Psicología

Problemas de ansiedad por el confinamiento ante el coronavirus

Problemas de ansiedad por el confinamiento ante el coronavirus

Problemas de ansiedad por el confinamiento ante el coronavirus. Más allá de los efectos físicos que el COVID-19 tiene en el cuerpo humano, no hay que olvidar el modo en el que la crisis del coronavirus está afectando psicológicamente a las personas.

Existen muchas formas en las que la propagación de un virus puede repercutir sobre la salud mental, pero tampoco hay que olvidar que muchas veces son las medidas que adoptamos para prevenir el contagio lo que más malestar nos produce. En concreto, la ansiedad generada por las cuarentenas es un fenómeno común en pandemias globales de estas características.

Por ello, en este artículo veremos cuáles son los principales problemas de ansiedad causados por el confinamiento en el hogar que muchas personas están experimentando a raíz de la expansión del SARS-CoV-2.

Coronavirus: los problemas de ansiedad causados por el confinamiento en el hogar

Estos son los principales problemas por exceso de ansiedad propiciados por el confinamiento en el hogar al que obligan varios gobiernos ante la crisis del coronavirus.

1. Obsesión por el contagio

Muchas personas sienten la necesidad de estar constantemente alerta para no exponerse al contagio, y el hecho de salir del hogar es visto como una tarea compleja que requiere poner mucha atención en todo lo que se hace. A la larga, esto genera un desgaste psicológico que se traduce en ansiedad.

2. Problemas por rumiación

La rumiación es la imposibilidad de quitarse de la cabeza ideas o pensamientos que a la larga producen un malestar psicológico persistente, normalmente ansiedad o un estado de ánimo depresivo.

Cuando surge la rumiación, las ganas en sí de quitarse esa idea de la cabeza hacen que esta gane más y más importancia, más poder de atraer nuestra atención hacia ella. En el caso del confinamiento por el coronavirus, estas ideas intrusivas pueden ser, por ejemplo, cómo están nuestros familiares de edad avanzada y a los que no podemos ver o ayudar acercándonos a ellos. Además, como hay muchas cosas a nuestro alrededor que nos recuerdan esta situación (por ejemplo, el hecho de no poder salir a pasear o las noticias que nos llegan acerca de la expansión del virus) y eso hace más complicado que centremos nuestra actividad mental en otras cosas más edificantes.

3. Problemas por desorganización

Al pasar mucho tiempo en casa, es fácil perder la noción del tiempo y empezar a malgastarlo en tareas poco productivas. Esto hace que corramos el riesgo de que las responsabilidades se nos vayan acumulando hacia el final del día o de la semana. Y esto, a su vez, no solo es una fuente de estrés; también favorece que se duerma poco, lo cual ya en sí nos vuelve aún más vulnerables a la ansiedad.

4. Hipocondría

La hipocondría es una alteración psicológica que aparece en personas propensas a creer que sufren una enfermedad a pesar de que no hay pruebas para asumir que la han desarrollado. A pesar de que es un concepto que aparece en manuales psiquiátricos y de la psicología clínica, versiones “subclínicas” (es decir, que no son tan intensas como para constituir un trastorno) están presentes en casi todas ls personas si se dan las condiciones adecuadas.

Teniendo en cuenta que el coronavirus tiene un periodo de incubación sin síntomas de unos 5 o 6 días de media, y que durante esta etapa es posible contagiar a más personas, esto puede llevar a muchas personas a obsesionarse con la posibilidad de tener la enfermedad COVID-19, interpretando como síntomas pequeños dolores de la garganta, el hecho de tener la nariz tapada, o incluso dolores de cabeza generados por la ansiedad en sí.

 

¿Qué hacer ante la ansiedad?

Estos son algunos consejos para gestionar estas situaciones de ansiedad.

1. Establece horarios

El simple hecho de seguir horarios de manera disciplinada ayuda a mantenerse siempre en marcha y alejados de la influencia de la rumiación y de la acumulación de tareas.

2. Aprovecha la luz solar

Si es posible, procura aprovechar lo máximo posible la luz que entra por las ventanas, dado que se ha demostrado que esto ayuda a combatir los afectos negativos (el bajo estado de ánimo y la ansiedad).

 

3. Haz ejercicio aeróbico

Estira los músculos y haz ejercicio regularmente en tu hogar, a poder ser aeróbico. Se ha comprobado que mitiga la ansiedad a corto y a largo plazo.

4. Practica Mindfulness

El Mindfulness te puede ayudar a mantener a raya los miedos infundados y a adoptar un punto de vista más objetivo y constructivo ante la crisis del coronavirus.

 

5. Recurre a la psicoterapia online

Finalmente, probablemente la medida más eficaz es acudir a psicoterapia; en el caso, desde casa, es decir, a través de la terapia online. En Avance Psicólogos contamos con muchos psicólogos con experiencia tratando la ansiedad y que estarán encantados de atenderte en esta modalidad.

Nuestra Terapia Online

Referencias bibliográficas:

McLaughlin, K.; Behar, E.; Borkovec, T. (2005). Family history of psychological problems in generalized anxiety disorder. Journal of Clinical Psychology 64 (7): 905 – 918.
Nickell LA, Crighton EJ, Tracy CS, et al. (2004). Psychosocial effects of SARS on hospital staff: survey of a large tertiary care institution. CMAJ. 170(5):793 – 798.
Paul, J.W.; Elizabeth, A.. Phelps, eds. (2009). The Human Amygdala. New York: The Guilford Press.
Warwick, H. M. C. (1989). A cognitive-Behavioural Approach to Hypochondriasis and Health Anxiety. Journal of Psychosomatic Research, 33 (6), 705 – 711.
Wu P., Fang Y., Guan Z., Fan B., Kong J., Yao Z., & Hoven C. W. (2009). The psychological impact of the SARS epidemic on hospital employees in China: Exposure, risk perception, and altruistic acceptance of risk. Canadian Journal of Psychiatry, 54(5), 302 – 311.

¿Cómo explicar a tus hijos qué es el coronavirus?

Cómo explicar a tus hijos qué es el coronavirus

¿Cómo explicar a tus hijos qué es el coronavirus?. La crisis del coronavirus SARS-CoV-2 ha hecho que un fenómeno que apenas levantaba expectativa en el mundo occidental haya pasado a ser aquello de lo que hablamos constantemente.

Esto es comprensible: no solo nos ha expuesto a una nueva parte de peligro potencial, sino que también nos ha llevado a abrazar medidas de prevención que transforman totalmente nuestro día a día a causa de la necesidad de confinarse en casa.

