¿Qué significa ser bisexual? ¿Cómo sé si lo soy?

¿Qué significa ser bisexual? ¿Cómo sé si lo soy?

“Ser bisexual está de moda”, “la bisexualidad es una fase”, “¿sigo siendo bisexual si me gusta alguien de mi mismo sexo?”, “creo que soy bisexual, pero no sé cómo asegurarme”, “¿cuándo te diste cuenta de que eras bisexual?” … estas frases y preguntas sobre la bisexualidad están hoy día mucho más en boca de adolescentes que empiezan a experimentar con su sexualidad y no están seguros o seguras de qué sexo les atrae, quien les gusta y no saben si lo que sienten por alguien puede ser amor, amistad o atracción.

Lo cierto es que sentir esta confusión es normal, especialmente a esas edades, pero también incluso en la edad adulta. Saber si eres bisexual o no puede llegar a ser difícil y confuso por diversos motivos: en primer lugar, la bisexualidad ha estado no solo invisibilizada, sino que además ha estado y está impregnada de mitos y, en segundo lugar, porque dentro de la comunidad LGBTI (junto con la intersexualidad) es una de las letras más olvidadas.

El pasado 23 de septiembre de celebró el día de la visibilidad bisxual, tan necesario de reivindicar en estos tiempos donde las agresiones lgbtifóbicas están aumentando. En este artículo te explicamos qué es la bisexualidad y te daremos algunas claves que te pueden ayudar a plantearte si tu orientación sexual es esa o no. Para ello, hablaremos de los mitos más frecuentes que se oyen entorno a la persona bisexual.

Nuestra Terapia LGTBIQ

¿Qué significa ser bisexual?

Según la activista bisexual Robin Ochs “la bisexualidad es la capacidad de sentir atracción sexual, romántica y/o emocional, por personas de más de un género, no necesariamente al mismo tiempo, ni de la misma intensidad, ni de la misma manera”. Esto descarta la idea de que una persona bisexual en realidad es 50% homosexual y 50% hetero.

Es tal el desconocimiento que hay entorno a la bisexualidad que es lógico que para la propia persona bisexual sea difícil aclarar su propia orientación sexual. Cuando hablamos de diversidad sexual casi siempre lo primero que nos viene a la cabeza son los hombres homosexuals y nos olvidamos de que existen otras orientaciones. Un ejemplo que bien remarca esto es que hasta hace poco al 28 de julio se le conocía como día del orgullo Gay; ahora ya se suele conocer más por orgullo LGBTIQA+.

¿Cómo sé si soy bisexual?

De acuerdo con algunos estudios, las personas bisexuales tardan más en confirmar su orientación sexual y ser conscientes de ella, mientras que las personas homosexuales suelen tenerlo claro durante la adolescencia más tardía. Esto sucede así porque se da por hecho que vamos a ser heterosexuales, tanto, que hasta las personas LGBTI ni se lo plantean hasta que empiezan a captar señales de que a lo mejor pertenece a esa parte de la sociedad minoritaria y diferente. Si nos fijamos las personas heterosexuales están continuamente saliendo del armario, la diferencia está en que no van a sufrir discriminación ni rechazo por ello.

Dichas señales pueden ser aspectos como sentir que te puedes enamorar de las personas sin importante el género al que pertenezcan, así como sentir atracción sexual por ellas. Es normal también sentir dudas en algunas etapas de tu vida, sobre todo, en aquellas en las que te sientes más atraído o atraída por personas de tu mismo sexo. Igualmente, puedes sentir esa atracción de distinta manera dependiendo del género; es decir, puedes sentir una atracción más romántica hacia un género y una más sexual hacia otro.

7 mitos sobre la bisexualidad

 

1. La bisexualidad es una fase.

Se suele pensar que la persona que se declara bisexual, lo que le ocurre realmente es que no se decide entre hombres y mujeres, que es algo temporal. Más común de lo que debiéramos tendemos a ver la sexualidad como algo dicotómico: o lo uno o lo otro, cuando lo cierto es que muchos aspectos de la sexualidad (incluso, la corporalidad) se mueven a lo largo de un continuo y casi nada está repartido al 50%.

2. Ser bisexual está de moda.

Esta es una frase que se suele escuchar mucho en los talleres de Educación Sexual impartidos en los institutos y dicha tanto por el profesorado, los padres y madres y el alumnado. Objetivamente, lo que está ocurriendo es que cada vez las distintas orientaciones sexuales a la heterosexual están sufriendo menos rechazo, incluida la bisexual. Dado que las nuevas generaciones crecen en entornos mucho menos hostiles y más inclusivos con la diversidad sexual, los y las jóvenes salen antes del armario y con menos miedo a que se les discrimine.

3. La bisexualidad no existe.

Otro tipo de bifobia que sufre la persona bisexual fundado por mitos como este es la negación. Incluso dentro del propio colectivo LGBTI, las personas reciben comentarios como el de “tienes que decidirte”, “no puede ser que te guste de todo”, “lo que ocurre es que estás confundido”, etc. Incluso a personajes famosos como David Bowie o Freddy Mercury se lo han negado y así sigue siendo reflejado en los relatos sobre ellos.

