Complejo de Edipo: qué es y cuáles son sus síntomas

Complejo de Edipo: qué es y cuáles son sus síntomas

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

El complejo de Edipo fue uno de los conceptos más polémicos que introdujo el padre del psicoanálisis: Sigmund Freud. Este autor desarrolló una compleja teoría sobre el desarrollo psicosexual del ser humano y en ella habla del complejo de Edipo, aunque habla de él por primera vez en su obra “Interpretación de los sueños” en 1899. Sin embargo, comenzó a utilizar el término a partir del año 1910. Le dio este nombre por la conocida tragedia de Sófocles, Edipo Rey. En esta tragedia se narra la historia de Edipo, quien mata a su padre y se casa con su madre, sin tener conocimiento de que eran sus padres. Al enterarse, Edipo se saca los ojos y se exilia y su madre se quita la vida.

Freud estudió en profundidad la neurosis y creía que existía una fuerte relación entre esta patología y las represiones sexuales. A partir de ahí, estudió las etapas o estadios del desarrollo psicosexual del niño. Decía que los niños tenían impulsos o deseos sexuales que debían ser satisfechos. Esta idea fue la que desató la polémica en la época y que, aún hoy, sigue siendo un tema polémico.

En este artículo te explicamos en qué consiste el complejo de Edipo, cómo deben actuar los padres ante él y cómo se resuelve.

Conoce Nuestra Terapia Psicológica

¿Qué es el complejo de Edipo?

En su teoría del desarrollo psicosexual, Freud, alude a cinco etapas: la oral, la anal, la fálica, la de latencia y, por último, la genital. Para un desarrollo normal, el niño debe ir dejando atrás cada una de estas etapas. El médico austriaco sitúa el complejo de Edipo en la tercera etapa, la etapa fálica. Comprendida entre los 3 y los 6 años, en esta etapa son característicos los sentimientos de admiración, apego, deseo y amos hacia la madre. Por ende, cualquier persona que se interponga será visto por el niño como un rival, que, normalmente, será el padre.

El complejo de Edipo se manifestará a través del rechazo al padre. Se trata del deseo erótico, según Freud, hacia la madre. El autor decía que este deseo se mantiene en el inconsciente y que está siendo reprimido. A pesar de ello, este deseo influye en las conductas del niño y lo hace a través del complejo de Edipo. El niño quiere estar con si madre y reemplazar al padre, ya que lo ve como un rival. Para dar por finalizada la etapa fálica se tiene que dar la identificación con el padre, es decir, que le veo como otro agente de afecto y no como un rival. Así, se dará un sano desarrollo de la identidad sexual.

Síntomas del complejo de Edipo

Los síntomas más típicos y conocidos del complejo de Edipo se identifican por que el niño muestra una gran posesión hacia la madre, solo quiere estar con ella, se enfada o se altera cuando padre y madre hacen muestras de afecto entre ellos, no dejan que el padre se acerque a la madre.

Verbalmente, manifiestan que quieren casarse con su madre, hacen alusiones de admiración al aspecto físico de su madre (ej.: “mi mamá es muy guapa”) o verbalizan que no quieren al padre. Otras manifestaciones serían rehusar ser ayudados, arropados o jugar con el padre.

¿Cómo actuar ante el complejo de Edipo?

Explicado en términos freudianos el complejo de Edipo es algo que puede asustar a algunos padres. Sin embargo, esta es una etapa normal en el niño, la cual Freud decidió darle este curioso nombre y porque le interesaba el desarrollo psicosexual durante la infancia. Hemos de aclarar que esta es una parte del crecimiento emocional del niño que solo busca no romper el fuerte vínculo que siente hacia la madre.

Si un niño empieza a comportarse con lo que parece un complejo de Edipo no debemos alarmarnos en exceso, ni preocuparnos haciendo un mundo de ello. La sexualidad es algo natural en las personas, en general y, también, en los niños. En este caso deberemos actuar con naturalidad, sabiendo que es una fase pasajera. Con todo, no hay por qué caer en la sobreprotección ni tampoco reírse del pequeño. Esto es, disimular las muestras de afecto hacia la pareja, por un lado, o reírnos cuando el niño llora o se muestra enfadado.

Hemos de comprender que lo que le ocurre al pequeño es que está confundido y que un niño va a hacer lo que sea cuando ve en peligro el vínculo con su madre. Como niño, no entiende la relación de pareja que tienen sus padres. Podemos explicarle que papá y mamá se quieren y que eso no quita que le dejen de querer a él. De esta manera, aprenderá que los vínculos son algo valioso que hay que cuidar.