Para quienes tienen hijos que están pasando por la infancia, esto significa dos cosas: que necesitan resolver sus dudas acerca de esta pandemia global, y también protegerlos lo máximo posible ante los bulos y rumores sin fundamento que circulan a través del boca-oreja, y que pueden ser peligrosos. Por ello, aquí veremos algunos consejos acerca de cómo explicar a tus hijos qué es el coronavirus y por qué ha hecho que las escuelas cierren.

Cómo explicarles a tus hijos pequeños qué es el coronavirus SARS-CoV-2

Estas son algunas recomendaciones que te pueden servir como pauta a la hora de explicar de manera comprensible qué es el SARS-CoV-2 a un niño o niña. Eso sí, adapta estas ideas a tu caso y a las características del hijo o hija a quien quieras informar, sobre todo teniendo en cuenta su edad.

1. Busca un momento y un lugar adecuados

Hay que saber elegir el momento y el lugar para tratar este tema con toda la profundidad que merece, ante la previsión de que los pequeños dispongan de tiempo para hacer preguntas sobre lo que les preocupa. Es importante evitar darles una explicación incompleta de la situación, dado que esto podría despertar sus miedos ante la falta de información.

2. No hables de los contagiados, sino del virus

Hay que ir con cuidado para evitar que los pequeños adopten una actitud hostil ante las personas infectadas, hayan desarrollado síntomas de COVID-19 o no. Para ello, no centres tu discurso en ellas, sino en el virus que se transmite de una persona a otra.

3. Ve directamente a lo que importa

Si te ves en la necesidad de explicar qué es el coronavirus, es por las consecuencias que esta epidemia está teniendo en el ámbito de la sociedad general y de las familias en particular. Por eso, no te centres en explicar con exactitud los conceptos utilizados por los científicos para hablar de las características físicas del virus; céntrate en su manera de comportarse, de pasar de un cuerpo a otro y de generar la enfermedad del COVID-19.
Eso último es lo más importante y evitará que los pequeños se confundan con tecnicismos. Es preferible que entiendan los aspectos principales del contagio y de la infección, y no preocuparse demasiado con que tengan o no una imagen realista del virus.

4. No alarmes innecesariamente

Por mucho que el coronavirus sea un peligro añadido al día a día, es importante no poner énfasis en el riesgo individual, porque esto puede llegar a generar fuertes miedos en los pequeños. Es mejor limitarse a decir que es más bien que se trata de una versión algo más peligrosa que la gripe, pero sin llegar a hablar de cantidades de muertos o ingresados. Hay que enfocar el tema como un fenómeno de responsabilidad colectiva, y no de evitación del riesgo individual.

 

5. Háblales de las poblaciones de riesgo

Hay que explicarles que las personas mayores y quienes ya tienen la salud comprometida por otras enfermedades son los más vulnerables. Es mejor si les pones ejemplos que conozcan. De esa manera, se comprometerán más fácilmente con las medidas a adoptar para combatir el coronavirus.

6. Ayúdales a entender que todo irá bien si siguen las indicaciones

Por mucho que estemos en un estado de alarma, tus hijos siguen contando con tu protección y la del resto de adultos de la familia. Hay que incidir en esto para que sepan que aunque sus movimientos estén restringidos para evitar contagios, en el ámbito doméstico sigue existiendo la estabilidad.

7. Aclárales que todo pasará

Finalmente, otro de los aspectos importantes de explicar a tus hijos pequeños qué es el coronavirus es no olvidarte de mencionar que todo pasará, que todo lo que están viviendo son medidas transitorias. Para ello puedes utilizar la imagen de la curva de infectados, explicándoles que de lo que se trata es de evitar que la línea suba mucho para arriba. Esta es una manera sencilla de que entiendan que no es un problema estático, sino que el coronavirus va expandiéndose por etapas y que hay que ir adaptándose a estas.

 

¿Buscas ayuda profesional?

Si crees que necesitas ayuda ante esta situación de cuarentena por el coronavirus, puedes contar con nuestros profesionales. En estas es posible resolver dudas, aprender técnicas para gestionar la ansiedad o la depresión, tratar problemas de crianza o de comunicación con los hijos, y más.

Nuestra Terapia Online

Referencias bibliográficas:

European Centre for Disease Prevention and Control. (2020) Outbreak of acute respiratory syndrome associated with a novel coronavirus, China; First cases imported in the EU/EEA; second update. ECDC.
Ministerio de Sanidad. (2020) Preguntas y respuestas sobre el nuevo coronavirus 2019 (2019-nCoV). Gobierno de España.

Las 9 mejores apps contra la ansiedad

mejores apps contra la ansiedad

Las 9 mejores apps contra la ansiedad. La acumulación excesiva de ansiedad puede surgir a raíz de una gran variedad de situaciones. Además, se trata de un problema relativamente frecuente y que afecta a muchas personas.

Es por eso que, a medida que se ha ido popularizando el uso de los smartphones, han ido surgiendo varias aplicaciones para móvil que ayudan a tratar este tipo de alteraciones.
Si sigues leyendo, conocerás algunas de las mejores apps contra la ansiedad para usar en tu día a día.

Apps contra la ansiedad recomendadas para tu día a día

Si te interesa contar con herramientas que te ayuden a gestionar el estrés y la angustia, aquí encontrarás varias propuestas.

Se trata de apps contra la ansiedad que puedes descargarte en tu móvil con apenas algunos clics. Pero eso sí, debes tener claro que no sustituyen la psicoterapia y en todo caso la complementan o sirven para mitigar síntomas poco intensos y que aún no dañan significativamente tu calidad de vida.

1. Worry Watch

Muchas veces, la clave para superar la ansiedad está en habituarse a ver hasta qué punto aquellas cosas que tememos cuando estamos ansiosos terminan no ocurriendo. Para cumplir este propósito, Worry Watch es una app muy útil.

Básicamente, es una aplicación de móvil que invita a escribir lo que estamos sintiendo y pensando en el momento en el que empezamos a experimentar una subida de ansiedad. De esta manera es muy fácil detectar patrones de pensamientos y, de algún modo, “verle las costuras” al modo en el que los temores surgen en nosotros, permitiéndonos distanciarnos de este fenómeno y ver que todo se trata fundamentalmente de una ilusión, temor a cosas que no ocurrirán de verdad.

App Store: Worry Watch

2. MindShift

La app MindShift propone una combinación interesante de consejos para combatir la ansiedad, por un lado, y un diario para llevar un registro de los pensamientos, por el otro. De esta manera, la aplicación propone tanto herramientas en las que el usuario adopta un rol más activo (las anotaciones por parte de los usuarios) y otras en las que tiene un rol de recepción de estímulos que emite la app.

