Cómo detectar el bullying en los centros escolares

Señales claras que te ayudarán a detectar el bullying

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Cómo detectar el bullying en los centros escolares. Con muchas y diversas formas de presentarse, el bullying puede ser un fenómeno complicado de detectar ya que los acosadores buscan ocultarlo. Pero siempre hay señales de alarma a las que debemos atender.

Los centros escolares deberían ser espacios seguros para la educación y socialización de los jóvenes. Durante la infancia y la adolescencia, pasamos mucho tiempo en estos escolares, es el lugar donde, además de prepararnos para nuestro futuro laboral, también aprendemos a socializar y relacionarnos con otras personas.

Sin embargo, los espacios académicos no están exentos de problemas. El llamado bullying o acoso escolar es algo cada vez más común en las escuelas y que interfiere con la tranquilidad y salud mental de las personas afectadas por él. Por ello, es importante que tanto desde los centros como por parte de familiares, se preste atención a las señales que indican que niños y niñas puedan estar sufriendo de acoso escolar.

En este artículo revisaremos de qué maneras se presenta el bullying y cómo podemos detectarlo en diferentes niveles. ¿Te preocupa que tus hijos/as o alguien conocido esté sufriendo acoso escolar? A continuación, te ayudaremos a detectarlo.

¿Qué es el bullying?

Puede ser normal tener una pelea o discusión entre compañeros, pero cuando se dan agresiones psicológicas o físicas de manera constante y estable en el tiempo, hablamos de bullying o acoso escolar. El bullying o acoso escolar se ha definido como la intimidación o abuso físico, psicológico o sexual contra una persona escolarizada (durante la infancia o adolescencia) de forma reiterada y a lo largo del tiempo.

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS. SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Logo negativo Avance Psicólogos

Se han distinguido cuatro tipos de bullying:

1. Verbal

Es el tipo de acoso que puede comenzar como por actitudes tan simples como dar apodos, ignorar a la persona acosada o ponerla en situaciones ridículas. Básicamente, el acoso mediante el lenguaje, ya sea verbal o no verbal, pero sin llegar a las manos o la violencia física.

2. Físico

En este caso, la víctima sí que recibe golpes, patadas, empujones o cualquier tipo de violencia física que le pueda causar dolor.

3. Encubierto

Este se considera el tipo de bullying más complicado de identificar. En él, el acoso no es tan perceptible porque se da mediante el esparcimiento de rumores, bromas pesadas o mentiras.

4. Ciberbullying

Se diferencia el bullying del ciberbullying cuando se habla del acoso llevado a los medios digitales, ya sea mediante redes sociales, videojuegos online u otras variantes. Esto incluye situaciones de chantaje o insultos, y es más complicado de detectar en el entorno escolar porque se da fuera de él.

Señales claras que te ayudarán a detectar el bullying

Como parte del ciclo del bullying, es muy fácil que entre compañeros se oculte, ya sea por miedo a sufrir acoso también o como muestra de apoyo a las personas que ejercen el bullying. Sin embargo, sí que hay señales para identificar si una persona puede estar experimentando situaciones de acoso escolar en su centro educativo.

1. Evita ir a clase

Es importante saber diferenciar este rechazo de ir a clase de la pereza que podamos experimentar todos a la hora de volver a clase, un domingo por la tarde por ejemplo. En estos casos se trata de un rechazo con continuidad en el tiempo, unido a cambios conductuales.

Por ejemplo, que diga cosas como: “odio ir a clase”, “todos mis compañeros son tontos”, “odio todo lo que hacemos en clase”; debe hacernos pensar si puede estar habiendo un problema de acoso escolar.

2. No sale de casa fuera del horario escolar

Esto tiene que ver con el punto anterior en la medida en la que busca no abandonar su espacio de confort a toda costa. Sin embargo, en este punto hacemos referencia también al hecho de no buscar verse con nadie del colegio fuera del horario escolar, o no haya desarrollado ninguna relación que comente como relevante. Es importante diferenciarlo de problemas de timidez o dificultad de relacionarse, pero es importante tenerlo en cuenta si aparece junto otros indicadores.

3. Pérdida o ruptura de objetos

Es muy frecuente que los abusadores hagan uso del acoso físico no contra la persona acosada, sino contra sus objetos o pertenencias. Si al preguntar por esos objetos le siguen excusas y mucho nerviosismo, debería hacernos pensar si hay acoso detrás de esto.

