Las 10 mejores series psicológicas de la historia

Andrea Martínez

Andrea Martínez

Las 10 mejores series psicológicas de la historia de la televisión
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Las 10 mejores series psicológicas de la historia. Las series son uno de nuestros principales temas de conversación actualmente. Con el auge de las plataformas y la gran cantidad de producción de contenidos, casi no tenemos tiempo para ver todas las que nos recomiendan.

Pero, al igual que sucede con las películas, las series no tienen por qué ser sólo mero entretenimiento. Algunas de ellas son lo suficientemente complejas como para que nos intriguen sus personajes y nos enganchen sus tramas.

Nuestra Terapia Psicológica

Las mejores series psicológicas

Actualmente hay muchísima oferta de contenidos y, por lo tanto, es algo complicado escoger sólo unas pocas series que tengan aportes interesantes a nivel psicológico. Hay series centradas en las relaciones familiares, en los problemas de salud mental, e incluso en la propia terapia psicológica.

En esta lista he intentado hacer una selección de series de los últimos 20 años (desde que dio comienzo la Edad de Oro de las series que vivimos en la actualidad). He evitado desvelar el final de las series, pero ¡cuidado! Es inevitable revelar algunos detalles de las tramas.

Vamos allá con 10 de las mejores series psicológicas:

Los Soprano

David Chase, 1999 (50 minutos, 86 episodios)
Con James Gandolfini, Edie Falco y Lorraine Bracco

 

Ya en la primera escena de la serie se nos presenta a Tony Soprano en la sala de espera de una consulta de Psiquiatría. El protagonista, capo de una mafia italoamericana, sufre de ataques de pánico que lo obligan a acudir a terapia; esto lo pone en una situación de vulnerabilidad a la que no está acostumbrado, ya que tiene un rol de patriarca en la mafia, en su familia, en sus negocios… A lo largo de la serie tratará de ejercer su poder para mantener el control sobre las situaciones en las que su papel de jefe se ve cuestionado (incluyendo la terapia)… aunque no siempre con éxito.

No sólo tenemos un trasfondo interesante en Tony, sino en otros personajes como su esposa Carmela (quien vive en una constante negación entre los valores que predica y una vida acomodada gracias al crimen), su hermana Janice (que ha aprendido a salir adelante por medio de la manipulación) o su protegido Christopher (que aspira a ser un “mafioso de película” literalmente).

Evidentemente se trata de una ficción y, por lo tanto, no debemos tomarla de manera muy literal. Los ataques de pánico no producen desmayos como los que sufre el protagonista, y en las escenas de terapia se dan interacciones que en la realidad no suelen producirse (o no deberían). Realismos aparte, es muy agradable ver una producción en la que se les trata de dar verdadera dimensionalidad a los personajes.

Olive Kitteridge

Lisa Cholodenko, 2014 (60 minutos, 4 episodios)
Con Frances McDormand, Richard Jenkins y Bill Murray

 

En sólo cuatro episodios, esta miniserie toca temas como la infidelidad, la dependencia, el duelo, la psicosis y el suicidio. No podía faltar en este listado de series psicológicas. Las interpretaciones son verdaderamente impresionantes, en especial la de Frances McDormand; logra que un personaje tan hosco como Olive resulte incluso carismático.

A pesar de no ser una de las series más conocidas de la lista obtuvo una cantidad importante te premios y nominaciones. Su directora, Lisa Cholodenko, dirigiría unos años más tarde Creedme: una serie acerca del trato a las víctimas de violencia sexual.

Mindhunter

Joe Penhall, 2017 (55 minutos, 19 episodios)
Con Jonathan Groff, Holt McCallany y Anna Torv

Basada en hechos reales, esta serie sigue a una psiquiatra y dos policías del FBI que, durante buena parte de la década de los 70, se entrevistaron con múltiples violadores y asesinos en serie con el objetivo de crear un método para elaborar perfiles psicológicos de los criminales y así resolver casos vigentes.

La serie refleja cómo el método de estos profesionales fue ampliamente cuestionado, e incluso a día de hoy no está clara su eficacia. Sin embargo resulta interesante ver reproducidas algunas de las entrevistas con los criminales y, en especial, el efecto que estas tienen en el personaje protagonista.

BoJack Horseman

Raphael Bob-Waksberg, 2014 (25 minutos, 77 episodios)
Con Will Arnett, Amy Sedaris y Alison Brie

La animación para público adulto puede tener mucho que ofrecer, y BoJack Horseman es prueba de ello. Su protagonista es una antigua estrella de televisión que sufre de depresión al no haber podido adaptarse a una vida real, que dista mucho de lo que ocurre en las sitcoms en las que todo acaba bien al final de cada episodio.

Con la excusa de publicar un libro acerca de su vida, van apareciendo flashbacks de la infancia de BoJack y de sus inicios en el mundo de la televisión. Aquí podremos ver cómo a lo largo de su historia surgen temas como el maltrato, la muerte y el duelo, la evitación y las adicciones.

Heridas Abiertas (Sharp Objects)

Marti Noxon y Jean-Marc Vallée, 2018 (60 minutos, 8 episodios)
Con Amy Adams, Patricia Clarkson y Chris Messina

Basada en la novela Sharp Objects de la escritora y guionista Gillian Flynn, Heridas Abiertas sigue a la periodista Camille Preaker en la investigación de una serie de asesinatos de chicas adolescentes en su pueblo natal, del que ella misma había huido años atrás.

El caso pone a Camille en la situación de revivir su traumática infancia y adolescencia en el pueblo, al ir recordando sucesos y reencontrándose con su fría madre. Esto pone a prueba a Camille, quien afronta sus dificultades por medio del abuso del alcohol incluso tras haber recibido el alta de su internamiento psiquiátrico por infligirse autolesiones.

