Los 9 tipos de familia más comunes y sus características

Los 9 tipos de familias más comunes y sus características

La familia es uno de los grupos sociales más relevantes en nuestra sociedad. Precisamente por ello, las familias reflejan habitualmente la diversidad existente en la población; así que no hay una sola manera de definir a la familia, sino que podemos encontrar distintos tipos de familia.

Aunque tradicionalmente se ha asociado el concepto de familia con la consanguinidad y la descendencia, hoy en día se maneja una definición más amplia del término. Así, consideraríamos a la familia como el grupo primario en el que sus miembros encuentran el grado de estructura necesario para aprender a vivir en sociedad.

Nuestra Terapia Familiar

Los 9 tipos de familia y sus características

Como mencionábamos al principio del artículo, la definición de lo que es una familia ha ido adaptándose a los cambios sociales y el término se ha ampliado para incluir cada vez una mayor diversidad. Al fin y al cabo, lo que ha de definir a la familia no es tanto la posible relación de parentesco de sus miembros como el hecho de ser el grupo primario de socialización.

Existen muchos tipos de familia diferentes, ya que cada grupo tiene sus propias circunstancias. En esta lista vamos a ver nueve de ellos, con algunas de las particularidades que los caracterizan.

1. Familia nuclear tradicional

Al modelo tradicional de familia también se lo conoce como “familia conyugal”, dado que habitualmente se forma a partir del matrimonio. Es la estructura de familia que más se ha fomentado socialmente, aquella formada por una mujer y un hombre heterosexuales en régimen de matrimonio monógamo que tienen descendencia biológica.

A pesar de que ha sido el modelo “por defecto” en nuestra cultura durante un tiempo, incluso dentro de esta propia estructura se observan variantes y modificaciones (por ejemplo, parejas que deciden no casarse o que no adoptan los roles tradicionales de género en la crianza). A pesar de seguir siendo uno de los tipos de familia más habituales, no sigue un patrón tan rígido como hace varias décadas y la versión más  tradicional de este modelo cae en desuso gradualmente con el tiempo.

2. Familia monoparental

El término monoparental hace referencia a la presencia de un solo progenitor a cargo de la familia. Algunas familias monoparentales surgen de la ruptura (por viudedad o separación) de la familia nuclear; otras son el resultado de embarazos no planificados, y también están los casos en los que es una persona soltera quien busca formar su propia familia en ausencia de una pareja.

La mayoría de las familias monoparentales son matrifocales, es decir, con una madre como cabeza de familia, y son las más habituales en este modelo. Cuando es un padre soltero o viudo quien cuida de sus hijas y/o hijos, se habla de familia patrilineal.

 3. Familia reconstituida

También conocida como familia ensamblada, es uno de los tipos de familia que más ha aumentado en las últimas décadas. Con la alta tasa de divorcios existente muchas personas forman otras familias con sus nuevas parejas, que pueden a su vez tener hijos de matrimonios anteriores.

Crear una familia reconstituida puede suponer un reto, ya que si hay menores y/o jóvenes en la familia puede resultarles difícil la adaptación a un nuevo entorno de convivencia. Por eso es especialmente importante en estos casos definir bien los roles y las funciones de cada miembro de la familia (madrastra, padrastro, etc.).

4. Familia homoparental

La familia homoparental es aquella encabezada por una pareja del mismo género. En España se reconoció legalmente el derecho de las parejas del mismo género a contraer matrimonio y a formar una familia. Eso no quiere decir que antes de este reconocimiento no existiera la homoparentalidad, sino que en los casos en los que se lograba se mantenía oculta (por ejemplo, bajo la apariencia de familia monoparental).

Las familias homoparentales pueden tener descendencia de diferentes maneras: adopción, fecundación in vitro, inseminación artificial o el controvertido proceso de la gestación subrogada (del cual hacen uso también muchas parejas heterosexuales). La mayoría de las investigaciones realizadas concluyen que no hay diferencias significativas en el desarrollo de los niños que crecen en familias homoparentales en comparación con quienes se crían en hogares tradicionales. A pesar de esto, el derecho de las parejas del mismo género a ser reconocidas y formar sus propias familias no está garantizado en muchos países.

Quizá te interese: Terapia familiar: ¿Qué es y cuáles son sus principales funciones?

 5. Familia transnacional

Las familias transnacionales también son conocidas por el nombre familias transfronterizas, ya que se caracterizan precisamente por el hecho de que sus miembros pueden encontrarse en localizaciones diferentes. Estas familias son el resultado de los procesos migratorios a los que se encuentran sujetas muchas poblaciones.

Estas familias cuentan con un importante obstáculo en su desarrollo: la imposibilidad de la convivencia de todos sus miembros. Sin embargo, la disolución de dicha convivencia en muchos casos no provoca la ruptura de los lazos familiares; por el contrario, sus miembros se ven en la tesitura de fomentar el contacto de una manera más consciente a través de las tecnologías de la comunicación y el envío de remesas de dinero para poder garantizar su sustento económico.

6. Familia multigeneracional

Si bien ahora en nuestra sociedad predomina el modelo de familia nuclear tradicional, esto no ha sido siempre así. En nuestro país, basta con preguntar a las personas que pasaron su infancia a principios y mediados del siglo pasado para darse cuenta de que lo más habitual era que en una casa conviviesen, además del núcleo formado por pareja e hijos, más miembros de la familia.

Precisamente el término “multigeneracional” hace referencia a la presencia de más de una generación. Habitualmente esto incluye a la madre y/o el padre de la pareja que hace de cabeza de familia, pero este tipo de familias también pueden incluir a otras personas. Así, las familias multigeneracionales pueden solapar con otro tipo de familia, como es la familia extensa: incluyendo tías, primos, etc.