Por otro lado, rivalizar con el niño (aunque sea de broma) también sería un error. Tengamos en cuenta que estamos viendo el complejo de Edipo con gafas de adulto, unas gafas que un niño de tres años aún no tiene y que lo único que le importa es no perder vínculo, pues si eso ocurriera, inconscientemente, sabe que no sobreviviría.

¿Cómo se resuelve el complejo de Edipo?

La resolución del complejo de Edipo se da de manera natural a lo largo del desarrollo sexual del niño. Se trata de una fase y, lo normal, es que el niño tenga un adecuado desarrollo. Para Freud, era muy importante respetar al niño y sus necesidades y no regañarle por hacer las manifestaciones señaladas antes.

Cuando no se supera la etapa fálica, el niño se queda estancado en este estadio de su desarrollo, pudiendo llegar a desarrollar ciertos problemas psicológicos o conflictos. La bibliografía no es muy concreta respecto a esto. Durante la adultez, un complejo de Edipo no superado puede tener como consecuencia problemas emocionales, sobre todo, en las relaciones con los demás y con los iguales. Además, se pueden desarrollar problemas de pareja y con la sexualidad.

Conclusiones

Freud habla del complejo de Edipo refiriéndose al vínculo que hay entre el niño varón y su madre y la rivalidad con el padre. Para hablar del vínculo de la niña con su padre y la rivalidad con su madre, lo denominó complejo de Elektra. Aquí también habla de la envidia de pene.

La teoría psicosexual de Freud, el complejo de Edipo y el complejo de Elektra han sido sumamente criticados. Si lo pensamos en una teoría muy limitada porque asume que todas las familias son biparentales y heterosexuales. Además, ataca, aunque sea de manera sutil, a la sexualidad femenina. Existe un psicoanalista, llamada Karen Horney, que refutó la idea de envidia de pene de Freud. Aludió que, entonces, se podría hablar también de la envidia de vientre de los hombres, por su incapacidad de gestar y tener hijos.

Como vemos se trata de una teoría que, actualmente, está desfasada. Es extremadamente binaria en lo que a género se refiere y no tiene para nada en cuenta la diversidad sexual.

Por otra parte, es cierto que los trastornos mentales como las fobias o las disfunciones sexuales tienen su origen en la infancia. Dicho esto, cualquier problema se puede abordar de manera terapéutica y acompañado por un psicólogo, sea cual sea su corriente psicológica.

¿Estás buscando ayuda?

Si te estás planteando empezar una terapia en Avance Psicólogos te podemos ayudar. Nuestro centro cuenta con más de veinte años de experiencia y nuestro equipo de profesionales colaboradores tiene formación y experiencia en diversas corrientes psicológicas. Además, tu terapia puede ser tanto en formato online como de manera presencial.

Conoce Nuestra Terapia Psicológica Online

Referencias bibliográficas

Freud, S. (1924). La disolución del complejo de Edipo (Vol. 2135). NoBooks Editorial.

Toloza, R. E. (2021). El Complejo De Edipo Reactualizado. Revista chilena de neuro-psiquiatría59(1), 49-55.

Venanzetti Pereyra, F. (2023). De la repetición al complejo de Edipo: y retorno.

Pedrozo Rodríguez, C. (2023). Conflicto psíquico, complejo de Edipo y función materna en la clínica psicoanalítica.

Fuertes, A. E. (2019). Amor, Complejo de Edipo, masoquismo y pulsión de muerte, del amor al goce. Fedumar Pedagogía y Educación6(1), 123-133.

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

autor/a del artículo

Brenda Ruano Bodemer

PSICÓLOGA SEXÓLOGA COLEGIADA M-34490

Brenda Ruano Bodemer (Madrid, 1993) se graduó en Psicología por la UCM. Trabaja en la consulta privada desde 2016. Desde entonces, lleva formándose en distintos ámbitos de la psicología: Máster en Sexología, educación sexual, asesoramiento y terapia sexual (UCJC, IUNIVES), Máster en Psicología General Sanitaria (Universidad de Nebrija). Título en Psicología Afirmativa en Diversidad Sexual y de Género (COP). Además de la consulta privada, ha trabajado en centros de día de adicciones y, actualmente, imparte talleres de Educación Sexual en institutos y da formación a profesores sobre Educación Sexual.

VER CREDENCIALES PROFESIONALES DE BRENDA

Todos sus Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS.
SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Conecta con tu bienestar emocional
Contacta con tu psicólogo hoy mismo
Scroll al inicio