Tipos de estereotipos
CATEGORÍA:

Tipos de estereotipos y sus características

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

“En cualquier esquina de México hay mariachis”, “los andaluces son unos vagos”, “los hombres no pueden hacer varias cosas a la vez” o “las rubias son tontas”, son algunos ejemplos de diferentes tipos de estereotipos negativos que quizás en algún momento has podido escuchar en diferentes contextos.

A través de los medios de comunicación y la cultura, vamos adquiriendo ciertos estereotipos que quizás nos son familiares cuando los leemos y/o escuchamos. A lo largo de este artículo, explicaremos qué son los estereotipos, señalaremos los principales tipos de estereotipos existentes incluyendo ejemplos y enumeraremos algunas de las consecuencias psicológicas y sociales que los estereotipos pueden generar.

 Conoce Nuestra Terapia Psicológica Online

 

¿Qué son los estereotipos?

 Cuando hablamos de estereotipos, a lo que nos estamos refiriendo es a todas imágenes o ideas respecto a las características de un grupo humano que son conocidas y/o aceptadas por muchas personas. En general, los estereotipos se caracterizan por ser percepciones generalizadas de un grupo, que no se cumplen de una forma estable y que a veces son fruto de exageraciones de ciertas propiedades de dicho grupo.

El término estereotipo comúnmente implica connotaciones negativas. Sin embargo, podemos elaborar tanto estereotipos negativos como positivos. Desde la psicología social entendemos la formación de estereotipos como un proceso natural de la mente humana que nos ayuda a simplificar la realidad, puesto que nos resulta más sencillo organizar nuestras ideas sobre el mundo categorizando la información, para simplificarla.

Además, los estereotipos tienen la peculiaridad de que los vamos adquiriendo y asimilando sin darnos cuenta, en muchas ocasiones asumiéndolos como válidos sin contar con demasiada información. Además, pueden llegar a transmitirse socialmente durante generaciones, llevándonos a hacer afirmaciones muy generales y a veces muy rotundas sobre determinados grupos de personas.

Tipos de estereotipos

A continuación veremos los principales tipos de estereotipos

1. Raciales

Los estereotipos raciales son aquellos que señalan características  negativas acerca de las personas que pertenecen a un grupo étnico concreto, independientemente del lugar donde hayan nacido.

Este tipo de estereotipos negativos, así como las caracterizaciones falsas de rasgos raciales, están relacionados de manera directa con las discriminaciones racistas que a día de hoy se siguen produciendo a diferentes niveles en nuestra sociedad. Por esta razón, cobra especial importancia tratar de desmentir y desaprender aquellas creencias que contribuyen a generar visiones negativas acerca de otros grupos étnicos.

Algunos ejemplos de estereotipos raciales serían: “los gitanos son unos ladrones”, “los personas negras son violentas, cometen más crímenes” o “los latinos son más machistas”.

2. De género

Los estereotipos de género consisten en aquellas ideas preconcebidas acerca de las características y los roles diferentes asignados cultural e históricamente a las mujeres y los hombres. Estos estereotipos son perjudiciales en la medida que limitan nuestras capacidades de elegir libremente acerca de nuestros gustos y tomar decisiones acerca de nuestra vida y en la medida que generan situaciones de discriminación de género.

Algunos ejemplos de estereotipos de género serían: “las mujeres son las que se ocupan de las tareas domésticas”, “los hombres no lloran o no muestran sus emociones”, “a los niños se les dan mejor los deportes” o “las mujeres cuidan mejor de los hijos/as”.

Como vemos, estas falsas ideas pueden contribuir a perpetuar situaciones de desigualdad de género y discriminación, y mantienen creencias machistas que son una lacra para una sociedad que busca ser igualitaria y justa socialmente.

3. De religión

Los estereotipos religiosos son aquellos que señalan características generalizadas y simplistas acerca de las personas que participan en un grupo religioso o tienen creencias religiosas. Estos estereotipos negativos no solo fomentan la discriminación religiosa, es decir, tratar a otros/as de manera no favorable debido a sus creencias religiosas, sino que pueden  contribuir también a la división y falta de tolerancia entre personas pertenecientes a diferentes grupos religiosos.

Incluso en las sociedades donde la libertad religiosa es un derecho constitucional, las personas con creencias religiosas a veces expresan su preocupación por la discriminación religiosa, razón por la cual es importante identificar los estereotipos negativos que podamos tener interiorizados para modificarlos.

Algunos ejemplos de estereotipos religiosos serían: “todas las personas católicas son homófobas”, “todas las personas fieles al islam son terroristas”, “las personas religiosas son machistas” o “los judíos son avaros”.

4. De clase

Los estereotipos de clase se refieren a las ideas presupuestas que se tienen sobre un grupo de personas por pertenecer a una determinada clase social o por el hecho de tener un nivel adquisitivo determinado.

Algunos ejemplos de estereotipos de clase serían: “las personas de clase alta tienen una ideología política de derechas” o “las personas de clase baja son unos vagos, no quieren trabajar o son más delincuentes”.

5. De edad

Los estereotipos de edad son aquellas creencias generales asociadas a los diferentes grupos de edad. Mantener estas ideas genera un menor entendimiento y tolerancia entre la población, e incluso puede llegar a fomentar la discriminación por edad o edadismo, lo cual conlleva consecuencias graves y amplias para la salud y el bienestar de las personas.

