¿Es posible sufrir desmayos a causa del estrés?

¿Es posible sufrir desmayos a causa del estrés?

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Los desmayos o lipotimias no suelen ser graves, pero sí pueden llegar a asustar mucho a quien los sufre y a sus allegados. La principal causa es la disminución del riego sanguíneo que llega al cerebro, provocada por un descenso de la presión arterial. Estos síntomas pueden ser aislados o repetirse durante un tiempo determinado.

Una de las principales causas de las lipotimias es el exceso de calor o posiciones incómodas (como, por ejemplo, permanecer demasiado tiempo de pie). Los expertos insisten en que las situaciones que provocan estrés pueden ser también generadoras de desmayos. Veámoslo.

Desmayos a causa del estrés

Está comprobado que el estrés repercute muy negativamente sobre nuestra salud; no sólo mental, sino también física. Cuando el estrés se mantiene en el tiempo, aumentan las complicaciones derivadas. Entre ellas están los desmayos o lipotimias que, a pesar de no ser graves per se, sí que pueden resultar peligrosas si se dan en situaciones concretas, como mientras estamos al volante o en la bañera, por ejemplo. En estos casos, el desmayo puede producir un accidente o un ahogamiento.

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS. SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Logo negativo Avance Psicólogos

¿Qué son los desmayos o lipotimias?

Las lipotimias o desmayos (en su nombre científico, síncope vasovagal o neurocardiogénico) puede tener diversas causas, como el ya citado estrés o una ansiedad o angustia elevada. Cualquiera que sea el desencadenante, la consecuencia es una disminución brusca de la presión arterial, por lo que la cantidad de sangre en el cerebro disminuye. Al no percibir el oxígeno suficiente, el órgano sufre una pérdida de conocimiento.

Ya hemos comentado que los desmayos o lipotimias no suelen ser graves; cuando el organismo se relaja y la sangre vuelve a fluir normalmente, la persona se recupera sin problema. En los casos de estrés reiterado, la desaparición del estímulo que ha provocado la reacción ansiosa permite al que lo sufre volver a un estado de calma que hace que las lipotimias desaparezcan.

El problema real, como ya hemos dicho, es que el desmayo ocurra en una situación potencialmente peligrosa que entrañe un riesgo verdadero, como la conducción o el manejo de máquinas complejas. A veces, el hecho de estar simplemente de pie es un riesgo en sí, ya que la caída que provoca la pérdida de conocimiento puede ocasionar contusiones importantes.

Lo síntomas más frecuentes de los desmayos o lipotimias son:

  • Visión en túnel y/o borrosa
  • Sensación de calor y/o náusea
  • Sudor frío
  • Aturdimiento

En general, las lipotimias no superan los pocos minutos de duración. En cuanto el organismo vuelve a la normalidad, la persona se recupera.

Desencadenantes de los desmayos o lipotimias

Al inhalar y exhalar aire, el nervio vago segrega una sustancia llamada acetilcolina que llega al corazón y lo calma. De esta forma, los latidos se espacian y mejora la frecuencia cardiaca.

Cuando estamos ante estímulos que nos desencadenan emociones bruscas, se pone en marcha el sistema simpático, que origina los síntomas de la ansiedad: palpitaciones, sudoración, mayor frecuencia cardiaca… es entonces cuando, para contrarrestarlo, el sistema parasimpático también se activa: los vasos sanguíneos se abren y la presión desciende bruscamente, lo que puede producir el desmayo.

¿Qué es lo que hace reaccionar a ambos sistemas, el simpático primero y el parasimpático después y provoca en consecuencia un colapso en el organismo? A continuación, enumeramos algunos de los desencadenantes más frecuentes de los desmayos o lipotimias:

1.   Físicos

El calor, espacios demasiado concurridos o poco ventilados, exceso de humedad… todo ello puede ser causa de lipotimia que, de hecho, suele ser frecuente en los meses de verano.

Por otro lado, permanecer de pie durante demasiado tiempo o incorporarse rápidamente después de estar tumbado pueden causar también desmayos.

2.   Estrés

El estrés sostenido puede ser también causa de lipotimias, y también las experiencias bruscas o intensas que generan miedo o angustia.

3.   Embarazo

La gestación produce un sinnúmero de cambios en el cuerpo, entre ellos, en el sistema cardiovascular. Todo ello puede generar una reducción en la fluencia de sangre al cerebro y provocar lipotimias. En casos semejantes, es imprescindible acudir al médico para controlar que todo esté bien.

