¿Qué son los pensamientos obsesivos?

¿Qué son los pensamientos obsesivos?

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

¿Qué son los pensamientos obsesivos? ¿Quién no ha tenido un pensamiento que no paraba de darle vueltas en la cabeza? ¿No has sentido la sensación de que un pensamiento te domina y no puedes hacer nada para cambiarlo? Es normal sentir esto de forma esporádica, sin embargo, cuando se convierte en rutina e interfiere en tu vida cotidiana, empezamos a hablar sobre algo mucho más serio.

Analizar en exceso una situación parece proporcionarnos respuestas más adecuadas ante los problemas. No obstante, ocurre todo lo contrario. Nos estancamos en este estado rumiativo y salir de él se encuentra fuera de nuestro control. La bola se hace cada vez más grande, con emociones negativas, aumentando el estrés y la ansiedad. En definitiva, el cerebro se encuentra en un estado de alerta que no le permite reaccionar con lógica y normalidad.

Como hemos mencionado, el problema de los pensamientos obsesivos empieza cuando son recurrentes, no te permite vivir con plenitud, interfieren en tu capacidad para realizar tareas del día a día, te bombardean e incluso se extrapolan a otras áreas de tu vida. Esto sería más que un pensamiento, un pensamiento obsesivo.

Basándonos en evidencia científica, hoy analizaremos en profundidad qué son los pensamientos obsesivos, cuáles son las razones por las que aparecen, y cómo eliminarlos.

Conoce nuestra terapia especializada en las obsesiones

Pensamientos obsesivos: ¿Qué son exactamente?

Cuando menos te lo esperas, aparecen los pensamientos obsesivos como si de una buena bofetada se tratase. Son aquellos pensamientos o ideas que impregnan la conciencia y sin aparente razón acaban molestando y perturbando el día a día del individuo.

Para entendernos mejor, estos pensamientos son un círculo vicioso donde las ideas y la ansiedad se retroalimentan y crecen sutilmente hasta que se hacen tan grandes que resultan sumamente incontrolables. Cualquier detalle, persona, situación o sitio puede disparar este pensamiento y llega a tal punto que la persona puede pensar que se está volviendo completamente loco.

¿Por qué ocurren estos pensamientos obsesivos?

Estas obsesiones ocurren debido al miedo, a veces real otras imaginario de que suceda algo malo. Normalmente, las consecuencias de los miedos son catastróficas (por ejemplo, que se muera un familiar querido o que alguien cercano padezca una enfermedad) y es la principal razón por la cual se convierten en rumiativos. Por norma general, la probabilidad de que ocurra la consecuencia es mínima y poco racional, sin embargo, aunque la posibilidad sea casi imposible, como las consecuencias serían tan devastadoras, la persona pretende evitarlas a toda costa. Es aquí cuando el individuo empieza a fijarse en cada detalle aunque este salga de su alcance.

¿Cómo eliminamos los pensamientos obsesivos?

Siguiendo la opinión de los expertos en psicología, existen algunos consejos para poder eliminar aquellos pensamientos obsesivos que se encuentran atascados en la conciencia.

Antes que nada, nos gustaría aclarar que si te sientes identificado con este artículo, y tus pensamientos dominan tu vida, es esencial acudir a un profesional de la psicología para poder frenar este estado negativo.

  • Aceptate. El aceptar la condición que estás viviendo es esencial para hacerle frente. Como todo, primero debemos aceptar lo que tenemos si realmente nos interesa cambiarlo. Acepta que tienes pensamientos obsesivos y que suponen un problema en tu vida resulta esencial.
  • Sé consciente. Analiza cuando aparecieron por primera vez estos pensamientos, si hay algún estímulo tanto interno como externo que los desate, en qué forma aparecen y por supuesto, que comportamientos tienes cuando estas ideas invaden tu mente.
  • Busca la causa y ponte a trabajar en ella. Tienes que encontrar el fondo del problema. Debes analizar seriamente cuál es la causa real de la aparición de estos pensamientos.
  • Vida saludable. Llevar un estilo de vida saludable ayuda a minimizar las ideas rumiativas. Seguir una dieta equilibrada y variada, realizar ejercicio físico, quedar con tus amistades, la meditación, son algunos ejemplos útiles para dejar de lado los pensamientos perjudiciales.

En definitiva, no estás solo. Muchas personas experimentan pensamientos obsesivos que provocan preocupación, malestar emocional e, incluso, ansiedad y depresión. Estos pensamientos pueden ser muy perjudiciales, ya que dificultan el progreso personal y el bienestar general. Por lo tanto, es crucial encontrar formas de gestionar psicológicamente estos pensamientos y poder avanzar en nuestras vidas de manera más positiva.

Características del Trastorno Obsesivo-Compulsivo

El Trastorno Obsesivo – Compulsivo (TOC) se clasifica en el DSM-IV como “un trastorno de ansiedad, manifestado con obsesiones, compulsiones o ambas, que causan perturbación significativa en el área social o personal”.