Girls

Lena Dunham, 2012 (30 minutos, 62 episodios)
Con Lena Dunham, Allison Williams y Adam Driver

Al igual que ocurre en el caso de BoJack Horseman, esta serie trata en tono de comedia algunos temas que pueden resultar más bien dramáticos como son el trastorno obsesivo-compulsivo, el consumo de drogas, el divorcio, el abuso sexual y el embarazo no deseado.

Su creadora y protagonista, Lena Dunham, hace un retrato mucho menos glamuroso que otras series de los grupos de amigas veinteañeras de Nueva York. El personaje principal, Hannah, muestra una gran inmadurez y una tendencia a intentar que todo gire en torno a ella; las diferentes situaciones que se reflejan en sus relaciones con su familia, sus amigas y sus parejas apelan en especial a quienes pertenecen a la generación millenial, despertando una mezcla de amor y odio hacia los personajes.

A dos metros bajo tierra

Alan Ball, 2001 (60 minutos, 63 episodios)
Con Peter Krause, Michael C. Hall y Rachel Griffiths

 

Uno de los grandes éxitos del comienzo de la “edad de oro” de las series que dio comienzo entre finales de los años 90 y principios de los 2000. A dos metros bajo tierra tiene un planteamiento algo inusual: sus protagonistas son los miembros de una familia que posee una funeraria. Cuando el padre de familia muere, tanto su esposa como sus hijos e hija han de revisar sus relaciones y atravesar el duelo.

La estructura de los episodios es especialmente interesante, ya que todos comienzan con una escena protagonizada por un personaje desconocido: el personaje que morirá ese día y cuyo funeral han de organizar los integrantes de la familia protagonista.

Paranoia Agent

Satoshi Kon, 2004 (25 minutos, 13 episodios)
Con Mamiko Noto, Kenji Utsumi y Mayumi Yamaguchi

 

Si incluir series de animación en listas de este tipo puede resultar polémico a veces, hablar de un anime puede serlo todavía más. Hay que decir que no es, ni mucho menos, apto para todos los gustos; sin embargo, las series y películas de Satoshi Kon son tan surrealistas como interesantes. No podía faltar en este listado de series psicológicas.

En el caso de la serie Paranoia Agent, la historia gira en torno a un conjunto de personas cuyas vidas se ven afectadas por la irrupción del misterioso “Chico del Bate” en las calles de la ciudad. Las víctimas que son atacadas por este agresor callejero parecen, de manera inesperada, quedar liberadas de sus problemas a partir del momento en el que reciben la agresión.

Bloodline

Todd A. Kessler, Glenn Kessler y Daniel Zelman, 2015 (60 minutos, 33 episodios)
Con Kyle Chandler, Ben Mendelssohn y Sissy Spacek

 

No todas las series psicológicas tienen que reflejar cuestiones específicas de salud mental. A veces, basta con reflejar la complejidad de las relaciones entre unos personajes bien diseñados. Es el caso de Bloodline, una serie sobre cómo un secreto bien guardado puede perseguir a una familia constantemente.

Los personajes protagonistas parecen tener vidas normales y satisfactorias hasta que llega Danny, uno de los hermanos que tiene la etiqueta de “oveja negra” de la familia. Sin embargo, a pesar de que las conductas delictivas de Danny son evidentemente problemáticas se irán descubriendo las implicaciones del resto de familiares en asuntos mucho más graves.

Fleabag

Phoebe Waller-Bridge, 2016 (27 minutos, 12 episodios)
Con Phoebe Waller-Bridge, Sian Clifford y Olivia Colman

 

Con sólo dos temporadas, esta serie ha sido uno de los mayores éxitos de la comedia británica de los últimos años. Desarrollada a partir de un monólogo, Fleabag cuenta las vivencias de una mujer que utiliza constantemente el humor y el sexo para evitar afrontar una realidad muy dolorosa.

Su creadora y protagonista, Phoebe Waller-Bridge, rompe constantemente la cuarta pared para dirigirse directamente al público y se ve constantemente envuelta en situaciones embarazosas que dan lugar a escenas con un sentido del humor muy incómodo.

Mención especial: Black Mirror

Charlie Brooker, 2011 (41-89 minutos, 23 episodios)
Con Rory Kinnear, Daniel Kaluuya y Toby Kebbell

 

La archiconocida Black Mirror no es una serie al uso, ya que no narra una misma historia a lo largo de varios capítulos. No podía faltar en este listado de series psicológicas. Cada episodio es en sí una historia con su introducción, nudo y desenlace como si de una breve película se tratase. No obstante, sí existe un hilo conductor, un tema común a todas sus historias: cómo la tecnología, aliada en nuestro día a día, puede sacar lo peor de los seres humanos si no sabemos usarla bien.
Muy recomendable para plantearnos cómo nos relacionamos a través de las tecnologías de la información y la comunicación, aunque no es apta para una maratón si lo que esperas es entretenimiento ligero.

Orientación psicológica en la vida real

Las series nos ofrecen pequeñas dosis de ficción en el día a día que podemos ver por puro entretenimiento, pero de vez en cuando aparecen algunas que nos hacen replantearnos las cosas.

Una vez hemos identificado aspectos que nos gustaría trabajar, ir a terapia puede ser de gran ayuda para resolver posibles dificultades. En Avance Psicólogos tenemos un gran equipo a tu disposición para orientarte en cualquier aspecto que necesites.

Puedes contar con nuestros servicios tanto de manera presencial en Madrid como a distancia, por medio de las sesiones online.

Nuestra Terapia Online

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin
Descubre nuestra Terapia Psicológica Presencial y Online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuestros Posts más leídos
Ir arriba