Google Play: MindShift

App Store: MindShift

3. Breathe2Relax

Esta es una herramienta digital desarrollada por el National Center for Telehealth & Technology. Como app para la ansiedad, propone ejercicios de respiración diafragmática, los cuales permiten al cuerpo oxigenarse mejor y adaptarse a un estado más moderado de activación fisiológica. Es ideal para los momentos de estrés.

Google Play: Breathe2Relax

App Store: Breathe2Relax

4. What´s up?

Esta es una completa herramienta de ansiedad que incluye audios de relajación, juegos, un diario y un sistema de autorregistro. Todas estas funciones convierten esta app en una potente aliada contra este tipo de malestar psicológico. Eso sí, recuerda que no sustituye la terapia psicológica.

Google Play: What´s up?

5. Moods

De un modo similar a como lo hacen el resto de aplicaciones, Moods permite llevar un registro del modo en el que el estado de ánimo va evolucionando a lo largo del día y de la semana. No solo se centra en las sensaciones vinculadas a la ansiedad, dado que invita a dejar constancia de cualquier tipo de emocionalidad negativa: estrés, tristeza, etc.

Google Play: Moods

6. Stress Doctor

Otra de las mejores apps contra la ansiedad es Stress Doctor. Dispone de recursos para inducir a un estado de relajación en los momentos en los que la activación del sistema nervioso se eleva demasiado. También tiene herramientas de autorregistro.

App Store: Stress Doctor

7. Self Help for Anxiety Management

Esta es otra de las apps para superar la ansiedad más completas que existen, dado que contiene tanto audios de relajación como consejos y pautas a seguir, e incluso una comunidad de personas que comparten trucos para afrontar este problema.

Google Play: Self Help for Anxiety Management

8. Headspace

Headspace es una app que propone recursos de meditación y Atención Plena para regular la ansiedad. De esta manera, el usuario va entrando en un estado de relajación mediante instrucciones dadas por esta útil herramienta.

Google Play: Headspace

App Store: Headspace

9. Worry Box

Worry Box combina los audios de relajación con reflexiones y frases motivadoras que ayudan a gestionar la ansiedad en el momento en la que surge. Es una interesante combinación para combatir este fenómeno psicológico tanto desde lo fisiológico como desde las ideas.

 

¿Buscas ayuda profesional?

Si crees que tu problema con la ansiedad es muy persistente, lo más probable es que necesites terapia psicológica, un proceso en el que un profesional de la psicología te acompañará y te “entrenará” en diferentes maneras de gestionar este fenómeno y hacer que los síntomas se debiliten y disminuyan.

Para ello, te invitamos a ponerte en contacto con nuestro equipo de profesionales. En Avance Psicólogos ofrecemos psicoterapia tanto presencial como online. Nos puedes encontrar en el centro de Madrid.

 

Nuestra Terapia Psicológica

Referencias bibliográficas:

Barlow, D.H. (2000). Unraveling the mysteries of anxiety and its disorders from the perspective of emotion theory. The American Psychologist. 55(11): pp. 1247 – 1263.
Mathews, A.; Mogg, K.; May, J; Eysenck, M. (1989). Implicit and explicit memory bias in anxiety. Journal of Abnormal Psychology. 98(3): 236 – 240.

Las 6 ventajas de levantarse temprano

Ventajas de levantarse temprano

Las 6 ventajas de levantarse temprano. ¿Es cierto que levantarse temprano tiene ventajas, o tan solo se trata de un a idea preconcebida que nos lleva a ver con buenos ojos a quienes madrugan?
Es cierto que en ocasiones mitificamos demasiado a quienes están en pie cuando a otros aún les quedan unas horas de sueño (por ejemplo, muchos lo hacen porque no tienen más remedio, al tener trabajos precarios), pero también es verdad que levantarse temprano tiene sus beneficios, sí. En este artículo encontrarás un resumen de estos.

Las principales ventajas de levantarse pronto

El modo en el que gestionamos nuestras horas que dedicamos a dormir y la relación entre el sueño y la vigilia en general tiene un impacto muy importante en nuestra salud y calidad de vida. No solo afecta a cómo experimentamos nuestro día a día; además, nos predispone más o menos a desarrollar ciertos hábitos, aunque no nos demos cuenta. Y esto, a la larga, marca la diferencia.

Por ejemplo, algo tan sencillo como despertarse temprano puede hacer que en cuestión de semanas o pocos meses nos convirtamos en personas un poco diferentes. Somos lo que hacemos, y si adoptamos rutinas diferentes, nos transformamos.

Teniendo en cuenta esto, aquí encontrarás un listado de las ventajas de levantarse temprano y empezar a experimentar el día aprovechando buena parte de la mañana.

1. Te permite aprovechar las horas de mayor actividad

Una de las desventajas de no aprovechar la mañana es que eso supone tirar por la borda varias horas del día en el que tu cuerpo está predispuesto a poner energía en lo que haces.

El ritmo circadiano, que forma parte del reloj biológico de tu cuerpo, hace que muestres más predisposición a poder realizar tareas que exigen mucha actividad desde antes de las 12 del mediodía, mientras que a partir de las 18h (aproximadamente) tu nivel de energía decae significativamente, hayas estado trabajando duramente o no.

Por eso, si tiendes a despertarte tarde o no demasiado temprano, estarás aumentando las probabilidades de pasar buena parte de las horas de la vigilia en un estado de un cierto cansancio y pasividad.

 

2. Es una oportunidad para hacer ejercicio

Las primeras horas de la mañana son un momento ideal para hacer ejercicio. Si no te levantas temprano, es posible que solo puedas dedicarte al deporte y a usar tus músculos las últimas horas de la tarde, y esto trae varios problemas: altera tu ritmo circadiano, y te lo puede poner difícil a la hora de intentar conciliar el sueño cuando te vayas a dormir.

En cambio, salir temprano a correr, ir al gimnasio o simplemente realizar otros ejercicios como ir en bici o hacer Pilates te permite aprovechar el mejor momento del día para activarse, y te predispone a encarar el día con la mente despierta. Eso sí, no te pases con la intensidad de lo que practicas, porque a nadie le interesa estar agotado a las 10 de la mañana.

3. Te permite planificar mejor el día

Las primeras horas de la mañana son ideales para abordar de manera ordenada y eficiente las responsabilidades del día. Por ejemplo, si tienes pendientes varias tareas que pueden ser realizadas en relativamente poco tiempo y que si no las terminas pronto te pueden obligar a “partir” tu día (por ejemplo, estudiar 20 minutos de inglés en un día en el que trabajarás 8 horas y tienes que atender las responsabilidades del hogar) este es un buen momento para abordarlas. Así, al levantarte temprano dispondrás de un tiempo para hacer del tirón una o varias de esas pequeñas exigencias del día a día.