Las obsesiones son ideas, imágenes o pensamientos que se repiten una y otra vez hasta provocar ansiedad. Las obsesiones más comunes son el miedo a los gérmenes, miedo a olvidar algo, temor por perder el control sobre el propio comportamiento, miedo a tener pensamientos tabúes relacionados con el sexo y el deseo incontrolable de tener las cosas simétricas.

Las compulsiones pueden ser definidas como acciones repetitivas y muy concretas y específicas que un individuo siente la necesidad de realizar como reacción ante pensamientos de tipo obsesivo. Algunas de las compulsiones más frecuentes incluyen lavarse las manos repetidamente, organizar objetos de manera específica, realizar comprobaciones repetidas y contar.

Por lo general, los síntomas del Trastorno Obsesivo-Compulsivo suelen manifestarse por primera vez alrededor de los 10 años de edad o un poco más tarde, entre los 20 o 21 años. Además, se observa una mayor prevalencia en hombres en comparación con las mujeres. Los síntomas de este trastorno pueden presentar variaciones en su intensidad a lo largo del tiempo, llegando a desaparecer y luego volver a aparecer, disminuir progresivamente o incluso empeorar. Aunque todos hemos oído hablar del TOC en algún momento, es importante comprender qué implica exactamente este trastorno.

Nuestra intención no es alarmar a nadie. Hay momentos en el que todos comprobamos mil veces algo, contamos más de una vez, ordenamos de una forma concreta e incluso nos lavamos las manos un par de veces. Hay que saber diferenciar que las personas con TOC van mucho más allá de esto. De hecho, las personas con este trastorno no son capaces de controlar sus pensamientos o comportamientos, incluso cuando admiten que son completamente excesivos. Además, su vida se ve realmente interrumpida, ya que dedican al menos una hora al día a estos pensamientos obsesivos o comportamientos compulsivos. Como conclusión, experimentan problemas serios en su vida cotidiana por culpa de estos pensamientos o comportamientos.

Finalmente, el TOC se encuentra muy ligado a los tics. Aunque suenen parecido, son conceptos completamente diferentes. Los tics motores son movimientos repentinos, repetitivos y breves como por ejemplo, parpadeo, movimiento en los ojos, muecas faciales, encogimiento de los hombros, etc. Los tics vocales pueden ser sonidos repetitivos de carraspeo, olfateo o gruñidos. Como no es de extrañar, el TOC presenta una alta comorbilidad con otros trastornos como la ansiedad y la depresión y es por ello que tratarla, resulta una prioridad absoluta.

¿Quieres ir al psicólogo?

Si estás en la búsqueda de servicios especializados en psicoterapia, coaching o asistencia psiquiátrica, te animamos a que te pongas en contacto con nosotros. En Avance Psicólogos, contamos con una sólida experiencia de más de 20 años brindando atención a pacientes, y ofrecemos la flexibilidad de realizar sesiones tanto en persona como a través de videollamada en línea.

Conoce nuestra terapia especializada en las obsesiones

Referencias bibliográficas:

Abramowitz, J. S., McKay, D., & Storch, E. A. (Eds.). (2008). Obsessive-compulsive disorder in children and adolescents. Guilford Press.

Fisher, P. L., & Wells, A. (2005). Experimental cognitive therapy for obsessive-compulsive disorder: A treatment manual. Oxford University Press.

Rachman, S. (2006). Fear of contamination: Assessment and treatment. Oxford University Press.

Salkovskis, P. M. (1999). Understanding and treating obsessive-compulsive disorder. Behaviour Research and Therapy, 37(Suppl. 1), S29-S52.

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

autor/a del artículo

Laura Palomares Pérez

PSICÓLOGA - SEXÓLOGA COLEGIADA M-15270

Laura Palomares (Madrid, 1973) se licenció en Psicología en la por la UAM, funda y forma parte de Avance Psicólogos desde el año 1999. Amplía su formación en los siguientes ámbitos de la psicología: Título de Formadora en Sexología por el Instituto de Ciencias Sexológicas (In.Ci.Sex) Universidad de Alcalá de Henarés. Master en Sexología por el Instituto de Sexología de Madrid (In.Ci.Sex) Universidad de Alcalá de Henares. Prácticum en la Sociedad Sexológica de Madrid-Fundación SEXPOL. Título de Especialista en Terapia Gestalt, por la Fundación Laureano Cuesta en la Universidad de Comillas. Especialista en Terapia de Pareja, por el Centro Psicológico Dr. De Francisco. Diploma en Técnicas de Integración Cerebral (TIC), por el Centro de Terapias de Avanzadas. Tras 25 años de experiencia como psicoterapeuta, ahora colabora como divulgadora para medios especializados en el ámbito de la Psicología y la salud.

Ver todos sus artículos y credenciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS.
SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Conecta con tu bienestar emocional
Contacta con tu psicólogo hoy mismo
Scroll al inicio