4. Descenso en el rendimiento académico

Al bullying le suele seguir un descenso en las notas o rendimiento académico de la persona que lo sufre. Es complicado querer mantener un buen desempeño cuando las condiciones sociales que acompañan a la educación son tan destructivas. Si además este descenso de rendimiento va acompañado de un estado de ánimo disminuido o una constante irritabilidad, cabe tenerlo en cuenta con más medida.

5. Desarrollo de enfermedades o disrupción en el bienestar psicológico

El bullying puede llevar al desarrollo de dolencias emocionales o expresiones conductuales del estrés y ansiedad que experimenta esta persona al estar en clase. Esto puede referirse a pesadillas, a un nerviosismo constante, trastornos de la ingesta o de la conducta alimentaria… La ansiedad se expresa de muchas formas diferentes y todas ellas son igualmente relevantes para identificar si esta persona puede estar sufriendo acoso escolar.

6. Falta de amistades

Como se ha comentado previamente, una persona que sufre acoso escolar suele quedar apartada del resto de sus compañeros/as ya que los abusadores buscan el aislamiento de estas personas. Desde los espacios académicos, los equipos docentes deben prestar atención a las compañías de sus estudiantes y evaluar si una soledad continuada puede indicar que se está experimentando acoso escolar.

Lo más importante: prestar atención a las señales de acoso escolar

Como hemos visto, lo más importante para detectar el acoso escolar es prestar atención, sobre todo a las cosas aparentemente pequeñas o sencillas. Todo puede ser relevante o representar signos de abuso escolar. Por ello es importante mantener los ojos abiertos y buscar significado a las actitudes de la persona que se sospeche que está experimentando bullying.

Si reconoces algunas de estas señales en tu hijo/a o alguien cercano, es crucial actuar con prontitud. No permitas que el bullying siga afectando su bienestar y su desarrollo académico y emocional.

Si necesitas ayuda para abordar esta situación y apoyar a tu hijo/a o a alguien que conoces, te recomendamos que contactes con nosotros. En Avance Psicólogos contamos con más de 25 años y colaboramos con psicólogos especialistas en adolescentes que cuentan con la experiencia y las herramientas necesarias para brindar el apoyo adecuado tanto a la víctima como a su entorno cercano.

No dejes que el bullying quede sin resolver. ¡Actúa hoy mismo para garantizar un entorno escolar seguro y saludable para todos!

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS. SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Logo negativo Avance Psicólogos

Referencias bibliográficas:

Espelage, D. L., & Swearer, S. M. (Eds.). (2010). Bullying in North American schools (2nd ed.). Routledge.

Gómez, A., Gala, F. J., Lupiani, M., Bernalte, A., Miret, M. T., Lupiani, S., & Barreto, M. C. (2007). El «bullying» y otras formas de violencia adolescente. Cuadernos de medicina forense, (48-49), 165-177.

Olweus, D. (2013). School bullying: Development and some important challenges. Annual Review of Clinical Psychology, 9, 751-780.

Smith, P. K., Pepler, D., & Rigby, K. (Eds.). (2004). Bullying in schools: How successful can interventions be? Cambridge University Press.

Swearer, S. M., Espelage, D. L., & Napolitano, S. A. (2009). Bullying prevention and intervention: Realistic strategies for schools. Guilford Press.

López, F., & Chávez, M. D. C. M. (2011). Las manifestaciones del bullying en adolescentes. Revista de psicología, 8(17), 19-33.

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

autora del artículo

Picture of Por Laura Palomares Pérez

Por Laura Palomares Pérez

PSICÓLOGA - SEXÓLOGA COLEGIADA M-15270

Laura Palomares (Madrid, 1973) se licenció en Psicología en la por la UAM, funda y forma parte de Avance Psicólogos desde el año 1999. Amplía su formación en los siguientes ámbitos de la psicología: Título de Formadora en Sexología por el Instituto de Ciencias Sexológicas (In.Ci.Sex) Universidad de Alcalá de Henarés. Master en Sexología por el Instituto de Sexología de Madrid (In.Ci.Sex) Universidad de Alcalá de Henares. Prácticum en la Sociedad Sexológica de Madrid-Fundación SEXPOL. Título de Especialista en Terapia Gestalt, por la Fundación Laureano Cuesta en la Universidad de Comillas. Especialista en Terapia de Pareja, por el Centro Psicológico Dr. De Francisco. Diploma en Técnicas de Integración Cerebral (TIC), por el Centro de Terapias de Avanzadas. Tras 25 años de experiencia como psicoterapeuta, ahora colabora como divulgadora para medios especializados en el ámbito de la Psicología y la salud.

Ver todos sus artículos y credenciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
Tendencia ahora
Conecta con tu bienestar emocional
Contacta con tu psicólogo hoy mismo
Scroll al inicio