Emociones primarias: Definición, tipos y características

Emociones primarias: Definición, tipos y características

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Como probablemente sepas, una de las características más propias del ser humano es la capacidad de sentir emociones. Conocer y entender nuestro mundo emocional nos ayuda a relacionarnos mejor con otras personas y con nuestro entorno. Entre la amplia gama de emociones que podemos experimentar, encontramos las llamadas emociones primarias.

Es importante que recuerdes que todo lo que sientes en tu día a día cumple una función importante para ti y que aunque algunas emociones sean difíciles de experimentar, todas son igualmente valiosas. A lo largo de este artículo, detallaremos cuáles son las emociones primarias, explicaremos sus principales características y exploraremos su papel fundamental en nuestro bienestar.

¿Qué son las emociones?

Las emociones son respuestas o reacciones fisiológicas que genera nuestro cuerpo ante los diferentes cambios que se producen en nuestro entorno o en nosotros mismos/as. Son muy importantes para nuestra vida y bienestar debido a que nos dan información muy útil sobre cómo debemos actuar ante lo que ocurre para poder obtener lo que nuestro cuerpo considera que necesitamos. Podríamos decir que las emociones son las guías de nuestras necesidades. Gracias a esta información, en muchos momentos podemos tomar decisiones acertadas.

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS. SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Logo negativo Avance Psicólogos

Sin embargo, hay algunas situaciones y experiencias del pasado que nos pueden llevar a que nos aparezcan emociones de forma disfuncional. Por ejemplo, una persona que cuando era niño/a tenía unos padres muy autoritarios que solían enfadarse mucho, gritar y decirle mensajes muy culpabilizadores cuando cometía algún error o no hacía algo lo suficientemente bien, es posible que de adulto/a sienta culpa de manera muy intensa ante situaciones que no son tan graves.

Por esta razón, tener un buen conocimiento de nuestro mundo emocional nos puede ayudar enormemente a reconocer nuestras emociones, identificar cuando son señales que nos sirven y regular aquellas que son más disfuncionales para caminar en dirección al mayor bienestar posible. En este sentido, los procesos de terapia psicológica pueden ser un buen apoyo.

¿Qué son las emociones primarias?

Denominamos emociones primarias o emociones básicas a aquellas emociones que tienen un carácter universal, es decir, que compartimos como seres humanos, independientemente de nuestra cultura o el contexto.

Existen numerosos estudios científicos en el campo de la psicología que nos han demostrado que las emociones primarias son innatas y que a lo largo de la historia de la humanidad han servido como un mecanismo para adaptarnos y sobrevivir en los diferentes entornos.

Aunque hay diferencias entre los autores acerca de las clasificaciones de las emociones básicas, una de las más aceptadas es la propuesta por Paul Ekman (1979), psicólogo pionero en el estudio de las emociones y su expresión facial. Según este autor, las 6 emociones primarias son: alegría, miedo, enfado, tristeza, asco y sorpresa.

Características de las emociones básicas del ser humano

Las principales características de las emociones primarias en el ser humano, de acuerdo con la teoría de Paul Ekman, son las siguientes:

  1. Cada emoción primaria genera una expresión corporal y facial determinada.
  2. Las emociones primarias tienen una función adaptativa y nos predisponen a diferentes acciones.
  3. Las emociones primarias han tenido a lo largo de la historia del ser humano un papel esencial en la supervivencia y mantenimiento del organismo a su entorno.
  4. Son universales, se dan en todas las culturas humanas.
  5. Están presentes y se expresan desde el nacimiento, por eso las consideramos primarias.
  6. Perduran a lo largo de toda la vida.
  7. Las personas tenemos sensibilidad a detectarlas en nosotros mismos y en los demás, e incluso ver una emoción primaria en otra persona nos puede conllevar a experimentarla en cierto grado.
  8. Provocan una reacción biológica involuntaria en nuestro cuerpo, por ejemplo a través de cambios de activación en nuestro sistema nervioso.
  9. Algunos autores consideran que las emociones primarias son sistemas motivacionales, ya que en muchas ocasiones guiamos nuestro comportamiento a partir de ellas.

Como podemos observar, estas características nos dan información acerca de lo importante que son para nosotros/as las emociones primarias, dado el papel adaptativo que presentan para nuestra vida.

Tipos y funciones de las emociones primarias

A continuación, detallaremos las principales características concretas y funciones de las 6 emociones primarias descritas por la teoría de Paul Ekman.

1. Alegría

Es una emoción que nos mueve a mantener aquellas cosas que nos  aportan bienestar. Cuando sentimos alegría, en general nos encontramos en un estado de seguridad y nos ayuda a reproducir esos comportamientos o acciones que nos hacen sentir bien. Además, la alegría nos predispone a buscar el contacto con otras personas, es decir, facilita nuestra afiliación social.

A nivel corporal, la alegría produce en el cuerpo sensaciones que suelen ser agradables, por lo que es una de las emociones que más nos suele gustar experimentar.

2. Miedo

El miedo es una emoción primaria que como función principal nos informa de una amenaza o peligro (que puede ser tanto real o imaginario). Por esta razón, el miedo nos conduce a buscar protección y  a ponernos a salvo de algo que evaluamos como peligroso.