Llegar al mediodía habiendo completado muchos objetivos no solo es bueno para la moral; además, permite organizarse mejor y perder menos tiempo con las transiciones entre una tarea y la siguiente, al tener menos cosas que hacer al haber “compactado” varias de esas tareas más cortas o menos importantes durante la mañana.

4. Te ayuda a dormir cuando toca

Muchas personas tienen problemas para conciliar el sueño. Levantarse temprano es una de las soluciones más útiles para prevenir esto, porque si lo adoptas como un hábito más, será poco probable que tardes mucho en dormirte.

 

5. Te ofrece tiempo de introspección

Algo que a menudo pasamos por alto es que al despertarnos temprano disponemos de un tiempo en el que predomina la calma y hay menos actividad humana. Es un buen momento para la introspección, para inspirarse sin dejarnos llevar por las distracciones de los mensajes que nos llegan al móvil o por el ruido, etc.

6. Te predispone a darle al desayuno la importancia que se merece

El desayuno es una de las comidas más importantes del día. Sin embargo, lamentablemente, en España tendemos a infravalorarlo, creyendo que puede ser resuelto simplemente con un café y un pequeño trozo de pan con queso.
Si te levantas temprano, tendrás tiempo para dedicarle al desayuno el tiempo que requiere, pensando en diferentes maneras de combinar ingredientes y sin comer con prisas.

Nuestra Terapia Psicológica

Referencias bibliográficas:

Bass, J. (2012). Circadian topology of metabolism. Nature. 491(7424): 348 – 356.
Hodelín Tablada, R.; Machado Curbelo, C., & Fuentes Pelier, D. (2010). Sobre la vigilia y el sueño. Rev Neurol, 51(12): pp. 766 – 767.

Los beneficios de la relajación

Los beneficios de la relajación

La relajación es mucho más que un estado psicológico agradable que podemos experimentar de vez en cuando sin ni siquiera habérnoslo planteado.

Por un lado, la relajación nos aporta varios beneficios que van más allá de la sensación subjetiva del bienestar y del placer. Por el otro, somos perfectamente capaces de crear nuestros propios momentos de relajación, sin esperar a que esta llegue cuando le apetezca, al margen de nuestra voluntad.

En este artículo veremos cuáles son los principales beneficios de la relajación y el modo en el que este fenómeno tiene un potencial terapéutico que no hay que desaprovechar.

Los principales beneficios de la relajación en el día a día

Estos son los principales aspectos beneficiosos para la salud física y mental que nos aporta la relajación.

1. Ayuda a concentrarse

Se ha comprobado que la relajación es una especie de “borrón y cuenta nueva” en lo que respecta a nuestra capacidad para concentrarnos en una tarea. Por eso, por ejemplo, tomarse un descanso de cinco o diez minutos cuando estamos realizando una tarea complicada y que nos cuesta suele servir para que la terminemos más rápidamente que si no hubiésemos hecho esa pausa.

2. Nos ayuda a desconectar de preocupaciones inútiles

Es muy frecuente que, cuando notamos que en nuestras vidas hay problemas no resueltos, esta idea nos ronde la cabeza durante horas, sin que eso implique que hagamos algo para solucionarlo. De hecho, esa angustia nos puede llevar a ir aplazando el momento en el que nos ponemos manos a la obra con esa tarea pendiente, dado que intentamos alejar esos pensamientos de nuestra mente.

 

La relajación nos permite salir de ese círculo vicioso en el que la angustia llama a más angustia, y nos ayuda a centrarnos en el presente, lo cual nos vuelve más propensos a atender nuestras responsabilidades sin miedo a sentirnos mal.

3. Nos vuelve más resistentes a los problemas de digestión

Una de las áreas del funcionamiento e nuestro organismo en la que antes se notan los efectos negativos de la ansiedad es la digestión. Como al entrar en el estado ansioso nuestro cuerpo se pone como prioridad reaccionar lo más rápidamente posible ante las exigencias del aquí y el ahora, deja de darle tanta importancia a los procesos cuya meta está situada a medio o largo plazo, y esto se nota en nuestros intestinos y estómago.
Por eso, saber relajarse ayuda también a no tener dolores de vientre, diarrea y problemas similares.

4. Ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro

Como hemos visto, si aprendemos a combatir adecuadamente la ansiedad, estaremos consiguiendo desencadenar toda una serie de efectos positivos sobre nuestra salud que se derivan de este hecho, a modo de reacción en cadena.

Esto es así porque se ha visto que el exceso de ansiedad acelera el desgaste de los tejidos del cuerpo una vez hemos dejado atrás el punto culminante de la juventud. Entre los 24 y los 27 años. Esto se nota sobre todo en la calidad de la piel, pero también en muchos otros órganos que no vemos directamente y cuyo funcionamiento se va entorpeciendo a medida que pasan las décadas.

5. Nos evita caer en conflictos inútiles

Muchos de los enfrentamientos, discusiones y peleas por las que pasamos a lo largo de nuestras vidas se deben a que no somos capaces de ver las cosas con perspectiva: considerar la posibilidad de que todo se deba a un malentendido, no dar pie a crear situaciones que no benefician a nadie, y, en definitiva, no caer en la lucha de egos.

Estar relajados contribuye a adoptar una postura más neutral y descriptiva acerca de lo que nos ocurre, y de esta manera evitamos más situaciones de drama que podríamos habernos ahorrado.

¿Cómo aprovechar estas ventajas para la salud?

Actualmente, existen varias técnicas de relajación que ayudan a entrar en este estado y son fáciles de aplicar en prácticamente cualquier situación en la que se disponga de un lugar sin muchos ruidos ni distracciones.
Entre estas, encontramos los ejercicios de respiración diafragmática, la técnica de relajación muscular progresiva de Jacobson, las técnicas de visualización, etc. Incluso la práctica del Mindfulness puede ser considerada un recurso para potenciar la relajación, lo cual no resulta extraño al recordar que esta se inspira en la meditación Vipassana procedente del Sur de Asia.

Eso sí, la mejor manera de empezar a utilizar estas técnicas de relajación es recibir entrenamiento por parte de especialistas en la materia, ya sea en sesiones de formación con grupos como en el contexto de la psicoterapia ante problemas de ansiedad, depresión, adicciones, dolor crónico y otros trastornos.

 

Por eso, si te interesa aprender a hacer el máximo partido de los beneficios de la relajación, te invitamos a ponerte en contacto con nuestro equipo de psicólogos, ya sea de manera presencial u online.