4. Si eres bisexual eres una persona promiscua.

Mucha gente sigue asociando a las personas bisexuales con que son viciosos o que “lo quieren todo”. También se tiene el prejuicio de que el o la bisexual tiende a ser más infiel que otras orientaciones sexuales. Un prejuicio absurdo, dado que la orientación sexual nada tiene que ver con la infidelidad. El perpetuar este tipo de estereotipos sigue fomentando la bifobia y hace que para la persona bisexual sea más difícil de relacionarse a nivel sentimental, cuando la infidelidad no va de la mano de la orientación sino cómo sea cada quien.

5. Si eres bisexual es que aún no te has decidido.

De la mano de los anteriores mitos como “la fase” o “la moda”, está la idea de que la bisexualidad está ligada a una etapa de confusión o a la juventud, la necesidad de explorar. Existe en la sociedad la irritante manía de dar etiquetas a las personas, sobre todo a las pertenecientes a minorías sexuales, sin preguntar a las personas implicadas, dando por hecho por qué son cómo son, cómo se sienten o cómo deberían comportarse.

6. Hay menos hombres bisexuales que mujeres bisexuales.

Probablemente, y sin estudios estadísticos que así lo demuestren, puede que haya más mujeres que se identifiquen con la etiqueta de bisexual, pero no existe un motivo objetivo, sino más bien socio-cultural: los hombres también son víctimas del patriarcado y este mide su masculinidad en función de su orientación sexual (“a más heterosexual, más hombre eres”). Entendiendo esto, no es que existan menos hombres bisexuales, sino que estos salen menos del armario por miedo a esa burla y rechazo.

7. A las personas bisexuales les gusta hacer tríos.

De nuevo vinculado a otros mitos, no es raro que a una persona bisexual se le proponga hacer tríos, dando por hecho, una vez más un aspecto de la erótica de cada cual que no está ligado con la orientación sexual. También se asume que si alguien es bisexual es porque le gusta mucho el sexo, cuando no tiene por qué. Esto perpetua que muchas personas bi, al salir del armario, se sientan violentadas cuando les proponen ciertas prácticas eróticas que “se supone” les tienen que gustar por el hecho de ser bisexual.

¿Y si no soy bisexual?

Cuando hablábamos del mito de que ser bisexual es una moda, lo que más les preocupa a los padres es que sus hijos o sus hijas se equivoquen respecto a ello. Sin embargo, no se dan cuenta de que si damos por hecho que son heterosexuales cuando no lo son, paradójicamente, no nos preocupamos porque se confundan respecto a su heterosexualidad.

La orientación sexual es algo que no elegimos y que es relativamente estable a lo largo de la vida. Muchas y muchos adolescentes, y no tan adolescentes, consultan que no saben si son bisexuales o no. La orientación sexual se suele desarrollar a lo largo de la adolescencia, pero puede ser que te des cuenta más tarde y eso está bien. Es lógico que tengas tanta confusión si te sientes de una forma de la que nunca te han hablado. En cualquier caso, piensa que todas las personas se sienten confundidas respecto a su sexualidad en uno o varios momentos de su vida y que tú puede que estés en una de esas etapas.

No cabe duda de que tenemos que seguir dando visibilidad a otras orientaciones sexuales que no sean la heterosexual y dejar de tener una mirada heteronormativa (esto es, por ejemplo, asumir que todo el mundo es heterosexual). Además de la homofobia y la lesbofobia, la bifobia también existe.

Si eres bisexual ten en cuenta todos los mitos que existen en torno a tu orientación sexual, ello te hará más consciente de lo que te gusta a ti (por ejemplo, te puede gustar practicar tríos pero también te puede no gustar). Si no eres bisexual y estás leyendo este artículo no encasilles a alguien cuando te diga o te enteres de que es bisexual, mira más allá, y asume la diversidad en cada persona.

Nuestra Terapia LGTBIQ

Referencias bibliográficas:

de Elena Amor, M., y Sáez Sesma, S. 2017. El desarrollo de la orientación del deseo en relación con la erotofobia-erotofilia en una muestra de personas con orientaciones sexuales diversas. En Cabello García, M. A., del Río Olvera, y F. J., Cabello-Santamaría, F. (Ed.), Avances en Sexología Clínica (pp. 133-140). Málaga, España: Sotavento Editorial.

¡COMPARTELO!
Brenda Ruano Bodemer
Brenda Ruano Bodemer
Brenda Ruano Bodemer (Madrid, 1993) se graduó en Psicología por la UCM. Trabaja en la consulta privada desde 2016. Desde entonces, lleva formándose en distintos ámbitos de la psicología: Máster en Sexología, educación sexual, asesoramiento y terapia sexual (UCJC, IUNIVES), Máster en Psicoogía deportiva (UNED). Máster en Psicología General Sanitaria (Universidad de Nebrija). Título en Psicología Afirmativa en Diversidad Sexual y de Género (COP). Además de la consulta privada, ha trabajado en centros de día de adicciones y, actualmente, imparte talleres de Educación Sexual en institutos y da formación a profesores sobre Educación Sexual.
DESCUBRE NUESTRA TERAPIA PSICOLÓGICA PRESENCIAL Y ONLINE
NUESTROS POSTS MÁS RECIENTES
Ir arriba