Como podemos observar, es una emoción que tiene una función adaptativa. Sin embargo, nos encontramos con personas que activan esta respuesta de miedo ante situaciones que no son peligrosas, y esto puede ser muy limitante.

3. Enfado

El enfado es una emoción primaria que nos ayuda a enfrentarnos a situaciones que no nos gustan o que podrían hacernos daño (real o imaginariamente). Cuando algo que está sucediendo nos incomoda o nos daña, o bien se están traspasando nuestros límites en alguna situación concreta, aparece esta emoción.

Tiene una función adaptativa ya que nos ayuda a marcar nuestros limites personales, a reafirmarnos y a poder identificar y expresar nuestras necesidades con más determinación.

Sin embargo, uno de los principales problemas que suelen surgir con el enfado es que hay personas que no saben modular la expresión del enfado y lo expresan con agresividad hacia otros/as. Por esta razón, aprender a canalizar adecuadamente el enfado es muy importante.

4. Tristeza

La tristeza nos informa de que algo por lo que sentíamos afecto o que era valioso nos falta (pueden ser situaciones, personas…). La tristeza nos permite procesar la pérdida y la separación. Cuando sentimos tristeza, normalmente el apoyo de otras personas nos resulta reconfortante.

Por otro lado, es una emoción que nos invita a reflexionar y adaptarnos a situaciones difíciles, facilitando nuestros procesos de duelo y reparación emocional. Además, esta emoción nos ayuda a poner en valor lo que realmente es significativo e importante para cada uno de nosotros/as.

5. Asco

Esta emoción nos informa de que hay estímulos que nos resultan desagradables o repugnantes. Por ejemplo, los alimentos en mal estado o lugares y condiciones de falta de higiene que potencialmente pueden ser dañinos en términos de salud física o mental, son algunos elementos que podrían activar esta emoción.

El asco nos mueve a alejarnos de aquello que nos ha generado esta emoción, por lo que su función principal es apartarnos de situaciones dañinas y, alternativamente potenciar, hábitos que sean saludables y agradables para nosotros/as.

6. Sorpresa

Por último, la sorpresa es una emoción primaria que surge ante lo inesperado. Nos ayuda a adaptarnos rápidamente a nuevos escenarios y situaciones y tiene un componente de curiosidad que fomenta el aprendizaje y la exploración.

Conclusiones

A lo largo de este artículo, hemos descrito cómo las emociones son muy importantes en nuestra vida, ya que reflejan nuestro mundo interno y lo que interpretamos de lo que sucede a nuestro alrededor. Así mismo, nos hemos centrado en las emociones primarias, por ser aquellas que universalmente compartimos todos los seres humanos independientemente de nuestra cultura, detallando las principales funciones de cada una de ellas.

Para concluir, resulta relevante recordar que nuestro mundo emocional es válido y nos ayuda a establecer de vínculos emocionales con las personas que nos rodean. Tan importante es tratar de aceptar nuestras diferentes formas de sentir como tener empatía y sensibilidad a la hora de acercarnos al mundo emocional de otra persona. Cuanto más tengamos esto en consideración, más seguras se sentirán las otras personas con nosotros/as.

¿Necesitas ayuda con tus emociones?

Si necesitas ayuda para entender tu mundo emocional y aprender estrategias de regulación emocional, nuestro equipo de psicólogos profesionales te podría ser de ayuda. En Avance Psicólogos llevamos más de 20 años brindando nuestros servicios de psicoterapia en Madrid. Actualmente ofrecemos sesiones tanto de manera presencial como en el formato de terapia online. Nuestros psicólogos y psicólogas pueden atender tu caso de manera especializada.

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS. SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Logo negativo Avance Psicólogos

Referencias bibliográficas:

Bisquerra, R. (2012). De la inteligencia emocional a la educación emocional. Cómo educar las emociones, 1, 24-35.

Goleman, D. (2010). La práctica de la inteligencia emocional. Editorial Kairós.

Leperski, K. G. (2017). El paradigma de las emociones básicas y su investigación. Hacia la construcción de una crítica. In Acta Académica IX Congreso Internacional de investigación de Psicología, Universidad de Argentina, Facultad de Psicología, Argentina. Recuperado el (Vol. 9, pp. 000-067).

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

autora del artículo

Picture of Por Belén Ramos Gómez

Por Belén Ramos Gómez

PSICÓLOGA COLEGIADA M-37048

Belén Ramos Gómez (Sevilla, 1996) se graduó en Psicología por la UAM. Trabaja en la consulta privada desde 2019. Desde entonces, lleva formándose en diferentes ámbitos de la psicología: Máster en Psicología General Sanitaria (UAM), Máster en Psicología General Sanitaria (UAM), Formación en Terapia Gestalt (IPG), Teorías del apego y trauma, Formación en Duelo, Experta en Coaching y formaciones en perspectiva de género. Adicionalmente, tiene experiencia laboral en un recurso de adicciones, en un centro de menores y en acompañamientos a las infancias y adolescencias.

Ver todos sus artículos y credenciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
Tendencia ahora
Conecta con tu bienestar emocional
Contacta con tu psicólogo hoy mismo
Scroll al inicio