¿Qué es el trastorno obsesivo-compulsivo o TOC y cuáles son sus variantes?

Trastorno obsesivo-compulsivo TOC: Qué es, tipos y tratamiento

El trastorno obsesivo-compulsivo es una alteración psicopatológica que se caracteriza por la variedad de formas que puede adoptar, algo que por otro lado es común en muchos trastornos mentales. En este caso, estamos hablando de un problema psicológico que se nutre de obsesiones de todo tipo; las personas que sufren este malestar manifiestan los síntomas del TOC en base a desencadenantes muy variados, y del mismo modo, las compulsiones también pueden manifestarse de maneras infinitamente variadas.

Ahora bien, dentro de su complejidad, las investigaciones científicas realizadas acerca del TOC permiten establecer categorías en las que clasificar las variantes del trastorno obsesivo-compulsivo. Veamos cuáles son, tras explicar brevemente las características de esta psicopatología.

Nuestra Terapia Psicológica Online

¿Qué es el trastorno obsesivo-compulsivo o TOC?

El trastorno obsesivo-compulsivo es un círculo vicioso entre obsesiones y compulsiones para tratar de eliminar los sentimientos negativos, como la ansiedad, que causan las primeras.

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es una de las cinco enfermedades mentales más frecuentes y, según la OMS, una de las 20 enfermedades más incapacitantes. El TOC es un problema neurológico que causa ansiedad; que puede traducirse en un trastorno diagnosticable caracterizado por numerosos síntomas, entre los que destacan los  pensamientos persistentes y recurrentes de miedo, la inquietud, la aprehensión y la ansiedad.

Las obsesiones se caracterizan por pensamientos, imágenes o impulsos que se repiten con frecuencia y se resisten a ser expulsados. Estas son las causantes de las sensaciones de malestar y ansiedad, junto a los pensamientos de peligro o protección. En sus distintas formas de manifestarse pueden centrarse en el orden, la simetría, los materiales prohibidos, la limpieza o el almacenamiento.

En cuanto a su control, cabe distinguir entre dos tipos de obsesiones, las que se presentan en forma de imágenes formando parte del pensamiento de la persona, y las que se manifiestan en forma de impulsos. Así bien las que ocurren como representaciones visuales pueden simplemente distraer a la persona, las que se presentan como impulsos suelen ser más intensas y difíciles de manejar; aunque en ocasiones se pueden detener cambiando el foco de la atención consciente. Al mismo tiempo, las compulsiones son aquellas conductas que se realizan para aliviar la ansiedad producida por las obsesiones.

Los intentos de eliminar los pensamientos e impulsos del TOC solo aumentan la ansiedad y el sufrimiento emocional. Eventualmente, los pacientes sienten la necesidad de realizar comportamientos compulsivos para aliviar el estrés. Esto se debe a que, al no poder ignorar o disipar los pensamientos e impulsos del TOC, vuelven una y otra vez. Así mismo, el paciente se encuentra atrapado en un círculo vicioso donde las obsesiones llevan a las compulsiones, pero estas no hacen más que agravar los impulsos.

Las principales variantes o tipos del Trastorno obsesivo-compulsivo o TOC

Estas son las formas que puede adoptar el trastorno obsesivo-compulsivo y sus características distintivas.

TOC de comprobación o verificación

Este tipo de TOC está basado en el miedo a pasar algo por alto que, por el hecho de haberlo olvidado, nos pueda poner en peligro o causarnos daño de alguna manera. Un ejemplo relativamente común: el miedo de dejarse el gas encendido en casa, o de salir a la calle sin haber cerrado con llave la puerta de acceso al domicilio.

TOC de acumulación compulsiva

Tal y como indica su nombre, esta variante del TOC se expresa en la necesidad (percibida como tal) de guardar prácticamente todos los objetos con los que la persona entra en contacto, ante la idea de que pueda ocasionar problemas el llegar a ciertas situaciones en las que es necesario tener acceso a esos bienes. Por ello, las personas que desarrollan esta alteración suelen tener su residencia llena de elementos que realmente les son innecesarios, hasta que llega un punto en el que no solo aparecen problemas de higiene, sino que además se alimenta el miedo a tirar algo por accidente o perderlo, ya que cuesta mucho dar con lo que se necesita en cada momento.

TOC de repetición

El TOC de repetición lleva a la persona a sentir que si no repiten ciertas acciones varias veces, ellos o sus seres queridos sufrirán daños. Es una de las formas de TOC más vinculadas al pensamiento mágico, ya que da lugar a comportamientos que pueden ser considerados rituales en todos los sentidos de este término.

TOC de orden

En el TOC de orden, la idea del desorden o de no distribuir los objetos de una determinada manera genera mucho malestar; es por ello que la compulsión en este caso consiste en recolocar objetos para que su disposición sea armónica o tenga sentido desde el punto de vista de la persona con trastorno obsesivo-compulsivo.

TOC de contaminación

Finalmente, en esta variante del TOC, la persona que sufre la psicopatología tiene un miedo irracional ante la posibilidad de contaminar o de contaminarse, por lo que se involucra en compulsiones de limpieza. La forma más habitual consiste en lavarse las manos muchas más veces de lo que es saludable, algo que además de generar problemas de tiempo, daña la piel de esas partes del cuerpo.

TOC de hipocondría

El miedo a contraer alguna enfermedad y como miedo último más importante, el miedo a la muerte, lleva a la persona a una constante comprobación de su estado de salud, con constantes revisiones médicas y verificación de cada uno de los síntomas que padece. Preguntar si tiene buen o mal aspecto, buscar información en internet sobre sus síntomas o acudir a urgencias con asiduidad, son algunas de las compulsiones que emite la persona hipocondríaca.

