Tengo miedo de perder el control y matar a alguien

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Tengo miedo de perder el control y matar a alguien. Muchas formas de malestar psicológico que llevan a las personas a acudir al psicólogo en busca de apoyo terapéutico están relacionadas con el cuestionamiento de la propia capacidad para comportarse de una manera adecuada o, incluso, segura para el resto de las personas.

Esto es lo que pasa con quienes tienen miedo de matar a alguien en un ataque de impulsividad o en una crisis causada por una psicopatología severa. En este artículo veremos las características de este problema de salud mental.

Logo para botón de llamada a la acciónDescubre cómo te puede ayudar nuestra terapia psicológica

¿Cómo es el miedo a matar a alguien?

Tal y como veremos más adelante, el miedo a matar a alguien puede estar originado por diferentes circunstancias y problemas. Sin embargo, hay algunas características de esta experiencia que suelen estar presentes independientemente de cuáles sean las causas; estos fenómenos psicológicos son el núcleo del miedo a terminar matando a alguien en un momento de impulsividad.

En primer lugar, quienes sufren esta alteración suelen cuestionar con frecuencia su cordura ya sea su capacidad para percibir correctamente la realidad o para comportarse de una manera coherente con lo que ocurre a su alrededor (o ambas cosas a la vez). Debido a esto, la persona está siempre buscando indicios que indiquen que está cuerda en un momento dado, que no ha perdido el control de sus actos ni de la capacidad para interpretar correctamente lo que pasa ante sus ojos.

A su vez, esta actitud que pone a la persona a la defensiva no hace más que alimentar el sesgo pesimista, porque como presta tanta atención a la posibilidad de ser un peligro para los demás, cualquier situación ambigua es interpretada como un motivo para estar alerta, una posible señal de que en cualquier momento se va a perder el control.

Esta dinámica puede complementarse con el autodiagnóstico de trastornos mentales, buscando información por Internet o mediante manuales de salud mental (a pesar de no tener formación en este ámbito), y esto alimenta esa tendencia al pensamiento paranoico.

En segundo lugar, la ansiedad y angustia que todo esto genera hace que la persona sufre una reacción en cadena en cuanto a su salud mental. Por ejemplo, esto produce problemas de insomnio, y la falta de sueño, a su vez, arrastra otros síntomas tanto físicos como mentales. Del mismo modo, la fatiga que produce todo este conjunto de alteraciones lleva a la persona a ser más irritable, a reaccionar con enfado u hostilidad con mayor facilidad dado su estado de vulnerabilidad.

¿Cuáles son las causas de esta alteración?

El miedo a perder el control y matar a alguien es una experiencia lo suficientemente amplia como para que una gran variedad de desajustes puedan conducir a él. Aquí hablaremos de las causas más relevantes; algunas tienen que ver con una psicopatología severa y otras se asocian más bien a unas circunstancias muy concretas que desaparecerán pronto.

Efectos de drogas

Algunas drogas producen efectos vinculados con las ideas delirantes y la paranoia. Por ejemplo, ocurre con la marihuana. Sin embargo, pasadas unas horas estos síntomas desaparecen.

Traumas

Los traumas pueden hacer pasar a las personas por crisis transitorias en las que pierden el control de sus acciones a la vez que evocan los recuerdos asociados a la experiencia traumática. Sin embargo, normalmente esta pérdida de control no aporta la capacidad de llevar cadenas de acciones coordinadas, como las necesarias para matar a alguien en la mayoría de circunstancias.

Acumulación de estrés y trastornos de ansiedad

La ansiedad y el estrés hace que el sistema nervioso de la persona esté mucho más activa de lo normal. Si estas circunstancias se prolongan en el tiempo, empiezan a surgir miedos infundados, pero también una mayor facilidad para adoptar una actitud hostil, ya que muchas situaciones de la vida social resultan molestas porque “sobrecargan” aún más el cerebro.

Esquizofrenia

Los trastornos psicóticos como la esquizofrenia pueden hacer que la persona sufre disociaciones de la realidad y se comporte de un modo ajeno a su voluntad, o puede alterar transitoriamente su percepción e interpretación de las cosas. Una vez esto ocurre, es fácil que la persona asuma las posibilidades más peligrosas para uno mismo o para los demás.

Sin embargo, comparado con el resto de causas que hemos visto, esta es relativamente poco frecuente.

¿Quieres empezar un proceso de psicoterapia?

Independientemente de la causa que genere este problema, es importante acudir a terapia cuanto antes al detectar la clase de síntomas que hemos visto aquí.

Si buscas apoyo psicoterapéutico para afrontar los pensamientos obsesivos u otros problemas asociados al malestar emocional o las alteraciones comportamentales, ponte en contacto con nosotros. En Avance Psicólogos encontrarás un equipo de profesionales de la psicoterapia con más de 20 años de trayectoria en el ámbito de la salud mental. Atendemos a personas de todas las edades y las sesiones de terapia pueden ser hechas presencialmente en nuestra consulta o de manera online por videollamada. Además de en la terapia psicológica individualizada, también intervenimos en la terapia familiar y de pareja, la sexología, la logopedia, la neuropsicología y la psiquiatría.

Logo para botón de llamada a la acciónDescubre cómo te puede ayudar nuestra terapia online

Referencias bibliográficas:

American Psychiatric Association. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Quinta edición. DSM-V. Masson, Barcelona.

COMPÁRTELO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

autora del artículo

Laura Palomares Pérez

PSICÓLOGA - SEXÓLOGA COLEGIADA M-15270

Laura Palomares (Madrid, 1973) se licenció en Psicología en la por la UAM, funda y forma parte de Avance Psicólogos desde el año 1999. Amplía su formación en los siguientes ámbitos de la psicología: Título de Formadora en Sexología por el Instituto de Ciencias Sexológicas (In.Ci.Sex) Universidad de Alcalá de Henarés. Master en Sexología por el Instituto de Sexología de Madrid (In.Ci.Sex) Universidad de Alcalá de Henares. Prácticum en la Sociedad Sexológica de Madrid-Fundación SEXPOL. Título de Especialista en Terapia Gestalt, por la Fundación Laureano Cuesta en la Universidad de Comillas. Especialista en Terapia de Pareja, por el Centro Psicológico Dr. De Francisco. Diploma en Técnicas de Integración Cerebral (TIC), por el Centro de Terapias de Avanzadas. Tras 25 años de experiencia como psicoterapeuta, ahora colabora como divulgadora para medios especializados en el ámbito de la Psicología y la salud.

Ver todos sus artículos y credenciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados
Tendencia ahora
Conecta con tu bienestar emocional
Contacta con tu psicólogo hoy mismo
Scroll al inicio