Tipos de carácter y sus características

Tipos de carácter y sus características

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

El ser humano siempre ha buscado explicaciones acerca de su comportamiento. Las personas tendemos a identificar patrones para dar sentido a la información que obtenemos al observar suestra realidad, y una forma de encontrar este sentido es establecer categorías; es decir, poner nombre a las cosas.

Ya en la Grecia clásica empezaron a establecerse hipótesis como la Teoría de los Humores, que afirmaba que cada persona tendría uno de los cuatro temperamentos en función de cómo se combinasen unas supuestas sustancias corporales. Hoy en día sabemos que esta teoría está obsoleta, aunque hay otras disciplinas tanto científicas como pseudocientíficas (desde la neurociencia hasta el horóscopo) que buscan establecer explicaciones para diferentes “maneras de ser” o tipos de carácter.

El carácter o la personalidad

En este artículo vamos a recurrir a la Psicología de la Personalidad para hablar sobre diferentes tipos de carácter. La personalidad es un patrón de conducta relativamente estable a lo largo del tiempo, es decir, es la manera habitual en la que cada persona tiende a comportarse. Conviene puntualizar que cuando hablamos de rasgos de personalidad estamos hablando de elementos descriptivos pero no explicativos: o sea, es una manera de señalar que una persona tiende a mostrar un tipo de comportamiento u otro, pero no de explicar a qué puede deberse esa tendencia.

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS. SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Logo negativo Avance Psicólogos

Siempre ha existido un debate en torno a si los distintos tipos de carácter tienen más de innato o de aprendido. Los datos obtenidos hasta ahora parecen indicar que sí pueden existir ciertos patrones que permiten predecir hasta cierto punto cómo va a comportarse una persona en la mayoría de las situaciones, pero también que la conducta va a depender en gran medida de las variables de cada situación concreta.

Tipos de carácter

Dentro de la Psicología de la Personalidad existen diferentes modelos. Todos ellos tienen en común que parten de la consideración de que las personas poseen una serie de rasgos, es decir, unas estructuras relativamente estables del carácter que permiten hasta cierto punto describir y predecir su conducta.

En esta ocasión vamos a centrarnos en el Modelo de los Cinco Grandes, una de las teorías de la personalidad más conocidas. Este modelo propone cinco rasgos en forma de espectro, en los que cada persona puede encontrarse más cerca de un extremo o de otro (o en un punto intermedio). De este modo, cada persona tendría un grado u otro dentro de cada uno de los cinco rasgos, lo que en su combinación da lugar a tipos de carácter muy diferentes.

1. Carácter extravertido

Se dice que son personas extravertidas (o extrovertidas, como solemos decir habitualmente) aquellas que encuentran una mayor gratificación en fuentes externas. Las personas con un carácter extravertido suelen disfrutar de la interacción social, y es más probable que muestren conductas como intervenir frecuentemente en las conversaciones o proponer actividades sociales. Pueden tender más a iniciar o buscar actividades como fiestas, eventos comunitarios, manifestaciones y otro tipo de reuniones. Es habitual que las personas extravertidas prefieran actividades y trabajos grupales y que se aburran estando a solas o en casa. Coloquialmente hablando, quienes poseen el rasgo de extraversión son quienes “recargan las pilas” socializando.

Por el contrario, las personas que tienen un nivel más bajo de extraversión son las consideradas introvertidas. El carácter introvertido es la tendencia a obtener una mayor gratificación de actividades solitarias. Se dice que una persona es introvertida cuando disfruta más de actividades introspectivas como la lectura o la pintura. Es habitual que las personas introvertidas busquen más tiempo a solas o en grupos pequeños que en actividades multitudinarias, en las cuales podrían sentirse abrumadas por el alto nivel de estímulos. Esto no significa necesariamente que la introversión sea lo mismo que la timidez; la introversión es simplemente la preferencia por actividades solitarias y tranquilas, lo cual no tiene por qué implicar dificultades a la hora de socializar. No obstante, es más probable que en situaciones sociales muestren conductas diferentes a las de las personas extravertidas, como escuchar más antes de intervenir.