De superstición o pensamiento mágico

Suponer que si cojo tal o cual camino para llegar a algún sitio supondrá que voy a tener un mejor o peor día, que si piso determinado tipo de suelo me traerá mala o buena suerte, son algunos ejemplos de conductas que se realizan con el fin de evitar el malestar y tener sensación de control.

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo o TOC y las obsesiones

Detrás de un un pensamiento recurrente siempre se encuentra un miedo, al que se teme de una manera desproporcionada. La baja tolerancia a la frustración ante la incertidumbre de su aparición dará lugar a compulsiones y rituales con el fin de tener la sensación de que se ejerce un control.

El peligro estriba en que lejos de suponer una mejoría, la compulsión para neutralizar y disminuir la ansiedad, aunque alivia momentáneamente al generar una relativa sensación de control, mantiene y refuerza la obsesión a medio y largo plazo.
Otros pensamientos obsesivos que pueden aparecer, además de los descritos son:

Obsesiones de agresión

La persona que padece pensamientos recurrentes de este tipo tiene miedo a agredir a los demás. Conlleva evitaciones como respuesta, así evita tener cuchillos u objetos punzantes en casa, evita estar cerca de cuchillos en comidas con amigos o familiares, evita pasar por un parque o zona infantil por si hiciera daño a algún niño o coger el metro por miedo a empujar a alguien a la vía.

Obsesiones de temática sexual

El miedo a sentir atracción hacía personas del mismo sexo, a no poder contener la mirada al ver a alguien que le resulte atractivo, junto con sentimientos de culpa al creer que los pensamientos de temática sexual son signo de que sufren de alguna «perversión» sexual, son algunos ejemplos de obsesión tras la que se esconde un miedo a la sexualidad.

Obsesiones sobre la apariencia física

Aquí entrarían los trastornos de la alimentación como la anorexia o bulimia y la vigorexia, obsesión por un cuerpo escultural que nunca se termina de alcanzar.

Obsesiones sobre la inteligencia

El miedo a perder las capacidades intelectuales, como si se tratara de algo extremadamente frágil y fácil de perder.

Obsesiones de alimentación sana

Llega a generarse un excesivo control sobre el tipo de alimentos que se ingieren. Este tipo de pensamiento obsesivo está muy relacionado con la hipocondría.

En todos los casos, la persona se atribuye la responsabilidad sobre el control de los acontecimientos de manera desproporcionada, además de dar una excesiva importancia a los pensamientos, con la creencia interiorizada de que «si lo he pensado, significa que puede ocurrir».

Las personas que padecen TOC, son conscientes de que su pensamiento obsesivo es irracional y de que la compulsión con la que pretenden neutralizarla es arbitraria y desproporcionada, aún así, expresan su dificultad para parar este círculo vicioso. Con el tiempo, su dependencia a los rituales les lleva a reducir su calidad de vida y la angustia y ansiedad mantenida llega a generarles un bajo estado de ánimo y sentimientos de indefensión que puede derivar en depresión.

Tratamiento y terapia del Trastorno Obsesivo-Compulsivo o TOC

La psicología cognitivo-conductual cuenta con técnicas para el tratamiento del TOC que han sido reconocidas por su éxito y la permanencia de los resultados. Técnicas como la Reestructuración Cognitiva para rebajar la sobre-valoración del pensamiento, así como la Exposición y Prevención de Respuesta, que consiste en enfrentar el miedo de forma progresiva sin emitir la conducta de neutralización o compulsión, son algunos ejemplos.

Profundizar en el miedo último, con el objetivo de encontrar otros modos de afrontamiento a éste que no sean generadores de ansiedad y sufrimiento, es también objetivo fundamental de la terapia psicológica.

¿Quieres empezar un proceso de psicoterapia?

Si te interesa contar con el apoyo psicológico profesional de la mano de un equipo de psicólogos con 24 años de experiencia, ponte en contacto con nosotros. En Avance Psicólogos trabajamos con pacientes de todas las edades y también ofrecemos servicios en el marco de la logopedia, la neuropsicología y la psiquiatría. Nos encontrarás en la Calle de Alcalá 165 de Madrid y en la calle Rafael Calvo 42 también en Madrid.

 

Nuestra Terapia Psicológica

Referencias bibliográficas:

Foa, E. B., Steketee, G., y Ozarow, B. J. (1985). Behavior therapy with obsessive-compulsives: From theory to treatment. En M. Mavisskalian (Ed.).

Vallejo, M. A. (2006). Guía de tratamientos psicológicos eficaces para el trastorno obsesivo compulsivo. En M. Pérez (coord.), J. R. Fernández (coord.), C. Fernández (coord.), y I. Amigo (coord.). Guía de tratamientos psicológicos eficaces I (pp. 337-353). Madrid: Ediciones Pirámide.

¡COMPARTELO!
Avance Psicólogos
Avance Psicólogos
Somos un centro de psicología en Madrid con 24 años de experiencia. Nuestro equipo de psicólogos colaboradores, es experto en el tratamiento de la ansiedad, depresión, estrés, autoestima, desamor, duelo por ruptura, duelo por pérdida, fobias, adicciones y obsesiones. Somos un centro reconocido por la Ilustre Academia de las Ciencias de la Salud Ramón y Cajal y contamos con el Premio a La Excelencia Profesional en 2018 por el Instituto para la Excelencia Profesional y el premio Foro Europa 2001. Nos destacamos por llevar a cabo un tratamiento personalizado, breve, de orientación cognitivo conductual y humanista.
DESCUBRE NUESTRA TERAPIA PSICOLÓGICA PRESENCIAL Y ONLINE
NUESTROS POSTS MÁS RECIENTES
Ir arriba