¿Qué es la asertividad? Los 6 beneficios de la asertividad

Laura Palomares

Laura Palomares

Los 6 beneficios de la asertividad
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La asertividad es uno de los elementos psicológicos fundamentales en la gestión de las relaciones sociales. Sin embargo, no todo el mundo sabe cómo desarrollar esta capacidad, y no son pocos quienes prefieren evitar pasar por malos tragos frente a los demás a pesar de que eso traiga mayores problemas a medio y largo plazo.

En este artículo veremos cuáles son los principales beneficios de la asertividad y de qué manera tiene un impacto positivo en nuestras relaciones personales y en nuestro bienestar emocional.

Nuestra Terapia Psicológica

¿Qué es la asertividad y en qué consiste ser una persona asertiva?

La asertividad es un conjunto de habilidades sociales y comunicativas que mantienen a la persona en un equilibrio entre el respeto por uno mismo y el respeto por los demás. En concreto, es lo que nos hace capaces de defender nuestros intereses y opiniones, a la vez que adaptamos nuestra manera de expresarnos para no generar un malestar o unos conflictos innecesarios.

Así, ser una persona asertiva implica no morderse la lengua a la hora de comunicar aquello que uno piensa o sabe y ve importante decir, aunque no expresándolo de cualquier manera, sino intentando que, en el caso de que pueda ser incómodo o emocionalmente doloroso para los oyentes, genere el menor malestar posible.

Artículo relacionado: ¿Qué es la comunicación asertiva? Las claves para potenciarla

Ejemplos de asertividad

Para aclarar más el concepto de asertividad, veamos algunos ejemplos en los que esta capacidad queda expresada en relaciones personales.

  • Declinar una oferta ofrecida por un familiar sin “dar largas”, zanjando el tema de manera respetuosa.
  • Comunicar al director del departamento que hemos detectado un problema en la secuencia de trabajo en equipo.
  • Cortar con una relación de pareja porque esta ya no nos hace felices y no vemos posibilidad de mejora en ella, dejando claro que no nos estamos tomando “un tiempo”.
  • Rechazar una primera cita intentando no herir los sentimientos de la otra persona.

 

Por supuesto, el grado en el que estas conductas demuestren mayor o menor asertividad dependerán del esfuerzo invertido en aclarar las cosas y a la vez en no causar un malestar evitable, y del tiempo que haya transcurrido desde el momento en el que decidimos comunicar algo y el momento en el que pasamos de los deseos a las acciones.

¿Cuáles son los principales beneficios psicológicos de la asertividad?

Este es un resumen de las principales ventajas y de los aspectos positivos de aplicar asertividad a nuestro estilo comunicativo.

1. Permite evitar problemas que de otro modo se agravarían con el tiempo

La asertividad nos ayuda a intervenir a tiempo en los problemas apenas los hemos detectado. De este modo, prevenimos muchas fuentes de malestar que de otro modo habríamos dejado pasar simplemente por lo incómodo que resulta advertir a otros de que esos problemas están ahí y tarde o temprano van a desencadenar inconvenientes mayores.

2. Nos permite participar activamente en las actividades en equipo

Como desde la asertividad defendemos nuestro punto de vista y no nos limitamos a asumir un rol pasivo de obediencia de órdenes, eso enriquece las tareas realizadas de manera colaborativa, haciendo que el equipo pueda pensar más allá de los márgenes establecidos por la rutina.

3. Nos aporta un mayor margen de maniobra

La asertividad pasa por tener en mente opciones alternativas a aquellas que estamos acostumbrados a considerar.

Esto se ve claramente en el caso de querer dar por finalizada una relación de pareja; muchas personas siguen estando con alguien a pesar de ser muy infelices con ese noviazgo o matrimonio, simplemente porque no se plantean que pueda existir vida más allá de ese contexto de convivencia. Y como de este modo no renunciamos innecesariamente a ninguna posibilidad de acción, eso nos permite corregir nuestro rumbo allí donde hemos detectado que hemos cometido errores y encontrar maneras de vida que se adapten a nuestras habilidades, gustos, valores, etc.

4. Nos saca de nuestra zona de confort

Como hemos visto, la asertividad nos expone a situaciones en las que es necesario abrazar un cambio cualitativo en nuestras vidas y romper con las viejas dinámicas y costumbres.

Eso hace que nos expongamos a mayores oportunidades de mejorar nuestras condiciones de vida, al no conformarnos con cualquier cosa por el simple hecho de no enfrentarnos a lo nuevo.

5. Predispone a los demás a respetarnos

Otro de los beneficios de la asertividad tiene que ver con su plasmación en la imagen que ofrecemos ante los demás. Como demostramos tener criterio propio, nuestro punto de vista es más respetado, e incluso tenemos un mejor acceso a roles de liderazgo en aquellos ámbitos de la vida en los que hayamos demostrado ser buenos.

Artículo relacionado: 12 Habilidades Comunicativas básicas según la psicología

6. Ayuda a reforzar la autoestima

Por todo lo que hemos visto anteriormente, la asertividad refuerza nuestra autoestima, es decir, el modo en el que nos percibimos y nos valoramos a nosotros mismos.

Nos hace vernos más respetados a los ojos de los demás, nos expone a situaciones que nos ponen a prueba y sirven para demostrarnos nuestra capacidad de superación, y a la vez evita que atravesemos muchas crisis y situaciones problemáticas que habríamos podido evitar.

Artículo relacionado: Personalidad sumisa: cómo es y qué la caracteriza

¿Quieres disponer de asistencia psicoterapéutica?

Si estás buscando servicios de psicoterapia, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros. En Avance Psicólogos disponemos de más de 20 años de experiencia, y nuestro equipo atiende a pacientes de todas las edades en los ámbitos de la terapia psicológica individualizada, la terapia familiar y de pareja, la psiquiatría, el coaching y la neuropsicología. Ofrecemos sesiones presenciales y online a través de videollamada.

Nuestra Terapia Online

Referencias bibliográficas:

Castanyer, O. (2003). La asertividad: expresión de una sana autoestima. Bilbao: Descleé de Brouwer.

Goleman, D. (1996). Emotional Intelligence. Nueva York: Bantam Books.

Herbert, F.; Baer, J. (2003). No diga sí cuando quiera decir no. Barcelona: Ediciones Grijalbo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin
Descubre nuestra Terapia Psicológica Presencial y Online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuestros Posts más leídos
Ir arriba