Teleterapia: ¿qué es y cómo funciona?

Teleterapia: ¿qué es y cómo funciona?

La teleterapia es una de las formas de intervención psicológica que han ganado más popularidad en los últimos años. No es por casualidad: las características que presenta resultan ventajosas para muchas personas, por lo menos en comparación a la terapia presencial.

Aquí veremos cómo funciona la telepsicología (o teleterapia) y el modo en el que ayuda a las personas. Si te interesa conocer algo más este tipo de intervención en pacientes, sigue leyendo.

Nuestra Terapia Psicológica

¿Cómo funciona la teleterapia?

Estos son los aspectos que hay que tener en cuenta para saber cómo funciona la teleterapia.

1. Es necesario contar con apoyo tecnológico

En primer lugar, hay que tener en cuenta los requerimientos técnicos necesarios para participar en sesiones de teleterapia, aunque son tan básicos que hoy en día son raras las ocasiones en las que se hace necesario comprar algo que no se tenía ya antes.

A la práctica, es necesario contar al menos con un dispositivo electrónico con pantalla capaz de conectarse a Internet y de realizar videollamadas, es decir, llamadas en las que hay cruce de información visual en tiempo real. También es importante disponer de conexión a Internet en casa, o al menos, tener acceso a un lugar que ofrezca privacidad y conexión a Internet: a la hora de hablar con el psicólogo, no sirve cualquier lugar.

2. Se elige un profesional colegiado

Aunque la primera vez que se entre en contacto con un psicólogo o con un equipo de psicólogos sea a través de Internet, eso no significa que como clientes no tengamos la capacidad de asegurarnos de que el profesional está cualificado para ofrecernos apoyo. Lo más importante es fijarse en si se trata de psicólogos colegiados, es decir, si tienen la formación universitaria en Psicología especializada en psicoterapia y si tienen número de colegiados, que deben ser capaces de compartir contigo.

 

A partir de estos mínimos, podemos indagar en sus especializaciones: por ejemplo, si buscamos ayuda para superar una adicción, alguien que tenga un Máster en este ámbito tendrá un punto a favor.

3. Es necesario concertar cita

Otro aspecto de la terapia online es que, tal y como ocurre en el caso de realizar visitas al gabinete del psicólogo, casi siempre es necesario acordar un día y hora para la primera sesión. Es decir, que el hecho de que no haya recibimiento en la consulta no implica que se pueda recurrir a sesiones de terapia en el momento, sin avisar.

Esto puede hacerse a través de los métodos habituales, ya sea mediante llamadas telefónicas o correos electrónicos, aunque ciertas páginas web permiten realizar este trámite de manera directa a través de su interfaz.

4. Se establece una conexión segura

Cuando llega el día de la primera sesión de teleterapia, se siguen las indicaciones del profesional para establecer la conexión y empezar con la toma de contacto, en la que el psicólogo recabará información sobre el paciente, su problema y su contexto de vida. Esta información (y el resto de la que contará el paciente a lo largo de las siguientes sesiones) es confidencial, y de hecho los psicoterapeutas no tienen permitido compartirla con alguien más, a excepción de los casos en los que no hacerlo supondría poner en peligro la integridad física de alguien.

Por otro lado, si bien el hecho de tener la opción de conectarse desde cualquier lugar aporta discreción (dado que no hay que entrar a la consulta o gabinete del psicólogo), hay que tomar ciertas precauciones en caso de no realizar la conexión desde el domicilio. En concreto, hay que evitar las redes públicas de WiFi, como las que hay en bares, estaciones de tren o aeropuertos.

5. Se acuerda un programa de intervención

En la primera sesión empieza a perfilarse de qué tipo es el problema a tratar, y poco después llega el momento de acordar un plan de acción: el profesional propone una serie de objetivos y actividades, y el paciente los acepta o propone cambios.

En cualquier caso, queda claro desde ese momento el número aproximado de sesiones que se realizarán, así como su frecuencia, que normalmente será semanal. A medida que se avance hacia el final del proceso terapéutico, es probable que el psicólogo proponga espaciar más estas sesiones, de manera que surjan sobre todo como una forma de controlar los progresos y de resolver dudas.

Además, ten en cuenta que, para poder organizarse, los psicólogos necesitan establecer de antemano un horario fijo para planificar estas sesiones: es decir, que salvo excepciones, siempre te atenderán el mismo día de la semana y a la misma hora.

Existen servicios en los que se ofrece ayuda puntual a través de llamadas o videollamadas que no han sido planificadas de antemano, pero estas conversaciones no pueden ser consideradas partes de un proceso terapéutico propiamente dicho, sino más bien apoyo en momentos de crisis o emergencias.

¿En qué casos resulta más útil la telepsicología?

Esta forma de terapia resulta especialmente útil en estos casos:

  • En caso de no poder salir de casa (por ejemplo, por motivos de salud).
  • Si buscas tener más opciones entre las que elegir sin importar dónde vivas.
  • En caso de buscar más discreción.
  • En caso de querer ahorrarse el tiempo de desplazamiento.
  • Cuando se viaja mucho y no es posible comprometerse a acudir a la consulta con la regularidad requerida.

Si te interesa contar con la ayuda de psicoterapeutas altamente cualificados y con muchos años de experiencia, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros. Avance Psicólogos lleva más de dos décadas ayudando a pacientes con problemas de todo tipo, y ofrecemos tanto terapia online como terapia presencial en nuestro centro ubicado en Madrid.

 

Nuestra Terapia Online

Referencias bibliográficas:

Change, D.J. (2010). Empirical evidence on the use and effectiveness of telepsychiatry via videoconferencing: implications for forensic and correctional psychiatry. Soc Sci Med 71: pp. 1308 – 1315.
Feixas, G. y Miró, M.T.(1998). Aproximaciones a la psicoterapia. Una introducción a los tratamientos psicológicos. Barcelona: Paidós.
Gratzer, D. y Khalid-Khan, F. (2016). Internet-delivered cognitive behavioural therapy in the treatment of psychiatric illness. CMAJ, 188(4) pp. 263 – 272.

Ir arriba
Abrir chat