Mindfulness: ¿Qué es, para que sirve y como se debe practicar?

Laura Palomares

Laura Palomares

Mindfulness: ¿Qué es, para que sirve y como se debe practicar?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El Mindfulness, o Atención Plena, es tanto un estado mental como un conjunto de técnicas y prácticas utilizadas para auto-inducirnos este estado. Está inspirado en la meditación Vipassana, una tradición milenaria vinculada al hinduismo y al budismo, pero no está ligado a ninguna religión en concreto, sino que ha sido desarrollada a través de la metodología científica para lograr resultados objetivos en el bienestar de las personas, desprendiéndose de toda mística.

Es por eso que actualmente en Mindfulness es un recurso muy utilizado en el ámbito de la psicoterapia, siendo aplicado tanto en niños como en adultos. Pero… ¿Para qué sirve el Mindfulness exactamente? Veámoslo.

Nuestra Terapia Psicológica

¿Para qué sirve el Mindfulness?

El objetivo principal del Mindfulness es entrenar a la persona en su capacidad para orientar su foco de atención hacia el momento presente. Dicho de otro modo, el Mindfulness sirve para que la persona experimente plenamente el “aquí y ahora” sin dejarse llevar por los pensamientos intrusivos, por las predicciones acerca de las cosas malas que podrían ocurrir, y sin sentir el lastre de los recordatorios constantes de cosas que hicimos o nos sucedieron y nos hacen sentir muy mal.

Ahora bien, la Atención Plena no se basa en la idea de eliminar totalmente esas formas de dolor emocional, de ansiedad o de angustia, sino de aceptar que están ahí. A través de la aceptación renunciamos a la idea de suprimir esos contenidos mentales, pero a la vez no les damos más importancia de la que realmente tienen: nos limitamos a reconocer su existencia, sin dejar que nos arrastren emocionalmente y nos hagan entrar en dinámicas de rumiación psicológica, en la que a causa de tanto esquivar ciertos recuerdos o ideas, las atraemos más a nuestra consciencia.

Así, al practicar ejercicios de Mindfulness, observamos los elementos que van surgiendo en nuestra consciencia y observamos también cómo se van igual que llegaron.

Beneficios del Mindfulness

Son muchos los beneficios que aporta el Mindfulness en aquellas personas que lo practican habitualmente durante la semana, entre los más habituales encontramos: la reducción de la ansiedad y el estrés, la mejora del autocontrol y la regulación emocional, la prevención de recaídas en la depresión y la capacidad para sobrellevar mejor el dolor físico.

Quizá te interese: Cómo puede ayudar el Mindfulness a afrontar la ansiedad

¿Dónde y cómo practicarlo?

Los instructores de Mindfulness recomiendan practicarlo unos 20 o 25 minutos al día y no más de 10 minutos en el caso de las personas que empiecen a practicarlo, ya que necesitarán más tiempo para entrenarse.

El lugar elegido para practicarlo debe ser un sitio tranquilo y libre de ruidos (tanto en casa como al aire libre); donde no haga demasiado frío ni calor y en el que no haya elementos que puedan distraernos. Así mismo debemos evitar el ruido de alarmas, móviles o relojes que nos impidan concentrarnos.

Para una correcta aplicación de los principios del Mindfulness deberemos sentarnos en el suelo y adoptar una postura cómoda, poniendo algún elemento cómodo y aislante en el suelo y procurando vestir ropa que no sea muy ajustada al cuerpo.

Por último, es recomendable quitarse el calzado y mantener la espalda en un ángulo recto que nos facilite al máximo la respiración.

Quizá te interese: Ejercicios de Mindfulness para vencer la ansiedad

¿Cómo se puede aprender a practicar el mindfulness?

Existe una amplia diversidad de ejercicios de Mindfulness; todos tienen en común el hecho de que llevan a la persona a un estado de Atención Plena, pero han sido adaptados para contextos, perfiles de persona y edades diferentes. Es por eso que algunos ejercicios pueden ser hechos en el momento siguiendo las instrucciones de un formador en Mindfulness, y otros requieren de práctica, la cual puede ser adquirida yendo a cursos o bien en psicoterapia.

El ejercicio básico para empezar a practicar el Mindfulness consiste en concentrarse en la propia respiración durante 10 minutos y en ser consciente de las sensaciones en el cuerpo mientras respiramos lentamente.

Cuando estemos inmersos en los ciclos de la respiración podemos crear una imagen relajante en nuestra mente, que puede ser un escenario natural, un concepto que nos traiga felicidad o bien objetos de todo tipo como flores, piedras o una escalera que nos conduce hacia la relajación.

Mientras hacemos esto, y siempre que estemos centrados completamente en la respiración, también se recomienda pronunciar un mantra relajante, es decir una palabra o frase que repetida de forma constante promueve un estado de relajación.

Algunos ejemplos pueden ser las frases “Estoy bien”. “siempre aquí” o la sílaba “Ohm”. La idea es generar un flujo de estímulos que nos sitúe en el aquí y ahora a través de la observación de las experiencias que se van sucediendo las unas a las otras.

Quizá te interese: ¿Cómo usar el Mindfulness para relajarse?

¿Buscas apoyo psicológico profesional?

Si buscas servicios de psicoterapia para aprender a regular mejor tus emociones o los estados de estrés y ansiedad, te invitamos a que te pongas en contacto con nosotros. En Avance Psicólogos llevamos más de dos décadas atendiendo pacientes, y en la actualidad trabajamos ayudando a personas de todas las edades, tanto de moo presencial en nuestro centro de Madrid como a través de la terapia online por videollamada.

Nuestra Terapia Online

Referencias bibliográficas:

Didonna F. (2011). Manual Clínico de Mindfulness. Desclée de Brouwer.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin
Descubre nuestra Terapia Psicológica Presencial y Online
Nuestros Posts más leídos
Ir arriba