¿Qué es la rumiación psicológica?

Laura Palomares

Laura Palomares

¿Qué es la rumiación psicológica?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La rumiación psicológica es un fenómeno que, a pesar de que no llega a constituir por sí mismo una psicopatología, puede generar mucho malestar.

En muchos casos tras este tipo de alteraciones hay un trastorno ansioso o de tipo depresivo, y en otras ocasiones interfiere en aspectos concretos del día a día; por ello, es habitual encontrarse con la rumiación psicológica entre quienes van al psicólogo.

En este artículo veremos qué es la rumiación psicológica, a qué problemas da lugar, y qué se puede hacer ante este en psicoterapia.

Nuestra Terapia Psicológica

¿En qué consiste la rumiación psicológica?

La rumiación psicológica es una tendencia a orientar el propio foco de atención hacia determinados pensamientos y/o recuerdos que despiertan una respuesta emocional intensa, normalmente asociada a la ansiedad o a la tristeza. Dicho de manera resumida, podríamos decir que es una alteración psicológica que nos lleva a caer una y potra vez en los mismos contenidos mentales perturbadores y generadores de estrés, miedo, etc.

Por otro lado, la rumiación psicológica recibe este nombre porque en ella aparece un círculo vicioso: el malestar que producen esos pensamientos intrusivos al emerger en la propia consciencia hace que intentemos “bloquearlos” antes de que aparezcan, consiguiendo así el efecto contrario al deseado. Al estar pendientes de esas ideas o imágenes mentales que nos vienen a la mente una y otra vez, les damos más poder y estamos más predispuestos a atraerlos hacia nuestra atención.

Problemas asociados a la rumiación psicológica

Estas son varias alteraciones psicológicas dañinas (psicopatológicas o no) que muchas veces aparecen a la vez que la rumiación psicológica, ya sea porque son su causa o porque se ven reforzadas por ella.

  • Problemas de insomnio (cuesta conciliar el sueño a la vez que se piensa en algo angustiante).
  • Depresión mayor.
  • Estrés laboral.
  • Fobias.
  • Malestar en el ámbito de la pareja.
  • Ansiedad generalizada.
  • Adicciones o problemas en la regulación de los impulsos (por las dificultades a la hora de gestionar la ansiedad).
  • Baja autoestima (como resultado del malestar general y de los problemas que hemos visto).

¿Qué hacer para superar la rumiación psicológica?

Muchas veces, la rumiación psicológica se desvanece por sí misma en cuestión de días, en cuanto deja de afectarnos la situación que estaba desencadenando esta alteración. Sin embargo, en otros casos esta fuente de malestar perdura durante semanas, y si genera problemas significativos que desgastan la calidad de vida, es importante ir al psicólogo.

Aunque cada caso individual es único y la psicoterapia siempre se adapta a las características y la situación vital del paciente, por lo general se considera que las técnicas y estrategias más habituales utilizadas para la rumiación son las siguientes.

1. Técnicas de exposición

Las técnicas de exposición son muy utilizadas para hacer frente a los problemas de ansiedad. Consisten básicamente en poner al paciente en situaciones en las que puede afrontar sus miedos de una manera controlada y bajo la supervisión del psicólogo, de manera que pueda ir “venciendo” temores cada vez más grandes sin que la experiencia termine en un fracaso que desmoralice aún más a la persona.

2. Mindfulness

El Mindfulness o Atención Plena es una herramienta muy útil para los casos de ansiedad, porque nos ayuda a no alimentar esos pensamientos obsesivos. Durante la realización de estos ejercicios se fomenta un estado de aceptación de los contenidos que fluyen a través de la consciencia, y esto permite restarle poder a todos aquellos miedos y preocupaciones infundadas que no solo no nos ayudan a afrontar un reto, sino que nos paralizan ante él. Además, se trata de actividades fáciles de aprender y que uno mismo puede realizar en casa partiendo de las indicaciones del terapeuta.

3. Reestructuración cognitiva

Mediante la reestructuración cognitiva se facilita que el paciente ponga en cuestión las creencias desadaptativas a las que se ha estado aferrando a pesar de que mantienen con vida a la rumiación psicológica. Se trata de un proceso a través del cual la persona adopta nuevas maneras de interpretar la realidad y de pensar a través de una mentalidad no ya optimista, sino constructiva.

4. Psicoeducación

A través de la psicoeducación, los profesionales de la psicología ofrecemos información útil para que el paciente entienda lo que le pasa y conozca los hábitos de vida más psicológicamente saludables para su caso. Ante problemas como la rumiación psicológica, por ejemplo, estos consejos tendrán que ver con maneras de irse a la cama sin tener problemas para conciliar el sueño, prácticas de ejercicio físico para “desconectar” cuando toque, maneras de estructurar las tareas del día a día sin que el malestar lleve a la persona a posponer siempre sus responsabilidades, etc.

¿Estás buscando servicios de psicoterapia?

Si te interesa contar con apoyo psicológico profesional, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros. En Avance Psicólogos encontrarás a un equipo de expertos en salud mental con más de 20 años de trayectoria y experiencia en este ámbito. Actualmente ofrecemos tanto psicoterapia para personas de todas las edades como terapia familiar y de pareja, asistencia psiquiátrica y neuropsicológica, logopedia y coaching. Las sesiones pueden realizarse de manera presencial en nuestro centro de Madrid o bien a través de la modalidad de terapia online.

Nuestra Terapia Online

Referencias bibliográficas:

Dickson, K.; Ciesla, J. A.; Reilly, L. C. (2011). Rumination, worry, cognitive avoidance, and behavioral avoidance: Examination of temporal effects. Behavior Therapy, 43(3): pp. 937 – 959.
Nolan, S.A.; Roberts, J.E.; Gotlib, I.H. (1998). Neuroticism and ruminative response style as predictors of change in depressive symptomatology. Cognitive Therapy and Research, 22(5): pp. 445 – 455.
Nolen-Hoeksema, S.; Morrow, J. (1993). Effects of rumination and distraction on naturally occurring depressed mood. Cognition and Emotion, 7(6): pp. 561 – 570.
Pedersen, C.W.; Denson, T.F.; Goss, R.; Vasquez, E.A.; Kelley, N.J.; Miller, N. (2011). The impact of rumination on aggressive thoughts, feelings, arousal, and behaviour. British Journal of Social Psychology, 50(2): pp. 281 – 301.
Watkins, E.; Moulds, M.; MacKintosh, B. (2005). Comparisons between rumination and worry in a non-clinical population. Behaviour Research and Therapy, 43(12): pp. 1577 – 1585.

Suscríbete a nuestro blog de Psicología

¡Regístrate para recibir en tu bandeja de entrada información útil y estrategias para ser más feliz!

¡No enviamos spam! Los datos obligatorios que facilitas sólo se usaran para atender tu solicitud. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin
Descubre nuestra Terapia Psicológica Presencial y Online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuestros Posts más leídos
Ir arriba