Nuestra Terapia Psicológica

Referencias bibliográficas:

American Psychiatric Association (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (5a edición.). Arlington: American Psychiatric Publishing.
Jones, K.R. & Heymen, S. (1988). Using Relaxation: Coping with Functional Gastrointestinal Disorders. UNC Center for Functional GI & Motility Disorders.
Kemeny, Margaret E. (August 2003). “The Psychobiology of Stress”. Current Directions in Psychological Science. 12 (4): pp. 124 – 129.
MacGregor, H.E. (2004). Take a breath to relieve stress specialized breathing techniques beneficial to health, practitioners say. Journal-Gazette.

8 libros para entender y aliviar la depresión

libros para entender y aliviar la depresión

8 libros para entender y aliviar la depresión. La depresión es un trastorno que depende, en gran parte, del modo en el que nos acostumbramos a interpretar la realidad, todo lo que nos rodea y lo que habla acerca de nosotros mismos.

Por eso, la literatura puede ser un apoyo poderoso para aprender a gestionar los síntomas de esta alteración del estado de ánimo, sus maneras de distorsionar el modo en el que vemos lo que nos ocurre, y lo que podemos hacer para desarrollar un modo de vida que debilite esta tendencia a la desesperanza, la pasividad y el pesimismo.

Si tú o alguien que conoces está pasando por una mala época a causa de este trastorno, sigue leyendo; aquí encontrarás un pequeño recopilatorio de libros para aprender sobre la depresión y estar en mejores condiciones para aliviar sus efectos.

Libros para ayudar a gestionar la depresión

En esta lista de lecturas recomendadas puedes encontrar varias opciones que te ayudarán a entender qué es la depresión y cómo podemos combatirla.
Eso sí, no olvides que leer libros no es algo que, por sí solo, vaya a hacer que la depresión se desvanezca. Tómate estas lecturas como una ayuda, un apoyo que puedes combinar con la asistencia a psicoterapia. Lo más importante es ponerte en manos de profesionales de la salud mental que puedan ir haciendo un seguimiento de tu caso, dándote un trato personalizando y proponiéndote soluciones adaptadas a tu manera de ser y al contexto en el que vives.

1. Terapia cognitiva de la depresión (Aaron T. Beck)

Obra en la que uno de los psicólogos más importantes de la historia muestra los fundamentos de la psicoterapia aplicada al tratamiento de la depresión. Aaron T. Beck fue uno de los pioneros en desarrollar un tipo de intervención psicológica en pacientes que pone el foco en el modo en el que las personas interpretan lo que les ocurre, dando pie al desarrollo de la terapia cognitivo-conductual de hoy en día.

2. Lo bueno de tener un mal día: Cómo cuidar de nuestras emociones para estar mejor (Anabel Gonzalez)

Un libro que puede ayudar no solo a quienes están desarrollando los primeros síntomas de la depresión, sino también a quienes, por diferentes circunstancias de la vida, pasan por malos momentos. Se trata de una lectura relativamente corta y fácil de entender por todo el mundo.

 

3. La depresión en la mujer (Emilce Dio Bleichmar)

Este libro resulta especialmente recomendable si tenemos en cuenta que, por estadística, las mujeres tienden a estar significativamente más expuestas a la depresión que los hombres. Una lectura para conocer el modo en el que el género afecta al procesamiento de las emociones negativas cuando este trastorno está presente.

4. Buenos días, alegría: cómo superar la tristeza y alcanzar el equilibrio emocional (Jesús Matos)

El psicólogo Jesús Matos Larrinaga plantea en este libro una serie de pautas concretas que, aplicadas al día a día, pueden ayudar a combatir la tristeza y los síntomas relacionados con el bajo estado de ánimo general. No se trata tanto de un libro de autoayuda como de una pequeña guía para desarrollar hábitos que combaten el estado de ánimo depresivo.

5. Vivir con plenitud la crisis (Jon Kabat-Zinn)

Jon Kabat-Zinn es uno de los investigadores del Mindfulness más importantes, y en esta obra habla acerca de cómo la Atención Plena puede ayudar a gestionar las emociones dolorosas. Uno de los libros para entender la depresión más recomendables para tener pautas a aplicar al día a día.

 

6. Depresión en niños y adolescentes (Victoria del Barrio y Miguel Ángel Carrasco)

No hay que olvidar que también los más jóvenes pueden desarrollar depresión, y que en estas edades resulta especialmente importante atender cuanto antes este problema. Teniendo eso en cuenta, este libro es uno de los más recomendables para comprender todo lo necesario acerca de la expresión de este trastorno durante las primeras dos etapas de la vida: la infancia y la adolescencia.

7. Vencer la depresión: Descubre el poder de las técnicas del Mindfulness (varios autores)

Otro de esos buenos libros basados en la práctica de ejercicios de Mindfulness para gestionar mejor el bajo estado de ánimo. El Mindfulness se ha mostrado especialmente eficaz para evitar las recaídas en la depresión.

8. Cómo Salir de la Depresión (Neil Nedley)

Si te interesa un libro que vaya a la raíz del problema dándote claves para superar la depresión creando nuevos hábitos en tu vida cotidiana, esta es una buena opción. Eso sí, si no tienes demasiado tiempo para leer, en este listado encontrarás varias lecturas más cortas y resumidas que esta.

 

Nuestra Terapia Psicológica

Cómo salir de una relación tormentosa

Cómo salir de una relación tormentosa

Cómo salir de una relación tormentosa. Para bien y para mal, las relaciones amorosas generan vínculos fuertes que van más allá del aquí y el ahora. Si una pareja de casados empieza a discutir a gritos un día, no es raro que las muestras de afecto aparezcan de nuevo al cabo de pocas horas. Esta clase de uniones sentimentales solo se rompen si hay buenos motivos para ello.

Sin embargo, a veces los motivos para romper la relación están ahí, pero sin embargo nadie termina de dar el paso que beneficiaría a ambos; la inercia de llevar mucho tiempo juntos puede generar presión, e incluso hay casos en los que desafortunadamente lo que evita la separación es el miedo.

En este artículo veremos algunos consejos acerca de cómo salir de una relación amorosa que solo causa dolor emocional y no aporta nada, aunque no olvides que no existen recetas mágicas que funcionen para todo el mundo: debes adaptar estas pautas a vuestro caso particular.

Nuestra Terapia para el Desamor

Consejos para ayudarte a salir de una relación tormentosa

Estas son pautas a seguir que puedes utilizar como una mini-guía para terminar con una relación que te produce dolor.

1. Párate a analizar tus motivos

Si realmente calificarías tu relación de pareja como tormentosa y consideras que el malestar que te produce no está causada por elementos externos a ella (como por ejemplo una enemistad con la familia de la persona a la que amas), entonces tienes motivos legítimos para querer romper, separarte o divorciarte. Debes tener claro que el sufrimiento no es el estado natural de una relación amorosa.

