¿Vale la pena tener amigos tóxicos?

Laura Palomares

Laura Palomares

Amigos tóxicos: ¿Cómo puedes identificarlos? ¿Valen la pena?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Algunas personas desarrollan relaciones de amistad de las que, en algún momento, terminan sintiéndose dependientes a pesar de notar que estos vínculos les hacen daño. Se trata de casos en los que aparecen los amigos tóxicos, que están presentes en relaciones disfuncionales con la capacidad de mantenernos “enganchados” a ellas incluso cuando nos desgastan psicológicamente.

Es por eso que muchos de quienes acuden a psicoterapia lo hacen en parte porque en su día a día mantienen amistades tóxicas, las cuales no solo ejercen una mala influencia sino que son una de las principales causas del malestar que ha llevado a la persona a buscar apoyo psicológico. Ante esta clase de fenómenos cabe preguntarse: ¿de verdad vale la pena tener amigos tóxicos?

Nuestra Terapia Psicológica

¿Qué son las amistades tóxicas?

Tal y como hemos adelantado, las amistades tóxicas son aquellas en las que existe un vínculo de comunicación y conexión emocional entre dos personas a pesar de que uno o ambos sujetos sufren consecuencias negativas por el hecho de mantener esa vía de interacción.

Es decir, que no son amistades tóxicas aquellas en las que ambas personas se complementan bien pero se relacionan en un contexto social que hace presión por que esa relación termine (pues el malestar no surge de la amistad en sí, sino de la influencia del entorno), ni aquellas en las que una persona se siente mal a pesar de contar con el apoyo de un amigo o amiga (el hecho de que esa amistad “no sea suficiente” para sentirse bien no es en sí un problema de esa relación, sino de fuentes de malestar ajenas a ella).

Se trata de amistades en las que a pesar de que en su seno hay muchos problemas y desencuentros, no son lo suficientemente disfuncionales como para terminar definitivamente, y siguen funcionando por pura inercia: “por defecto” ambas personas están predispuestas a buscar a la otra o a estar ahí para seguir en contacto, independientemente de si eso les aporta algo bueno.

Además, hay que tener en cuenta que los amigos tóxicos no tienen por qué ser aquellos que se aprovechan de otra persona. Muchas personas se sorprenden al saberlo, pero es habitual que dos sujetos inviertan esfuerzos en mantener una amistad incluso aunque esta les haga sentir mal a ambos, y aunque también son frecuentes los casos en los que una persona se aprovecha de la otra y mantiene un rol de líder para decidir por ambos, esto no tiene por qué ser siempre así. A veces, las amistades tóxicas son entendidas mejor como una entidad aparte de las dos personas que se relacionan en ella, una especie de tercer miembro al que ambos deben realizar sacrificios.

¿Vale la pena mantener amigos tóxicos?

Por la propia definición del término “amigos tóxicos” parece que la respuesta obvia es que no, no merece la pena mantener vivas esas relaciones. Y si bien esa es la mejor opción en muchos casos, no siempre es así.

Por ejemplo, allí donde uno de los “amigos” se aprovecha del otro es preferible poner fin a ese vínculo, porque mientras una de las partes tenga mucho más poder que la otra, tendrá una mayor capacidad para manipular emocionalmente y puede incluso anular su propia capacidad de decidir si mantener o no esa amistad. Y cuando estas situaciones llegan a un extremo en el que se puede hablar directamente de maltrato físico o psicológico, la única solución es cortar con esa relación de inmediato.

Sin embargo, sobre todo cuando las amistades tóxicas dañan a ambos o no hay un sujeto que salga claramente beneficiado de mantener ese vínculo en ese estado, puede merecer la pena explorar las posibilidades de mejorar esa relación. Por ejemplo, esto ocurre muchas veces cuando, tras una ruptura de pareja, ambos intentan mantener una relación de amistad, o cuando las dos personas han pasado por experiencias traumáticas juntas, lo cual hace que al ver a la otra persona, esta les recuerde lo sucedido, a pesar de que ese sujeto no hizo nada malo.

Por supuesto, el grado en el que sea posible o recomendable reparar esa relación dependerá de la causa del malestar que convierte esa amistad en tóxica, y también de lo que supondría dejar que ese vínculo se marchitase definitivamente. En todo caso, lo más recomendable es buscar ayuda psicológica para contar con un profesional que explore cada caso de manera personalizada y adaptada a lo que ocurre.

 

¿Buscas servicios de psicoterapia?

Si estás buscando asistencia psicológica profesional para superar algún tipo de problema que te esté afectando a tu día a día, como por ejemplo la falta de habilidades sociales o comunicativas o la mala gestión de las emociones, ponte en contacto con nosotros. En Avance Psicólogos disponemos de más de dos décadas de experiencia atendiendo pacientes y trabajamos dando apoyo a personas de todas las edades, tanto en las áreas de la psicoterapia como de la psiquiatría y el coaching. Puedes contar con nuestros servicios tanto presencialmente en nuestro centro de Madrid, como mediante la modalidad de terapia online.

Nuestra Terapia Online

Referencias bibliográficas:

Bohórquez López, C. & Rodríguez-Cárdenas, D.E. (2014). Percepción de Amistad en Adolescentes: el Papel de las Redes Sociales. Revista Colombiana de Psicología, 23(2): pp. 325 – 338.
Iancu, I.; Bodner, E.; & Ben-Zion, I. Z. (2015). Self esteem, dependency, self-efficacy and self-criticism in social anxiety disorder. Comprehensive psychiatry, 58: pp. 165 – 171. https://doi.org/10.1016/j.comppsych.2014.11.018
Karnick, P.M. (2005). Feeling lonely: Theoretical perspectives. Nursing science quarterly. SAGE Journals.
Hojjat, M., & Moyer, A. (Eds.). (2017). The psychology of friendship. Oxford University Press.
Scalise, J.J.; Ginter, E.J.; Gerstein, L.H. (1984). Multidimensional loneliness measure: the loneliness rating scale (LRS). Journal of Personality. Taylor & Francis.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin
Descubre nuestra Terapia Psicológica Presencial y Online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuestros Posts más leídos
Ir arriba