Personalidad sumisa: cómo es y qué la caracteriza

Personalidad sumisa: cómo es y qué la caracteriza

Personalidad sumisa: cómo es y qué la caracteriza. La personalidad sumisa es un aspecto psicológico que acostumbra a facilitar la aparición de problemas en las relaciones personales.

En este artículo veremos un resumen acerca de sus características fundamentales y las diferentes maneras en las que se manifiesta.

Nuestra Terapia Online

¿Qué es la personalidad sumisa: cómo es y qué la caracteriza?

Los rasgos de personalidad de tipo sumiso son un conjunto de predisposiciones psicológicas que llevan a quienes las desarrollan a asumir un rol subalterno, en el que es otro u otra quien da las órdenes y decide qué hacer, en última instancia.

Para hablar de personalidad sumisa, este tipo de comportamientos deben darse también en relaciones personales en las que no hay una jerarquía oficial o explícita: por ejemplo, en una relación de amistad o en un matrimonio.

Por otro lado, tener un tipo de personalidad sumisa no es incompatible con mostrarse dominante con determinadas personas o en determinados contextos; simplemente se trata de una tendencia general. Eso sí, estos casos en los que la persona toma un rol protagonista o de liderazgo deben ser menos frecuentes que aquellos en los que manifiesta sumisión.

Además, no hay que olvidar que el hecho de que se pueda hablar de un tipo de personalidad sumisa no significa que esta característica resuma en su globalidad la manera de ser de un individuo.

De hecho, es posible que este aspecto de su personalidad destaque mucho menos que otros rasgos de su manera de ser. Por otro lado, la personalidad es hasta cierto punto flexible y cambiante, si bien en comparación con otros conjuntos de rasgos psicológicos se muestra relativamente estable con el paso de los años.

¿Cuáles son las características de la personalidad sumisa?

Aquí veremos cuáles son los aspectos psicológicos que se dan en la manera de ser y de comportarse de quienes presentan personalidad sumisa. Sin embargo, no hay que olvidar que estos rasgos psicológicos no son estáticos, y quienes los tienen no están condenados a manifestarlos una y otra vez, dado que pueden ir cambiando con el tiempo: constituyen una serie de predisposiciones que pueden intensificarse o debilitarse con el paso de los años. Sin embargo, no es frecuente que estas formas de personalidad cambien radicalmente en poco tiempo (semanas) a no ser que existan psicopatologías que alteren el funcionamiento del cerebro.

Por otro lado, tampoco hay que olvidar que los rasgos de personalidad asociados al comportamiento sumiso aparecen en las relaciones personales; es decir, que no es un fenómeno enteramente individual, sino que aparece en la interacción con el entorno y con los demás. Por eso, el contexto siempre debe ser tenido en cuenta.

1. Poca tendencia a expresar sus deseos

Los individuos que tienden a la personalidad sumisa hablan relativamente poco acerca de lo que les gustaría o de lo que tienen ganas de hacer si estas actividades involucran la conformidad de terceras personas. Esto es así porque prefieren no exponerse a situaciones en las que los demás se nieguen a colaborar, dado que en casos así saben que deberían asumir la situación sin quejarse demasiado.

 

2. Clara falta de asertividad

La personalidad sumisa va asociada a una falta de asertividad, es decir, la tendencia a no decir aquello que se piensa y se cree que sería importante decir pero que, quizás, puede molestar a quien escucha. Por eso, quienes presentan este tipo de personalidad suelen “morderse la lengua” más de lo habitual.

3. Tendencia a evitar la confrontación directa

Incluso en los momentos en los que sienten que están siendo tratadas de manera injusta, quienes presentan personalidad sumisa tienden a evitar la confrontación directa con los individuos que les atacan. En todo caso, mostrarán un comportamiento pasivo-agresivo, en el que se mezcla una actitud de enfado y frustración y, a la vez, acciones de conformidad con lo que quiere la otra persona.

4. Vulnerabilidad a las relaciones de dependencia emocional

En las relaciones afectivas o amorosas, las personas con un elevado nivel de personalidad sumisa son más proclives a desarrollar dependencia emocional. Es decir, que van asumiendo que difícilmente podrían vivir sin la presencia de la otra persona, por lo que deben ir realizando sacrificios contantes para mantener esa relación.

 

¿Estás buscando asistencia psicológica profesional?

Si notas que estás experimentando algún tipo de problema emocional, comportamental o vinculado a tu manera de relacionarte con los demás, y buscas ayuda psicoterapéutica para superar estas formas de malestar, ponte en contacto con nosotros. En Avance Psicólogos disponemos de la experiencia que nos brindan más de 20 años dedicándonos a la Psicología, y ofrecemos tanto servicios de psicoterapia individualizada como terapia familiar o de pareja, además de terapia sexual, coaching y asistencia psiquiátrica. Nos podrás encontrar en nuestra consulta situada en el barrio de Goya de Madrid.

Nuestra Terapia Psicológica

Referencias bibliográficas:

Avia, MD (1995). Personalidad: aspectos cognitivos y sociales. Madrid: Pirámide.

Personalidad sumisa: cómo es y qué la caracteriza
Echeburúa, E. & Corral, P. (1998). Manual de violencia familiar. Madrid, Siglo Veintiuno.
Hermangómez, L. & Fernández, C. (2012). Psicología de la Personalidad y Diferencial. Manual CEDE de Preparación PIR, 07. CEDE: Madrid.
Maner, J.K. (2017). Dominance and prestige: A tale of two hierarchies. Current Directions in Psychological Science, 26(6): pp. 526 – 531.
Sánchez Elvira Paniagua, A. (2005). Introducción al estudio de las diferencias individuales. Madrid: Ed. Sanz y Torres.

Ir arriba
Abrir chat