias que desencadenan reacciones complejas en el organismo, por lo que siempre hay que prestar atención a los posibles efectos secundarios dañinos que pueda generar. Eso sí, los médicos dan instrucciones de administración de estos fármacos que minimizan los riesgos, pero en caso de detectar efectos indeseados e inesperados, hay que comunicarlo inmediatamente para que se considere el uso de medicamentos de otro tipo o el cambio de la dosis.

2. No produce los cambios comportamentales para superar el trastorno

La finalidad de los psicofármacos tiene que ver con mitigar o suprimir síntomas, pero no con ayudar a la persona a adoptar hábitos y rutinas que le ayuden a combatir la raíz del trastorno. Esto último es tarea de la psicoterapia, en la que la persona adopta un rol activo a la hora de identificar los desencadenantes de su malestar y las estrategias que puede seguir para ponerles fin.

3. En algunos casos, pueden dar lugar a una adicción

Muchos psicofármacos tienen potencial adictivo, lo cual significa que la persona que los toma se puede llegar a “enganchar” a estos si no sigue a rajatabla las indicaciones médicas. Por eso siempre es importante tener claros en todo momento cuáles son los momentos de toma y las cantidades a consumir, y no salirse de esas pautas.

Quizá te interese: Las diferencias entre la psicología y la psiquiatría

¿Buscas tratamiento para las psicopatologías?

Si buscas apoyo psicoterapéutico o psiquiátrico ante problemas relacionados con la salud mental, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales. En Avance Psicólogos llevamos más de 20 años atendiendo pacientes, y en la actualidad ofrecemos nuestros servicios en las áreas de la psicoterapia individualizada, la psiquiatría, la neuropsicología, la terapia de pareja, la terapia familiar, la logopedia, la sexología y el coaching. Nos encontrarás en nuestro centro ubicado en el barrio de Goya de Madrid, o también puedes agendar con nosotros sesiones de terapia online por videollamada.

Nuestra Consulta en Psiquiatría

Referencias bibliográficas:

Azanza, J.R. (2006), Guía práctica de Farmacología del Sistema Nervioso Central. Madrid: Ed. Creación y diseño.

Stahl, S.M. (2002). Psicofarmacología Esencial. Bases neurocientíficas y aplicaciones clínicas. Barcelona: Ariel.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin
Descubre nuestra Terapia Psicológica Presencial y Online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuestros Posts más leídos
Ir arriba