4.   La hiperventilación

Llamamos hiperventilación al acto de respirar muy rápidamente, hecho que baja las concentraciones de CO2 en la sangre y provoca la constricción de los vasos. Como consecuencia, el flujo sanguíneo al cerebro se reduce.

5.   Complicaciones médicas

Anemia, hipoglucemia (baja concentración de glucosa en la sangre), problemas cardiovasculares… todo ello puede causar la aparición de lipotimias.

¿Cómo evitar un desmayo o lipotimia?

Por todo lo expuesto anteriormente, y en respuesta al título que abría el artículo, concluimos que, efectivamente, se pueden producir desmayos a causa del estrés. Pero ¿cómo reducir las posibilidades de lipotimia?

1.    Si puedes, túmbate

La posición horizontal, especialmente si levantas las piernas, facilita la llegada del flujo sanguíneo al cerebro, lo que puede evitar el desmayo. Sobre todo, cuando ya estés mejor, cuidado al levantarte. No lo hagas de forma brusca.

Otra de las posiciones que ayuda a tu sangre a llegar al cerebro es poner la cabeza entre las rodillas. Y, de nuevo, cuidado al incorporarte.

2.    Bebe agua

La ingestión de líquidos favorecerá una buena hidratación que te ayudará a combatir el calor, una de las principales causas de la lipotimia.

3.    Activa la circulación

Evita estar sentado durante largos periodos. Si no te queda más remedio, levántate de vez en cuando y da unos pasos o haz estiramientos.

4.    Intenta evitar ambientes muy concurridos

Sobre todo si no tienen buena ventilación o si hace mucho calor. Favorece los lugares con aire natural y con temperaturas moderadas.

¿Buscas iniciar un proceso de psicoterapia para abordar el estrés y sus efectos?

Si estás lidiando con el estrés y sus efectos, no estás solo. En Avance Psicólogos, con más de 25 años de experiencia en salud mental, estamos aquí para ayudarte. Ofrecemos apoyo a adultos, niños, adolescentes, parejas y familias, centrándonos en el manejo del estrés. Nuestros servicios terapéuticos abarcan diversas áreas, incluida la terapia psicológica especializada en el manejo del estrés y la ansiedad. Ya sea en persona o a través de sesiones online, estamos comprometidos a brindarte la atención que necesitas para recuperar tu bienestar emocional. Contáctanos hoy mismo para dar el primer paso hacia una vida más equilibrada y tranquila.

Logo para botón de llamada a la acciónDescubre cómo te puede ayudar nuestra terapia para el estrés

Referencias bibliográficas:

Cohen, S., & Wills, T. A. (1985). Stress, social support, and the buffering hypothesis. Psychological Bulletin, 98(2), 310.

Folkman, S., & Lazarus, R. S. (1988). Coping as a mediator of emotion. Journal of Personality and Social Psychology, 54(3), 466.

Lazarus, R. S., & Folkman, S. (1984). Stress, appraisal, and coping. Springer Publishing Company.

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

autora del artículo

Picture of Por Laura Palomares Pérez

Por Laura Palomares Pérez

PSICÓLOGA - SEXÓLOGA COLEGIADA M-15270

Laura Palomares (Madrid, 1973) se licenció en Psicología en la por la UAM, funda y forma parte de Avance Psicólogos desde el año 1999. Amplía su formación en los siguientes ámbitos de la psicología: Título de Formadora en Sexología por el Instituto de Ciencias Sexológicas (In.Ci.Sex) Universidad de Alcalá de Henarés. Master en Sexología por el Instituto de Sexología de Madrid (In.Ci.Sex) Universidad de Alcalá de Henares. Prácticum en la Sociedad Sexológica de Madrid-Fundación SEXPOL. Título de Especialista en Terapia Gestalt, por la Fundación Laureano Cuesta en la Universidad de Comillas. Especialista en Terapia de Pareja, por el Centro Psicológico Dr. De Francisco. Diploma en Técnicas de Integración Cerebral (TIC), por el Centro de Terapias de Avanzadas. Tras 25 años de experiencia como psicoterapeuta, ahora colabora como divulgadora para medios especializados en el ámbito de la Psicología y la salud.

Ver todos sus artículos y credenciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
Tendencia ahora
Conecta con tu bienestar emocional
Contacta con tu psicólogo hoy mismo
Scroll al inicio