2. Carácter cordial

 Se etiqueta como cordiales a aquellas personas que muestran conductas de cooperación y conciliación. Las personas cordiales son a menudo descritas como empáticas, generosas y amables. Se trata de uno de los tipos de carácter más amplios, por lo que a veces se habla de diferentes manifestaciones de la cordialidad o “sub-rasgos”: confianza, honestidad, altruismo, colaboración, modestia y sensibilidad. Es probable que las personas con un carácter cordial muestren comportamientos como priorizar el tiempo que dedican a cuidar de sus relaciones e interesarse por el bienestar de otras personas.

Quienes muestran poca cordialidad son personas con un carácter más “antagónico”. Las personas menos empáticas pueden mostrar mayor tendencia a sentir desconfianza, lo cual puede fomentar conductas de competitividad o manipulación. Es más probable que quienes muestran esta tendencia tomen decisiones basadas en sus intereses sin tener en tanta consideración al resto de personas implicadas, con lo cual pueden ser vistas como egoístas. Estos rasgos pueden combinarse con los anteriores de diferentes maneras: es decir, hay personas extravertidas y cordiales pero también introvertidas y cordiales, a la vez que existen personas extravertidas y antagónicas al igual que personas introvertidas y antagónicas.

3. Carácter escrupuloso

Las personas descritas como escrupulosas son aquellas que frecuentemente guían su conducta por medio de reglas relacionadas con valores como la disciplina o la responsabilidad. Es habitual que estos valores sirvan como motivación para llevar una buena organización, trabajar hacia objetivos marcados y mantener el autocontrol en presencia de distracciones. Este tipo de conductas están relacionadas con el buen rendimiento académico y la longevidad, dado que las personas escrupulosas persisten más en sus tareas y son más constantes en el cuidado de su salud (por ejemplo, manteniendo hábitos como el ejercicio físico). Se habla de una mayor motivación intrínseca en este tipo de personas, ya que su comportamiento puede depender más de las reglas que han interiorizado que de ciertos estímulos del entorno.

En el otro extremo de este continuo nos encontraríamos a las personas catalogadas como negligentes. De nuevo, al igual que en otros tipos de carácter, la negligencia puede tomar diferentes formas. Hay personas que pueden ser más influenciables por la pereza (lo que puede hacer que sean menos constantes en sus hábitos), mientras que otras tienen una mayor tendencia a mostrar conductas de riesgo. (como el consumo de drogas).

4. Carácter neurótico

El rasgo “neuroticismo” se conoce también como inestabilidad emocional. Las personas descritas como neuróticas son las que tienen una mayor facilidad para sentir algunas emociones desagradables como la ansiedad, la ira, la envidia, los celos o la culpa. Cuando una persona es más sensible a este tipo de emociones puede resultar más probable que, ante situaciones estresantes, interprete las dificultades como más graves de lo que son y recurra a conductas de evitación como la procrastinación o el aislamiento.

Por otra parte, las personas con mayor estabilidad emocional pueden afrontar el estrés de una manera menos reactiva. Esto significa que ante situaciones de dificultad pueden mostrar un manejo más calmado, aunque no significa que sean necesariamente positivas siempre ni lo vean todo de color rosa. La facilidad para experimentar emociones más agradables tiene más que ver con otros rasgos como la extraversión y la cordialidad. Así, una persona puede ser cordial y estable emocionalmente (con lo cual tendrá facilidad para afrontar las dificultades con calma y optimismo) pero también puede ser extrovertida e inestable (experimentando intensamente tanto las emociones agradables como las desagradables).

5. Carácter abierto a la experiencia

La apertura a la experiencia hace referencia al interés por diferentes ámbitos y vivencias. Las personas consideradas abiertas a la experiencia pueden serlo de diferentes maneras: pueden tener una gran imaginación, sensibilidad estética, conciencia de sus emociones, gusto por la aventura, curiosidad intelectual o rebeldía hacia la autoridad.

