7 habilidades comunicativas fundamentales

habilidades comunicativas fundamentales

7 habilidades comunicativas fundamentales. Más allá de la personalidad de cada persona, hay muchos otros elementos que pueden determinar si las conversaciones y las interacciones sociales transcurren sin problemas o no. Buena parte de esto tiene que ver con las habilidades comunicativas, un conjunto de aptitudes que hay que poner en práctica al relacionarnos con los demás para que los diálogos fluyan de la manera adecuada, sin dar pie a malentendidos ni generar resistencias innecesarias.

El hecho de desarrollar habilidades comunicativas puede tener un impacto en muchas áreas de la vida, y por eso en este artículo vamos a ver cuáles son las más importantes y de qué manera nos afectan incluso sin darnos cuenta de ello.

Nuestra Terapia Psicológica

Habilidades comunicativas a potenciar

Estas son las principales habilidades comunicativas a las que hay que hay que prestar atención para enriquecer las relaciones personales.

1. Asertividad

La asertividad es el núcleo de las habilidades comunicativas, y consiste en la capacidad de encontrar un equilibrio entre lo que se quiere decir y la consideración de los intereses y posibles vulnerabilidades del interlocutor. Es decir, que quien tiene un buen nivel de asertividad, es capaz de encontrar maneras respetuosas de decir algo que es relevante comunicar a pesar de que puede no ser agradable para el interlocutor, y de hacerlo de la manera menos dolorosa posible.

Por ejemplo, si alguien nos pide nuestra opinión acerca de cómo toca la guitarra y creemos que lo ha hecho mal, la asertividad consistirá en no ocultar este hecho, a la vez que se lo decimos poniendo cuidado en no ofender de manera gratuita.

 

2. Contacto visual

El contacto visual es básico, y es el primer paso a la hora de establecer una conversación cara a cara que transcurra de manera fluida. No mirarse a los ojos a pesar de poder hacerlo (porque se tiene acceso visual a la cara de la otra persona) no solo significa echar a perder la oportunidad de conectar con alguien; además, probablemente creará un ambiente enrarecido, en el que hay desconfianza y emergen las inseguridades, porque se nota que al menos una persona considera que se trata de un momento incómodo.

3. Adopción de la perspectiva del otro

Esta habilidad comunicativa tiene que ver con lo que conocemos como teoría de la mente, que es la capacidad de saber en todo momento qué saben otros sujetos que no es uno mismo. Se trata de una aptitud que aparece alrededor de los 4 años de edad, aunque en algunas personas nunca llega a desarrollarse del todo, tal y como ocurre típicamente con quienes presentan Trastornos del Espectro Autista.

Sin embargo, más allá del hecho de saber el conocimiento del que disponen los demás en cada momento (es decir, sin confundir esto con lo que sabe uno mismo), es muy importante ser capaz de tener en mente las motivaciones e intereses de los demás al tener una conversación. Un ejemplo claro de esto lo encontramos en lo que hacen los comerciales: no se limitan a arrojar sin más las ventajas de lo que venden, sino que adaptan su discurso a las prioridades y necesidades que han detectado en el potencial cliente.

 

4. Coherencia emoción-mensaje

Esta es una de las habilidades comunicativas fundamentales, ya que los errores en este aspecto pueden degradar rápidamente el transcurso de una conversación. Consiste en mantener una coherencia entre lo que se dice y el modo en el que transmitimos emociones tanto desde nuestros gestos como desde la modulación de la voz. Las incongruencias en este aspecto pueden aparecer, por ejemplo, si experimentamos muchos nervios, así que en estos casos es importante entrenar la gestión de la ansiedad.

5. Capacidad negociadora

Poner en práctica la capacidad negociadora no significa implicarse en una negociación formal, sino que ocurre cada vez que nos involucramos en un diálogo en el que hay al menos dos personas con intereses parcialmente enfrentados. Implica rechazar las formas hostiles de comunicar este choque de intereses, y apostar por mantener el foco en todo momento en lo que ambas partes tienen en común, para llegar a acuerdos haciendo que todos pierdan algo y ganen algo a la vez.

 

6. Escucha activa

La escucha activa es algo relativamente sencillo: tender, espontáneamente, a dar muestras de que estamos escuchando lo que la otra persona nos dice. Implica afirmar con la cabeza de vez en cuando, mostrar reacciones ante lo que la otra persona dice, hacer pequeños comentarios que expresen interés pero que no lleguen a interrumpir el transcurso del diálogo, etc.

7. Empatía

La empatía tiene que ver más con lo que se muestra y se hace que con lo que se dice. Consiste en la capacidad para hacer que la otra persona vea que lo que comunica es comprendido por nosotros a un nivel afectivo. Por ejemplo, una persona que domine este aspecto de la comunicación mostrará apoyo a otra si esta dice que ha suspendido un examen importante, incluso si para la primera los exámenes no importan demasiado.

 

Referencias bibliográficas:

Færch, C., & Kasper, G. (1983). Strategies in interlanguage communication. London: Longman.
Leung, C. (2005). Convivial communication: recontextualizing communicative competence. International Journal of Applied Linguistics. 15 (2): 119 – 144.
O’Donohue, William (2003). “Psychological skills training: Issues and controversies”. The Behavior Analyst Today. J.D. Cautilli. 4 (3): 331 – 335.

Ir arriba
Abrir chat
1
Hola ¿Cómo puedo ayudarte?
Powered by