Por eso, el primer paso es comprender que los motivos por los que quieres terminar con esa relación ni dicen algo malo sobre ti, ni resultan superfluos, dado que en esta clase de vínculos afectivos las emociones lo son todo, y si las emociones que el tuyo suele despertar en ti te dañan, eso en sí mismo indica que no tiene sentido sentirse culpable por querer romper, por un lado, y que no debes esperar la aprobación de alguien más para hacerlo.

2. Valora la urgencia con la que debes romper

Salir de una relación de este tipo no es fácil, pero debe hacerse cuanto antes mejor. Eso sí, en algunos casos debe ser algo inmediato, cuestión de pocas horas o de minutos. Si crees que tu relación es tormentosa, plantéate si es porque la otra persona te ataca física o psicológicamente de maneras que vulneran tu integridad y tu dignidad. Si es el caso, independientemente de si crees que lo hace queriendo o sin darse cuenta de lo que hace, debes protegerte cuanto antes y terminar la relación enseguida, sin darle la oportunidad de manipularte.

Ten en cuenta que muchas personas que maltratan a sus parejas realizan comportamientos conocidos como gaslighting, y que consisten en hacer ver que sus ataques son fruto de la imaginación de la víctima, de manera que se exculpan y a la vez hacen sentir culpable a quien ha sido atacado. Por eso, en estos casos hay que poner énfasis en la necesidad de terminar la relación rápidamente y de manera claramente unilateral.

Si crees que romper con la relación puede hacer que la otra persona se vaya a volver más violenta o que vaya a acosar mucho más (porque en el pasado te ha demostrado que tiende a comportarse de esa manera ante la posibilidad de salir de una relación), es importante que te pongas en contacto con las autoridades, para que impidan que se acerque a ti o que te siga atacando.

3. Ponte fechas y pequeños sub-objetivos

Romper suele ser algo que exige salir fuera de la zona de confort, y por eso algunas personas lo van aplazando una y otra vez, sin ver que con eso alargan el problema y el sufrimiento. Para evitar esto, apúntate en la agenda un día y hora concretos en los que se producirá la ruptura, y si es necesario, también el día y la hora en la que debes llevar a cabo algún sub-objetivo para realizar preparativos. Por ejemplo, anota el día del momento en el que te reunirás con esa persona para comunicarle tu decisión, y el día y la hora en la que la llamarás para quedar a esa hora y en ese lugar.

Esto parece un detalle sin importancia, pero realmente marca la diferencia: si creas a tu alrededor elementos que te llevan a comprometerte con el proceso de salir de esa relación tormentosa, aumentarás mucho tus probabilidades de terminar haciéndolo bien.

4. Si puedes, apóyate en tus seres queridos

No todo el mundo siente que debe compartir sus ideas y emociones con sus amigos y familiares en situaciones como esta, pero en el caso de que sí creas que agradecerías algo así, hazlo. Incluso si eres una persona más bien cerrada y que ve con recelo abrirse acerca de sus sentimientos con los demás, lo más probable es que los demás te muestren apoyo enseguida, por mucho que no les tengas acostumbrados a esta clase de situaciones.

No hay que olvidar que existen formas de amor y de afecto de muchos tipos, y que no tiene sentido actuar como si nada profundo te uniese a esos seres queridos: precisamente, la relación que mantienes con ellos está pensada para situaciones como esta por la que pasas.

 

¿Terapia de pareja o terapia individual?

En muchos casos en los que una relación de pareja pasa por malos momentos, surgen dudas acerca de si merece la pena ir en busca de ayuda profesional para ayudar a solventar esta situación. Esto hace que algunas personas que quieren terminar una relación se planteen si deben ir a terapia de pareja o a terapia individual, para tratar sus propios problemas emocionales.

Ante dudas como esta, la respuesta es sencilla y complicada a la vez: si realmente existe una indecisión acerca de si romper o no, la terapia de pareja es una opción a tener en cuenta; pero si ya hemos tomado la decisión de terminar con ese tipo de relación, no tiene sentido ir a terapia de pareja, y en todo caso podemos ir a terapia individual si creemos que lo necesitamos. Es un error ir a terapia de pareja para tener una coartada para justificar la ruptura posterior bajo la idea de que “lo hemos intentado todo”, porque eso supone consumir tiempo y esfuerzos por parte de la persona con la que cortamos.

Nuestra Terapia de Pareja

Referencias bibliográficas:

Biscotti, O. (2006). Terapia de Pareja: una mirada sistémica. Buenos Aires: Lumen.
Christensen A., Atkins D.C., Baucom B., Yi J. (2010). Marital status and satisfaction five years following a randomized clinical trial comparing traditional versus integrative behavioral couple therapy. Journal of Consulting and Clinical Psychology. 78 (2): pp. 225 – 235.
Coe, C. L.; Wiener, S. G.; Rosenberg, L. T. y Levine, S. (1985). The Psychobiology of Attachment and Separation. Elsevier. pp. 163-199.
Morgan, J.P. (1991). What is codependency? Journal of Clinical Psychology 47(5): pp. 720 – 729.

Las diferencias entre la psicología y la psiquiatría

Las diferencias entre la psicología y la psiquiatría

No saber diferenciar entre la psiquiatría y la psicología es muy común, e incluso hay muchas personas que ni siquiera se han llegado a plantear que estos dos términos no son sinónimos.

Esta confusión resulta comprensible, ya que la Psicología Clínica y de la Salud es la rama de la Psicología más conocida a nivel popular, y esta se encuentra englobada en las ciencias de la salud (mental) junto a la psiquiatría. Por eso, en este artículo veremos cómo podemos distinguir entre las tareas del psicólogo y las del psiquiatra, y entre sus orientaciones teórico-prácticas.

Nuestra Terapia Psicológica

Las principales diferencias entre la psiquiatría y la psicología

Este es un breve resumen acerca de las diferencias entre los psicólogos y los psiquiatras (y sus respectivas disciplinas de trabajo). Evidentemente, este es un tema mucho más complejo de lo que veremos aquí, pero de todas formas las próximas líneas te serán útiles para aprender a diferenciar entre ambas.

1. La psicología no se limita al ámbito de la salud

Cuando se piensa en la palabra “psicólogo”, normalmente imaginamos a un profesional de la salud mental que atiende a pacientes que tienen diferentes problemas o trastornos. Sin embargo, esta es una perspectiva sesgada acerca de lo que es la psicología, cuya razón de ser es estudiar y trabajar con el comportamiento, sin limitarse al ámbito de lo patológico. Por eso, más allá de los gabinetes de psicoterapia, también hay psicólogos de las organizaciones y del trabajo, psicólogos educativos, etc.