7. Familia poliparental

La poliparentalidad es uno de los tipos de familia que puede darse en algunos hogares a pesar de no contar con el reconocimiento de la Ley. Las familias poliparentales surgen en el contexto de las estructuras relacionales no monógamas, como las relaciones poliamorosas. Es decir, la poliparentalidad puede aparecer cuando se tiene desdendencia en una relación que incluye a más de dos personas.

A pesar de que no todas las parejas poliamorosas incluyen a sus otras parejas en el proceso de crianza, sí hay hogares en los que estas personas (a pesar de no ser progenitores biológicos) son también figuras parentales. De esta manera, las niñas y los niños de familias poliparentales pueden contar con varias madres y/o padres a efectos de crianza y educación a pesar de que, como hemos comentado, no lo sean a efectos legales.

8. Familia elegida

Tal y como se ha mencionado en la introducción del artículo, no todas las familias se forman a partir de relaciones de parentesco o consanguinidad. Cuando no se cuenta con la familia de origen, muchas personas forman familias basadas en relaciones de afinidad y cuidado. Este término es habitual dentro del colectivo LTGBI+ ya que, por desgracia, muchas personas con diversidad sexual y de género aún sufren el rechazo de sus familias de origen y se ven en la necesidad de buscar otro tipo de redes de apoyo.

En la familia elegida se pueden establecer simplemente relaciones de pares, como podría suceder en cualquier grupo de amistades; pero también existe la posibilidad de que se forme una agrupación compuesta por personas de diferentes generaciones, rangos de edad, momentos del ciclo vital, etc. y que se establezcan entre ellas roles similares a los que pueden verse en otros tipos de familia.

9. Familia de acogida

 Se habla de familia de acogida en los casos en los que existen menores que no pueden recibir el cuidado de su familia de origen y han de vivir en otro hogar. En este punto tendríamos que hacer una distinción entre las familias de acogida y las familias adoptivas, ya que son dos tipos de familia diferentes: en una familia de acogida sigue reconociéndose al progenitor o progenitores a pesar de que otra persona tenga la tutela, mientras que en una adopción se asigna el rol parental a la persona o pareja que estará a cargo de ahí en adelante.

En ocasiones la familia de acogida es la propia familia extensa, ya que cuando hay una madre o un padre que no pueden hacerse cargo se busca en primer lugar que sean otros miembros de la misma familia (abuelos, tías, etc.) quienes sean el hogar de acogida para minimizar el impacto del cambio en la vida del menor.

A modo de conclusión

Como hemos podido ver en todos los puntos de esta lista, las familias han de cumplir una función de apoyo y de seguridad. Aun cuando no hay relación de consanguinidad o incluso convivencia, lo importante es que el núcleo familiar sirva para que todo individuo tenga una estructura que le ayude a integrarse en la comunidad.

Estos son sólo algunos de los tipos de familia que podemos ver hoy en día, pero como ya hemos dicho estas estructuras están sujetas a cambios socioculturales, demográficos, etc. Es probable que en otras culturas o en otros momentos históricos aparezcan modelos diferentes. Todos los tipos de familias son válidos, siempre y cuando constituyan un entorno seguro y adecuado para sus miembros.

Quizá te interese: Los 5 tipos de problemas en las relaciones familiares más frecuentes

¿Necesitas terapia familiar?

 

Debido a que la familia suele ser el grupo de referencia de muchas personas, es fácil que también sea uno en el que aparecen dificultades y conflictos. Es por ello que la terapia familiar está ideada para dotar a los miembros de la familia de recursos para afrontar dichos conflictos.

 

Si crees que tu familia y tú podéis necesitar orientación profesional, en Avance Psicólogos podéis encontrar un gran equipo de profesionales que pueden ofreceros ayuda para tratar de resolver vuestros problemas. Podéis contar con nuestros servicios tanto en modalidad online como de manera presencial en nuestros despachos de Madrid capital.

Nuestra Terapia Familiar

Referencias bibliográficas:

Grusec., J. E. y Hastings, P. D. (2015) The Handbook of Socialization: Theory and Research. Nueva York: The Guilford Press.

Jamieson, L. (2012). Understanding different kinds of family in context. En Hill, M. et al. (Ed.), Children’s Services: Working Together. Routledge.

Minow, M. (2020). Redefining families: Who’s in and who’s out? En Reich, J. A. (Ed.), The State of Families: Law, Policies and the Meaning of Relationships. Routledge.

Pearce, L. D. et al. (2018). Journal of research on adolescence : the official journal of the Society for Research on Adolescence, 28(3), 591–608.

¡COMPARTELO!
Andrea Martínez
Andrea Martínez
Andrea Martínez es licenciada en Psicología por la Universidad de Deusto. Posee un Máster en Psicología Clínica Basada en la Evidencia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Salud Sexual y Psicología Clínica por la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Especialista en Terapias Contextuales (ACT, FAP y técnicas Mindfulness) por el Madrid Institute of Contextual Psychology. También se ha formado en Psicología Afirmativa en Diversidad Sexual y de Género por el Colegio Oficial de la Psicología de Madrid. Desde 2019 forma parte del equipo de Avance Psicólogos ofreciendo terapia psicológica, sexológica y de pareja con perspectiva de género. Además, ejerce como divulgadora y formadora en varias plataformas relacionadas con la Educación Sexual.
DESCUBRE NUESTRA TERAPIA PSICOLÓGICA PRESENCIAL Y ONLINE
NUESTROS POSTS MÁS RECIENTES
Ir arriba