Algunos ejemplos de estereotipos negativos de edad serían los siguientes: “las personas mayores tienen la mente cerrada”, “las personas mayores se cuelan en los supermercados”, “los/as adolescentes son irresponsables o no asumen responsabilidades” o “los niños/as no se enteran de nada”.

6. Culturales o de nacionalidad

Los estereotipos culturales o de nacionalidad son aquellos que aluden a las costumbres, los hábitos o la personalidad que se presupone que suelen tener las personas de un determinado país solo por el hecho de haber nacido en él o por formar parte de ese grupo cultural.

Como todos los estereotipos, sabemos que algunas de las características pueden estar presentes en la cultura de la que se habla, sin embargo, pasa a ser un estereotipo cuando atribuimos de manera general que todas las personas que forman parte de ese grupo cultural la van a presentar, siendo esto un exageración y una generalización. A causa de estos estereotipos culturales se pueden generar prejuicios que fomenten la discriminación entre personas de diferentes nacionalidades o culturas.

Algunos ejemplos de estereotipos culturales o de nacionalidad serían: “los españoles son muy fiesteros”, “los catalanes son muy tacaños”, “los alemanes son muy cuadriculados” o “los chinos son muy trabajadores”.

7. De orientación sexual

Los estereotipos de orientación sexual son aquellas ideas generalizadas atribuidas a las personas de diferentes orientaciones sexuales. Cuando estos estereotipos son negativos, perpetúan pensamientos o prácticas homófobas o que atentan contra la diversidad sexual, lo cual es un derecho que tenemos todas las personas y que debemos reivindicar para garantizar nuestras libertades sociales.

Algunos ejemplos de estereotipos de orientación sexual serían: “las personas homosexuales son más promiscuas”, “las personas bisexuales están confundidas o son unas viciosas” o “las personas asexuales no han tenido las suficientes experiencias sexuales”.

Consecuencias de los estereotipos

Los estereotipos limitan nuestra capacidad crítica y favorecen que emitamos juicios que pueden desencadenar en prácticas de discriminación e intolerancia. Por esta razón, los estereotipos pueden desembocar en diferentes problemas sociales y psicológicos.

Desde el campo de la psicología sabemos que, como seres sociales que somos, nuestro ámbito social tiene una influencia muy importante en el comportamiento humano y en la salud. Desde esta premisa, es razonable imaginar que encontrarnos situaciones de discriminación como consecuencia de estereotipos negativos hacia los grupos humanos a los que pertenecemos pueda afectar a nuestra salud mental.

Conclusiones

A lo largo de este artículo hemos explicado qué son los estereotipos y hemos detallado los principales tipos de estereotipos más comunes, señalando ejemplos de cada uno de ellos. Aunque en este post hemos hecho esta clasificación de tipos de estereotipos, no debemos olvidarnos de que muchos de ellos pueden superponerse, por ejemplo, una mujer racializada podrá recibir mensajes estereotipados tanto de raza como de género.

Para finalizar, se hace necesario recordar la importancia de revisar nuestros estereotipos negativos para no juzgar o violentar a otras personas, pues, como hemos ido descubriendo a lo largo del artículo, los estereotipos forman parte de la base de las diferentes discriminaciones sociales. Reflexionar acerca de nuestras creencias con una mirada crítica puede ser de gran ayuda para minimizar estas situaciones.

¿Necesitas ayuda para mejorar tu salud mental?

Si necesitas ayuda para lidiar con las consecuencias psicológicas de algún problema social y mejorar tu bienestar, nuestro equipo de psicólogos profesionales te podría ser de ayuda. En Avance Psicólogos llevamos más de 20 años brindando nuestros servicios de psicoterapia en Madrid. Actualmente ofrecemos sesiones tanto de manera presencial como en el formato de terapia online. Nuestros psicólogos y psicólogas pueden atender tu caso de manera especializada a las necesidades personales o familiares.

 Conoce Nuestra Terapia Psicológica

Referencias bibliográficas:

Amossy, R. y  Pierrot, A. H. (2020). Estereotipos y clichés. Eudeba.

Espinosa, A. y Cueto, R. M. (2014). Estereotipos raciales, racismo y discriminación en América Latina. Elena Zubieta, José Valencia y Gisela Delfino (coordinadores), Psicología Social y Política: Procesos teóricos y estudios aplicados, 431-442.

Fernández-Montesinos, A. (2016). Los estereotipos: definición y funciones. Iberic@ l, (10), 53-63.

Martínez Labrín, S. y Urrutia, B. B. (2013). Los estereotipos en la comprensión de las desigualdades de género en educación, desde la psicología feminista. Psicologia y Sociedade, 25, 549-558.

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

autor/a del artículo

Belén Ramos Gómez

PSICÓLOGA COLEGIADA M-37048

Belén Ramos Gómez (Sevilla, 1996) se graduó en Psicología por la UAM. Trabaja en la consulta privada desde 2019. Desde entonces, lleva formándose en diferentes ámbitos de la psicología: Máster en Psicología General Sanitaria (UAM), Máster en Psicología General Sanitaria (UAM), Formación en Terapia Gestalt (IPG), Teorías del apego y trauma, Formación en Duelo, Experta en Coaching y formaciones en perspectiva de género. Adicionalmente, tiene experiencia laboral en un recurso de adicciones, en un centro de menores y en acompañamientos a las infancias y adolescencias.

Todos sus Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS.
SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Conecta con tu bienestar emocional
Contacta con tu psicólogo hoy mismo
Scroll al inicio