Por el contrario, se considera personas cerradas a la experiencia a quienes pasan menos tiempo buscando actividades nuevas y muestran un patrón de intereses más restringido. Las personas que encuentran más gratificación en actividades conocidas pueden tener comportamientos más rutinarios e invertir más tiempo en perseverar en lo que ya conocen en lugar de buscar estímulos novedosos.

Los límites del carácter

Después de leer acerca de estos tipos de carácter es posible que hayas identificado con algunos de ellos. No obstante, conviene recordar que se trata de etiquetas muy generales y que la manera de ser de cada persona no sólo está influida por sus experiencias sino que continúa moldeándose durante la vida. Es decir, aunque todas las personas tenemos nuestras tendencias nadie es de una única manera en todas las situaciones y a lo largo de toda su vida.

Estas descripciones pueden ayudarnos a identificar nuestras propias tendencias, pero es igualmente importante tener en cuenta que la personalidad no siempre coincide con la conducta en el día a día (por ejemplo, una persona introvertida puede tener muchas conversaciones a lo largo del día si su trabajo así lo requiere). Además, el hecho de que  estos patrones sean relativamente estables no quiere decir que no puedan cambiar.

¿Buscas ayuda psioterapéutica?

Cuando hay algún patrón de conducta que da problemas, la terapia psicológica puede ayudar. ¡No esperes más para iniciar tu camino hacia el bienestar emocional! En Avance Psicólogos, colaboramos con un equipo de psicólogos especializados de Madrid está preparado para acompañarte en tu proceso de crecimiento y sanación. Ya sea en persona o a través de terapia online, estamos aquí para proporcionarte el apoyo que necesitas. ¡Contáctanos hoy mismo y comienza a construir una vida más plena y feliz!

TE LO PONEMOS MUY FÁCIL
La primera entrevista es GRATIS
CONOCERÁS AL PSICÓLOGO CON EL QUE TRABAJARÁS. SI NO TE CONVENCE, NO TIENES NINGÚN COMPROMISO DE SEGUIR.
Logo negativo Avance Psicólogos

Referencias bibliográficas:

Fleeson, W. y Jayawickreme, E. (2015). Whole trait theory.  Journal of Ressearch in Personality, 56, 82-92.

Magidson, J. y cols. (2015). Theory-driven intervention for changing personality: Expectancy value theory, behavioral activation, and conscientiousness. Developmental Psychology, 50(5), 1442-1450.

Montgomery, W. (2020). Guía breve y actualizada para analizar la personalidad desde el conductismo. Revista de Psicología, 10(1), 81-98.

Roberts, B. y cols. (2017). A systematic review of personality trait change through intervention. Psychological Bulletin, 143(2), 117-141.

Sherman, R. A. y cols. (2015). The independent effects of personality and situations on real-time expressions of behavior and emotion. Journal of Personality and Social Psychology,109(5), 872-88.

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

autora del artículo

Picture of Por Andrea Martínez Fernández

Por Andrea Martínez Fernández

PSICÓLOGA - SEXÓLOGA COLEGIADA M-28412

Andrea Martínez es licenciada en Psicología por la Universidad de Deusto. Posee un Máster en Psicología Clínica Basada en la Evidencia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Salud Sexual y Psicología Clínica por la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Especialista en Terapias Contextuales (ACT, FAP y técnicas Mindfulness) por el Madrid Institute of Contextual Psychology. También se ha formado en Psicología Afirmativa en Diversidad Sexual y de Género por el Colegio Oficial de la Psicología de Madrid. Desde 2019 forma parte del equipo colaborador de Avance Psicólogos ofreciendo terapia psicológica, sexológica y de pareja con perspectiva de género. Además, ejerce como divulgadora y formadora en varias plataformas relacionadas con la Educación Sexual.

Ver todos sus artículos y credenciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
Tendencia ahora
Conecta con tu bienestar emocional
Contacta con tu psicólogo hoy mismo
Scroll al inicio