Trastorno explosivo intermitente

Trastorno explosivo intermitente

La gestión de las emociones es uno de los aspectos clave de la salud mental, y las deficiencias en este aspecto pueden dar paso a una gran variedad de problemas y formas de malestar. Un ejemplo de esto lo tenemos en el trastorno explosivo intermitente, alteración psicológica de la que hablaremos en este artículo.

¿Qué es el trastorno explosivo intermitente?

Lo que conocemos como trastorno explosivo intermitente es una alteración psicológica que forma parte de los trastornos del control de los impulsos. En esta categoría también quedan incluídos fenómenos psicopatológicos como la piromanía o la cleptomanía, entre otros.

Así pues, se caracteriza por tener dificultades a la hora de reprimir conductas de tipo hostil u agresivo, que expresa enfado abiertamente y lleva al cuerpo a un estado de activación propio del que tiene lugar cuando se va a pelear con alguien.

Nuestra Terapia Online

Síntomas

Los principales síntomas del trastorno explosivo intermitente son los siguientes, aunque no tienen por qué estar presentes todos a la vez en la misma persona.

1. Aparecen estallidos de ira como reacciones desmesuradas

Estas reacciones aparecen sin que pueda encontrarse una justificación, y la persona tampoco suele ser capaz de aportar motivos que expliquen completamente la intensidad del enfado. A veces aparecen en situaciones que han generado una cierta frustración en la persona, pero en otras ocasiones ni siquiera hay un aspecto del entorno que resulte molesto.

Además, estas explosiones de ira suelen durar menos de una hora, y tras su finalización es habitual que surja un sentimiento de culpa.

2. Los estallidos de ir no pueden ser reprimidos

La persona tiene serias dificultades para adaptar su gestión de la ira dependiendo del contexto en el que se encuentre. Por ejemplo, pueden aparecer estando a solas, o también en eventos familiares con mucha gente.

3. Los ataques de ira son inesperados

Estas crisis de ira surgen sin premeditación, a la persona le cuesta prepararse para intentar reprimir la aparición de estos.

4. Hay ataques involucrados

Como consecuencia de la intensidad de estos ataques de ira, la persona con trastorno explosivo intermitente puede llegar a atacar física o verbalmente a los demás, prácticamente sin importar los vínculos afectivos que haya formado con esas personas.

5. Los síntomas se mantienen de manera consistente

Todo lo anterior debe aparecer frecuentemente en el día a día de la persona durante al menos varios meses, y no pueden ser explicados por el consumo de drogas.

Causas

No se conocen con precisión cuáles son las causas del trastorno explosivo intermitente, aunque parece ser que los factores biológicos ligados al cerebro tienen un papel importante en su aparición. Alteraciones como una cantidad significativamente baja de serotonina en el sistema nervioso han sido asociadas a este trastorno, así como disfunciones en la corteza prefrontal (involucrada en el “filtrado” de las emociones) y en las amígdalas (partes del encéfalo que actúan como activadoras de estados emocionales).

 

Tratamiento psicológico

Como trastorno psicológico que es, el trastorno explosivo intermitente puede ser tratado por profesionales de la salud mental, tanto desde la psiquiatría como desde la psicología.

En el caso de la terapia psicológica, suele trabajarse con herramientas vinculadas al modelo de intervención cognitivo-conductual. Este, aplicado al trastorno explosivo intermitente, tiene dos objetivos principales: por un lado, ayudar a la persona a reconocer el estado psicológico que se produce justo antes y durante los estallidos de ira y modificar sus patrones cognitivos vinculados a esto; y por el otro, permitirle adoptar hábitos y comportamientos que favorezcan el control de esos impulsos.

Específicamente, se utilizan dos técnicas: la reestructuración cognitiva y la exposición controlada.

La reestructuración cognitiva es un proceso de auto-examinación de las creencias que mantienen el comportamiento problemático (en este caso, la mala gestión de los impulsos de ira). Este proceso se realiza con la ayuda del terapeuta, que va ayudando al paciente a descubrir aspectos conflictivos de su manera habitual de pensar. Además, a partir de esta serie de ejercicios basados en el diálogo y la reflexión, es posible anticipar pensamientos asociados a la mala regulación de la ira, de manera que cuando aparezcan, la persona ponga en práctica modos de actuar para los que ha sido entrenado en las sesiones de terapia.
Por otro lado, la exposición controlada es, como su nombre indica, un proceso en el cual el paciente es expuesto a situaciones capaces de hacer surgir el patrón psicológico problemático. Esto se hace siguiendo una curva de dificultad ascendente, yendo de lo más sencillo a lo más complicado, y en un contexto en el que el psicólogo da pautas sobre qué hacer, supervisa lo que ocurre y proporciona un contexto seguro.

 

¿Buscas ayuda psicológica ante el trastorno explosivo intermitente?

Si presentas los síntomas del trastorno explosivo intermitente o ya te han diagnosticado este trastorno y buscas servicios de psicoterapia para tratarlo con la ayuda de profesionales, considera la opción de ponerte en contacto con nuestro equipo de psicoterapeutas. En Avance Psicólogos disponemos de más de 20 años de experiencia tratando a pacientes de todas las edades, y podemos atenderte tanto de manera presencial en nuestro centro ubicado en Madrid, como mediante la terapia online.

Nuestra Terapia Psicológica

Referencias bibliográficas:

Aboujaoude, E., & Koran, L. M. (2010). Impulsive control disorders. Cambridge University Press: Cambridge.
Coccaro, E.F.; Posternak, M.A.; Zimmerman M. (2005). Prevalence and features of intermittent explosive disorder in a clinical setting». Journal of Clin. Psychiatry (en inglés) 66 (10): pp. 1221 – 1227.
Coccaro, EF, Lee, R, & McCloskey, MF (2014). Validity of the new A1 and A2 criteria for DSM-5 intermittent explosive disorder. Comprehensive Psychology, 55(2). doi: 10.1016/j.comppsych.2013.09.007.
Jaspers, K. (1946/1993). Psicopatología General. México: FCE.
McElroy SL (1999). «Recognition and treatment of DSM-IV intermittent explosive disorder». Journal of Clin. Psychiatry (en inglés) 60 (15): pp. 12 – 16.

Ir arriba
Abrir chat