De hecho, técnicamente, la psicología ni siquiera se limita a trabajar con seres humanos: también realiza investigaciones con todo tipo de animales, y ayuda a resolver problemas que surgen en el ámbito de la zoología, la preservación del medio ambiente, y otros campos de trabajo que están más alejados de la esfera humana.

2. La psiquiatría parte de la medicina, la psicología no

Es más: la psiquiatría no solo surge de la medicina, sino que es parte de ella. En esto se diferencia claramente de la psicología, cuyos orígenes están fuera de la medicina (si bien es cierto que se le da mucha importancia al estudio del sistema nervioso).

Tienen trayectorias de formación diferentes
Tal y como hemos visto, la psiquiatría es una parcela de la medicina, mientras que la psicología no lo es. Esta diferencia da pie a la existencia de otra: para llegar a ser psiquiatra hay que realizar la carrera universitaria de Medicina, y luego especializarse.

En cambio, para ser psicólogo, es suficiente con cursar la carrera de psicología. Las especializaciones que lleguen después del paso por la universidad son un añadido, pero de estas no dependen ser o no ser psicólogo (hay que recordar que para ser psicólogo no es necesario dedicarse al ámbito clínico o sanitario).

3. La psiquiatría busca el origen orgánico de los problemas

La psiquiatría parte de un modelo biomédico de los problemas que experimenta el ser humano, y por eso busca estudiar e intervenir en las alteraciones orgánicas que hay detrás de los trastornos psiquiátricos.

En cambio, la psicología parte del modelo bio-psico-social, en el que se tiene en cuenta lo biológico pero va más allá de este aspecto de la realidad, observando también el contexto en el que viven las personas y, sobre todo, la manera en la que el comportamiento realizado en el pasado da pie a otros comportamientos en el presente y en el futuro.

Así, mientras que la psiquiatría se centra en aquello que tiene lugar en el interior del organismo, la psicología analiza las interacciones entre el individuo y lo que le rodea, incluyendo al resto de personas con las que se relaciona.

Por ejemplo, si desde la psiquiatría se suelen estudiar la depresión buscando predisposiciones genéticas, posibles lesiones en el sistema nervioso o en una distribución anómala de las células nerviosas o de las sustancias con las que trabajan, desde la psicología se tiende mucho más a analizar los hábitos de las personas con depresión, los contextos materiales y sociales en los que viven, su manera de reaccionar a los primeros síntomas de este trastorno, etc.

4. Sus formas de terapia son diferentes

Finalmente, no podemos olvidar que más allá de sus maneras de investigar, otra de las diferencias más claras entre la psicología y la psiquiatría está en sus maneras de ayudar a los pacientes. La psiquiatría propone medidas que modifican partes concretas del cuerpo (específicamente, del sistema nervioso), ya sea mediante alimentación y consumo de fármacos como mediante otros procedimientos como la terapia electroconvulsiva, hoy en día indolora.

En cambio, la psicoterapia se fundamenta en entrenar a los pacientes, hacer que sean capaces de adoptar nuevos patrones de comportamiento desde los que mejorar su salud mental transformando su día a día.

 

Nuestra Terapia de Psiquiatría

Referencias bibliográficas:

Gabbard, G.O. (2007). Psychotherapy in psychiatry. International Review of Psychiatry. 19(1): pp. 5 – 12.
Pinel, J. (2010). Biopsychology. Nueva York: Prentice Hall.
Seligman, M.E.P. (1995). The effectiveness of psychotherapy: The Consumer Reports study. American Psychologist. 50(12): pp. 965 – 974.
Wallace, E.R. & Gach, J. (eds.) (2008). History of Psychiatry and Medical Psychology. Nueva York: Springer.

Las fobias más comunes

Las fobias más comunes

Las fobias más comunes. Las fobias forman parte de los trastornos de ansiedad más frecuentes, y constituyen un motivo habitual por el que muchas personas acuden a psicoterapia.

Existen buenos motivos para esto último, ya que por un lado esta clase de trastornos de ansiedad pueden llegar a desgastar mucho la calidad de vida de las personas, y por el otro, se sabe que la intervención psicológica por parte de profesionales resulta muy eficaz para revertir estos síntomas y hacer que dejen de ser un problema.

En este artículo veremos cuáles son los tipos de fobias más comunes y sus características, para comprender mejor la naturaleza de estos trastornos.

Los tipos de fobias más comunes

Estos son los trastornos fóbicos más habituales.

1. Fobia a los animales

Entre la fobias más comunes encontramos el miedo extremo a los insectos, las arañas y a determinados reptiles.

Tiene sentido que la fobia a los animales sea una de las más extendidas entre la población. No hay que olvidar que las fobias son la alteración de dinámicas de ansiedad que forman parte de nuestro funcionamiento normal, y que llegan a un extremo patológico por eventos desencadenantes.

De hecho, ciertas especies podrían haber entrañado una peligrosidad mortal para nuestros antepasados durante miles de años, y es posible que tengamos algunas predisposiciones innatas que nos ayuden a reaccionar rápidamente al ver determinadas formas de vida para evitarlas o alejarnos de ellas cuanto antes.

Por ejemplo, se ha visto que en mamíferos hay especies en las que los movimientos asociados al reptar de las serpientes produce una reacción de miedo y alejamiento desde el nacimiento; algo similar podría ocurrir en humanos.

2. Fobia a las alturas

Del mismo modo en el que la fobia anterior se fundamenta en un mecanismo que evolutivamente tiene sentido y nos ayuda a sobrevivir, es fácil entender por qué la fobia a las alturas está relativamente extendida. La reacción automática que nos lleva a alejarnos de los bordes de los precipicios es en muchos casos algo que nos ahorra problemas, pero si degenera en fobia, puede incluso hacer que el peligro aumente.

3. Fobia a los espacios pequeños o angostos

El miedo a los ascensores, a los túneles o a los espacios cerrados es otra de las formas comunes en las que estos trastornos de ansiedad se desarrollan. Lo más problemático de esta clase de fobias es que son muchos los lugares con capacidad de generar un alto nivel de malestar y rápidos incrementos de la ansiedad.

4. Fobia a volar

El miedo a los aviones es también muy frecuente. En estos casos, la persona empieza a manifestar los síntomas de una crisis fóbica ya desde antes del despegue, por el simple hecho de tomar asiento en un avión, y en muchos casos el miedo se extiende al simple hecho de ver un avión de cerca.

