Síndrome premenstrual: ¿en qué consiste esta afectación?

sindrome premenstrual

El síndrome premenstrual (SPM) es una realidad que mes a mes afecta a muchas mujeres, si bien no a la totalidad de la población femenina en edad fértil.

En este artículo veremos qué es el síndrome premenstrual, cuáles son los síntomas que lo caracterizan, sus posibles causas, y las posibles medidas de tratamiento que podemos usar para aliviar el malestar que produce.

¿Qué es el síndrome premenstrual?

Una definición de síndrome premenstrual que sirva para entender de una manera resumida en que consiste puede ser la siguiente: síntomas físicos emocionales y cognitivos experimentados por algunas mujeres, y que acostumbran a surgir a la vez durante los días previos a la menstruación, siendo varios de los más comunes los cambios repentinos de humor, el dolor de cabeza, la sensibilidad en los senos, la fatiga, y otros.

Normalmente, el síndrome premenstrual no llega a ser un fenómeno que comprometa seriamente el estado de salud de la mujer, si bien puede llegar a causar mucho malestar. Tanto la frecuencia de aparición del SPM como la intensidad de los síntomas y su duración varían mucho de mujer a mujer.

El concepto de síndrome premenstrual cubre un amplio abanico de síntomas físicos y psicológicos cuya aparición tiene lugar en la segunda mitad del ciclo menstrual y desaparecen cuando llega el sangrado que indica el inicio de la menstruación. Así, acostumbra a aparecer entre los 14 y los 16 días después del inicio del ciclo menstrual, si bien esto puede variar.

Se estima que alrededor de un 80% de las mujeres en edad fértil suelen experimentar algunos síntomas (en mayor o menor intensidad) asociados al síndrome premenstrual durante los días anteriores a la menstruación. Afecta de manera más frecuente a mujeres de entre 20 y 40 años, y los síntomas acostumbran a permanecer estables, sin empeoramientos repentinos de un mes al siguiente.

Síntomas

En la sección anterior ya hemos visto varios de los síntomas asociados al síndrome premenstrual. A continuación veremos varios más, referidos tanto a los fenómenos físicos y fisiológicos como a los psicológicos.

Así, los síntomas del síndrome premenstrual más frecuentes son los siguientes:

  • Problemas digestivos y diarrea
  • Cansancio injustificado
  • Sensación de lentitud al moverse
  • Irritabilidad
  • Sensibilidad a la luz
  • Cambios rápidos en el estado de ánimo
  • Tendencia a estar triste sin saber por qué
  • Sensibilidad en las mamas
  • Problemas para conciliar el sueño
  • Crisis por baja autoestima
  • Sensibilidad a la luz
  • Cambios en la intensidad de la libido
  • “Antojos” muy intensos por alimentos
  • Momentos de ansiedad sin causa justificada

Hay que tener en cuenta que la variabilidad de los síntomas del síndrome premenstrual hace que la manera de experimentarlo varíe mucho, y justamente por eso sus límites son difusos y difíciles de reconocer a la hora de realizar un diagnóstico. Por ello, no tienen por qué aparecer todos los síntomas del listado para considerarse que una mujer presenta síndrome premenstrual.

Diagnóstico

El diagnóstico es llevado a cabo por médicos, y suele incluir un examen físico, si bien las principales quejas y motivos por los que las mujeres acuden a consulta tienen que ver con los cambios emocionales, como el sentimiento de culpabilidad, la baja autoestima, la tristeza, etc.

Por otro lado, ayuda mucho llevar un seguimiento de los síntomas durante varios meses, anotando su aparición y desaparición en un calendario o diario. De esta manera es posible ver en perspectiva aquellas situaciones asociadas con el surgimiento de los síntomas y las diferentes formas de malestar que podrían ser una consecuencia del síndrome premenstrual.

Actualmente no existen herramientas validadas que permitan en sí mismas diagnosticar SPM.

Tratamiento

Las causas del síndrome premenstrual tienen que ver con un desajuste hormonal ligado al ciclo menstrual. Sin embargo, no se conocen las causas exactas de por qué aparecen estos síntomas; probablemente existen varias formas en las que la liberación de diferentes hormonas conducen a la aparición de distintos síntomas asociados al concepto de síndrome premenstrual.

Además, se ha visto que problemas de salud paralelos, como la falta de vitaminas o el paso por una crisis de depresión, intensifican los síntomas del síndrome premenstrual, si bien no son su raíz.

Síntomas

El tratamiento del síndrome premenstrual tiene que ver con la adopción de un estilo de vida saludable que favorezca en la medida de lo posible que el cuerpo pueda regular bien sus niveles de diferentes hormonas involucradas en el ciclo menstrual. Por otro lado, los momentos de dolor o malestar físico pueden ser tratados de manera independiente a través de fármacos como el ibuprofeno, siempre bajo prescripción médica.

Así, varias de las medidas que suelen ser aconsejadas por los médicos son las siguientes:

  • Llevar una buena alimentación y hábitos de hidratación.
  • Si hubiese déficit de vitaminas, adoptar otra dieta que corrija esto, y usar suplementos.
  • Llevar unos buenos hábitos de sueño, durmiendo lo suficiente.
  • Ante los problemas generados por la mala gestión de la ansiedad, acudir a psicoterapia.
  • Hacer ejercicio moderado de manera regular, unas 3 veces por semana (sobre todo ejercicio aeróbico).
  • Solo en casos extremos es recomendable utilizar fármacos antidepresivos (no “curarán”, pero ayudarán a gestionar algunos síntomas psicológicos).
  • En algunos casos se recomienda el uso de medidas de contracepción hormonal durante un tiempo.

Nuestra Terapia Psicológica

Referencias bibliográficas:

Biggs, W.S.; Demuth, R.H. (2011). “Premenstrual syndrome and premenstrual dysphoric disorder”. American Family Physician. 84 (8): 918 – 924.
Greene, R.; Dalton, K.D. (1953). “The Premenstrual Syndrome”. British Medical Journal. 1 (4818): 1007 – 1014.
Lobo, R.A.; Gershenson, D.M., Lentz, G.M., Valea, F.A., eds. (2017). “Comprehensive Gynecology”. Filadelfia: Elsevier.

Ir arriba
Abrir chat