 

5. Fobia al dentista

Curiosamente, el dentista ha llegado a convertirse en la pesadilla de muchas personas que, por tal de evitar la experiencia de pasar por las revisiones de su boca, descuidan la salud de sus dientes. Los efectos dañinos de esto son evidentes, pero como no se suelen manifestar de manera inmediata, estas personas dejan pasar el tiempo, lo cual contribuye a que el problema vaya empeorando progresivamente.

6. Fobia a las tormentas y a los rayos

Otro de los trastornos fóbicos más habituales es el que se basa en determinadas condiciones climatológicas muy adversas: las tormentas fuertes, con rayos. En estos casos el peligro de inundaciones o electrocución es real, pero sigue sin justificar que se manifiesten síntomas fuertes de ansiedad hasta el punto en el que la persona pierda el control de la situación.

7. Fobia a la sangre o a las inyecciones

Estas dos fobias están muy relacionadas, y van más allá del simple miedo a sufrir el dolor del pinchazo: es el concepto de una aguja atravesando la piel y haciendo emerger gotas de sangre lo que hace que aparezca un pico de ansiedad. Por ello, por lo general, las personas con esta alteración psicológica tienen serios problemas solo por el hecho de ver sangre brotando de un pinchazo pequeño.

8. Fobia a estar en el agua

El miedo a sumergirse en grandes cuerpos de agua es también relativamente frecuente. En estos casos se desarrolla un miedo intenso a la sensación de profundidad bajo los pies, y a la posibilidad de ahogarse o de que algo bajo la superficie atrape a la persona.

 

¿Qué hacer si se sufre una fobia?

Tal y como hemos visto, las fobias son un tipo de trastorno relativamente habitual en las clínicas de psicología. Incluso si se ha desarrollado una que no resulta muy común, los métodos para tratarla y hacer que su poder disminuya hasta prácticamente desaparecer son los mismos, y funcionan bien en la mayoría de los casos.

Por ello, la terapia psicológica es el mejor recurso para combatir tanto las fobias más comunes como las más únicas y particulares.

En Avance Psicólogos contamos con un equipo de profesionales con amplia experiencia en el tratamiento de las fobias, y capaces de dar una atención personalizada a cada paciente, dependiendo de su manera de experimentar el miedo y la ansiedad. Nos puedes encontrar en Madrid, en la Calle de Alcalá nº 165.

Nuestra Terapia Psicológica

Referencias bibliográficas:

Stinson, F.S., Dawson, D.A., Chou, S.P. Smith, S. (2007). The epidemiology of DSM-IV specific phobia in the USA: results from the National Epidemiologic Survey on Alcohol and Related Conditions. Psychological Medicine, 37(7), pp. pp. 1047-1059.

5 Recomendaciones para pasar mejor estos días en casa

Recomendaciones para pasar mejor estos días en casa

En estos días, el shock y la preocupación nos puede llevar a quedarnos bloqueados. ¡Sal de ahí y reacciona! Vamos a aprovechar estos días con sus horas, para hacer lo que nunca tenemos tiempo de hacer. En este post te vamos a hablar de 5 recomendaciones para pasar mejor estos días en casa.

5 Recomendaciones para pasar mejor estos días en casa

Estar confinados en casa es nuevo para todos, y dependiendo del espacio que tengamos es más o menos fácil la convivencia, pero te proponemos 5 medidas para llevarlo mejor.

Planifica una rutina

Trata de levantarte no muy tarde y siempre intenta que sea a la misma hora, empieza el día con tu rutina de estudio, trabajo (si estás tele trabajando) y tiempo de ocio. Mantener los horarios te va a ayudar en la concentración. Nuestro cerebro es un “soldado a nuestras órdenes” y la rutina le ayuda a establecer prioridades.

Desarrolla un plan de ocio

Dentro de esa rutina, desarrolla un plan de ocio en el que distingas claramente un ocio conjunto con los tuyos y un ocio individual. Es importante separarlos.

  • Ocio conjunto: desde ver series, películas, juegos de mesa a preparar nuevas recetas de cocina entre todos. En este momento iniciativas culturales como conciertos se están empezando a hacer por la red.
  • Ocio individual: leer, realizar ese tutorial de pintura o escritura que siempre quisiste y nunca tienes tiempo…y sobre todo ¡ejercicio! Aprovecha para hacerte en casa una tabla de ejercicios, yoga, pilates… Lo que estás acostumbrado a hacer, o lo que no sueles hacer por falta de tiempo. En YouTube tienes miles de clases y tutoriales de lo más diversos ejercicios físicos y deportes. Trata también de que sea siempre a la misma hora, esto ayuda a mantener una disciplina saludable, ya que la rutina con cierta flexibilidad desciende la ansiedad y motiva.

 

 

Gestiona la información

Es normal querer estar informado sobre el virus y cómo nos afecta, pero recuerda que es muy importante que no se convierta en algo obsesivo y generador de una excesiva ansiedad. Es normal que todos estemos en alerta y con una ansiedad más elevada de lo normal, precisamente por eso regula la información a la que accedes. Asegúrate de que viene de un medio informativo fiable y, en la medida de lo posible, intenta no pasar todo el día con noticias constantes sobre el tema. Ponte también un horario de noticias, por la mañana, al medio día y a última hora de la tarde, pero trata de no sobreinformarte.

Mantén la comunicación

Con amigos, familia y con los que están en casa. Habla del tema, no lo ocultes, ya que expresar la preocupación y compartir la información ayuda a regular la ansiedad y mantener el ánimo, pero intenta que no sea el único tema de conversación, ya que del desahogo podemos pasar a la obsesión y a los pensamientos recurrentes fácilmente.

Identifica tus emociones y pensamientos

Si ves que la ansiedad se eleva demasiado, trata de identificar tus pensamientos y observa si éstos son demasiado catastrofistas. Si los ajustas de forma realista, . Es importante ser realista y no minimizar la situación, pero también buscar lo positivo y tratar de no magnificar: aprender de cada circunstancia siempre es una oportunidad. Recuerda también que todo pasa, y que la situación no va a ser permanente.

Mientras tanto, tratemos de cuidarnos y de cuidar a los que tenemos cerca, responsabilizándonos con las medidas sanitarias que nos recomiendan en este momento y manteniendo las normas de seguridad.

Nuestra Terapia Online

Bibliografía y artículos relacionados

Comunicado: Recomendaciones dirigidas a la población para un afrontamiento eficaz ante el malestar psicológico generado por el brote de Coronavirus – Covid 19
Susan Jeffers, Aunque tenga miedo, hágalo igual. Editorial: Swing, 2007

 

Ir arriba
Abrir chat
1
Hola ¿Cómo puedo ayudarte?
Powered by